La muerte y el aprendizaje de un duelo

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Ya sabéis que Norah Barranco, colaboradora Bt, reconstruyó su vida atravesando dos duelos importantes: despedirse de su pierna izquierda y, simultáneamente, de su pareja. ¡Vamos a hablar de la pasión por la vida, del Ave Fénix, del regalo del presente!   “De la pérdida a la pasión” es el sincero artículo que nos comparte hoy esta Mujer de Ojos Grandes. Norah es socióloga, maestra de Reiki y canalizadora energética a través de los Registros Akáshicos. 

“Cuando afrontamos el dolor de la pérdida, cuando somos capaces de aislar la emoción amorosa y transformarla en agradecimiento a quien se ha marchado, no somos conscientes de que uno de los regalos que se nos hace en ese acto es el presente. Ante el duelo inevitable nos cabe la opción del miedo, o la opción del amor… pero no digo exclusivamente amor a quien ya no está. No. Además hablo del amor a la propia vida.

 

Si fuese infinito el camino (que lo es, pero no lo sabemos con fórmulas matemáticas… aún), si no hubiese fecha de caducidad en nuestro envase corporal, no seríamos capaces de transformar nada, no seríamos capaces de crear cada segundo de nuestra vida para superar los obstáculos que se nos ponen delante, no habría pulsión de vida. Y es que el recordatorio de la finitud humana es la crisis que nos despierta para resituar la escala de prioridades.

Algo así como “si no hay pulsión de muerte, no hay pulsión de vida” (vamos lo que se ha llamado desde Freud “eros y thanatos”), porque no existiría búsqueda de la belleza, no existiría la búsqueda de la sanación, no existiría el contacto humano porque no tendríamos la necesidad de compartir el tiempo limitado… El “ya nos veremos” se podría convertir en siglos y así no hay quien se conecte a la esencia fundamental que compartimos los seres vivos.

Hasta ahí bien. Sólo que cuando estamos inmersos en el dolor, porque se nos acaba de ir alguien, a ratos sentimos que se ha liberado del cuerpo y a ratos tenemos ganas de gritar con desmedida ira que no es justo, no es justo y no es justo. Y tan legítimo es un momento como el otro, porque amar, lo que se dice amar a otro ser humano, implica tal energía que nos renueva por dentro y por fuera… y cuando se cierran las puertas del vagón a la otra vida, nuestro ser humano más humano se desgarra en una metáfora de todo lo que existe. Sí, como dice Jorge Drexler: “todo se transforma, pero la responsabilidad de cada ser humano es asumir la posibilidad de encontrarse a sí mismo desde el amor incondicional, esté en el estado que esté”.

 

Ese duro recordatorio de qué es vivir, que se nos planta en jarras delante cuando nos encontramos con una pérdida, es el motor de la pasión por la vida y es entonces cuando apasionarnos en cada segundo se vuelve el motor sanador que nos permite llevar a cabo nuestro más íntimo deseo de buscarnos a nosotros mismos y afrontar la propia evolución.

Quiero dedicar estas líneas  a mis amados Matías Cobo y Eva Benavides, por ser motor de pasión y vida, tanto mientras estaban aquí como ahora que se acaban de ir.

 

Otros artículos de colaboración de Norah en Buenasterapias:

Arteterapia: crear para crearnos

http://www.buenasterapias.es/archives/6939

El Jazz y la sanación

http://www.buenasterapias.es/archives/4754

 

Entrevista Bt  relacionada:

La Tanatología y el buen morir“. Entrevistada:  Pamela Sniezhkin, tanatóloga clínica formada en la Asociación Mexicana de Tanatología

http://www.buenasterapias.es/archives/6792

 

¿Qué aprendiste o recordaste tú en tu duelo? ¿Cómo fue tu reconstrucción?

 

B.T: Os recomendamos la lectura del libro de Norah: “En búsqueda de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a través de la escritura“. ¡Conocerás de primera mano el poder de la Arteterapia para sanar esos dolores que, a veces, nos visitan para mostrarnos cuánto poder,  belleza y ternura llevamos dentro!

 

imagen de la portada del libro de norah barranco totulado "en busca de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a traves de la escritura

2 thoughts on “La muerte y el aprendizaje de un duelo

  1. Paqui says:

    Gracias por ser capaz de transmitirme tanto en un artículo. Y digo transmitir sin equivocarme, porque además del contenido que me resulta muy interesante, a través de la idea que trata de transmitir creo que hay algo mágico que cala. Un beso muy fuerte y gracias de nuevo.

  2. norah says:

    Gracias a tí, Paqui, me alegra poder compartir y sentir que tiene sentido. Un abrazo

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×