ascaris

Terapia Clark. La esquizofrenia, sobrecarga de tóxicos y patógenos en el organismo

¿Qué alimentos no debe consumir una persona con esquizofrenia? ¿Qué suplementos alimenticios necesitaría? «La esquizofrenia – al igual que otras enfermedades mentales- no es una cuestión genética, aunque esta pueda influir. No aparece porque los individuos compartan genes sino porque han compartido durante años, casa, colegio, alimentos, agua…, es decir, unos tóxicos y unos patógenos presentes en el mismo entorno de vida y relación». Así lo afirma nuestro entrevistado D. Ignacio Chamorro. Es Director del Instituto Clark España desde 2004, doctor en naturopatía y nutricionista ortomolecular. Se formó directamente con la Dra. Hulda Clark en México.

 

imagen de ignacio chamorro balda, terapia clark, hulda clark, esquizofrenia, enfermedades mentales, instituto clark

D. Ignacio Chamorro. Terapia Clark. La esquizofrenia, sobrecarga de tóxicos y patógenos en el organismo

 

BT: D. Ignacio, la Dra. Clark, creadora de la terapia que lleva su nombre, afirmaba que, para estar saludables, primero hay que eliminar los diferentes tóxicos presentes en el organismo y erradicar todos los patógenos (parásitos, bacterias, virus u hongos)…

imagen de la doctora hulda clark, terapia clark

Dra. Hulda Clark

 

Efectivamente. Para la Dra. Clark la base de casi todas las patologías tiene dos orígenes: los tóxicos y los patógenos.

La esquizofrenia – y otras enfermedades mentales- no es algo genético, aunque la hayan padecido familiares cercanos (madre, madre, hermanos, etc.). No se hace presente porque compartan genes (aunque éstos puedan influir) sino porque comparten o han compartido durante años, la misma casa, colegio, porque han comido los mismos alimentos, bebido el mismo agua…, es decir, unos tóxicos y unos patógenos presentes en el mismo entorno de vida y relación.

Los genes pueden determinar nuestra capacidad mental pero no una patología en el cerebro. Los tóxicos son inmunosupresores, que favorecen la aparición de un “terreno” propicio para el desarrollo de patógenos (parásitos, bacterias, virus, hongos,…).

imagen de la portada del libro la curacion es posible, dra. hulda clark, terapia clark, entrevista buenasterapias, esquizofrenia

 

En su primer libro La cura para todas las enfermedades, que actualmente se llama “La curación es posible”,  la Dra. Clark hace referencia al origen y tratamiento de innumerables patologías, desde la artritis al cáncer, pasando por otras como la psoriasis, esclerosis múltiple, otitis, cistitis, infertilidades, etc.

La base del trabajo en la Terapia Clark es la eliminación de los diferentes tóxicos presentes en el organismo, y la erradicación de todos los patógenos, sean estos parásitos, bacterias, virus u hongos, causantes directos de la mayoría de las enfermedades.

Para limpiar de tóxicos el organismo, lo primero es descolapsar los principales órganos, detoxificando riñones, hígado e intestinos, que pese a que podamos pensar que están bien, lo habitual es tenerlos sucios, con lo cual el correcto funcionamiento orgánico se ve seriamente comprometido.

 

BT: ¿De qué herramientas se valía la doctora Clark -y se vale usted- para proceder a este trabajo de limpieza del organismo?

La Dra. Clark creó una determinada aparatología para sanar enfermedades:

  • El sincrómetro. Aparato que por resonancia detecta patógenos -virus, bacterias, parásitos y hongos- y tóxicos en el organismo. También sirve para testar intolerancias alimenticias.

