Flores de Bach: la reconexión con tu ser

17 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 17 Email -- 17 Flares ×

Afirma el Dr. Bach que si tu personalidad y tu alma están desconectadas sientes malestar, desequilibrio y enfermedad. Para él, la “personalidad” está formada por tu cuerpo físico, tu cuerpo mental y tu cuerpo emocional. El alma sería tu “ser“, tu esencia (hay quienes lo llaman intuición, voz interior, parte divina). Hay una flor, cerato, que conecta a ambas para que escuches tu voz interior y cumplas tus deseos profundos. Macarena Vergara Sandford, Consejera profesional colegiada por la Bach Fundation nos habla de todo ello en este artículo de colaboración.

 

imagen de macarena vergara sandford, flores de bach sevilla, colaboradora buenasterapias, crianza respetuosa, crianza consciente, maternidad

Macarena Vergara Sandford. Flores de Bach. Sevilla

 

Las Flores de Bach son conocidas y utilizadas en todo el mundo por su gran eficacia para equilibrar estados emocionales que nos hacen sentir mal, volviéndonos la vida más fácil y llevadera en muchas ocasiones. Es comúnmente sabido el hecho de que las 38 Flores de Bach se corresponden con todos los estados emocionales del ser vivo (digo ser vivo y no sólo ser humano por que también los resultados en animales y plantas son asombrosos); pero hay otro aspecto que las Flores de Bach abarcan y que quizás, desde mi punto de vista, sea el más interesante. Estoy hablando de su capacidad para ayudarnos a re-conectar con nuestro ser. Pero ¿qué significa esto de re-conectar con nuestro ser?

Cada uno de nosotros viene a este mundo en un cuerpo que tiene la capacidad de pensar (mente) y sentir (emociones). A esto el Dr. Bach le llamaba la “personalidad”, que incluye el cuerpo físico, cuerpo mental y cuerpo emocional. Esta “personalidad” es lo que vemos y podemos percibir de nosotros y de los otros. En una metáfora del mismo Dr. Bach podríamos decir que nuestro cuerpo físico es el coche de caballos, que nos lleva por la vida; las emociones serían los caballos mismos, y la mente, el cochero, que guía a los caballos y va en el coche. Pero además de la “personalidad” (cuerpo físico-emocional-mental) tenemos nuestro “ser”, que es como el “pasajero secreto”, ya que va dentro del coche de caballos, y aunque no lo podemos ver desde fuera, él sabe a dónde quiere ir.

El ser es nuestra esencia, aquello que no podemos ver dentro de cada uno de nosotros, pero que está ahí. Hay quienes lo llaman alma, intuición, parte divina, voz interior… Es la parte de nosotros que sabe cuál es el camino que debemos tomar, y es la que trae la información necesaria para que llevemos a cabo nuestras propias vidas en consonancia con nuestros deseos más esenciales y no con nuestros deseos superfluos, o peor aún, en función de los deseos de los demás.

El Dr. Bach decía que mientras hubiera comunicación entre la personalidad y el alma, habría felicidad, equilibrio y salud, y que cuando hubiera una desconexión entre estos dos aspectos habría malestar, desequilibrio y enfermedad.

Y ¿por qué hablo de re-conexión? Por que cuando nacemos, venimos al mundo conectados con esta parte tan sutil. Al comenzar nuestras vidas estamos en estado de pureza, de inocencia y completamente alineados con la esencia. Al ir creciendo vamos interactuando con el medio. Cuando somos niños, nuestro medio es la familia y los amigos; luego, más mayores, la pareja, los compañeros de trabajo, en fin, la sociedad en general. Vamos entrando cada vez más en relación con lo que nos rodea, desvinculándonos de esa parte nuestra para dar más importancia al exterior. Las opiniones de los demás comienzan a importar cada vez más y nuestro “filtro” personal pierde capacidad de acción, y como consecuencia de todo esto nos desconectamos.

Si tenemos en cuenta que las Flores de Bach pueden ayudarnos en este trabajo de vuelta a casa, veremos que éstas tienen una dimensión mucho más profunda que el hecho de servirnos para equilibrar emociones; y nos pueden ayudar por lo tanto a hacer un real trabajo personal más esencial, restaurando la comunicación entre nuestra personalidad y nuestro ser, de modo que nos sintamos cada vez más centrados, equilibrados y felices con nuestras vidas. Al considerar esta faceta de las Flores de Bach podemos sacar el máximo partido de ellas al ingerirlas, ya que al mismo tiempo que intentamos ponerle nombre a lo que nos pasa para poder equilibrarlo, sabemos que nos pueden ayudar a ser cada vez más nosotros mismos y a dejar de oír todo el ruido exterior que nos impide escuchar la voz de nuestra esencia.

