Aromaterapia afrodisíaca

Cristaloterapia: la vibración de los cristales sanadores

Los minerales están vivos y quieren cuidarte. Un mineral verde «alimenta» al chakra del Corazón y es bueno para aprender a quererte. Un mineral azul cuida de tu chakra de la garganta, ayudándote a expresar tu Verdad. ¿De qué colores son los minerales que más te llaman la atención ahora? ¿Cuál es la manera más eficaz de llevarlos y obtener sus vibraciones amorosas? ¿Qué color alimenta a cada chakra? Rosa Coronilla, colaboradora Bt, nos adentra hoy en el mundo de la cristaloterapia o gemoterapia.

 

ColaboradoraBT_Rosa_Coronilla

Rosa Coronilla trabaja con aromaterapia, gemoterapia, bioenergética y terapia floral

 

 

Cuando las piedras nos pueden ayudar en nuestro camino ellas llegan a nuestras vidas como por casualidad. Nos llaman, no las buscamos con la mente racional, sino que son los propios cristales y nuestra parte intuitiva los que eligen por nosotros. Si nos gustan las piedras verdes o las rosas es porque el chakra del corazón (el que rige el amor que nos damos a nosotros mismos y el que damos y recibimos) las necesita para sanar. Y si de pronto se te van los ojos a todas las piedras azules es que necesitas calmarte y curar tu chakra de la garganta y la expresión de tu verdad.

Y cuando ya han hecho su trabajo, discretamente se retiran de nuestra vida. Ya no sentimos que debamos llevarlas encima, se pierden o se rompen.

Vienen del corazón de la tierra y son rayos de luz encapsulados para servir a nuestro bienestar. Las culturas ancestrales, las que vivían en equilibrio y perfecto respeto con la naturaleza y mantenían una relación sagrada con la Tierra, se valían de los cristales como las medicinas que son. Los chamanes de los distintos pueblos fueron los pioneros de la terapia con cristales y de ellos nos llega el conocimiento sobre el poder de los minerales más conocidos. Los arqueólogos lo han demostrado así sacando a la luz diferentes lotes de piedras atribuidas directamente al trabajo de los chamanes. La piedra Boji (o piedra de los chamanes) es el más afamado mineral de estos magos de la tierra.

 

imagen de piedras boji

Piedras Boji. Imagen: astrologia.wikia.com

 

Las leyendas sobre la Atlántida nos cuentan que cuando aquella avanzada civilización cayó presa del abuso de poder y la codicia, los más sabios codificaron todo el conocimiento alcanzado en grandes cuarzos, que fueron sepultados luego en las entrañas del planeta para que pudieran recuperarse en una era más luminosa para la humanidad. Bien pudiera ser ahora ese momento de luz por más que parezca que repetimos la oscuridad que asoló la Atlántida.

Aunque hay cientos de terapias que aprovechan este legado de la madre tierra, la más sencilla y asequible forma de usarlos es portarlos con nosotros lo más cerca posible del corazón en forma de colgantes u otros complementos, dejándonos guiar por nuestra brújula interna a la hora de seleccionarlos.

Para los que quieran profundizar en la medicina de los cristales recomendamos su utilización siguiendo los colores y vibraciones de los centro energéticos del cuerpo (chakras). Con manejar unas pocas nociones prácticas, podemos disolver muchos bloqueos sólo colocando piedras planas en los siete vórtices energéticos, situados a lo largo de la columna vertebral.

Cada chakra presenta un color según su vibración (rojo, naranja, amarillo, rosa, azul, índigo y violeta) y los cristales de estos mismos tonos logran que el centro energético correspondiente se armonice tan solo poniéndolo sobre el mismo durante veinte minutos.

Cada chakra rige la salud de determinados órganos físicos porque los alimenta energéticamente, y se corresponde además con un nivel de conciencia y aprendizaje. De esta forma, podemos portar minerales de uno u otro color según la enfermedad física que padezcamos, además de apoyarnos en ellos por problemas emocionales o mentales. Por ejemplo, si tenemos algún problema que afecte al sistema reproductor, nos ayudarán las piedras naranjas como la cornalina. A nivel emocional, esta vibración concreta nos conectará con la vitalidad y las ganas de vivir.

