Semana Santa 2014: dieta inteligente y fisioterapia para nuestros costaleros

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

En Sevilla, los costaleros eran, antiguamente, cargadores y mozos asalariados del muelle. En Córdoba eran trabajadores de la lonja del pescado, de la carne y de la fruta.

¿Cómo puede hoy la medicina natural ayudar a los costaleros esta Semana Santa?

¿Sabías que durante la estación de penitencia se pierden casi 3 l de agua? ¿Y que los frutos secos son fundamentales en el recorrido?  

En este artículo, el Dr. Rafael Méndez Cobos y Marta Méndez -fisioterapeuta y experta en Medicina Tradicional China, te ayudan a cuidar de tu costalero más cercano.

Faltan pocos días para el Domingo de Ramos.  Las hermandades saldrán a la calle, siendo los costaleros -en su penumbra-  los que soporten una especial penitencia. Ellos harán un sobreesfuerzo tanto anímico como corporal, y para estos momentos especiales necesitarán unos cuidados especiales.

Uno de estos cuidados va a consistir en una alimentación adecuada. Les recomiendo realizar el desayuno , comida o cena, según coincida con la estación de penitencia, unas 3 o 4 horas antes. Y si la salida del Paso  es a la una de la madrugada aconsejo que no se coma nada  a partir de las 19:00 horas.

DESAYUNO: Zumo de fruta de la estación licuado o exprimido en casa , después pan de centeno, de avena, espelta o trigo sarraceno. Nada de pan de trigo refinado. Al pan le podemos poner aceite de oliva de primer prensado en frío con jamon ibérico. Y una infusión: café, manzanilla, melisa o ginseng.

COMIDA: ensalada variada; tomate, zanahoria, apio, canónigos, berros, rúcula y hojas de roble. De segundo,  arroz semiintegral con verduras, al que no le pondremos legumbres por evitar flatulencia en bien de la digestión y del resto de compañeros costaleros.

También se pueden tomar pastas con verduras o verduras con pollo de corral, verduras con pescado blanco o verduras con carne de pavo o avestruz.

De postre tomaremos papaya,  piña o manzana al horno. No se recomienda en absoluto tomar postres azucarados, ni lácteos ni derivados, ni naranja, y tampoco pasteles.

La CENA  será igual que la comida.

Consideraciones generales: es muy importante masticar hasta 40 veces cada bocado. Beber mucha agua pues  se calcula que la pérdida durante la estación de penitencia es de unos 3 l de agua. Por tanto son aconsejables las bebidas isotónicas de manera moderada.

Es conveniente efectuar esta dieta durante los tres días previos a la salida de la procesión. Es importante en estos días previos hacer una evacuación profusa, para ello aconsejo cualquier laxante suave. No hay nada que robe o reste más energía que un intestino repleto de heces, esto también lo agradecen el resto de compañeros.

 

No hay que olvidar llevar encima almendras crudas, ciruelas pasas y nueces. Que se tomen un puñadito de cada uno de estos frutos secos, sin mezclar entre ellos, cuando apetezca y sin abusar. Y por último recomiendo no tomar los cinco venenos blancos: sal refinada, azúcar blanco, leche, margarina y  harinas refinadas.

 

También podemos ayudarnos, si fuera necesario, con complementos dietéticos: Manchurian ginseng, jalea real, barritas energéticas ( con moderación), Mpapa etc.

Una  vez realizado y terminado felizmente el recorrido procesional , se aconseja tomar una sopa de verduras y de segundo plato unas judías verdes con patatas al vapor y tomar una infusión de manzanilla o tila. Y no irse directamente a dormir . Esperar unos 15 -20 minutos antes de entrar en el deseado sueño reparador.

Marta Méndez Barrios, fisioterapeuta y licenciada en Medicina Tradicional China, nos ofrece sus consejos para cuidar de la espalda, los hombros y el cuello de nuestros costaleros.

 

Imagen de marta mendez barrios

 

 

El costalero del siglo XVII estaba acostumbrado a transportar peso pues lo hacía en su trabajo diario: en los muelles, en el puerto, distribuyendo mercancías en los comercios… Con ese ejercicio dinámico-intermitente podían afrontar los retos físicos que les exigía la Semana Santa. El costalero de hoy es mucho más sedentario. Marta Méndez Barrio, fisioterapeuta y licenciada en Medicina Tradicional China, nos explica cómo tratar la zona cervical, los hombros y espalda desde la fisioterapia.

