Equinoterapia: la terapia de pareja, el autismo y los niños hiperactivos (II)

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 1 Flares ×

Somos caballos coterapeutas y nos comunicamos contigo con nuestro lenguaje no verbal propio. Te ayudamos a resolver conflictos de pareja y mejoramos la calidad de vida de niños discapacitados, autistas, con Síndrome Down o con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad. ¿Nuestros nombres? Habana,  Cappa Queen , Coco, Scooby y Zippy . Si te tocamos con el hocico, te estamos llamando. Si nos sentimos incómodos, levantamos la cabeza y la alejamos. Si tenemos los ojos muy abiertos y volteados hacia atrás sentimos miedo o rabia. Cuando nuestras orejas están  relajadas o muy movibles te indicamos disposición y cooperación.

En la I parte de esta entrevista titulada “Equinoterapia: terapias ecuestres que sanan” supimos que los caballos sanan a través de su temperatura, sus impulsos rítmicos y su movimiento tridimensional. Hoy hablamos de la increíble comunicación no verbal de los caballos y del perfil del buen caballo coterapeuta. Hoy, la Asociación  PE&CO  sigue ilustrándonos sobre las bondades de los caballos.

 

B.T: ¿Cómo se llaman y cómo son vuestros caballos?

Habana yegua CDE 7 años, Cappa Queen yegua 25 años, Coco caballo, PRI 13 años, Scooby caballo 23 años y Zippy caballo 4,5 años. Están entrenados y preparados para el trabajo de coterapeutas. Sus morfologías son diferentes para poder adaptarlos a cada paciente. Sus movimientos son suaves, rítmicos y regulares. Podemos realizar con ellos la monta gemelar o back-riding. Su temperamento o carácter es tranquilo y tienen una gran sensibilidad con el guía ecuestre obedeciendo sus órdenes. Son mansos y confiados en el trato con humanos dejándose hacer, tanto en su limpieza y cuidados como juegos con pelotas, aros etc. Caminan a los tres aires con rectitud para sentar al jinete simétricamente en el centro de gravedad.

 

logo equinoterapia

 

B.T: ¿Todos los caballos son aptos para la equinoterapia?

Para que un caballo sea apto para terapia necesita tener unos requisitos: El caballo es la herramienta principal y por ello la selección del mismo es algo importante de considerar y tener en cuenta en la terapia. La elección del caballo no es fácil ya que se debe tener en cuenta y evaluar tanto sus características físicas, carácter y comportamiento.

1. Características físicas

El dorso del caballo se subdivide en la cruz, las porciones torácica y lumbar.

La cruz comprende la parte correspondiente entre las vértebras 2º y 7º torácicas. El caballo de equinoterapia debe poseer una cruz moderadamente elevada y algo prolongada en sentido caudal para así accionar al ligamento y músculos del cuello y establecer el equilibrio de la cabeza y facilitar la interacción de la musculatura del dorso y cuello. Esto provoca la movilidad de las espaldas en la locomoción y la correcta colocación de la silla.

La porción torácica comprende desde la vértebra 8º a 18º, la parte próxima a las costillas y los músculos adyacentes. En el caballo de equinoterapia la porción torácica debe ser recta y horizontal y muy sólida para que tenga fuerza y así montar en el caballo dos personas ( monta gemelar o back-riding ) en los casos que sean necesarios. Con la longitud se distancian los miembros pelvianos y torácico  con lo que se consigue una acción dinámica de los músculos y facilita la extensión de los miembros pelvianos en la locomoción

La porción lumbar del dorso se localiza entre la última costilla y la tuberosidad coxal. En los caballos de terapia esta parte debe ser amplia y consistente para soportar la carga correspondiente y transmitir la impulsión desde los miembros pelvianos, pero tampoco debe ser muy ancha para los pacientes que presentan una disminución o incapacidad de apertura de sus extremidades inferiores o con problemas de espasticidad.

 

Habana, uno de los caballos que trabaja en PE&CO

Habana, uno de los caballos que trabaja en PE&CO

 

La adecuada conformación y funcionamiento de los músculos intrínsecos y extrínsecos del caballo es fundamental para la acción biomecánica del caballo. Esto cumplirá con los principios terapéuticos (transmisión del calor corporal del caballo al cuerpo del paciente, la transmisión de impulsos rítmicos y la transmisión de un patrón de locomoción similar al de la marcha)

La grupa canaliza y transmite los impulsos de propulsión del miembro pelviano al dorso, de aquí el papel importante en los movimientos de locomoción del caballo. La grupa de un caballo de terapia debe ser larga, ancha, musculosa y ligeramente inclinada. Los músculos de la grupa estabilizan y fijan la articulación de la cadera y la flexión de la cadera se debe a los músculos de la región sublumbar y a otros del muslo.