 

image

Imagen cedida por Dos Rosas Terapias Naturales

 

Especialmente armonizador es el cuarzo rosa, la piedra del amor, también muy recomendable para niños. Para los más pequeños y también para los mayores es especialmente efectiva el ojo de tigre, cuyos preciosos tintes amarillos y ocres nos aportarán un escudo de protección energética. Es además una de las piedras del tercer chakra, que manda en el sistema digestivo y nos ayuda a desarrollar el valor y la autoestima. También es interesante tener a mano los cristales verdes, que se asocian a la sanación y se aplican ante cualquier tipo de dolencia.

Toda la familia de los cuarzos, que además son baratos, resistentes y fáciles de limpiar, será una gran aliada para nuestra salud. El cuarzo cristal está considerado dentro de esta familia el gran canalizador energético. Nos ayudará a mantener en buen tono nuestro sistema inmunólogico y nos aliviará dolencias como la fiebre o los procesos inflamatorios, además de calmarnos a nivel psíquico y emocional. Y del más clásico de los minerales podemos pasar a experimentar con uno de los más recientes regalos de la madre tierra, la llamada shunguite.

Este mineral negro se ha revelado como un potente aspirador energético capaz de absorber y limpiar cualquier energía perjudicial para el ser humano, lo que mejora cualquier patología física o emocional.

Las joyas multicolor del corazón de la tierra pueden convertirse así en nuestro botiquín, en una forma de medicina energética que nos equilibra y nos protege. Vienen en nuestro auxilio para ayudarnos a vivir lo que no toca activando las fuerzas que necesitamos en cada momento. Y todo ello, con las mismas cualidades del resto de los tesoros de la naturaleza como los aceites esenciales o los remedios florales. Es decir, sin contraindicaciones, amorosamente y respetando siempre el ritmo sagrado de nuestro aprendizaje.

Si te apetece formarte con Rosa Coronilla, impartirá en Mairena del Aljarafe un Taller de Cristales Sanadores el lunes 16 de febrero de 17:00n a 20:00 horas en Dos Rosas. Contacto: 662 678 690/rosa@dosrosas.es

Más artículos de Rosa en Buenasterapias:

Título: “Aromaterapia afrodisíaca y masaje erótico: canela, ylang ylang y sándalo

http://www.buenasterapias.es/archives/8229

Título: “¿Qué es y cómo funciona en niños y adultos la Nueva Terapia Floral?

http://www.buenasterapias.es/archives/8888

Entrevista Bt: Título: “El péndulo hebreo: potente instrumento de sanación y limpiezahttp://www.buenasterapias.es/archives/6591

Aromaterapia afrodisíaca y masaje erótico: canela, ylang ylang y sándalo

¡Sexo con esencia, sexo con conciencia! Que la rutina mata, lo sabemos todos. Y que el buen sexo nos aporta alegría y energía para el día a día también. Nuestra nueva colaboradora, Rosa Coronilla, te ofrece un plan aromático ideal para una velada llena de sensaciones placenteras.

Que la llama de la pasión sexual prenda depende de la conexión de los amantes, pero la naturaleza y sus aromas nos echan una buena mano para que nos conectemos a la energía apropiada y vivamos la experiencia con los sentidos potenciados y con conciencia. Convertir un encuentro íntimo en un ritual amorosamente premeditado añadirá una intención que dejará fuera de juego al mayor enemigo del buen sexo: la rutina. Predispuestos ya como estamos a pasar una velada especial, la aromaterapia, los aceites esenciales de las plantas, tienen un buen arsenal afrodisíaco para la ocasión.

