Añadir flúor al agua (o a la pasta de dientes), ¿es tóxico para el organismo?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Hay países que han prohibido añadir flúor al agua (Alemania, Holanda, Francia, Canadá, Bélgica, Luxemburgo y Noruega).  En Bélgica se ha prohibido usar el flúor en chicles y enjuagues bucales. Hay muchas voces críticas que consideran que el flúor es  un tóxico que modifica la estructura ósea y la fuerza, afecta el sistema inmunológico y está relacionado con algunos tipos de cáncer. Sin embargo, en EEUU añadir  controladamente un compuesto de fluoruro a los suministros de agua pública se considera la manera más efectiva para prevenir las caries.

Toni Granados, consultor de bienestar y distribuidor de Enagic (ionizadores de agua alcalina y de aparatos de filtrado de agua) nos ofrece su opinión sobre el flúor en este artículo de colaboración espontáneo.

¡Te invitamos a compartir tus recetas naturales para hacer pasta de dientes casera libre de flúor!

Hay una controversia bastante marcada con el flúor, a diferencia de otros elementos en los que prácticamente todos están de acuerdo en su perjuicio. No hay mucha información o estudios al respecto, ya que este tema siempre ha estado un poco vetado. Creo que no deberíamos añadir flúor al agua y beber solo el flúor natural que ya contiene.

imagen de toni granados

Toni Granados, distribuidor Enagic en España

 

Pero también debemos admitir que vivimos en un mar de toxinas, tanto naturales como sintéticas. Y aunque creo que se debería de erradicar el añadir fluoruro al agua municipal, en nuestro ambiente inmediato  hay algunas sustancias más peligrosas.

Quizá lo más alarmante es que los químicos utilizados en la fluoración del agua potable no son de grado farmacéutico. La gran mayoría proviene de los sistemas de limpieza en la industria de fertilizantes de fosfato. Estos químicos (90% de los cuales son fluorosilicato de sodio y ácido fluorosilícico), están clasificados como deshechos contaminantes peligrosos con diversas impurezas.

Añadir flúor al agua fue una cuestión de puro interés económico financiado por los industriales en  EE.UU. El encargado de promocionar esta práctica fue Edward Bernays, conocido como el padre de las Relaciones Públicas, que inició una campaña de engaño para convencer a la opinión pública de las bondades del flúor en el agua.

Barnays explicó:

“Usted puede conseguir prácticamente que cualquier idea sea aceptada si los médicos están a favor. El público está dispuesto a aceptar, sin cuestionamiento, lo que un médico dice, porque es la autoridad en relación a la salud. Independientemente de lo mucho que sepa o no sepa” (Bryson, 2004).

Los médicos que apoyaron en su momento la fluorización no sabían que la investigación desacreditó la seguridad del fluoruro, y fue suprimida o no llevada a cabo a primera instancia. El fluoruro se convirtió en sinónimo de progreso científico y fue presentado al público como una sustancia que mejoraba la salud, agregada al medio ambiente para el bien de los niños.  Quienes se oponían al fluoruro fueron tachados de excéntricos, charlatanes y lunáticos.

A diferencia de los productos químicos que tienen un efecto fácilmente identificable, el flúor es un veneno sistémico, produciendo una gama amplia de problemas de salud, por lo que sus efectos son más difíciles de diagnosticar. Por eso el fluoruro ha podido torear la polémica “de momento” en torno a su toxicidad.

En una sociedad donde los productos que contienen asbesto, plomo, berilio y muchos otros carcinógenos están siendo retirados del mercado, es sorprendente que el fluoruro sea aceptado tan a fondo y ciegamente. Parece absurdo que estemos dispuestos a pagar a la industria química para que desechen sus residuos tóxicos y que los agreguen a nuestro suministro de agua. El fluoruro es hasta 50 veces más tóxico que el dióxido de azufre.

El fluoruro es un componente natural de la corteza terrestre y del suelo. El agua, el aire, las plantas y los animales contienen pequeñas cantidades de éste. Usted puede estar expuesto a pequeñas cantidades de fluoruro al respirar aire, tomar agua o ingerir alimentos.

