El útero, clave del poder femenino

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

¿Sabes a qué renuncia una mujer “sin vientre” y  con un útero tenso? ¿Conoces las bendiciones de un útero relajado? Ven y verás… Mónica Felipe Larralde, en esta entrevista, nos recuerda que -desgraciadamente- el vientre femenino ha desaparecido y que esta ausencia limita la felicidad cotidiana de las mujeres. Su trabajo se centra en la investigación del útero como la clave del poder femenino.

Es licenciada en Derecho y terapeuta transpersonal especializada en crianza, familia y educación integral. Considera que los sistemas tradicionales de realización personal están basados en la masculinidad, creados por hombres y para los hombres. Lleva muchos años investigando el poder personal y espiritual que como mujeres portamos en nuestro interior. Mónica afirma que “la puerta de la realización se esconde en nuestra energía femenina amorosa y creativa”. ¡Vamos a celebrar que somos Mujeres! Gracias, Mónica, por compartir.

 

B.T.: Mónica,  ¿cuál es ahora el modelo de mujer predominante en Occidente?

En los años 50 el modelo de ama de casa era el de la mujer que renunciaba a su mundo por cuidar, nutrir o sostener al marido y los hijos; en la actualidad, prima el modelo de mujer competitiva, profesional, activa, intelectual y racional. La sociedad valora a la mujer en cuanto persona productiva bajo las pautas del patriarcado, padre del actual neocapitalismo.

 

B.T.:  Ya nos has avisado en tu blog sobre la desaparición del vientre femenino y sus consecuencias. ¿En qué momento empieza el vientre de la mujer a no existir en la moda y el espectáculo?

Es a partir de los años sesenta cuando la moda comienza a mostrar un modelo de mujer rectilínea y delgada, sin curvas. Es un cuerpo andrógino, adolescente en el que los rasgos de la mujer han desaparecido.

 

 

Fragmento del libro "Mujeres que corren con los lobos". Dra. Clarissa Pinkola Estés

Fragmento del libro “Mujeres que corren con los lobos”. Dra. Clarissa Pinkola

 

B.T.:  ¿Por qué los arquetipos de belleza occidentales no son inocentes según tu experiencia? ¿A quién/es les interesa que las mujeres respetemos esos cánones de belleza?

Estos arquetipos de belleza nos señalan cómo debemos de ser. Son el molde en el cual las mujeres occidentales debemos caber sí o sí. Las consecuencias de no asemejarnos a este modelo van desde el sentimiento íntimo de minusvalía a la estigma social. Hace unas semanas fui a comprar unas bermudas a una tienda y según esa marca de ropa mi talla era la 42. Si te digo que peso 53 kilos y mido 1, 67 te parecería que ese tallaje está equivocado. ¿Cuál es el propósito de ese despropósito? Pues creo que hay una finalidad detrás. Mira, soy una mujer más bien delgada (por constitución), pero si me voy a casa confundida porque tengo una talla 42, puede, solo puede, que me de por verme con otros ojos, por mirarme más al espejo, por compararme, por hacer régimen, por adelgazar, y… ¿qué vería? Que yo no puedo parecerme a una modelo de 19 años que mide 1,80 y pesa 47 kilos, que es la que todos los diseñadores, fotógrafos, periodistas, actores… me dicen que es la más bella.

 

Los Encuentros de Mujeres nos ayudan a empoderarnos y a querernos tal cual somos

imagen: estudiosobreelutero.blogspot.com.es

 

Puedo perder mi vida corriendo detrás de un modelo de belleza que nunca voy a alcanzar (no puedo girar el reloj en sentido inverso) y gastar ingentes cantidades de dinero en lo inalcanzable. Y puedo desnutrirme, amargarme, deprimirme, volverme insegura, tímida, infravolarme… sólo porque no soy como esas modelos de portada.

 

Y que las mujeres en general estén en este estado interesa a todo el mundo: a la industria de la moda (que se nutre de nuestras inseguridades), a los políticos (que pueden hacer con nosotras lo que les venga en gana), a los empresarios, que tiene ante sí trabajadoras sumisas, a los poderes fácticos en la sombra… en definitiva, al patriarcado, porque una mujer segura de sí misma, que se conoce y valora, que se ama y sabe, no se puede doblegar.