El olfato es el sentido más conectado a las evocaciones y las emociones, por eso no encontraremos mejores aliados que los buenos aromas para anclar un recuerdo imborrable. Pero las esencias afrodisíacas, además, a través de los olores y aplicadas sobre la piel despiertan en canal nuestra sensualidad. Y si los aceites esenciales más estimulantes, mezclados con aceites vegetales, se aplican como masaje erótico durante el propio encuentro sexual transformaremos cada relación en un acontecimiento extraordinario.

¿Manos a la obra? Cubramos entonces nuestro cuerpo y nuestra casa de las fragancias más ardientes. La canela es uno de los aceites esenciales más reconocidos en el botiquín erótico ya que induce en el cerebro sensaciones placenteras. Es la fragancia ideal para ambientar el espacio físico del encuentro con velas aromáticas o incienso de canela. Pese a su potencial seductor, esta esencia sólo debemos usarla por vía olfativa y nunca en contacto directo con la piel, ya que tiene elementos que pueden provocar reacciones alérgicas.

 

imagen de botes de aceite de dos rosas

Aceites, minerales e inciensos en Dos Rosas

 

No es el caso de otros tres grandes afrodisíacos naturales: el jazmín, el ylang ylang y el sándalo, cuyas esencias pueden aplicarse en la piel en la dosis adecuada y disparar todos nuestros sentidos. El jazmín, una esencia preciosa y cara de conseguir, es conocido por sus efectos hipnóticos y estimulantes de la sensualidad. Es una llave para abrir las puertas de lo femenino y llevarlo a su máxima expresión. Más al alcance de todos los bolsillos está el ylang ylang, una esencia de aroma exótico muy utilizado en zonas del planeta como la India. Las novias de este país acuden a su noche de bodas con unas gotas de esta fragancia en el pubis para alimentar su deseo sexual y el de su pareja. Es el afrodisíaco femenino por excelencia de la misma forma que el sándalo lo es de lo masculino.

Cuando los aceites esenciales, diluidos en aceites vegetales o cremas, son masajeados sobre la piel son capaces de atravesar todas las capas de la epidermis y llegar al torrente sanguíneo, además de llegar directamente al cerebro por vía olfativa. Esta doble acción explica sus efectos cosméticos, medicinales o estimulantes de diferentes sensaciones a los pocos minutos de la aplicación, aunque el tiempo depende del tipo de esencia.

En nuestro caso, la mejor opción es preparar una mezcla de aceite de almendra, que actuará como base, y un número determinado de gotas de esencia de ylang ylang, sándalo o jazmín. La dosis más adecuada es poner en un envase la mitad de gotas que de mililitros de aceite de almendra. Por ejemplo, en cien mililitros de aceite vegetal podemos añadir hasta 50 gotas de aceite esencial de ylang ylang. Otra opción es adquirir esta combinación ya preparada en establecimientos especializados. Ejemplo de ello es el Aceite Afrodisíaco que elaboramos en Dos Rosas Terapias Naturales, que contiene esencias de ylang ylang y sándalo.

Cualquiera de estas dos mezclas podemos aplicarlas en todo el cuerpo en forma de hidratante después de la ducha y antes de nuestra velada romántica. Pero sus efectos estimulantes serán mucho mayores si usamos estos productos como lubricante o para masaje erótico durante la propia relación íntima, lo que permite introducir el juego y todas sus posibilidades en el encuentro sexual.

La sutilidad de los aromas y la percepción agudizada de los sentidos que se consigue con ellos inducen a una sexualidad de ritmo más pausado y mucho más anclada en la conciencia del momento. El tacto y el olfato toman el protagonismo y nos regalan sensaciones más intensas y profundas y una comunicación más plena con nuestra pareja. Es un plato que merece el fuego lento.

 

Más artículos de Rosa en Buenasterapias:

Entrevista Buenasterapias a Rosa Coronilla titulada «El péndulo hebreo, potente instrumento de sanación y limpieza«:

http://www.buenasterapias.es/archives/6591

Título: “Cristaloterapia, la vibración de los cristales sanadores»

http://www.buenasterapias.es/archives/9619

Título: “¿Qué es y cómo funciona en niños y adultos la Nueva Terapia Floral?

http://www.buenasterapias.es/archives/8888