Geopatías: las radiaciones de la Tierra y sus efectos sobre la Vida

77 Flares Twitter 1 Facebook 72 Google+ 3 Pin It Share 0 LinkedIn 1 Email -- 77 Flares ×

¿Por qué a tu cuerpo no le gusta vivir encima de corrientes de agua subterránea y suelos arcillosos?  ¿Sabes si tienes “venas del dragón” debajo de tu casa? Ignoramos las radiaciones de la Tierra y sus efectos sobre la Vida. Si vas a comprar una vivienda o alquilar una oficina ¡este artículo de hoy te interesa! Federico Santurino, geobiólogo y colaborador Bt, nos explica diferentes tipos de geopatías que pueden estar presentes en tu hogar y cómo afectan a la salud. 

 

Imagen de Federico Santurino Durán

Federico Santurino Durán, geobiólogo y experto en Feng Shui

 

Desde el suelo que habitamos nos llegan radiaciones que pueden producirnos problemas en nuestra salud si permanecemos mucho tiempo en sus verticales: corrientes de agua subterránea, venas metalíferas, corrientes telúricas, oquedades, terrenos conductores (como las arcillas) y fallas.

Todas emiten radiaciones en vertical hacia arriba con  intensidades y efectos para la salud muy diversos. Todo dependerá del tiempo que permanezcamos en ellas y de la intensidad de éstas.

Las corrientes telúricas (venas del dragón en la terminología china del feng shui) son aquellas corrientes errantes, de diversa naturaleza energética, que circulan a través de la tierra. A veces salen a superficie por ciertos lugares, se extinguen al ser absorbidas por el terreno o se unen a otras para adquirir más intensidad.

Son corrientes que tienden a equilibrar acumulaciones o defectos energéticos en ciertas zonas; funcionan como el viento que compensa los desequilibrios de las presiones atmosféricas. Pueden estar constituidas por electrones, neutrones, partículas ionizadas, radiación gamma, ondas electromagnéticas, gases radiactivos, etc.

Todas las alteraciones de las condiciones de habitabilidad saludable de un terreno debidas a las alteraciones telúricas que se manifiestan en superficie, sean del tipo que sean, producen una zona denominada zona geopática o afectada por una geopatía.

Previo a la construcción o instalación de un hábitat humano en una zona, es muy conveniente detectar su cualidad energética para la salud, evitando las zonas geopáticas. Esto se ha hecho de forma “sensitiva” desde las épocas más antiguas y hoy es corroborado por la ciencia para conformar la disciplina de la Geobiología.

Vamos a analizar en este escrito dos de las principales alteraciones que se nos presentan: tipos de suelos y corrientes subterráneas de agua.

Tipos de suelo: Permeabilidad a las radiaciones que provienen del cielo, resistividad y naturaleza.

Muchas de estas radiaciones que nos llegan del suelo provienen del reflejo de las que atraviesan la tierra y se encuentran con anomalías o discontinuidades de resistencia al paso de la radiación electromagnética; de manera que parte de ellas es reflejada, y otra continúa su camino hacia el interior refractándose.

Las que se reflejan hacia arriban forman un frente distorsionado de mezclas de ondas que se interfieren. Proporcionando en la superficie una “sopa” distorsionada de ondas que resulta perjudicial para nuestra salud.

Los suelos dieléctricos se dejan atravesar mejor por las radiaciones electromagnéticas que los conductores, como los metales, que reflejan mucha mayor proporción de ondas recibidas hacia arriba.

Los suelos inductores de cáncer son buenos conductores de electricidad y están constituidos por arcillas, margas, estratos carboníferos, xistos, minerales de hierro y otros metales.