El movimiento del paso y del trote debe ser rítmico y regular.

Si el perímetro torácico es menor de 2,12 m, genera en los pacientes un mayor desplazamiento vertical en su columna y una mayor inclinación lateral, por lo que el paciente trabajará más sus músculos al hacer un mayor esfuerzo al enderezarse. Los caballos que realizan más de 85 pasos por minuto, generan en los pacientes un mayor desplazamiento vertical y horizontal y por tanto una adecuada y más pronta recuperación.

La altura del caballo debe estar entre 1,50m y 1,70m ya que el paciente se puede desplazar tanto vertical como horizontal sin ninguna dificultad.

La altura del caballo también puede variar (1,00m 1,50m) según a lo queramos adaptar y trabajar en la terapia, siempre que el usuario no tenga discapacidad física.

La altura es importante ya que si usamos un pony ( menor a 1,50) los impulsos rítmicos aumentarían y si es caballo ( mayor 1,70) disminuirían y estaríamos fallando a uno de los principios de la terapia y no se podría decir que estamos realizando equinoterapia.

 

2. Carácter y comportamiento

El caballo tiene rasgos de personalidad como especie animal, pero también como individuo.

Es un animal nervioso, con temor a lo desconocido, a lo imprevisto o a lo peligroso. Es sociable, con una buena predisposición natural para complacer y colaborar. Es inteligente y posee una gran memoria, almacena todas sus experiencias y hace uso de ellas, esto le ayuda a adaptarse a los cambios del entorno.

Para que la terapia obtenga éxito, es importantísimo que el caballo genere confianza y se maneje fácilmente. De esta manera se creará el vínculo paciente-caballo-terapeuta, básico para la mejora del paciente.

Los caballos son seres sensibles a la atmósfera, por lo que son capaces de valorar el estado de ánimo del jinete, percibe al instante las características particulares de quien le monta (timidez, confianza, nerviosismo…) y se adapta a él.

El caballo de terapia  debe ser sumiso, tranquilo, dócil… y que demuestre sensibilidad a la ayuda del jinete. Debe ser manso en el trato con personas. Para ello, aunque la edad del caballo no es relevante  sí  juega un papel importante, ya que el caballo con más de seis años de edad tendrá seguramente más madurez.

Además tiene que tener un buen entrenamiento de manera racionalizada, siempre premiando el buen comportamiento del animal. Tratar de eliminar el temor natural que posee el caballo.

En general, el caballo debe tolerar el ruido y los movimientos bruscos que pueda realizar la persona que esté encima de él, estar acostumbrado a que le toquen en cualquier parte de su cuerpo, y habituado a los objetos que se puedan utilizar durante la terapia, como son los aros, juguetes, pelotas… Debe mantenerse quieto cuando suba y baje el jinete y acostumbrado a la rampa para la mejora a lo hora de la subida y bajada del usuario que precise de ella, debe tolerar bien el contacto con la piel, la presencia de varias personas a su lado o animales domésticos que se empleen también en la terapia y de personas corriendo a su lado y que pasen por delante y detrás de el sin generar ningún problema.

Para el entrenamiento de un caballo de terapia hay que dedicar muchas horas, no sólo para que el caballo se habitúe a todo aquello que se pueda realizar en terapia, sino también para que se acostumbre a los terapeutas y se genere un vínculo de confianza entre caballo y terapeuta. A pesar de ello, es un trabajo muy recompensado y disfrutado.

 

B.T: Un caballo emplea cabeza, ojos, nariz, boca, orejas, cola y extremidades para comunicarse con vosotros. ¿Puedes darnos ejemplos de los movimientos que puede hacer un caballo con estas partes de su cuerpo y el mensaje que nos están transmitiendo? ¿Esos movimientos también os están hablando de los niños, adultos o parejas a los que tratáis?

El caballo en general es un animal bastante receptivo al ser humano, tiene como un sexto sentido, nosotros hemos llegado a saber con Habana cuando le iba a dar una crisis al  paciente por su forma de comportarse , lo predice antes de que ocurra. Esta demostrado que los animales detectan las catástrofes naturales antes que ocurran o hay animales como los perros que se les adiestra para avisar antes de venir el celo a las vacas, se adiestra también a  perros para prevenir de que el dueño tenga una hipoglucemia, avisando antes de que ocurra. El caballo detecta tus miedos, nerviosismo y le afecta bastante el estado de animo de los que están a su alrededor. Muestra con muchas señales corporales su malestar o relajación. Por ello es primordial conseguir un buen ambiente de trabajo.