 

imagen de un sincrometro. terapia clark. instituto clark. ignacio chamorro balda. entrevista buenasterapias. esquizofrenia. toxinas. patogenos

Sincrómetro. Terapia Clark. Esquizofrenia

  • El zapper. Este aparato emite un barrido de frecuencias que eliminan los patógenos del organismo. Al mismo tiempo nos aporta polaridad norte, que es la correcta para la salud, ya que cuando un órgano enferma, su polaridad se vuelve sur. Aunque se utilice el zapper de forma regular, la Dra. Clark aconseja realizar el recordatorio del desparasitante herbal, para llegar a zonas de difícil acceso, como el interior de los intestinos, ojos, oídos, testículos, abscesos dentales o el interior de las piedras del hígado y vesícula, donde se refugian los parásitos.
Imagen de un varizapper. terapia clark. instituto clark. ignacio chamorro balda. entrevista buenasterapias. esquizofrenia. toxinas. patogenos

Zapper. Terapia Clark. Esquizofrenia

 

  • Platos de zappeo. Los platos de zappeo se utilizan unidos al zápper, para dirigir los efectos positivos de éste a un órgano concreto (hígado, páncreas, sistema linfático, etc.). Al zappear un órgano aislado, a la vez que eliminamos los patógenos en él, también estamos recordándole su frecuencia vibratoria, ya que cada órgano sano tiene una frecuencia propia, que pierde cuando empieza a funcionar mal o a enfermar.
  • Zapicador de alimentos. Energiza alimentos y agua, desparasita alimentos y agua, aportando polarización norte a los mismos e impide la absorción de benceno, colorantes azoicos y fenoles de los alimentos.

 

imagen de un zappicador alimentos. terapia clark. instituto clark. ignacio chamorro balda. entrevista buenasterapias. esquizofrenia. toxinas. patogenos

Zappicador de alimentos. Terapia Clark. Esquizofrenia

 

BT: ¿Qué intervenciones recomienda ante un caso de esquizofrenia?

Primero debemos eliminar parásitos, bacterias y hongos del organismo. Para lo cual se debe:

  • Seguir el protocolo de limpieza intestinal diseñado por la Dra. Clark, al que se añade en esta patología aceite de orégano, uno de los más potentes antifúngicos conocidos. Con este protocolo atacamos a más de 200 patógenos diferentes.
  • Usar el varizapper, aparato que permite eliminar del organismo los principales microbios patógenos-bacterias, virus, hongos, etc.,-mediante la emisión de frecuencias. Este aparato asimismo estimula el sistema inmune al energizar los glóbulos blancos aunque estén intoxicados con agentes inmunosupresores que suele ser el caso en este tipo de patologías.
  • Desparasitación de áscaris. Para ello se deben tomar megadosis de coenzima Q10, L, cisteína y aceite de oliva ozonizado, porque estas familias de parásitos no se logran eliminar con los ingredientes de la anteriormente citada limpieza intestinal.

 

En segundo lugar, evitar la ingesta de patógenos y tóxicos.

Tan importante como la eliminación de los patógenos es no permitir que entren más en el organismo para que no vuelvan a colonizar el cerebro y para ello es fundamental:

  • Ozonizar los alimentos con un ozonizador casero. Hay que desinfectar todas las comidas y bebidas con un ozonizador. El ozono mata toda bacteria y virus patógeno, huevos de parásitos y larvas de tenia presentes en nuestros alimentos, en sólo 10 minutos. Además al ozonizar, los colorantes azoicos, las sustancias fenólicas y los estrógenos presentes en la comida pueden ser también destruidos en 15 minutos, con lo cual la ingesta de tóxicos se reduce notablemente y esto es imprescindible en este tipo de paciente. Para ello se introduce simplemente la comida en una bolsa de plástico que se cierra con la manguera del ozonizador insertada. Una vez ozonizado el alimento durante 10 minutos deberemos dejar la bolsa cerrada otros 10 minutos antes de su ingesta para que el ozono actúe.

 

imagen de un ozonizador. terapia clark. instituto clark. ignacio chamorro balda. entrevista buenasterapias. esquizofrenia. toxinas. patogenos

Ozonizador. Terapia Clark. Esquizofrenia

  • Lavar bien las frutas y verduras, entre 1 y 3 gotas de lugol o ácido hidroclorhídrico al 5% por cada litro de agua con los que vaya a lavarlas, para de esta forma desinfectar totalmente estos alimentos, con productos totalmente atóxicos como son el lugol y el HCL, ya que la mayoría de los productos que se utilizan para desinfectar son tremendamente tóxicos y es algo que debemos evitar, y más aún si estamos tratando este tipo de paciente.

