Parir en casa: el parto es nuestro

212 Flares Twitter 1 Facebook 199 Google+ 3 Pin It Share 0 LinkedIn 9 Email -- 212 Flares ×

“Actualmente existe un encarnizamiento diagnóstico con las mujeres embarazadas. Entran sanas a la consulta y salen enfermas y angustiadas… Si en tu casa hay un techo, agua caliente, mínimo de dos metros cuadrados y máximo de 45 minutos de un hospital (ideal menos de 30), tu hogar es apto para parir”. Entrevistamos a Inma Marcos, comadrona desde 1996. Ayuda a las mujeres a parir en casa desde 2001.

 

imagen de inma marcos, comadrona. parir en casa, parto natural

Inma Marcos, comadrona apasionada del parto natural, digno y respetado y de la lactancia materna

 

Si viviésemos en Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Holanda o Australia podríamos elegir libremente darle la bienvenida a nuestro bebé en el hogar. En estos países el estado se encarga de los gastos pues considera que la evidencia científica actual demuestra que los partos en casa a mujeres de bajo riesgo son igual de seguros que en los hospitales y además más económicos y satisfactorios para las familias.

 

B.T.: Inma, ¿qué perfil de mujeres se pone en tus manos?

Las mujeres que atiendo suelen tener estudios altos, son mujeres acostumbradas a buscar información y que tienen las ideas claras. Existe el prejuicio de que tanto las comadronas que nos dedicamos al parto en casa como las mujeres que asistimos son hippies alternativas, pero solo una minoría de clientas darían ese perfil.

 

B.T.: ¿Cómo viven los hombres la experiencia del embarazo, el parto y la crianza?

Detrás de una gran mujer suele haber un gran hombre. La mayoría de las veces las parejas de estas mujeres llegan un poco más tarde que ellas a la conclusión de que lo mejor es el parto en casa. El deber de proteger a su familia les hace sufrir, pero después del nacimiento se convierten en firmes defensores del parto en casa. Dan a luz con ellas, son un puntal durante el proceso, incluso en el sentido literal de la palabra.

Mientras en un hospital los hombres no saben bien dónde meterse para no molestar, en casa son el sostén de su mujer. Muchas mujeres necesitan colgarse a peso del cuello de su hombre y dejarse caer para empujar. Eso les ayuda mucho.

 

B.T.: Si una mujer quiere traer a su bebé al mundo en casa y la pareja no, ¿qué hacemos?

Es trabajo de la mujer conseguir que su marido se informe y la acompañe en sus decisiones. Es ideal que la decisión esté tomada antes de embarazarse para no tener que vivir el embarazo luchando y angustiada. Sucede lógicamente porque cada miembro de la pareja tiene un proceso y evolución diferente en cuanto a considerar el parto en casa, es normal que no estén a la par. Pero el amor y respeto mutuo pueden ayudar a que él se informe y apoye a su mujer en la decisión finalmente.

 

B.T.: Todavía hay muchas personas que piensan que parir en casa es peligroso. ¿Qué puedes decir al respecto?

Cuando pares en casa con profesionales estás atendida por comadronas bien formadas que llevan un equipo adecuado y solo te asisten si eres una mujer sana, bien alimentada y en unas condiciones higiénicas normales. No estamos hablando de un parto en una cabaña africana donde los humanos comparten espacio con animales, donde las comadronas no tienen formación ni equipo y donde las mujeres sufren malnutrición, anemia severa, paludismo, embarazo en la pubertad, pelvis reducidas debido a la malnutrición en la infancia, etc.

 

imagen de un parto natural cedida por Inma Marcos

Parir en casa. Imagen cedida por Inma Marcos

Si en tu casa hay un techo, agua caliente, mínimo de dos metros cuadrados y máximo de 45 minutos de un hospital (ideal menos de 30), tu hogar es apto para parir. La evidencia científica ha demostrado que parir en casa cuando tu embarazo es normal y de bajo riesgo y eres atendida por comadronas certificadas que llevan un equipo adecuado es igual de seguro que parir en el hospital y mucho más satisfactorio para las familias, y con mejores resultados de morbilidad (menos secuelas dolorosas e intervenciones).

B.T.: Alguna anécdota que hayas vivido en tu trabajo…

Hace unos meses asistimos a una mujer cuyo trabajo de parto parecía lento e irregular. Era un cuarto hijo; en el tercero sus comadronas no llegaron a tiempo, así que decidimos quedarnos y esperar. En un momento dado propusimos al marido que estimulara de algún modo la secreción de oxitocina natural (por ejemplo, estimulación sexual), mientras nosotras estábamos en el piso de debajo de la casa. Simplemente la besó intensamente y ello provocó que el parto sucediera con mucha rapidez. A los diez minutos del beso su hija estaba en el mundo. Una hora y media después del nacimiento la placenta aún no había salido, y ella no tenía contracciones. Le volvimos a pedir al papá que la besara y la placenta alumbró inmediatamente.

 

B.T.: ¿Hay estadísticas sobre el número de mujeres que paren en casa en España?

No están hechas a gran escala (sí a pequeña escala) pero es un proyecto de la asociación española “Nacer en Casa” y del grupo de comadronas que asisten partos en casa en Cataluña.

 

B.T.: Estados Unidos -tras un descenso de los nacimientos en casa entre 1990 y 2004- ha experimentado un aumento del parto domiciliario del 29% (de 2004 a 2009) ¿Qué está pasando en España? ¿Hay comunidades autónomas más abiertas a esta opción?