B.T.:  Has escrito un libro, “Cuerpo de Mujer”. En él nos ayudas a tomar conciencia de nuestro cuerpo femenino. Háblanos del útero…

 

"Cuerpo de mujer: reconectar con el útero"

“Cuerpo de mujer: reconectar con el útero”

EL ÚTERO es el músculo más poderoso del cuerpo de la mujer. Forma parte del sistema reproductor femenino y es el espacio en el que se gestan y desarrollan nuestras crías. Además de en la gestación, Master y Johnson ya demostraron que está involucrado en el placer sexual y en el orgasmo femenino. El funcionamiento del útero es cíclico y cada mes expulsa el endometrio si el óvulo no ha sido fecundado. Además, para otros paradigmas, como la medicina tradicional china, el útero está vinculado al sistema endocrino del cuerpo de la mujer y tiene un papel central en su equilibrio.

 

B.T.:  ¿Qué le ocurre a una mujer cuando tiene el útero tenso?

Como consecuencia de la educación, vivencias, represión sexual… que las mujeres en occidente (en menor o mayor grado) hemos experimentado desde pequeñas, hemos ido contrayendo esa musculatura.

 

Las consecuencias de un útero tenso van desde problemas ginecológicos a bajo deseo y/o placer sexual, menstruaciones dolorosas, partos complicados, falta de vitalidad y energía… En un nivel emocional, implica poca seguridad personal y escasa creatividad.

B.T.:  ¿Qué bendiciones obtiene cuando lo relaja?

Cuando el útero se relaja, las reglas dejan de ser dolorosas y se facilita la labor de parto acortándose la duración de los mismos y facilitando la dilatación y el expulsivo. Es la base para gozar de un buen parto sin dolor o placentero. Al relajar el útero, aumenta el deseo y el placer sexual, pudiendo experimentar orgasmos uterinos. También se obtiene mayor vitalidad, más seguridad personal y aumenta la creatividad.

 

imagen: inmamarcos.blogspot.com

imagen: inmamarcos.blogspot.com

 

B.T.:  ¿Por qué aceptamos contraer el vientre y tensar el útero?

Porque somos hijas del patriarcado. Nos han dicho que las cosas son así y que siempre han sido así, y hemos aceptado que la única forma posible de vivir es esta. Nada más lejos de la verdad. Cada ser humano tiene el poder para decidir qué vida quiere llevar.

 

B.T.:  ¿Es posible que ninguna tradición espiritual, filosófica o religiosa haya ayudado a que las mujeres conozcamos bien quiénes somos y cómo funcionamos internamente?

En principio, hay caminos más integradores (como el tantra) que otros. Creo que en otros tiempos, la información debía de pasar de madres a hijas de forma natural, sin escuelas, doctrinas o corrientes.

 

imagen: laboratoriovioleta.blogspot.com

imagen: laboratoriovioleta.blogspot.com

B.T.:  ¿De qué otras formas solemos estar ninguneadas las mujeres hoy día?

Cuando comienzas a abrir los ojos puedes contemplar multitud de estrategias invisibles en las que quedamos relegadas a meras espectadoras, seres pasivos sin poder. Y esto comienza bien pronto en nuestra socialización. Tengo una hija y cuando vamos con ella a un restaurante, hay que pedirle la carta para ella al camarero, porque directamente la ignora. Observa cómo hablan los adultos con los niños pequeños. En el caso de las niñas se nos arranca nuestra capacidad de elegir aún antes que a los niños. Yo no creo que nos faltemos el respeto a nosotras mismas, creo que nos falta conciencia, darnos cuenta de a qué juego están jugando con nosotras.

 

B.T.:  Has hecho un estudio recientemente sobre los efectos que provoca tener un útero relajado en la visa sexual de las mujeres. ¿Cuáles han sido los resultados?

Cuando comencé el estudio sobre el útero y la sexualidad femenina solo pretendía saber si lo que me estaba ocurriendo a mi era extrapolable a otras mujeres. Como estudio no tiene validez científica, aunque es probable que dentro de poco haya un estudio más serio del tema. Lo que sí pude apreciar era…

 

 Relajar el útero nos proporciona orgasmos más intensos y profundos

 

 

el aumento del deseo sexual en mujeres (incluso en aquellas que decían no sentir deseo sexual en ese momento) y un mayor goce, incluso en prácticas como la penetración, que no solo no eran satisfactorias a priori, sino que disgustaban. También orgasmos más profundos, más intensos, más placer en general.

B.T.:  En el blog ofreces relajaciones para el útero, una para mujeres diestras y otra para zurdas. ¿Por qué son diferentes?