 

En tercer lugar, eliminar las micotoxinas del organismo. Hay determinados nutrientes que son útiles para eliminar micotoxinas. Son estos:

Vitamina C: consúmase al menos un gramo en cada comida

Ácido lipoico o tiotico: fundamental para la detoxificación y regeneración hepática

Vitamina B3: Elimina toxinas del organismo y los alimentos. Tomarla con cada comida

Glutation: imprescindible en la detoxificación. Ingiérase al menos una vez al día, preferiblemente por la noche

Evitar el microondas y el grill. Con ellos muchos minerales se oxidan pasando a ser metales tóxicos y consumir sólo agua procedente de destiladora. Evitar la ingesta de minerales inorgánicos

 

BT: ¿Cuáles son los alimentos que no debe consumir una persona que padece la enfermedad?

Arroz, Trigo, Avena, Cebada, Cacahuetes, lácteos por las micotoxinas que suelen contener estos .

 

BT: ¿Qué sustancias, toxinas, parásitos, bacterias, metales pesados… tienen los cuerpos de los enfermos esquizofrénicos?

El problema está en que los parásitos son difíciles de encontrar porque son en general tan blancos como pequeños y no se ven con un escáner ni con otros medios de diagnóstico porque se suelen recubrir de mucopolisacáridos, con lo que ni siquiera el sistema inmune los detecta. Añádase a esto que nuestro organismo es incapaz de expulsarlos en la mayoría de los casos porque vivos o muertos suelen estar adheridos a los tejidos y no se detecta su presencia en la sangre. Dicho lo cual cabe agregar que la Doctora Clark sí logró cómo descubrirlos detectando sus frecuencias porque cada patógeno vibra en una onda frecuencial diferente. Es como localizar distintas emisoras de radio que están emitiendo en nuestro organismo.

Aunque cada parásito tiene un lugar preferido donde vivir , en realidad cualquier parásito puede encontrarse en cualquier órgano, especialmente si éste está contaminado con solventes, metales u otros tóxicos y si es frecuente que se introduzcan en el cerebro es porque la actividad inmunitaria es menor en él que en otro órganos.

Las infecciones parasitarias son relativamente fáciles de contraer ya que el contagio puede producirse por vía bucal, respiratoria o transcutánea. De hecho deberíamos ser conscientes de que casi todo el mundo tiene parásitos desde niños y de que éstos pueden ser causantes de patologías leves y graves, si no ahora, dentro de un tiempo. Es corriente que algunos permanezcan latentes sin causar sintomatología alguna y que en un momento determinado se activen.

Cada parásito no es sólo peligroso por sí mismo, sino también porque en su interior lleva bacterias, virus y hongos. En el caso del paciente esquizofrénico solemos encontrar:

  • Strongyloides. Es un parásito portador de hongos y es de fácil contagio pues puede introducirse transcutáneamente, es decir, sin necesidad de que exista una herida abierta (basta una mínima erosión causada por andar descalzo).
  • Ascaris: portador de bacterias y hongos productores de neurotoxinas y cerca de un 70% de la población tiene en su organismo áscaris
  • Ancyclostoma: porta igualmente bacterias y hongos productores de neurotoxinas: también en este caso el contagio puede ser transcutáneo
  • Shigella: bacteria productora de toxinas presentes en nervios y cerebro
  • Micobacterium phlei: al igual que la anterior esta bacteria es productora de neurotoxinas

La Doctora Clark afirmó que “cuanto peor es la salud de una persona mayor presencia de parásitos hay en ella” y que “el agua y los alimentos son los que determinan la salud, hay que asegurarse de que estén libres de tóxicos”. La mayor parte de las sustancias que actúan como inmunosupresores vienen del agua y por ende de los alimentos que consumimos.

