La comunicación no verbal y la detección de la mentira

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

¿Sabías que mentimos más de lo que pensamos? ¿Con qué partes de nuestro cuerpo “mentimos” y cómo lo hacemos? ¿Hay países que se “dejan engañar” con más facilidad? ¿La comunicación no verbal que empleamos  para expresar alegría, tristeza, ira, sorpresa, asco, miedo y desprecio es igual en cualquier cultura? Entrevistamos a José Luis Martín Ovejero, abogado y analista del comportamiento no verbal.

Y tú, cuando mientes, ¿para qué lo haces? ¿Qué le cuentas a tus  hijos sobre las mentiras?

 

B.T: ¿Siempre sabemos cuándo estamos mintiendo o mentimos inconscientemente?

Todas las opciones son correctas. Mentimos sabiendo que lo hacemos, a veces para conseguir un objetivo, otras por evitar un mal, en algunas ocasiones para no hacerse sentir mal a otra persona, y a veces también faltamos a la verdad sin saber que lo estamos haciendo, cuando estamos convencidos de aquello que decimos desconociendo que es erróneo. Se miente, o mejor debería decir, mentimos, mucho más de lo que pensamos.

 

B.T: ¿Cuándo aprendemos a mentir?

Desde mi punto de vista, a mentir no se aprende sólo nos vamos perfeccionando en la forma de hacerlo. La mentira es innata en el ser humano y ello se demuestra porque todos mentimos y desde muy pequeños.

 

B.T: La comunicación no verbal ¿es cultural, se hereda, se elige libremente…?

 

imagen de un bebe con cara de sorpresa

 

La comunicación no verbal incluye variados canales de comunicación, hasta diez. La mayoría universales e innatos, pero algunos son culturales. Ejemplo de los primeros serían nuestras expresiones faciales que representan las emociones básicas del ser humano: alegría, tristeza, ira, sorpresa, asco, miedo y desprecio. Todos las manifestamos del mismo modo, sin importar donde hayamos nacido y la edad que tengamos, las llevamos escritas en nuestros genes.

Diferente es el caso de los gestos emblemáticos, aquellos que hacemos en sustitución de las palabras, que sí dependen de la cultura, por ejemplo los gestos de “Ok” con la mano, o el dedo peineta como algo despectivo, etc.

 

B.T: ¿A quién/quiénes le debemos los estudios y avances en este tema de la comunicación no verbal y la detección de la mentira?

El padre de estos conocimientos se remonta a Charles Darwin, quien en el siglo XIX ya advirtió que tenemos expresiones faciales y formas de comportarnos que transmiten comunicación a los demás y que resultan universales e innatas, todo lo cual recogió en su libro: “La expresión de las emociones en el hombre y los animales” (1872)

Tras sus estudios, estas investigaciones quedaron dormidas hasta que, a mediados del pasado siglo, el psicólogo Paul Ekman los retomó, profundizó sobre ello, confirmó las tesis de Darwin y hoy en día es un referente mundial en la materia, tanto en la comunicación no verbal como en la detección de la mentira, hasta tal punto que, una vez jubilado de la Universidad de California, presta sus servicios para los cuerpos de seguridad de EEUU, a quien sus valiosos conocimientos resultan de gran utilidad.

 

B.T: ¿Con qué partes de nuestro cuerpo “mentimos” y cómo lo hacemos?

Más que partes de nuestro cuerpo, con lo que más mentimos es con nuestra palabra, y son las partes de nuestro cuerpo quienes nos delatan a un buen observador conocedor de los indicadores de la mentira. Por ejemplo, si digo: “estoy muy enfado con lo que me has dicho”, la expresividad del rostro propia del enfado debe ser previa a mis palabras y no al revés, que demostraría un acto consciente de querer poner la cara que se espera.

 

imagen de una mascara

imagen: geekologie.com

 

También destacaría lo que yo llamo “efecto estatua”. Cuando en una conversación en la que estamos mintiendo conscientemente nuestro cuerpo se paraliza en su gestualidad, lo cual se produce porque nuestro cerebro está utilizando todos sus recursos para elaborar y expresar la mentira, lo que provoca que no lance órdenes a las manos para gesticular acompañando las palabras.

Y como estos muchos otros ejemplos que serían materia del curso formativo que imparto sobre la materia.

 

B.T: ¿Qué figuras públicas y/o famosas han tenido o tienen maestría en el arte de la mentira?

Todos mentimos, personajes públicos y personas anónimas, mucho más de lo que podamos imaginar, ahora bien, cuanto más importante sea el cargo mayor la repercusión de sus mentiras. Un ejemplo muy conocido por todos fue cuando el Presidente de los EEUU Bill Clinton mintió públicamente sobre sus relaciones íntimas con Monica Lewinsky.

Otro caso más reciente ha sido el del Ministro británico de Energía Chris Huhne. Él y su ex mujer Vicky Pryce fueron acusados del delito de obstrucción a la justicia por haber mentido sobre una multa de tráfico por velocidad. Al final tuvo que dimitir.

 

B.T: ¿Hay países que se dejan engañar con más facilidad?