Incluso varios medicamentos contienen fluoruro y se usan para tratar enfermedades de la piel (por ejemplo, flucytosine, un fungicida) y ciertos tipos de cáncer (por ejemplo, fluorouracil, un antimetabolito).

Pequeñas cantidades de fluoruros se añaden a la pasta de dientes o al agua potable para prevenir las caries dentales. Sin embargo, la exposición a niveles altos de fluoruro puede dañar la salud. Comer, beber o respirar cantidades altas de fluoruros puede causar fluorosis del esqueleto. Esta enfermedad ocurre solamente después de exposiciones prolongadas y puede producir un aumento de la densidad de los huesos, dolor de las articulaciones y limitar el movimiento de la articulación. Algunos síntomas de la fluorosis se asemejan a la artritis. En los casos más graves, la columna vertebral adquiere rigidez total. La fluorosis del esqueleto es sumamente rara; ha ocurrido en algunas personas que consumieron más de 30 veces la cantidad de fluoruro que se encuentra típicamente en agua fluorada. Es más común en lugares donde la población no consume una dieta apropiada.

Niveles de fluoruros 5 veces más altos que los que se encuentran típicamente en agua fluorada pueden aumentar la densidad de los huesos. Sin embargo, a menudo esto hace que los huesos sean más quebradizos o más frágiles que los huesos normales. Algunos estudios también han observado un riesgo más alto de fracturas en personas de edad avanzada expuestas a niveles de fluoruros que se encuentran típicamente en agua fluorada. La ingestión de una gran cantidad de fluoruro de sodio puede producir dolores de estómago, vómitos y diarrea. Cantidades extremadamente altas pueden afectar el corazón y causar la muerte.

El problema es que no hay agencias de salud controlando la exposición o los efectos colaterales del flúor. No hay un registro continuo de niveles de fluoruro en: orina, sangre, huesos, cabello, o uñas de la población, y tampoco de grupos delicados en particular (ej., individuos con enfermedad renal).

Diferentes investigaciones ya han demostrado asociaciones con daños de hígado, el sistema inmune, menor coeficiente intelectual, daños el desarrollo y los órganos sexuales.  De hecho la revista “Human Reproduction” vincula niveles de compuestos perfluorados con una mayor dificultad en las mujeres que las tienen en su cuerpo para quedar embarazadas. El fluoruro puede cruzar la placenta y alcanzar al feto. Solamente una pequeña porción de la cantidad que se ingiere es transferida al niño a través de la leche materna. Varios estudios en seres humanos encontraron un aumento de la tasa de defectos de nacimiento o cocientes de inteligencia (IQ) más bajos en niños que viven en áreas con niveles altos de fluoruro en el agua potable.

Los dentistas son acérrimos defensores de la fluorización del agua, así como de su uso. Y de cara a los organismos oficiales, ayuntamientos o empresas responsables, es mucho más económico usar fluoruro en el agua, que representan céntimos, que realizar tratamientos anuales de prevención de caries en los niños. La respuesta de las autoridades competentes es: “El flúor es seguro en dosis bajas”.

Otro problema también de la fluorización del agua es que interfiere en la absorción del yodo, un mineral importante para nuestro cuerpo. Sin yodo, la tiroides deja de producir tiroxina y triyodotironina. Estas regulan el crecimiento, la síntesis de proteína, el metabolismo y un montón de otras funciones corporales. La tiroides, nos ayuda a regular la producción de hormonas y otras funciones glandulares.

El fluoruro, el cloro y el bromo son mucho más pequeños y ligeros que el yodo, haciendo que la absorción de éste sea muy difícil. Conduciendo a tremendos desequilibrios en el cuerpo, como sobrepeso, problemas metabólicos, musculares y óseos, colesterol y letargo. El cloro para la desinfección del agua y de las piscinas también interfiere en la absorción del yodo.

Sinceramente creo que deberíamos eliminar esas toxinas de nuestro cuerpo y el agua ionizada es una muy buena opción.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×