La inmunosupresión que producen las sustancias tóxicas no sólo se refleja en la disminución de la cantidad de glóbulos blancos en sangre sino en el deterioro de su actividad y eso es algo que en un análisis de sangre convencional no se detecta. Ya que en éstos simplemente se mide la cantidad de células blancas, pero esto por sí sólo no indica nada, ya que podemos tener nuestros recuentos perfectos y esos glóbulos blancos no estar trabajando, que es lo más habitual y no es tenido en cuenta por la medicina clásica, y eso es lo primero que miramos en nuestros pacientes, que los WBC,S no estén intoxicados.

Los 2 tipos de tóxicos que dan lugar mayormente a las patologías neurológicas son los metales pesados y las micotoxinas.

 

  1. Los metales pesados y como ejemplo diremos que:

El oro y el níquel detienen el flujo de acetilcolina y epinefrina precisamente dos de nuestros principales neurotransmisores.

La presencia en el cerebro de plomo, cobre y cadmio agravan la patología, probablemente por el apoyo que prestan a parásitos, bacterias y hongos, incrementando la actividad de éstos, sobre todo de las bacterias y virus.

Al expulsar los metales pesados del organismo se elevan nuestras defensas y de paso quitamos armas a las numerosas bacterias y virus que necesitan de su presencia para sobrevivir

2. Las micotoxinas:

Son sustancias tóxicas presentes en los hongos. De toxicidad elevadísima, sobre todo para el cerebro e hígado. De hecho en todos los casos de esquizofrenia hay una alta concentración de toxinas en el cerebro, siendo las que más influyen directamente, las micotoxinas. Que a la vez que se acumulan en el cerebro van destruyendo el hígado, órgano fundamental para la detoxificación, con lo que la toxicidad en el cerebro es cada vez mayor. Un cuadro que se agrava cuando a estos enfermos se les prescribe la medicación convencional ya que ésta es también hepatotóxica.

En cuanto a la sintomatología, el que un enfermo de esquizofrenia pase de estados de paranoia a oír voces o a tener comportamientos compulsivos depende según la Dra.Clark de la mayor o menor presencia y de la actuación de una u otra micotoxina.

Las principales micotoxinas encontradas en enfermos de esquizofrenia son:

Alcaloides del ergot (comezuelo del centeno): el ergot es un pequeño hongo que parasita el centeno, el trigo, la avena y la cebada y que contiene ácido lisérgico, un alcaloide alucinógeno del que se deriva el LSD.

Esterigmatocistina: esta micotoxina la producen mohos comunes y además de producir los síntomas de la esquizofrenia pueden provocar la formación de tumores en diferentes órganos. Es frecuente encontrarla en los cacahuetes y en los lácteos.

Aflatoxinas B: micotoxina de acción carcinogénica a nivel hepático. Provoca asimismo daños a nivel ocular. Está presente en el maíz y arroz

Citocolasina B: puede encontrase en casi cualquier alimento.

 

BT: ¿Quieres que te entrevistemos?
Contrata hoy mismo una entrevista Buenasterapias y promociona tu empresa, tu trabajo y tus herramientas saludables.
¡Llámanos! 651 495 063

 

 

 

 

 

Plantas y minerales para una Desparasitación Natural (2ª Parte)

¿Sabías que EE.UU y China son los mayores productores de tierra de diatomeas, unas algas microscópicas fosilizadas que arrasan con los parásitos intestinales? ¿Y que las granadas tienen un alcaloide altamente tóxico para las lombrices? De ellas, del jengibre, del dióxido de cloro, del propóleo y la zanahoria  habla el Dr. Rafael Méndez Cobos en esta segunda parte de su artículo Plantas y minerales para una Desparasitación Natural. Veamos… 

 

Imagen del Dr. Rafael Méndez Cobos

Dr. Rafael Méndez Cobos

 

  • Jengibre

El jengibre no sólo ayuda a combatir los parásitos intestinales sino que también reduce las náuseas y puede ayudar a calmar los nervios. El jengibre fresco ha demostrado gran éxito en la destrucción de los gusanos intestinales durante cientos de años. La forma más común de consumir el jengibre es cruda o por infusión. También puede espolvorear extracto de jengibre en una variedad de alimentos.

