Acné

Arcilla verde para enfermedades de la piel y blanca para la gastritis

Arcilla en Egipto para curar a los faraones y momificar los cuerpos; en Grecia, para afecciones de la piel e incluso contra la peste. Los geófagos (comedores de tierra) y las embarazadas que la toman ya nos indican que la arcilla alimenta y cura. El abate Kneipp usó la arcilla para curar a los animales y trató con éxito  la fiebre aftosa. Y en la I Guerra Mundial ¡arcilla con mostaza para combatir la disentería!

El Dr. Rafael Méndez Cobos, colaborador Buenasterapias, nos habla de las múltiples bendiciones de la Arcilla y comparte con nuestros lectores recetas sencillas para aliviar muchos trastornos que nos aquejan a diario. Descubrirás para qué sirve beber el agua de arcilla blanca… ¡Visita la web del Dr. Cobos!

 

Imagen del Dr. Rafael Méndez Cobos. Colaborador Buenasterapias. Arcilla verde. Acné. Gastritis

Dr. Rafael Méndez Cobos. La Arcilla

 

La arcilla es un producto de la tierra con propiedades terapéuticas y cosméticas excepcionales. Existen diferentes tipos con usos e indicaciones diversas. Unas de las propiedades que caracteriza a la arcilla es su estructura, que la dota de una superficie activa muy grande.

Comparada con el cuarzo, cuya superficie exterior es de un centímetro cuadrado por gramo de materia, la arcilla, que es un silicato, presenta una superficie sinuosa que puede alcanzar los mil metros cuadrados por gramo. De cuatro a cinco gramos de arcilla bastarían para cubrir un campo de fútbol. Posee también una gran capacidad de absorción; esta capacidad filtra entre todas las sustancias aquellas que resultan dañinas o tóxicas para el organismo. Ejerce una acción ligeramente mineralizante, reequilibra la acidez (de la piel) y ayuda a la cicatrización por medio del silicato de aluminio que contiene.

En Egipto se empleaba la arcilla, purificadora y antiséptica, para momificar los cuerpos. Los griegos la utilizaban para las afecciones de la piel e incluso contra la peste. Hemos oído hablar de los geófagos (comedores de tierra) de las Indias, del Sudán y de América latina y de las mujeres embarazadas que comen tierra para satisfacer sus deseos y porque creen que fortalecerá a su bebé. La tierra de las termiteras (refugios que construyen las termitas) es un remedio infalible para las infecciones intestinales en Filipinas… El abate Kneipp usó la arcilla para curar a los animales y trató con éxito  la fiebre aftosa. Luego la aplicó con los hombres y en determinados casos.

La arcilla se emplea por fuera y por dentro tanto en hombres como en animales. En la I Guerra Mundial los servicios sanitarios recetaban a los combatientes franceses aquejados de disentería tomar arcilla con mostaza, controlando así esta plaga. En las filas rusas la disentería se trataba con una taza de 200 gramos de arcilla en polvo por día.

 

La arcilla cura. Arcilla verde. Arcilla blanca. Rafael Méndez Cobos. Buenasterapias

Afecciones que pueden tratarse con arcilla

 

La arcilla se presenta bajo diferentes colores: amarilla, roja, blanca, morena, azul, gris o verde. Nos centramos en la verde (y rosa), ideales para los cuidados de la belleza y de la piel en general y en la blanca (caolín), que usaremos en gastritis, úlceras y gases intestinales.

Las cataplasmas de arcilla verde  son un útil y antiquísimo remedio para aliviar los dolores. Para ello haremos lo siguiente: pondremos arcilla verde en un recipiente no metálico y lo dejaremos reposar unas horas; cuando esté como una pasta para modelar, la aplicaremos sobre las zonas dolorosas (neuralgias, calambres, heridas no infectadas, quemaduras). Si se trata de un resfriado o de un tratamiento de revitalización (para los riñones o durante la menstruación) se aplicará caliente.

Para las lesiones y enfermedades de la piel la arcilla es muy recomendable.

