¿Por qué algunos psicólogos desprestigian la hipnosis clínica?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Él sabe que la hipnosis funciona. Ángel Mateo, hipnoterapeuta y colaborador Bt,  superó un cáncer de vejiga gracias a una técnica concreta (protegida en el Registro de la Propiedad Intelectual): la hipertermia en Hipnosis. Hoy analiza por qué desde un sector minoritario de la Psicología se arremete contra la Hipnosis.  Y denuncia que “cualquiera puede impartir cursitos de hipnosis lamentables o pronunciar conferencias (incluso en la televisión) sin saber bien de lo que habla, haciendo daño a los hipnoterapeutas bien formados y confundiendo a los usuarios”. 

Resulta ya excesivamente pesado y cansino el argumentario -desgastado de tanto usarlo- que vienen utilizando determinados psicólogos en el sentido de desprestigiar a los profesionales de la hipnosis que ellos llaman legos. Lo hacen desde el desconocimiento profundo que tienen de ella.

 

ConferenciaJPG

Ángel Mateo durante una charla en Exposalud Barcelona 2009

 

Toda la fuerza que pretenden darle a sus argumentos, a sabiendas de que carecen de fundamento, la basan en que los profesionales de la hipnosis no tenemos, en comparación con los psicólogos, conocimientos previos, más amplios, que permitan un ejercicio de la profesión verdaderamente eficaz.

También argumentan que la hipnosis es coadyuvante, aspecto absolutamente falso aunque no del todo, porque realmente resulta que es repetitiva. Si haces una terapia tipo cognitivo-conductual en vigilia y lo repites en hipnosis, resultas reiterativo, no coadyuvante. Y dicen bastantes cosas más que ya van perteneciendo al mundo de lo mítico por falso e irreal.

El año pasado en el Congreso de la Sociedad Internacional de Hipnosis (Octubre 2013, Bremen, Alemania) el Dr. Walter Bongartz , médico, psicólogo y profesor de la Universidad de Konstanz, expuso lo siguiente sobre la Hipnosis: que ésta deber ser considerada como una técnica independiente de cualquier otra al ser distinta, y que debe ser utilizada en forma individualizada si se elige como técnica de intervención.

Basa la argumentación en que esta técnica dispone de los tres aspectos básicos que permiten que pueda ser considerada así. El primero es que posee una teoría propia (y permítanme añadir que no es escasa).  Lo segundo es que dispone de un modo de aplicación específico y diferente a lo que se considera normal o habitual dentro de la psicología, no se repite en ninguna otro tipo de aplicación ni sistemática interventiva.  La tercera es que tiene una validación empírica, es decir, que si se tratan cien casos y se resuelven aproximadamente ochenta, se obtiene una validación empírica del 80 %. La hipnosis nunca puede ser experimental, si hablamos de ciencia, y al grupúsculo de psicólogos manipuladores se les llena la boca de decirlo, las palabras solo tienen un significado, no es algo coloquial donde caben diferentes interpretaciones. Lo experimental, en la hipnosis, no tiene sentido alguno.

A esta ponencia casi nadie le ha prestado la debida atención ni se le ha dado realce. No interesa y mucho menos si la ha hecho un profesor universitario de Psicología con una exposición tan documentada como la que ofreció.

Por otro lado, la hipnosis no figura entre las materias que se deben estudiar para poder disponer del título de Psicólogo o de Médico. Tiene sus propias asignaturas y éstas no aparecen en los programas de ninguna universidad del mundo. Tampoco hay ningún gobierno que haya regulado la hipnosis, que haya establecido lo que se debe estudiar y lo que no y hasta dónde. Este hecho  permite que cualquiera imparta cursitos de hipnosis lamentables o pronuncie conferencias (incluso en la televisión) sin saber bien de lo que habla.

Estos cursitos a los que me refiero están incluidos en la “formación” que se hace en algunas universidades. Los diplomas o títulos que expiden tienen tanto valor como los que expida cualquier escuelita de tres al cuarto.  No te avalan para ser profesional, ni garantizan nada. La hipnosis, sencillamente, no es materia reglada y no hay titulación alguna válida en el sentido estricto del término.