 

  • Propóleo

El Propóleo se usa, al menos, desde hace 3.000 años. Ya lo conocían los egipcios y los romanos y su uso se ha extendido hasta la actualidad. A los griegos les debemos su nombre: Pro, significa «delante de», y polis quiere decir «ciudad». Esto se traduce como «defensas antes de la ciudad» o «defensor de la ciudad». Gracias a la acción antibiótica del propóleo, que protege de la actividad de virus y bacterias, la colmena es uno de los lugares más estériles conocidos en la naturaleza. En múltiples estudios científicos se ha comprobado la actividad antiparasitaria del propóleo, por lo que se recomienda para el tratamiento de giardia, amebas y áscaris. También para infecciones intestinales causadas  por bacterias gram-positivas.

¿Cómo tomar el propóleo para tratamiento de parásitos?

Durante siete días, en ayuno, diluido en agua o jugo de frutas. Propóleo al 30 % en tintura o propóleo en cápsulas. Tomar 3 gotas por kilo de peso, o 3 cápsulas media hora antes de cada comida; se recomiendan ciclos de siete días de tratamiento por siete días de descanso, repitiendo de 3 a 5 veces para asegurar una total eliminación de los parásitos o bacterias. Es muy importante repetir el tratamiento para cortar los ciclos reproductivos. Al repetir el tratamiento un mínimo de 3 veces, se asegura la efectiva eliminación de los parásitos. Las ventajas del propóleo son: que no tiene efectos secundarios, buena tolerancia y alta efectividad.

 

  • Granada

La corteza de la granada  contiene un alcaloide conocido como punicine, el cual es altamente tóxico para las lombrices. Se utiliza por decocción de la corteza de la raíz, del tronco o del fruto. La corteza de la raíz es preferible, porque contiene una mayor cantidad del alcaloide que la corteza del tronco. Este alcaloide es altamente tóxico a las solitarias.

 

imagen de unas granadas

Desparasitación natural con granadas

 

¿Cómo procedemos?

Un decocción fría de la corteza, corteza preferiblemente fresca, se debe dar en cantidades de 90 a 180 ml tres veces (para un adulto), con los intervalos de una hora entre taza y taza. Se debe tomar un purgante después del último vaso. La dosis para los niños es 20 a 60 ml. La decocción se utiliza preferiblemente para expeler solitarias.

 

  • Zanahoria

Otro remedio casero muy eficaz es la zanahoria ya que sus componentes químicos atacan a los parásitos no permitiendo su desarrollo y es uno de los tratamientos naturales más efectivo para los niños, a los que se les debe suministrar una taza pequeña de zanahoria rallada por las mañanas, hasta que se solucione el problema.

 

  • Condimentos

Las plantas condimentarias son también un buen arma eficaz a tener en cuenta en nuestra cocina diaria. Desde tiempos inmemoriales la humanidad los ha utilizado para controlar las parasitosis. Los más interesantes por sus efectos son: la cúrcuma, la pimienta, el estragón, el tomillo, la canela, el pimentón, la cayena y el clavo.

 

  • Dióxido de cloro (CDS)

Para eliminar parásitos intestinales con Dióxido de Cloro se debe comenzar con 4 cc en un litro de agua y beberlo en 8 horas. Si hubiera náuseas, cefaleas, vómitos o malestar son signos de la existencia de gran cantidad de parásitos intestinales de tamaño considerable, que se defienden eliminando toxinas que son las causantes de los malestares. En raras excepciones , puede ser también una intolerancia al dióxido de cloro.

Para salir de dudas tomaremos Holo-X extracto, de laboratorios Equisalud: en adultos, 25 gotas tres veces al día, con el estómago vacío y durante 7 días. En niños será entre 5-7 gotas por toma tres veces al día.