 

Mascarilla de arcilla verde. Acné. Piel grasa. Buenasterapias

Mascarilla de arcilla verde. Acné. Piel grasa. Imagen: trendenciashombre.com

 

Si padece acné prepare una pasta de arcilla como si fuera a hacer una cataplasma. Moje un pincel blando en la mezcla y píntese con él la zona enferma, una vez trascurridos treinta minutos, enjuáguese y vierta sobre la misma zona un poco de zumo de limón. Para hidratar utilice yogur natural. Ayudando a este tratamiento ingiera una o dos cucharaditas diarias de arcilla en ayunas o antes de las comidas. Este mismo tratamiento descrito es igualmente válido para eccemas y erupciones. Si tiene picazón (prurito) aplíquese una pomada preparada con arcilla y leche de almendras dulces o aceite de oliva.

Por su parte, la arcilla blanca (silicato de aluminio hidratado) está compuesta de caolín puro, sin ninguna impureza ni arena. Su nombre viene del chino kao (alta) yling (colina), ya que fueron los chinos los que encontraron por primera vez este tipo de arcilla natural. Su indicación principal es para uso interno:

contrarresta la acidez estomacal en gastritis, predisposición a úlceras duodenales y gases intestinales. Con el uso de la arcilla blanca disminuye la agresividad propia de la hiperacidez y se equilibra enzimáticamente la mucosa digestiva, ahí donde estuviese más dañada. Se utiliza también como desintoxicante y como desinfectante. Por último, ejerce una acción reguladora de las glándulas endocrinas (tiroides, suprarrenales, sexuales) y absorbe las radiaciones nocivas.

 

¿Cómo la utilizo y en qué dosis?

Se recomienda poner una cucharadita de arcilla blanca colmada en medio vaso de agua, moverla bien con una cuchara de madera, no metálica y dejarla reposar una hora. Entonces bebemos el agua sin necesidad de tener que tomar el poso formado en el fondo del vaso. El agua de arcilla blanca debe tomarse por las mañanas en ayunas y antes de dormir por las noches. Está contraindicado si se toma parafina o se ha tomado, puesto que puede provocar oclusión intestinal. También contraindicado en casos de hipertensión arterial severa, en estreñimiento crónico y con tratamientos homeopáticos.

 

BT: Te dejamos una receta casera de Yolanda Jordán, autora del libro Tu Bebé, libre de tóxicos,  para elaborar una pasta de dientes con arcilla blanca (propiedades antisépticas, antiinflamatorias y astringentes):

Ingredientes:
  • 1 cucharada de tomillo, 1 cucharada de salvia, 3 cucharadas de arcilla blanca, 2 gotas de aceite esencial de menta, 1 pizquita de sal

Pasos:

  1. Pon a calentar 1/4 de litro de agua en un cazo.
  2. Añade una cucharada pequeña de salvia y otra de tomillo y déjalo hervir durante 5 minutos.
  3. Cuela la infusión.
  4. En un vaso aparte mezcla 2 cucharadas de la infusión resultante con 3 cucharadas de arcilla blanca y 2 gotas de esencia de menta y la pizca de sal.
  5. Mezcla bien con una cuchara hasta que quede una crema uniforme. Si queda un poco líquida puedes ir añadiendo arcilla hasta obtener la consistencia deseada.

Conservación: En un tarro pequeño de vidrio en el frigorífico. Dado que no tiene conservantes, por seguridad, hay que consumirla pronto.

Con este vídeo sabrás aplicar correctamente una mascarilla de arcilla, aprovechando también los beneficios de añadirle al agua algunas tisanas. Recordarte que puedes hacerte la mascarilla con agua de mar -rica en minerales- multiplicando los beneficios de la misma.

 

Oligoterapia: ¿cómo te cuidan el cobre, el oro y la plata?

El oro (E-175) y la plata (E-174) son empleados como aditivos alimentarios y su sabor es neutro. Chefs famosos los  emplean para presentar sus selectas creaciones culinarias. Y no, ¡no estamos en una joyería! ¡Es que tienes oro, plata y cobre en tu cuerpo  y te ayudan a mantenerte en forma y a que puedas sentirte bien física, emocional e intelectualmente hablando!  Los oligoelementos son metales que se encuentran en cantidades muy pequeñas en el organismo. El trío cobre-oro-plata regula tu sistema inmunitario, estimula tu capacidad intelectual, mejora el estado de ánimo y aumenta la resistencia al cansancio y al ejercicio. El Dr. Rafael Méndez Cobos, en este artículo de colaboración, nos introduce en el sorprendente  mundo de los oligoelementos.

