Ana Belén Girón Fernández

Reflexología podal y trastorno de ansiedad

¿Sabes dónde está ubicada la zona del plexo solar en tu pie?  El plexo no es un lugar cualquiera; es el espacio mágico donde habitan tus miedos, tensiones, sustos, ansiedad, nerviosismo… ¿Cuál es la diferencia entre ansiedad adaptativa y trastorno de ansiedad? ¿Cómo se trabaja desde la reflexología podal este trastorno?  Ana Belén Girón es psicóloga y naturópata. En este artículo de colaboración espontáneo nos ayuda a entender qué le ocurre al cuerpo bajo una ansiedad intensa y prolongada y cómo mejorar tu estado de salud a través de los pies.

 

AMAPAPODALCARA

Ana Belén Girón Fernández, psicóloga y naturópata

 

 

El término ansiedad es muy utilizado hoy día en nuestra sociedad. Muchas personas en algún momento de sus vidas se ven aquejadas de síntomas que describen un trastorno emocional. Sin embargo, no todo el mundo tiene un trastorno de ansiedad.

Es importante diferenciar la ansiedad adaptativa del trastorno de ansiedad.

La ansiedad adaptativa o fisiológica es un mecanismo de defensa frente a amenazas de la vida diaria que se pone en marcha ante una circunstancia ambiental, por ejemplo el ataque de un perro. Esta función adaptativa mejora nuestro rendimiento y el componente somático es leve, propio de la respuesta de huida de nuestro organismo.

En el lado opuesto se encuentra el trastorno de ansiedad, que es un mecanismo que se activa sin una causa aparente de peligro y la reacción fisiológica puede bloquear la respuesta adaptativa de nuestro cuerpo, provocando un empeoramiento del rendimiento, por ejemplo sufrir una hiperventilación mientras vemos un programa de televisión. Las personas que lo sufren demandan de atención médica o psicológica.

Las exigencias del ambiente pueden hacernos sentir amenazados, oprimidos y forzados a llevar una vida rápida donde síntomas de ansiedad/estrés pueden aparecer en cualquier momento.

Agruparemos los síntomas de los trastornos de ansiedad en tres grupos diferenciados. En primer lugar los que pertenecen al grupo de síntomas psicológicos, en los que podemos encontrar miedos anticipatorios, preocupación excesiva, ideas recurrentes relacionadas con dichos miedos, negatividad ante soluciones, ausencia del tiempo presente y un largo etcétera.

En segundo lugar los síntomas físicos, que son los más persistentes en personas que sufren este tipo de trastorno, se manifiestan de muchas maneras distintas. Encontraríamos trastornos intestinales, sequedad de boca, oclusión o cierre de la glotis, hiperventilación, aumento de la frecuencia cardiaca, sudoración, molestias menstruales, dolores de cabeza, erupciones en la piel, temblores, etcétera. A éstos dedicaremos una especial atención ya que pueden provocar un diagnóstico impreciso o incluso erróneo.

Los trastornos del sueño, obsesiones, apatía y síntomas depresivos podríamos agruparlos en un tercer grupo más generalizado.

La Reflexología podal es una herramienta para reducir éstos síntomas de manera eficaz. Como hemos comentado anteriormente, los síntomas físicos son los más persistentes en cualquier trastorno emocional. Pero, por ejemplo ¿cómo relajamos “la glotis”? Se suelen utilizar ejercicios mentales de relajación, aunque en ocasiones la afluencia de pensamientos en estos trastornos es tan grande que hace imposible la concentración. Para ello podemos actuar de manera refleja, es decir, a través del mapa podal en el que están recogidas todas las áreas de nuestro cuerpo.

 

AMAPAPODAL

Mapa podal

 

 

Algunos de los puntos y sistemas importantes que debemos tener en cuenta para abordar los síntomas del trastorno de ansiedad serían los siguientes:

Comenzaríamos con la secuencia Riñón-Uréter-Vejiga para estimular la diuresis y así aseguramos una correcta eliminación de toxinas.