Una vez superada la agudización provocada por las  toxinas de los parásitos intestinales de mayor tamaño, gracias al tratamiento con Holo-X extracto, proseguiremos con 5 cc de CDS , en un litro de agua y lo beberemos en 8 horas durante tres días. Y cada tres días subimos 1 cc hasta llegar a 8 y aquí, mantenemos dosis durante 21 días a un mes. Después haremos pruebas para comprobar la desaparición de los parásitos. Lo habitual es que todo el cortejo sintomático provocado por los parásitos  haya desaparecido en su totalidad.

Es muy importante insuflar lavativas de un litro de agua con 5cc de dióxido de cloro, durante una semana, al tercer día de comenzar el tratamiento oral.

Si padece de alergias , comience por 1cc de dióxido de cloro en un litro de agua y compruebe si tiene alguna reacción adversa. Si la tuviera (muy poco probable) no continúe con CDS.

 

  • Tierra de Diatomeas

Las diatomeas son algas microscópicas fosilizadas. Cuando las algas mueren, se destruye su contenido orgánico excepto su esqueleto de sílice que se deposita  en el fondo del agua y con el paso del tiempo forma grandes depósitos de algas fosilizadas conocidas como tierra de diatomeas. Es un material inerte y no tóxico.  Estados Unidos y China son sus mayores productores, y España es el quinto productor mundial de diatomitas. Esta tierra blanca arrasa con los parásitos intestinales.

Basta tomar una cucharadita de postre después de comer y cenar.

La tierra de diatomeas tienen actualmente más de 500 usos comerciales. Por ejemplo, por sus propiedades abrasivas se ha añadido a dentífricos o se puede emplear como insecticida. La diatomita funciona también como un excelente sistema de filtrado: vinos, cerveza o zumos se filtran a través de los micros poros de las frústula de las diatomeas.

Lee la primera parte del artículo Plantas y minerales para una Desparasitación Natural AQUÍ. Te dejamos un extracto:

¿Sabías que en el colon de los adultos mayores de 40 años se pueden encontrar generalmente entre 2 y 12 kilos de sedimentos? ¿Y que en este grueso de basura no purgada se mueven los parásitos más o menos grandes intoxicando tu organismo? Vamos a desparasitarnos naturalmente con las propuestas que comparte el Dr. Rafael Méndez Cobos en este artículo de hoy: dieta vegetariana, chucrut (repollo fermentado en sal), ajo, semillas de calabaza, papaya y sus semillas…

*Este artículo está basado en los escritos de Andreas Kalcker (La salud es posible)  y en los protocolos de Jim Humble.

Dr. Rafael Méndez Cobos

 

Plantas y minerales para una Desparasitación Natural (1era parte)

¿Sabías que en el colon de los adultos mayores de 40 años se pueden encontrar generalmente entre 2 y 12 kilos de sedimentos? ¿Y que en este grueso de basura no purgada se mueven los parásitos más o menos grandes intoxicando tu organismo? Vamos a desparasitarnos naturalmente con las propuestas que comparte el Dr. Rafael Méndez Cobos en este artículo de hoy: dieta vegetariana, chucrut (repollo fermentado en sal), ajo, semillas de calabaza, papaya y sus semillas…

¿Te apuntas a la hidroterapia de colon? Si ya lo has hecho, cuéntanos cómo te fue…

 

Dr. Rafael Méndez Cobos

Dr. Rafael Méndez Cobos

 

Entre los parásitos que pueden existir en nuestro organismo, no solo a nivel intestinal , encontramos los protozoos (Giardia) o los protozoos causantes de la malaria; los helmintos (gusanos), los oxiuridos o tenias y los ascaris, un tipo nematodo (gusano redondo).