 

Dr. Rafael Méndez Cobos

 

Los oligoelementos son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Son metales y son imprescindibles para el correcto funcionamiento de las células y de los procesos orgánicos de los seres vivos. Comer alimentos ecológicos te garantiza el aporte correcto de oligoelementos.

A finales del siglo XIX fue Gabriel Bertrand, biólogo francés, el que  demostró lo necesarios que son los oligoelementos para el crecimiento y la reproducción, porque  intervienen en distintos procesos con enzimas y otras sustancias.  El primer oligoelemento que estudió  fue el manganeso, que desempeña el papel de enzima (utilizando el oxígeno del aire como substrato). Como consecuencia de su descubrimiento, concibió la idea de que los metales encontrados en cantidad ínfima en el organismo debían desempeñar un papel esencial en los seres vivos.

Jacques Menetrier, en el año 1932, apoyándose en las investigaciones de Gabriel Bertrand, confirmó y profundizó en el papel que juegan los oligoelementos en tu cuerpo, y demostró que su carencia provoca trastornos y enfermedades.

Los oligoelementos principales o diatésicos, constituyen el grupo más relevante, ya que se relacionan con los “terrenos humanos “ o diátesis, que es la tendencia a desarrollar enfermedades específicas. Existe la diátesis I (hipertónica) relacionada con el manganeso (Mn); la diátesis II (distónica), relacionada con el manganeso-cobre (Mn-Cu);  la diátesis III (diatónica), relacionada con el manganeso-cobalto (Mn-Co);  la diátesis IV (anérgica), relacionada con el cobre-oro-plata y la diátesis V (síndrome de desadaptación) relacionada con el zinc-cobre y zinc-níquel –cobalto.

 

¿Qué ocurre si tenemos carencia de cobre-oro-plata en el organismo?

 

  • Características intelectuales y psicológicas: falta de vitalidad, depresión, obnubilación, indecisión voluble, falta de memoria y concentración.

 

  • Comportamiento fisico: Cansancio continuo, ninguna autodefensa física y moral, laxitud general, insomnio, pesadillas nocturnas, angustia.

 

  • Predisposición a las enfermedades: escoliosis, fiebre, reuma grave, poliartritis, infecciones agudas y crónicas, infecciones reincidentes, degeneración de tejidos, senectud global.

 

El objetivo de la oligoterapia  es restablecer las funciones metabólicas, atascadas por el suministro de activadores de elevada biodisponibilidad (hidratos de carbono,  grasas, proteínas y toxinas). E insisto en la importancia de integrar en nuestra dieta frutas, verduras y cereales ecológicos, ya que llegan de la huerta a la mesa con todo su poder nutritivo intacto. Recordaros que el uso de pesticidas y herbicidas contaminan la tierra en la que cultivamos y merma significativamente la cantidad de minerales, vitaminas y oligoelementos que estos poseen.

Los oligoelementos tienen acción reguladora y equilibradora, y se aplican al conjunto del caso clínico, tanto a los síntomas psíquicos como físicos que pueda presentar un usuario o paciente.

 

¿En qué casos está indicado el empleo del cobre -oro-plata?:

 

– Infecciones agudas severas y recidivantes, resistente al tratamiento con antibiótico.

– Alteraciones óseas: artrosis, reumatismos, poliartrosis reumática y enfermedad de Paget.

– Alteraciones de la piel, acné, furunculosis e impétigo.

– Accesos febriles inexplicables o periódicos.

– Alteraciones digestivas: rectocolitis hemorrágicas, fístulas, enfermedad de Crohn.

– Déficit del sistema inmunitario, leucemia Hodking, cáncer.

 

¿Qué alimentos contienen cobre?

 

imagen de panes hechos con cereales integrales

Pan con cereales integrales. Imagen cedida por Paco Aznar

 

Vísceras, cacao, nueces, pimienta, levadura de cerveza, chocolate, germen de trigo, ostras, mejillones, carnes, cereales integrales, frutos secos y legumbres.

¿Dónde encontrar cobre-oro-plata?

En el agua del mar, en la mayoría de los champiñones silvestres y como fórmula homeopática.

 

Más info sobre nuestro colaborador. Entrevistas Buenasterapias al Dr. Méndez Cobos:

 

  • Título: “Leche de vaca y Osteoporosis

http://www.buenasterapias.es/archives/1187

  • Título: “Mpapa: fórmula 100% andaluza que elimina en 45 minutos las intoxicaciones etílicas

http://www.buenasterapias.es/archives/597

 

 

Recetas con arcilla verde, rosa y blanca

¿Qué arcilla necesitas? ¿La verde, la rosa o la blanca?