 

Cuando al caballo le molesta algo mueve la cabeza hacia los lados, cuando la echa hacia delante indica autoafirmación, y cuando toca al jinete con el hocico es que quiere llamarle. Cuando siente incomodidad la levanta y la aleja. Cuando los ojos están muy abiertos y volteados hacia atrás indican miedo o rabia. Si en cambio, están muy abiertos y expresivos, sorpresa.  Cuando sus orejas están echadas hacia atrás y tensionadas indican alerta o agresividad, y hacia atrás y altas indican atención hacia un estímulo que proviene de esa dirección. Las orejas relajadas o muy movibles indican disposición y cooperación. Cuando una está tensionada hacia un lado y la otra en otra dirección, indican incomodidad. Si sacude la cola indica molestia, y cuando da un colazo fuerte quiere decir que está irritado. Cuando patalean el suelo están protestando y cuando trotan sin avanzar se sienten frustrados. Si escarba, está aburrido.

 

 

La vida en pareja,  la infancia y la salud empresarial en la equinoterapia

 

B.T: Cuando una pareja no consigue resolver sus conflictos en una terapia convencional, acude a vosotros. ¿Qué conflictos de pareja pueden resolverse en las sesiones que ofrecéis a vuestros pacientes? 

En las sesiones se trabajan habilidades mientras interactúas con el animal, y al mismo tiempo, trabajas  con la pareja: observación, asertividad, liderazgo, trabajo en equipo, resolución de conflictos, creatividad, relación interpersonal, entre otros. Las parejas que acuden a sesiones de Equinoterapia vienen aconsejados por su  psicólogo por tener problemas de comunicación, confianza, miedos, no tener un ocio común, etc.  Las parejas colaboran en la preparación del caballo, se ayudan en el rasquetado, cepillado y limpieza de todas las partes del caballo. Se ayudan al sujetar.

Por ejemplo, la forma en cómo un miembro de la pareja le habla al caballo en un momento de crisis, lo más probable es que sea de la misma forma que lo hace a su pareja o a sus hijos, por lo que puede experimentar la reacción que tiene en ellos de manera externa o gracias a la función de espejo del caballo.

 

B.T: Habéis tratado a niños autistas, con Síndrome Down, con TDAH y niños discapacitados. ¿Qué puede hacer por ellos la equinoterapia?

La Equinoterapia tiene algo que las terapias convencionales no tienen, un caballo, aunque esto suene muy simple y obvio hay que tener en cuenta que es una forma de motivación enorme y que los niños autistas  están en un ambiente natural a contacto con uno de los más poderosos animales que la naturaleza ha creado, la respuesta a esta pregunta es muy amplia debido a las enormes diferencias entre todas estas patología y por nuestra experiencia nunca hay dos pacientes iguales con el mismo diagnóstico, en cada caso se formulan una series de objetivos específicos para cada paciente, por supuesto hay que tener en cuenta las limitaciones de cada persona y actuar en equipo con los otros profesionales que siguen al paciente, no podemos trabajar con el sin tener en cuenta también las demás terapias, esto podría ser contraproducente para el usuario y crear bloqueos en el aprendizaje, es como si nuestro maestro de primaria nos enseñara a escribir con la derecha y el profesor de apoyo con la izquierda, al final probablemente llegaremos a escribir con las dos manos pero con una notable dificultad y un gran lio en la cabeza. Por eso aunque la metodología es distinta pero el objetivo es común nos iremos beneficiando todos con el trabajo del otro.

 

B.T: ¿Organizáis eventos de cara al público para que la gente conozca vuestra manera de trabajar?

Hemos organizado muchas jornadas de puertas abiertas y con los usuarios que ya trabajan  con nosotros intentamos hacer jornadas para poder pasar un buen rato junto, esto sirve para crear y fortalecer las relaciones entre los usuarios y sus terapeutas. Siempre estamos animando a todos aquellos que nos piden información a que se acerquen a la finca para podernos conocer y que conozcan nuestros caballos y  nuestra forma de trabajar.

 

B.T: Conozco a empresarios que, junto con sus empleados, hacen sesiones de equinoterapia… ¿cómo se trabaja con ellos? ¿Qué temas se tratan y se resuelven?

Para temas de empresas la verdad que se puede trabajar la cohesión del grupo y el liderazgo entre las personas, el caballo es un buen indicador de los estados de ánimos de las personas así que podemos trabajar la inteligencia emocional del particular y la dinámica interna del grupo, hay mucha similitud en saber llevar bien un caballo y un equipo, no es por casualidad que para indicar una persona resolutiva y eficaz se dice que
“lleva las riendas”.

 

B.T: ¿Hay subvenciones para que las familias o las empresas puedan hacer frente a vuestras terapias?

En los últimos años las subvenciones han casi desaparecido, lo que queda ahora en la mayoría son ayudas de los ayuntamientos y por parte de las varias asociaciones o fundaciones, por lo general las personas con discapacidad pertenecen a algún tipo de entidad y es posible firmar acuerdos y convenios.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 1 Flares ×