Según la Real Academia de Medicina Británica el 90 % de las enfermedades y del malestar que sentimos está relacionado directa o indirectamente con el colon sucio. Podemos considerar el colon como la cloaca del cuerpo y las toxinas que allí se encuentran se infiltran en la sangre y deterioran gravemente la salud. En el colon de los adultos mayores de 40 años se pueden encontrar generalmente entre 2 y 12 kilos de sedimentos.

 

En este grueso de basura no purgada se mueven los parásitos más o menos grandes intoxicando el organismo de su hospedador de una forma lenta pero segura. De los alimentos que llegan al sistema digestivo los parásitos consumen la mayor parte de sus buenos nutrientes dejando muchas veces sólo «mordiscos» al hospedador. Es por eso aunque se trate de comer sanamente tomando vitaminas suplementarias y otros productos no se consigue ninguna mejoría, es más, en ocasiones se consigue todo lo contrario, nutrir a los hospedadores.

Uno de los mejores métodos para eliminar todo ese grueso es la llamada «hidroterapia de colon», que un técnico puede realizar. De manera natural y aunque sólo sea con agua, el tratamiento con enemas de 2 litros puede ayudar a curar muchas enfermedades. Utilizado por muchas culturas desde la antigüedad, es un método fácil y una de las formas naturales de limpiar progresivamente el colon.

El líquido introducido ayuda a eliminar la toxicidad acumulada en el intestino por la muerte de los parásitos. En el caso de producirse una muerte masiva de gusanos puede aumentar la fiebre, el cansancio y uno puede llegar a sentirse bastante enfermo.

Para evitar que las toxinas lleguen al torrente sanguíneo debemos evacuar el sistema digestivo lo antes posible. El enema es una de las partes imprescindibles en este tratamiento. Los parásitos generan una mucosa o biofilm en el intestino en el que pueden esconderse para no ser atacados por ningún medicamento, de ahí la importancia de los enemas con MMS (clorito de sodio).

MMS es capaz de deshacer esa capa destruyendo también los huevos y larvas que allí se alojan.

Debe realizarse diariamente a partir del segundo día  de tratamiento y progresivamente puede ir espaciándose cada tres o cuatro días. Lo más importante es escuchar al propio cuerpo y él mismo nos marcará las pautas de sus necesidades. La cantidad adecuada a utilizar es de 1 gota de clorito de sodio con su correspondiente activador por cada 100 ml. o bien 15 ml. de CDs (solución de dióxido de cloro) con el fin de tratar el agua previamente.

La detección de parásitos en heces y el uso de un microscopio nos ayudan a comprobar si los parásitos van disminuyendo correctamente mientras los tratamos. Así se hace necesario detectar las lombrices observando directamente la materia fecal. Para eso podemos disponer de una palangana de plástico de diámetro no muy grande y de un palito para el examen cada vez que hagamos una deposición. Y será muy útil para nosotros si disponemos de un microscopio para la diagnosis porque con él podemos observar tanto los pequeños parásitos que pueda haber en la sangre, como la presencia de huevos o larvas en las heces. De esta manera podemos controlar si la cantidad parasitaria disminuye.

 

ALIMENTOS PREVENTIVOS Y DIETA

Existen grupos de alimentos que debemos evitar comer si nos encontramos ante un problema parasitario: los productos lácteos en general, los azúcares refinados (sacarosa, jarabe de maíz de fructosa), las harinas (sobre todo las refinadas) y los alimentos excesivamente dulces en general. Por lo contrario también tememos una buena lista de alimentos y plantas que favorecen el buen equilibrio interno del organismo haciéndose nuestros aliados.

 

colon frutas

 

Con una buena producción de ácido estomacal, un buen nivel de bacterias saludables y una correcta producción de bilis, no es posible que sobreviva ningún parásito por tiempo prolongado. Los gusanos necesitan un entorno ácido para vivir: por eso se encuentran cómodos cuando ingieres comidas procesadas y poco saludables: la descomposición de los azucares y la putrefacción generada por la esa ingestión les favorece. Es muy importante comer vegetales crudos y jugos de fruta que nos proporcionen encimas y elementos necesarios para nuestra propia defensa.