En general, los costaleros de antaño estaban  habituados al movimiento de grandes pesos. Analizando la evolución histórica de la figura del costalero se produce un cambio a partir del siglo XX en el que el esfuerzo mental ha suplido al esfuerzo físico. Lo que supone que el costalero del siglo XXI es mucho más sedentario.

El amor y la devoción con la que los costaleros llevan los pasos no es suficiente para evitar las lesiones durante la realización de esta actividad. Pudiendo ocurrir, incluso, la mayor de las desgracias para un costalero, no poder sacar su paso.

Por ese motivo, recalcamos hoy la importancia de adoptar una serie de recomendaciones fisioterápicas para prevenir la aparición de lesiones o dolores agudos. Desde la  fisioterapia pretendemos optimizar el trabajo físico mediante la adopción de posturas adecuadas, para así evitar esfuerzos innecesarios y un excesivo cansancio. De este modo, se pueden prevenir y curar posibles lesiones antes, durante y después de su permanencia bajo la trabajadera.

Los fisioterapeutas aconsejan a los costaleros trabajar con antelación la fuerza, la resistencia y la coordinación para que el trabajo sea eficiente. Así mismo, es importante haberse entrenado físicamente y técnicamente para salir de costalero, ya sea con el paso, o en el gimnasio haciendo sentadillas con una barra encima de la C7 (última vértebra cervical), por ejemplo.

Pero lo que hoy nos ocupa es la estación de penitencia, y lo que podemos hacer en este momento. En primer lugar la ropa, el costal y la morcilla, que se utilizan con el fin de proteger la 7ª Vértebra cervical, que es desde donde se va a distribuir toda la carga a través del cuerpo. La faja, debe adaptarse y cubrir la región lumbar, y por supuesto un calzado cómodo y si es posible con amortiguación. En segundo lugar, la postura. Buscamos una buena alineación del centro de gravedad del cuerpo, para ello:

– Traccionar de la cabeza hacia el techo, con el cuello recto y la barbilla hacia dentro.

– Mantener la mirada al frente durante el trayecto evitando aumentar la curvatura del cuello.

– Cuando se coge aire se hincha el abdomen y cuando se suelta se contrae el abdomen.

– Columna lumbar recta, abdomen contraído.

– Codos y muñecas semiflexionados.

– Apoyar el peso por igual en el pie, ni en el borde interno ni el el borde externo.

Los estiramientos constituyen una parte fundamental en la prevención de las lesiones del costalero.  Es recomendable realizarlos antes, durante y después de los ensayos y la salida procesional. Los estiramientos se van a realizar sobre todo en la zona cervical, hombro, columna lumbar, miembros superiores y miembros inferiores. Se debe de estirar el músculo hasta su máxima elongación, mantenerla durante unos 15 segundos y soltar progresivamente.

Los estiramientos de la zona cervical, sentados en una posición cómoda, se realizaran círculos suaves con la cabeza, deteniéndose en los puntos de tensión unos 15 segundos. Junto a los círculos, se moverá la cabeza hacia abajo (asintiendo), hacia los lados (negando) y aproximando las orejas a los hombros, de nuevo buscando tensión. Se realizaran 3 repeticiones de cada estiramiento de 15 segundos cada una.

Para los hombros, se coloca el brazo sobre la cabeza con el codo flexionado y con la mano contraria colocada sobre el mismo, desciende el brazo sobre la espalda lentamente. También, con la mano en el codo del brazo opuesto se empuja en dirección al hombro, para mantener la articulación recta.

Para la espalda, se realizaran ejercicios de flexibilización de la columna lumbar y dorsal.

Para los miembros inferiores, se efectuaran estiramientos los cuádriceps, isquiotibiales y gemelos. Sirviéndonos de un escalón.

Estos ejercicios deben practicarse antes de salir, entre los relevos y tras finalizar la carrera.

Si a pesar de los consejos y la preparación previa se sienten molestias, dolor o aparece una lesión, se debe recurrir al fisioterapeuta que  aplicara las medidas fisioterápicas necesarias.

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×