El Dr. Rafael Méndez Cobos, colaborador Buenasterapias, nos habla hoy de las múltiples bendiciones de la Arcilla y comparte con nuestros lectores recetas sencillas para aliviar muchos trastornos que nos aquejan a diario. Descubrirás para qué sirve beber el agua de arcilla blanca…

 

La arcilla es un producto de la tierra con propiedades terapéuticas y cosméticas excepcionales. Existen diferentes tipos con usos e indicaciones diversas. Unas de las propiedades que caracteriza a la arcilla es su estructura, que la dota de una superficie activa muy grande.

Comparada con el cuarzo, cuya superficie exterior es de un centímetro cuadrado por gramo de materia, la arcilla, que es un silicato, presenta una superficie sinuosa que puede alcanzar los mil metros cuadrados por gramo. De cuatro a cinco gr. de arcilla bastarían para cubrir un campo de fútbol. Posee también una gran capacidad de absorción; esta capacidad filtra entre todas las sustancias aquellas que resultan dañinas o tóxicas para el organismo. Ejerce una acción ligeramente mineralizante, reequilibra la acidez (de la piel) y ayuda a la cicatrización por medio del silicato de aluminio que contiene.

 

Existen tres tipos de arcilla diferente: la verde, la rosa, y la blanca. La arcilla verde y la rosa la utilizaremos para los cuidados de la belleza y de la piel en general, mientras que la blanca (caolín) la usaremos en alergias.

 

Las cataplasmas de arcilla verde  son un útil y antiquísimo remedio para aliviar los dolores. Para ello haremos lo siguiente: pondremos arcilla verde en un recipiente no metálico y lo dejaremos reposar unas horas; cuando esté como una pasta para modelar, la aplicaremos sobre las zonas dolorosas (neuralgias, calambres, heridas no infectadas, quemaduras). Si se trata de un resfriado o de un tratamiento de revitalización (para los riñones o durante la menstruación) se aplicará caliente.

Para las lesiones y enfermedades de la piel la arcilla es muy recomendable.

Si padece acné prepare una pasta de arcilla como si fuera a hacer una cataplasma. Moje un pincel blando en la mezcla y píntese con él la zona enferma, una vez trascurridos treinta minutos, enjuáguese y vierta sobre la misma zona un poco de zumo de limón. Para hidratar utilice yogur natural. Ayudando a este tratamiento ingiera una o dos cucharaditas diarias de arcilla en ayunas o antes de las comidas. Este mismo tratamiento descrito es igualmente válido para eccemas y erupciones. Si tiene picazón (prurito) aplíquese una pomada preparada con arcilla y leche de almendras dulces o aceite de oliva.

Por su parte, la arcilla blanca (silicato de aluminio hidratado) está compuesta de caolín puro, sin ninguna impureza ni arena. Su nombre viene del chino kao (alta) y ling (colina), ya que fueron los chinos los que encontraron por primera vez este tipo de arcilla natural. Su indicación principal es para uso interno:

 

contrarresta la acidez estomacal en gastritis, predisposición a úlceras duodenales y gases intestinales. Con el uso de la arcilla blanca disminuye la agresividad propia de la hiperacidez y se equilibra enzimáticamente la mucosa digestiva, ahí donde estuviese más dañada. Se utiliza también como desintoxicante y como desinfectante. Por último, ejerce una acción reguladora de las glándulas endocrinas (tiroides, suprarrenales, sexuales) y absorbe las radiaciones nocivas.

 

¿Cómo la utilizo y en qué dosis?

Se recomienda poner una cucharadita de arcilla blanca colmada en medio vaso de agua, moverla bien con una cuchara de madera, no metálica y dejarla reposar una hora. Entonces bebemos el agua sin necesidad de tener que tomar el poso formado en el fondo del vaso. El agua de arcilla blanca debe tomarse por las mañanas en ayunas y antes de dormir por las noches. Está contraindicado si se toma parafina o se ha tomado, puesto que puede provocar oclusión intestinal. También contraindicado en casos de hipertensión arterial severa, en estreñimiento crónico y con tratamientos homeopáticos.