En España está sucediendo un aumento del número de los partos en casa que notamos las comadronas que estamos dedicadas a ello. Aunque últimamente con el tema de la crisis hay una decaída.

La comunidad donde más partos en casa se asisten y más comadronas por metro cuadrado hay es Cataluña. Existen otras comunidades donde no hay comadronas que asisten partos en casa como por ejemplo Castilla y León, o hay tan pocas que las mujeres quedan sin asistencia o bien algunas comadronas de otras comunidades viajan hasta sus casas.

 

B.T.: La OMS recomienda que el bebé sea amamantado por la madre hasta los seis meses… ¿Qué piensas de esta recomendación?

Lo recomienda la OMS, Unicef, la Academia Española de Pediatría, entre otras. Y la recomendación exacta no es esa. Se recomienda amamantar de forma exclusiva (solo pecho y nada más que pecho) hasta los 6 meses y a partir de ahí seguir amamantando como mínimo por dos años o más (según deseos del hijo y de la madre) combinando con la introducción de nuevos alimentos. Creo que es una recomendación muy buena y basada en la evidencia científica de que es lo mejor para los bebés.

 

imagen de un bebé mamando

Imagen de www.victoriapenafiel.com

 

B.T.: Haz una crítica de los aspectos más urgentes que habría que cambiar o (o incluso evitar) en temas relacionados con la mujer, el embarazo, el parto y la crianza.

Es una pregunta demasiado abierta y amplia. Puedo decirte que lo primero que habría que cambiar es el paradigma: la visión de lo que es una mujer embarazada y un parto. Actualmente existe un encarnizamiento diagnóstico con las mujeres embarazadas. Ellas entran sanas a la consulta y salen enfermas y angustiadas. Cuando no les encuentran la tensión alta han engordado demasiado, o el bebé no crece suficiente o crece demasiado, o tienen poco líquido o tienen demasiado…

El parto se considera un acto quirúrgico, un acto peligroso, toda mujer se considera parto de alto riesgo hasta que demuestre lo contrario (después de parir, claro). Habría que evitar la cultura del “por si acaso”, que utiliza innecesariamente toda la tecnología en los partos de bajo riesgo y al final consiguen que se conviertan en partos de alto riesgo.

 

Con respecto a la crianza, nuestra sociedad opina que criar bien a un bebé es dejarlo llorar y no atenderlo inmediatamente; no dormir con él, no amamantarlo a demanda, no llevarlo en brazos la mayor parte del tiempo… Y es justo lo contrario.

En Reino Unido -hace 20 años- era impensable que en sus hospitales ocurriera lo que ocurre hoy: se pare en habitaciones donde las máquinas están escondidas tras puertas de armarios de madera y sólo se sacan si se necesitan, las mujeres pueden parir en la posición que les vaya mejor, no se les pone vía endovenosa y se les pide permiso para realizarles cualquier acción, como por ejemplo un tacto vaginal. ¡No debemos perder la esperanza!

Aún así, el parto en casa es otra cosa:

“El parto natural más respetado hospitalario no se parece a un parto en casa. Yo misma, Inma Marcos, en el caso hipotético de que estuviese atendiendo un parto fisiológico en hospital ya llevaría un uniforme que me da un estatus de poder sobre la mujer que atiendo. Ellos han firmado un consentimiento al entrar donde dice que yo les puedo hacer lo que crea conveniente. En casa la mujer manda, yo solo soy una invitada al evento. Por otro lado el ambiente silencioso, caldeado y con luz tenue de tu propio hogar, es difícil de copiar en un hospital donde las puertas se abren sin pedir permiso previo, la gente entra y sale, hace mucho frío y las luces son intensas…”.

 

B.T.:  Más ventajas de parir en casa…

 

  • Tú decides quien está presente
  • Tus otros hijos pueden estar
  • Disminuyen las intervenciones
  • Menor posibilidad de cesárea. Disminuye del 25% (o más según hospitales) al 3% en casa
  • Menor posibilidad de episiotomía. Disminuye del 30-70% (según hospitales) al 0% en casa
  • La filosofía es de respeto absoluto incluso para  con la bolsa de las aguas. En las estadísticas anteriormente citadas un 7% de los bebés nacieron dentro de su bolsa
  • Tampoco hay prisas para la salida de la placenta. Si no hay sangrado se espera a que esta de signos de desprendimiento
  • El cordón se pinza cuando está completamente colapsado, de forma que no se ejerce ninguna acción sobre él. A menudo se procede al clampaje cuando la placenta está ya fuera. De este modo y de acuerdo con la evidencia científica el bebé recibe toda la sangre y reservas de hierro que le son propias y se previene la anemia en el primer año de vida
  • Tu bebé está contigo piel con piel desde el primer momento y no es separado, ni siquiera si hubiera que reanimarlo
  • Tu bebé empieza a mamar por si mismo cuando está preparado en la primera hora después del parto.
  • Muchas mujeres que han parido en casa opinan que lo mejor de todo es pasar la primera noche juntos en la cama los tres: Padre, madre y recién nacido
  • Postparto inmediato: La comadrona permanece durante dos a cuatro horas en la casa. Realiza la primera exploración del recién nacido sobre la madre y lo pesa. Valora los posibles daños sucedidos en el periné y si los hay decide con la madre si se sutura o no. No debe marcharse hasta que el bebé ha iniciado de forma satisfactoria la lactancia materna, la madre ha orinado sin problemas y la matriz está bien contraída

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

212 Flares Twitter 1 Facebook 199 Google+ 3 Pin It Share 0 LinkedIn 9 Email -- 212 Flares ×