La Medicina Integrativa y las enfermedades crónicas

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 1 Flares ×

¡Buena noticia! La Medicina Integrativa, gran desconocida en España,  atiende a sus  pacientes  de forma global: se acerca a tu mente, tu cuerpo, tu espíritu y a los aspectos sociales donde te mueves en tu cotidiano. Le damos la bienvenida al Dr. José F. Tinao, Director Médico de CMI-Clínica Medicina Integrativa y nuevo colaborador Buenasterapias. Nos habla hoy de esta eficaz y necesaria visión integradora de la salud.

La MEDICINA INTEGRATIVA (MI) es un nuevo modelo de práctica médica que surge de la fusión de la medicina occidental -científico-tecnológica- con los instrumentos terapéuticos de las hasta ahora denominadas medicinas complementarias.

No es un modelo que añade una nueva especialidad; es en sí misma la medicina integral que atiende los aspectos globales del individuo: mente, cuerpo, espíritu y aspectos sociales del enfermo.

No es una visión nueva sino muy antigua que se fracturó con el desarrollo del racionalismo.

La medicina convencional como ciencia es una de las más influidas por este modelo racional y el reduccionismo con el que ha trabajado hasta ahora ha creado una visión médica: la superespecialización. Cierto que desde este prisma se ganó mucho en conocimiento, pero también al fraccionar el cuerpo humano se perdió su visión global. Y “el todo” es más que la suma de las partes.

La formación médica ha bebido de este modelo reduccionista y todos los médicos y personal afín han desarrollado sus actividades clínicas en este escenario.

En enfermedades agudas este modelo médico es muy eficaz: ofrece soluciones en situaciones de urgencia, en la cirugía, en cuadros agudos, donde la inmediatez y el conocimiento técnico es esencial, pero fracasa en las enfermedades crónicas.

 

Hoy nos enfrentamos a un nuevo fenómeno social como es el envejecimiento poblacional y consiguiente cronificación de las enfermedades. ¡22 millones de personas padecen en España una enfermedad crónica!

 

Ante el fracaso de la medicina en procesos crónicos resurge este modelo integrativo que hace una medicina más centrada en la salud y en la recuperación de la misma y no tanto en el objetivo de la enfermedad y de su curación. La práctica médica se frustra ante el reto de las enfermedades crónicas. No tenemos todavía recursos ni conocimiento para dar soluciones a los pacientes crónicos. Sólo tapamos síntomas.

Con la Medicina Integrativa los pacientes adquieren conocimientos de sus problemas y este hecho -que en sí mismo es beneficioso- se percibe como un desafío. Los médicos y los profesionales de salud normalmente trabajan en un modelo organizativo más burocratizado donde los costes derivados se incrementan y ponen en peligro los sistemas de salud nacionales. En este escenario, la tecnificación ha sustituido al “arte médico”. Tenemos prisa, prisa insana.

La MI es una medicina orientada a la restitución de la salud.

Restituir la salud no equivale a curar.

De hecho podemos tratar con antihipertensivos una HTA pero no restituimos la salud del paciente. La restitución de la salud supone un análisis global del por qué se origina la HTA y los factores asociados que lleva a evaluar en el paciente aspectos como la dieta, el control del estrés, el fomento el ejercicio adaptado o , a un nivel más emocional o social, aumentar el sentido comunitario de la persona. En numerosos casos estas acciones terapéuticas permitirían evitar el fármaco o poder reducir la dosis.

Esta visión orientada a la salud no supone desconocer que repararemos o paliaremos muchas situaciones de enfermedad con los instrumentos farmacológicos que siguen siendo un arma terapéutica de enorme valor. Pero los fármacos no son la única opción para el paciente.

La MI no es una nueva Medicina. Es más bien una práctica antigua recuperada con una visión actual:

MEDICINA HIPOCRÁTICA ——- ENERGÍA CURATIVA NATURAL

(VixMedicatrixNaturae) La naturaleza humana cura por sí misma

 

La Medicina Integrativa en Estados Unidos

En 1993 se crea en Estados Unidos una oficina de medicina alternativa dentro del Instituto Nacional de la Salud (NIH). Con un presupuesto inicial de 2 millones de dólares frente a los 80.000 millones globales. Hoy esta oficina es el Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM) que trabaja con un incremento notable en los recursos que se le asignan. Esta situación ha permitido posibilidades para investigar y desarrollar nuevos instrumentos epidemiológicos necesarios para darle consistencia a una nueva “medicina fronteriza”.

En 1997 se creó en la Facultad de Medicina de Arizona (www.integrativemedicine.edu ) el primer programa de residencia en Medicina Integral. Hoy ya hay más de 40 universidades norteamericanas incorporadas a estos programas con facultades como Duke (www.dukeintegrativemedicine.org) y Maryland (www.compmed.umm.edu). Este Consorcio de Centros de Salud Académicos para la Medicina Integral busca trasformar la asistencia sanitaria mediante estudios científicos rigurosos, nuevos modelos de atención clínica y programas educativos innovadores que integran la biomedicina, la complejidad del ser humano, la naturaleza intrínseca de la restitución de la salud y la gran diversidad de los sistemas terapéuticos.

 

Ya desde el año 2004 el Instituto de Medicina de los Estados Unidos (IOM) ha recomendado en diversos informes que las facultades de medicina incorporasen información suficiente sobre medicina complementaria en los programas estudios de pregrado para poder incorporarlo en las actividades estándar médicas.

 

El pasado mes de octubre se celebró en Berlín el 6º Congreso Europeo de Medicina Integrativa. La Asociación Europea de Medicina Integrativa es una organización vital que aglutina a profesionales que trabajan y creen en este nuevo modelo de hacer medicina.

 

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 1 Flares ×