Tacos y guacamole “Princesa Donají”

2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 2 Flares ×

Un profesor de historia, Jeffrey Pikcher, autor del libro Planet Taco: a Global History of Mexican Food, cree que la palabra “taco”  posiblemente surgió de las minas de plata mexicanas durante el siglo 18. Entonces, los mineros, que usaban pocos explosivos para romper el mineral que extraían, envolvían pólvora con piezas de papel para realizar este trabajo. Por su semejanza con la envoltura, el taco tomó de ahí el nombre. Sin embargo, eran parte de la gastronomía prehispánica. Sean los tacos vegetarianos o no vegetarianos, siempre están ricos y son tan queridos en EEUU que tiene su día de celebración: el 4 de octubre, Día Nacional del Taco. 

Donají es el nombre de una famosa princesa zapoteca. Significa “Alma grande”. Para muchos es aquella que tiene el encanto y la atracción de ser amada por todos los que la rodean. Es la deseada y la que es complacida en sus esperanzas e inquietudes. 

En el estado de Oaxaca aprendí mucho. Hoy os comparto la receta de unos tacos muy sabrosos y sencillos de hacer. Y las instrucciones para conseguir un guacamole magnífico. Por cierto, ¡Hay que mancharse! ¿Os acordáis de la sentencia “apuntes manchados, apuntes aprobados”? Pues esta experiencia es la misma. Olvídate del protocolo, por lo que más quieras, y deja que la salsita de los tacos haga de las suyas y te pringue un poco… 

 

Ingredientes para 4-6 personas:

1 kilo de carne de ternera picada ( o sustitutos de la carne)

1 paquetito de bacón (si comes carne, claro). Añadirle champiñones es también una excelente idea.

1 cebolla grande (y media más si te encanta su sabor)

1 pimiento rojo

1 bote de salsa de soja (200 ml)

Aceite de oliva virgen extra (suave, tipo arbequina u hojiblanca)

1 manojo de cilantro (sé que tiene un sabor muy intenso y que no gusta a muchas personas, así que puedes sustituirlo por perejil)

Sal marina

 

Preparación:

Cortar la cebolla y el pimiento al gusto (yo las corto en trocitos medianos, ni grandes ni pequeños) y guardarlos en un cuenco bien tapado.

A fuego mediano:

Cortar el bacón en trozos medianos y echarlos a la olla para que se vayan poniendo doraditos. Cuando estén listos, verter en la olla la cebolla y el pimiento troceados y mover. Que las verduras se empapen del sabor del bacón. En este momento ya puedes abrir el bote de salsa de soja y ponerle un chorreoncito a la mezcla de la olla.

A fuego lento:

Ir añadiendo de a poquito trozos de carne picada y verter aceite de oliva generosamente. Muévelo todo  con calma pero constantemente para que carne, verduras, aceite y soja  se hagan una. Ya puedes añadirle el cilantro troceado (al gusto, porque el sabor del cilantro es intenso y quizá en exceso no le guste a alguien).

A fuego mediano:

En la fase final, la carne se va haciendo y tú solo tienes que ir añadiendo salsa de soja y aceite cuando veas que la mezcla necesita un poquito de lubricante. Recuerda que la sal puedes añadirla en cualquier momento. Lo bueno del aceite y la soja es que los tacos se quedan con una salsita impresionantemente buena que hacen que no estén secos sino sabrosos. Cuando vayas a servir la mezcla en la tortilla (os recomiendo tortillas de maíz azul), añádele esa salsita y ya verás…

Os dejo mi receta del Guacamole, imprescindible para acompañar estos tacos. Me la regaló una señora muy, muy mayor en un pueblito se la Sierra Mazateca alejado de la mano del hombre…

 

Ingredientes: 

4 Aguacates maduros

Dos o tres limas

Cilantro bien picadito

La mitad de un diente de ajo (lo más picado posible)

1 cucharadita de aceite de oliva virgen (la seño le puso aceite de girasol)

Picadito de cebolla y tomate,

Sal marina (esto es añadido mío. La sal refinada es nefasta para la salud)

Añadir chile habanero o jalapeño en trocitos si aguantas bien el pique.

 

Preparación:

Mezclamos todos los ingredientes hasta que consideremos oportuno, excepto el tomate y la cebolla picaditos, que van en la superficie del cuenco donde sirvamos el guacamole. Fundamental, triángulos de  maíz (sin sabores añadidos) o similares para disfrutar el rico manjar.  Si además escuchamos rancheras del maestro  Vicente Fernández, pues mejor que mejor…

¡¡A comer!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Os dejo el enlace a una entrevista que le hicieron a Déborah Holtz, la conocida editora del libro “La Tacopedia: enciclopedia del taco“.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 2 Flares ×