Porque en el entrenamiento autógeno de Shultz, que es el método en el que me he basado para hacer la relajación del útero, se comienza a relajar la zona del cuerpo que corresponde al hemisferio que tienes más desarrollado. Y esto cambia si una persona es zurda o diestra.

 

B.T.: Afirmas que “Relajar la barbilla es relajar el útero”… ¿Puedes explicarlo?

Bueno, prefiero que las lectoras hagan la prueba. Pueden masajear la barbilla y notarán cambios en la zona del bajo vientre y útero. En los sistema sutiles de los yogas el segundo y quinto chacra están conectados. No sé por qué, pero funciona.

 

B.T.:  ¿Qué son los Encuentros de Mujeres? 

Los Encuentros de Mujeres son espacios especialmente diseñados para conectar con nuestro cuerpo. Dice la doctora Northrup que el patriarcado es la separación del cuerpo y la mente. Para mí ha sido una constatación experimentar cómo restituir la unión cuerpo-mente producía cambios increíbles en mi vida. En estos talleres, damos un espacio a la palabra y la escucha, sentimos profundamente nuestro cuerpo, liberamos oxitocina (la hormona del cuidado y el amor) y sentimos la hermandad que el patriarcado nos arrebató.

 

En los Encuentros de Mujeres abrazamos lo que somos y lo bendecimos

imagen: estudiosobreelutero.blogspot.com.es

 

Necesitamos tener un buen grupo de amigas del corazón, de mujeres generosas dispuestas a escuchar si hace falta, acudir a nuestra llamada y a quien amar. Eso sana profundamente la soledad en la que vivimos.

B.T.:  Recomiéndanos libros que nos ayuden a expandir nuestra conciencia femenina…

¡Claro! Hay mucha biografía, pero poca producida en este país. Desde luego aconsejo leer cualquiera de los títulos de Casilda Rodrigáñez, cuya lectura me inspiró para buscar cómo relajar mi útero. Además añadiría a la lista “Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer”, de Cristine Northrup; “Ser Mujer”, varios autores de la Editorial Kairós; “Mujeres que corren con lobos”, de Clarissa Pinkola y “Luna Roja” de Miranda Gray. Y, si me lo permites, el mío: “Cuerpo de Mujer: reconectar con el útero”, de la Editorial Ob Stare. Viene con un CD de regalo con ejercicios para trabajar la relajación del útero. Aprovecho para desear un verano placentero a las lectoras.

 

Portada del libro "Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer", de la Dra. Christiane Northrup

Libro de la Dra. Christiane Northrup

 

Portada del libro "Pariremos con placer", de Casilda Rodrigáñez. imagen: mercadolibre.com.ar

Libro de Casilda Rodrigáñez. imagen: mercadolibre.com.ar

 

 

B.T.: Este sábado 14 de diciembre impartiste un seminario on-line muy interesante con la editorial Ob Stare  titulado “De pareja a trío”. Hablas de los cambios que se operan a muchos niveles cuando una pareja le da la bienvenida a un bebé…

Cuando llega un bebé a casa el circuito cerrado de los padres en el que dos adultos se dan y reciben mutuamente se quiebra. Por eso hay que comprender profundamente este momento, integrarlo, armonizar nuestras carencias, experimentar nuestros límites, enfrentarnos a nuestros temores. La maternidad/paternidad implican una revolución interior de la que podemos salir fortalecidos o llenarnos de rencor y agotamiento”. Pincha aquí para más información.

 

B.T.: Temas como la menstruación, maternidad, deseo, placer, corporalidad, autoconciencia, sensualidad y orgasmo son tratados en un seminario on-line (tres horas de duración) que titulas “Sexualidad: claves de mi cuerpo de mujer”. Sabemos que tiene un precio especial por tratarse de la primera edición…

Efectivamente. Creo que este seminario es importante porque el cuerpo de la mujer, tradicionalmente negado, rechazado y vejado por la mayoría de las culturas, es una gran asignatura pendiente. Muchas mujeres tienen una visión puritana, retorcida, funcional o esteticista de sus cuerpos. Necesitamos retomar el valor que tiene cada cuerpo de mujer desde una perspectiva naturalista y empoderante que no niege la biología ni la mente. Simultáneamente podemos asumir la fuerza de la cultura y así estaremos capacitadas para relacionarnos con nuestro cuerpo de forma sana y coherente.

Si te apetece inscribirte en este curso, pincha aquí.

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×