Continuaríamos con el Plexo Solar que es un haz de fibras nerviosas que está relacionado con la inervación de estructuras como el esófago, estómago, duodeno, intestino delgado, colon, páncreas, bazo, hígado y sistema biliar, ovarios y fondo uterino… El plexo está especialmente vinculado con nerviosismos, miedos, tensiones, ansiedad, preocupaciones, sustos o todo tipo de impresiones. Si la somatización se canaliza a través de este haz de fibras nerviosas afectará a las funciones en las que interviene.

Durante el masaje podemos trabajar el sistema muscular. Recordemos que las emociones se somatizan a través del sistema nervioso dando lugar a contracciones musculares, las famosas y molestas contracturas.

Otro sistema importante a tener en cuenta sería el respiratorio. En los trastornos de ansiedad el control de la respiración es primordial. Ante una situación de peligro, la persona con ansiedad centra su atención en el elemento amenazante y en ese momento pueden darse dos opciones: por un lado que el shock provoque un corte en la respiración o por otro lado que aparezca una respiración entrecortada y rápida con el consiguiente aumento de la frecuencia cardiaca. En ambos casos la consecuencia es una falta de oxigenación y esto puede provocar mareo, visión borrosa, hormigueo en distintas zonas del cuerpo, entre otros síntomas característicos del trastorno de ansiedad.

Al realizar el masaje, el ritmo respiratorio se relaja provocando así una buena oxigenación y la sensación de bienestar, de la que es consciente el usuario, permitirá que en situaciones futuras se centre la atención en la respiración en vez de en el elemento amenazante. Asociar sensaciones de bienestar con situaciones concretas ayuda a trabajar la anticipación en casos de trastorno por ataque de pánico o ansiedad.

No debemos olvidar que muchos de los síntomas que aparecen en los trastornos de ansiedad suelen estar relacionados con el sistema digestivo, por eso es tan complicado hacer un diagnóstico. Las consultas están llenas de personas que visitan a los profesionales de la salud por problemas de aerofagia, acidez estomacal, dispepsia, estreñimiento, entre otros, cuando en el fondo el desencadenante es un trastorno emocional. Por eso trabajar el sistema digestivo con reflexología trata estos síntomas de manera refleja favoreciendo la mejora.

A estos sistemas podemos añadir una gran cantidad de puntos según los síntomas de la persona. Por ejemplo, dentro del sistema hormonal tenemos la glándula pineal que a través de la melatonina regula los ciclos de sueño/vigilia y la masajearíamos para tratar los síntomas de insomnio. La glándula tiroides que en reflexología se utiliza en personas con trastornos emocionales o cansancio crónico y las glándulas suprarrenales relacionadas con las hormonas adrenalina y noradrenalina, que regulan las situaciones de estrés.

En último lugar tendríamos en cuenta puntos relacionados con el sistema nervioso como sien-nervio trigémino, que está indicado en migrañas e insomnio, o cuello que se trabaja para las sensaciones de mareo. A parte de otros muchos puntos que podríamos añadir a la sesión dependiendo de la sintomatología y el estudio previo del usuario.

¿Qué efectos tiene la reflexología sobre este trastorno?

En primer lugar, conseguir un estado de relajación generalizado después del masaje ayudará a la persona a ver su situación desde otro punto de vista. No olvidemos que el nivel de estrés/ansiedad prolongado en el tiempo provoca mucha confusión mental y es en ese momento cuando comienzan a aparecer la bajada de autoestima y los pensamientos de tristeza relacionados con la creencia de que el trastorno nunca va a terminar. En segundo lugar, el masaje reflexológico aporta conocimientos sobre fisiología al usuario, lo que le proporcionará seguridad en la comprensión y aceptación de sus síntomas.

Con el uso de la reflexología aportamos una perfecta combinación: relajación y reducción de estrés más comprensión y mejora de los síntomas.

Ana Belén Girón Fernández