Es conveniente pararnos un momento y hacer una pequeña aclaración acerca de esta dimensión menos conocida de las Flores de Bach porque de las 38 flores hay una que sirve para escuchar justamente la propia voz interior y hacerle caso a nuestra intuición en vez de dejarnos llevar por las opiniones de los demás: Cerato, (Ceratostigma). Podría parecer que sólo con ésta podemos beneficiarnos de la capacidad de re-conexión de la que estoy hablando. No es así. El planteamiento que expongo aquí no se refiere a esto, ya que esa Flor hace efecto sólo si la persona tiene los rasgos emocionales que se corresponden con ella en negativo, es decir, nos valdría sólo si necesito preguntar a los demás lo que opinan y me baso en sus criterios personales a pesar de estar en contacto con mi voz interior. Soy capaz de percibir lo que yo haría u opinaría, pero sigo las decisiones de los demás y no valido mi propia intuición. En este caso, Cerato sería la flor indicada; pero arriba me refería a que TODAS las Flores nos ayudan a ir profundizando y al hacerlo somos cada vez más nosotros mismos ya que vamos conectando con nuestros deseos profundos y nuestro potencial.

Voy a poner un ejemplo para poder entenderlo más fácilmente. Un hombre de unos 40 años trabaja en la floristería de su padre. Desde pequeño vio a éste enfadado y descontento por que las cosas no le iban bien. Sin embargo, a él le gustan mucho las flores, tiene muchas ideas para el comercio y le encantaría que fuera su propio negocio. El padre harto ya de toda una vida en la empresa dice que va a cerrar. Cuando este hombre lo sabe habla con él para quedarse con la floristería, pero su padre se enfada mucho diciendo que sólo se buscará problemas, que si no ha visto cómo ha sido su vida, que el comercio no funciona etc. No para de darle mil razones para que éste deje su sueño aparcado, metiéndole miedos de toda índole. En esta situación, lo más probable es que el hombre le haga caso a su padre, ya que ha estado trabajando siempre con él, ha sido su empleado y le da valor a su criterio. Se diría a si mismo que finalmente es su padre quien tiene la experiencia, que no hay que olvidar que ha estado trabajando para él y que debe de hacerle caso, a pesar de tener una pequeña voz interior que le dice que él quiere hacer eso. Terminará en otro tipo de trabajo y pasará al lado de la oportunidad de hacer lo que realmente le hace feliz.

Si, en este ejemplo, el hombre tomara las Flores correspondientes, todo su potencial estaría despierto y encontraría la manera de quedarse con el comercio, sabiendo que con sus ideas y sus ganas le iría bien. Las Flores lo ayudarían a escuchar su propia voz, lejos de los miedos y preocupaciones que su padre le transmite. Estaría todo su potencial enfocado en una sola misión: llevar a cabo sus propios deseos para así ser un hombre independiente, creativo y feliz.

Es verdad que en este mismo caso cabría la posibilidad de que el hijo del florista decidiera llevar su proyecto a cabo de todas maneras sin ingerir las Flores de Bach pues éstas no son el único camino que está a disposición del Hombre para profundizar en su autoconocimiento, pero tomo esta situación como un ejemplo prototípico en el que las Flores de Bach pueden ayudar a reafirmarnos en nuestra voluntad más auténtica. En todo caso, si el hombre decidiera tomar el comercio a pesar de los comentarios de su padre, no estaría libre de preocupaciones y miedos pues toda empresa conlleva un riesgo y además, lo vivido con su padre en la floristería está impregnado de connotaciones negativas. En caso y en un segundo aspecto, las Flores de Bach de nuevo le ayudarían a equilibrar todos lo negativo que pululan alrededor de su sueño, haciendo así más fuerte la comunicación con su intuición y con sus capacidades.

Las Flores de Bach nos ayudan a contactar con nuestra o nuestras misiones en esta vida, con lo que venimos a desarrollar, con nuestras cualidades y posibilitan que de forma creativa se nos vaya ocurriendo cómo utilizar nuestros recursos. Cada uno de nosotros traemos dones que deberíamos utilizar a lo largo de nuestra vida en esta tierra y las Flores de Bach nos ayudan a quitar el velo que puede estar tapando nuestra verdadera esencia. ¿Cuáles son los velos? Miedos, las preocupaciones, las comparaciones, las envidias, la codicia, las inseguridades, la poca confianza en nosotros mismos o en la vida, y así una larga lista.

Si estamos alerta, tratando de ponerle nombre a lo que nos pasa, podemos ir equilibrando nuestros estados emocionales para ir profundizando y llegar a re-conectar con nuestro ser.

Según las propias palabras del Dr. Bach las flores “No sanan atacando la enfermedad, si no invadiendo nuestro cuerpo con las maravillosas corrientes de nuestra naturaleza ya más elevada, en cuya presencia cada enfermedad se funde como la nieve bajo los rayos del sol”.

BT: Te invitamos a leer este otro interesantísimo artículo Bt de Macarena Vergara titulado Flores de Bach y Crianza Respetuosa

 

Macarena Vergara Sandford

Consejera profesional colegiada por la Bach Fundation

663 942 397
www.floresdebachsevilla.com

logo de macarena vergara sandford, flores de bach, sevilla, fundación Bach de Inglaterra, colaboradora buenasterapias

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 17 Email -- 17 Flares ×