Los suelos saludables son malos conductores de electricidad (dieléctricos), tales como arena, arenito, gres, yeso, calcáreos y rocas cristalinas. Un suelo será tanto más saludable cuanto menor sea su conductividad eléctrica (o mayor su resistividad eléctrica).

agua, metales, suelos

Las radiaciones de la Tierra y sus efectos sobre la Vida: geopatías o zonas geopáticas

 

Georges Lakowsky estudio a principios del siglo XX los efectos de los diferentes tipos de suelos sobre la salud y las personas que los habitan en diferentes ciudades de Francia. En París pudo estudiar barrios con tipos de suelos distintos y llegó a indicar, con bastante claridad estadística, que los barrios con tipos de suelos conductores eran más propicios para las enfermedades de cáncer.

Agua subterránea: Corrientes de agua

 

aguas subterraneas

Las radiaciones de la Tierra y sus efectos sobre la Vida: geopatías o zonas geopáticas

 

En la  vertical de una corriente de agua subterránea se dan los siguientes efectos físicos:

Elevación Conductividad Eléctrica del piso, elevación de la Ionización del aire (Comprobado por el Dr. Lehman en 1932), elevación de los Rayos Infrarrojos (Remi Alexandre, nos habla de freno de este tipo de rayos), anomalías del Campo Magnético Terrestre, aumento de la carga eléctrica del aire y del suelo, aumento de la potencia del campo de Ondas Ultracortas, desórdenes microsísmicos, alteración de la radiación de microondas (Las radiaciones comprendidas en la banda de las microondas tienen, por su similitud operativa, una gran influencia en los procesos biológicos, y por lo tanto en los organismos vivos), alteración de la intensidad infrarroja, alteración de la radiación Gamma y aumento de la radiación de neutrones térmicos.

Estos efectos tienen mayor o menor intensidad según la dirección en que corre el agua, el Volumen y el Torrente  o fuente subterránea, la Caída y Velocidad del Curso, los Materiales  existentes en el cauce y la Fricción producida sobre los mismos.

En la vertical de una corriente de agua, las radiaciones se sienten sin merma alguna, hasta en los pisos más altos de los rascacielos. La corriente de agua puede estar a mucha profundidad (cientos de metros) y seguir influyendo de forma intensa en su vertical. Una larga exposición disminuye la energía vital, y puede enfermar.

El tipo de terreno en combinación con el agua subterránea influye de modo distinto en la salud de las personas, siendo más suave la influencia de los terrenos calcáreos que los silíceos, cuarcíticos o graníticos.

Es innumerable la cantidad de estudios estadísticos poblacionales que han realizado médicos e ingenieros sobre la influencia sobre la salud de aguas subterráneas en determinadas localidad o lugares. Citaré aquí dos ejemplos:.

  • Dr. Picard 1963. Relaciona en Moulins donde ejerce como médico la presencia de zonas geopáticas producidas por agua subterránea y fracturas geológicas amplificadas por cruces de líneas geomagnéticas con muertes de cáncer. Posteriormente la escuela de Salud Pública confirmó la presencia de elevados niveles de radiaciones gamma provenientes del subsuelo de la zona.

Estas singularidades telúricas han sido confirmadas en dos nuevas investigaciones con el escilintómetro de radiación gamma por el alemán JWF Staengle, y después por el profesor Louis Massé de la Escuela Nacional de la Salud Pública de Rennes.

  • Robert Endrös en su obra La Radiación de la Tierra y sus efectos sobre la Vida. Relata la experiencia realizada en Alemania con 400 enfermos de cáncer con el objetivo de comprobar si realmente existía una relación entre el emplazamiento de sus camas y la presencia de alteraciones geopatógenas. En 383 de los 400 casos se demostró la relación entre la enfermedad y los lugares de radiación alterada (especialmente agua subterránea).

 

Otros Artículos de colaboración de Federico Santurino:

  • Título: Geobiología, ¿casas que enferman? Leer AQUÍ
  • Título: Radiestesia, ¿cómo obtenemos información cuando manejamos un péndulo o unas varillas? Leer AQUÍ

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

77 Flares Twitter 1 Facebook 72 Google+ 3 Pin It Share 0 LinkedIn 1 Email -- 77 Flares ×