Los ciudadanos de determinados países, tales como los hispanos, africanos, chinos, etc. somos más cercanos, más abiertos, al contrario de nórdicos y anglosajones. Los primeros nos comunicamos más y en consecuencia mentiremos más, pero a la vez, tendremos mejor preparados los detectores del engaño.

 

B.T: Un ciudadano sencillo (no formado en este tema tan concreto del que hablamos), ¿puede detectar la mentira sin esfuerzo?

Sin esfuerzo ni mucho menos. Es complicado detectar mentiras y a ello debemos sumar que no existe método, manual o máquina que asegure al 100% la detección de una mentira, sólo nos marcarán indicadores, alertas, para seguir investigando y recabar pruebas que puedan venir a confirmar la falsedad.

 

B.T: ¿La intuición femenina tiene que ver con que la mujer posee más “antenas” para captar si su interlocutor miente o no?

Desconozco la existencia de investigaciones científicas fiables que otorguen al género femenino mayor capacidad para la detección de la mentira.

 

B.T: La razón por la que respetamos, escuchamos y valoramos a determinados personajes históricos (políticos, estrategas, oradores, líderes religiosos o espirituales), ¿guarda relación con su capacidad para ser honestos y expresarlo a través de todo su cuerpo?

Personajes famosos, políticos, o incluso personas que a diario nos rodean, parecen tener un imán en su palabra, y no se haya sólo en ella, sino principalmente en que al comunicar emplean todo su cuerpo, todo su ser, su mente y su corazón se implican, la emoción contagia. Hay una frase muy hermosa que no recuerdo su autor que afirma:

“Se convence a la cabeza, pero se persuade al corazón” Y ahí está el gran secreto.

Siempre he creído que el arma más poderosa no la inventarán nunca los hombres, la llevamos dentro de nosotros: es la palabra.

Prefiero no dar ejemplos y que seamos cada uno de nosotros los que, cerrando los ojos, recordemos la última persona que nos ha conmovido, nos ha hecho actuar de un determinado modo, y pensemos después en cómo se comportó: todos coincidiremos en nuestra respuesta: con pasión, creyendo en sus palabras y poniendo pensamiento y emoción en cada palabra.

Personalmente me conmueven las historia de amor, de superación, de entrega a los demás sin esperar recompensa alguna, y un gran ejemplo de ello es el siguiente vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=ohrRBRQYCIY

 

B.T: ¿Podría estar diciendo una verdad como un templo y que mi cuerpo no me acompañara en ese momento?

Es prácticamente imposible, pues nuestro cerebro no sólo lanza palabras a nuestra boca, sino que a la vez lanza también comportamientos a nuestro cuerpo que son parejos y coordinados.

 

B.T: Parece mágico que el propio cuerpo haya desplegado toda una estrategia para ayudarnos a saber si  “el otro” está mintiendo. Da la sensación de que hemos sido diseñados para tender a la verdad… Hay libros sobre crecimiento y desarrollo personal donde se asegura que cuando se pierde el miedo a decir la verdad conseguimos comunicarnos sin palabras a través de la telepatía porque ya no hay nada que ocultar… ¿será?

La comunicación sin palabras es posible, y todos la ponemos en práctica cada día, pero para mí es comunicación no verbal.

 

B.T: ¿Algún pueblo o comunidad donde no haya existido la necesidad de mentir?

No se conoce.

 

B.T: ¿La verdad te hace libre?

El respeto a los demás y el perder el miedo a defender nuestras ideas es lo que nos hace libres desde mi punto de vista.

 

B.T: Aprender sobre comunicación no verbal y detección de la mentira, ¿a qué grupos humanos o profesionales puede ayudar?

No concibo una persona que no precise comunicarse nunca a los demás. Periodistas, abogados, cada persona que tenga que evaluar a otra como los directores de recursos humanos, personas que tengan que convencer a otra para conseguir algo, como cada quien busca un empleo, profesores, actores… y un tan largo etcétera como profesiones podamos pensar que tengan contacto con otros para llevarlas a cabo.

B.T: Recomiéndanos libros para seguir profundizando en el tema…

 

imagen de la portada del libro como detectar mentiras

imagen: articulo.mercadolibre.com.uy

 

Más que libros, que siempre nos dan un conocimiento parcial de esta magnífica disciplina, recomiendo la formación personalizada impartida por un buen experto en la materia. No obstante, el gran Paul Ekman y todas sus obras siempre serán un referente en la materia.

 

B.T: ¿Y películas que te parezcan magistrales donde se tratara el tema de la mentira y sus consecuencias en nuestra calidad de vida como seres humanos?

La serie televisiva “Lie to me” que se difundió en español como “Miénteme”. Es una verdadera maravilla, y es que Paul Ekman estaba detrás como asesor…

 

2 thoughts on “La comunicación no verbal y la detección de la mentira

  1. norah says:

    Impresionante!!! Que lujo de entrevista. Muchas gracias

  2. Raquela Jimeno San Juan says:

    Gracias por valorar esta entrevista, Norah. Feliz semana

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×