Hay otro aspecto que abunda en lo expuesto. Los Psicólogos estaban hasta ahora en el epígrafe 776 del IAE para desarrollar su profesión, epígrafe que deja claro que no pueden  atender pacientes. Incluso en la LOPS, Ley Orgánica de las Profesiones Sanitarias, se les excluye explícitamente y sin  duda alguna. Ahora ya hay universidades que disponen de cursos de Psicología, dentro del apartado “Ciencias de la salud”, no dentro de “Ciencias sociales” como hasta ahora, según los últimos acuerdos acaecidos en la legislación. Dentro de tres o cuatro años ya habrá Psicólogos con este tipo de título que habilita para ser “sanitario” y deberían tener un epígrafe fiscal acorde. El actual no les permite atender  pacientes.

El motivo que aducen para descartar la hipnosis, los que pueden, los de la poltrona, es la aparente carencia de base científica, puesto que si trabajas con alguien que tiene algún problema, si le haces una analítica antes y otra después de la intervención, los resultados son muy similares, casi exactos. Se trata evidentemente de apoyarse en que no es demostrable, según estos caballeros, si ha habido o no mejoría y en qué medida. Y es que resulta indetectable en muchos casos la reacción psico-neuro-biológica que una emoción puede producir y además en cada individuo debe generarse de forma diferente.

Quizá en muy poco tiempo se puedan hacer analíticas que demuestren claramente los resultados de la intervención con hipnosis sobre determinadas situaciones.

Para redondear la exposición, nuestra actividad nos lleva a estar al tanto de los avances que se van produciendo en la ciencia, especialmente con respecto a aspectos muy concretos de neurología o psiquiatría. Son trabajos cuyos descubrimientos  “traducimos” a los modos y usos de la hipnosis, lo que está permitiendo la evolución tremenda que la hipnosis viene teniendo en los últimos años.

Eso nos permite manejar neurotransmisores según los ejercicios que se apliquen, o desarrollar una técnica concreta (protegida en el Registro de la Propiedad Intelectual) como es la hipertermia en hipnosis.

20131122_115720

Esta forma de actuar implica el que paralelamente se vayan desarrollando también ejercicios adecuados a la técnica a emplear y por tanto a obtener los mejores resultados en poco tiempo, resultados que los sabios de turno niegan de forma sistemática sencillamente porque no los entienden ni los conocen.

La gran masa de psicólogos serios -hay muchos y muy buenos- cuando hablas de hipnosis suelen preguntarte qué es y cómo funciona, porque académicamente hablando no saben nada pues no la han estudiado. Es una actitud positiva, de apertura.

Este escrito podría alargarse mucho más, pero estimo que no es necesario y además solo va a conseguir ilustrar a alguien que esté confundido. A los iluminados de turno, esos psicólogos que hacen cursos lamentables y advierten del peligro que supone acudir  a un centro donde solo hay profesionales de la hipnosis, lo único que se puede pretender es que se les apague la luz y va a ser difícil. Hay bastante dinero en juego en forma de cursos, conferencias sin contenido y cursos de “iniciación” a sabe Dios qué…

Para terminar dejo en el aire una pregunta, que tiene que ver con las insinuaciones, nunca acusaciones directas, que algunos psicólogos más atrevidos hacen sobre un posible y teórico intrusismo de los hipnoterapeutas en la Psicología. Siempre he contestado a esta cuestión que los intrusos eran ellos, los psicólogos, ya que el epígrafe fiscal no les permitía tratar  pacientes y a nosotros, los hipnoterapeutas,  en el epígrafe 841, sí nos lo permiten. La pregunta es: ¿Por qué será que no nos denuncian con todo lo que aseveran? La respuesta es fácil: es mejor y más rentable pare ellos divulgar algo negativo sobre la hipnosis en los medios de comunicación que poner una denuncia que ni siquiera sería admitida a trámite, y de paso confunden al personal.

Más info: Centro de Hipnosis Profesional de D. Ángel Mateo en Valencia: http://www.centrodehipnosis.es/

One thought on “¿Por qué algunos psicólogos desprestigian la hipnosis clínica?

  1. Marcos Chamorro says:

    Estupideces e Ignorancia del mas alto nivel.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×