 

  • El chucrut / sauerkraut (repollo fermentado en sal)

Es un plato típico de la cocina alsaciana. Muchas personas tienen bajos niveles de ácido estomacal, lo cual es la causa de muchos de sus problemas intestinales ya que el organismo no es capaz de defenderse ante los intrusos. El chucrut o jugo de col/sauerkraut es uno de los estimulantes más poderosos para que su cuerpo produzca ácido.  El uso de fermentados no pasteurizados (kéfir de agua, salsa de soja, miso, etc) es muy recomendable por su estimulación de la benéfica flora bacteriana, encargada de generar el control sobre los huéspedes parasitarios. Tomar unas cuantas cucharaditas de jugo de col antes de comer, o mejor aún, jugo de col fermentada de chucrut, hará maravillas para mejorar la digestión.

 

colon chucrut1

imagen: carlanselmo.wordpress.com

 

  • Ajo

El ajo comido con regularidad convierte el estómago y el intestino en un ambiente letal para los parásitos, ofreciendo protección constante. El ajo es el remedio casero por excelencia para eliminar naturalmente los parásitos intestinales. Ha sido utilizado por las culturas china, griega, romana, india y babilónica. No ha perdido vigencia ya que sigue siendo utilizado por profesionales de la medicina moderna. Se usa tanto el ajo fresco como su aceite y el tratamiento más simple es comer tres dientes de ajo todas las mañanas o tomar una cucharadita de aceite de ajo. También puede usarse mezclando ajo triturado en un poco de agua fría y bebiendo la mezcla inmediatamente.  Otra receta consiste en  cortar en trozos y macerar cuatro dientes de ajo en leche durante toda la noche y se tomar el líquido resultante en ayunas al día siguiente.

  • Semillas de calabaza

Las semillas de calabaza contienen una sustancia llamada piperacina. Su acción se fundamenta en la parálisis de los parásitos, lo que permite que el organismo hospedador pueda con facilidad eliminar al organismo invasor. La piperacina la podemos encontrar de manera comercial en fórmulas de medicamentos de farmacias o de forma natural, como hemos dicho, en las pepitas de la calabaza. Este método tradicional de desparasitación ha sido usado alrededor del mundo desde que el hombre tiene memoria. Existen varias fórmulas tradicionales efectivas y esta es una de ellas.

Se utiliza una taza de semillas de calabaza (alrededor de 80 semillas) peladas y trituradas. Se mezclan con el agua de un coco y dos cucharadas de miel.  Se toman en el periodo de tres horas en ayunas. Al finalizar se toma el aceite de ricino con el fin de evacuar rápidamente los parásitos.

  • Papaya y semillas de papaya

La papaína es la encima digestiva que contiene la papaya y que es capaz de descomponer la capa exterior de un parásito adulto. El jugo lechoso de la papaya verde es un agente de gran alcance para destruir las ascárides. La dosis para un adulto se prepara con una cucharada de jugo fresco de una papaya verde, la misma cantidad de miel y tres o cuatro cucharadas soperas de agua caliente. A las dos horas se debe administrar una dosis de aceite del ricino mezclados de leche tibia.

 

colon papaya

imagen: www.fertisa.com

 

Este tratamiento se debe repetir por dos días en caso de necesidad. Para los niños de entre siete a diez años de la edad debe ser administrada a mitad de la dosis. Para los niños menores tres años, una cucharada rasa de la mezcla es suficiente.

Las semillas de la papaya son también útiles para este propósito. Son ricas en papaina y caricin. Se prepara una mezcla de semillas frescas trituradas. Por cada cucharada de semillas se añade una de miel. La dosis de una cucharilla de postre diaria por la mañana en un estómago vacío por la mañana o antes de acostarse durante diez días, se descansan cinco y se vuelve a repetir el ciclo, así hasta tres veces. Es recomendable el uso de algún purgante.

*Este artículo está basado en los escritos de Andreas Kalcker («La salud es posible»)  y en los protocolos de Jim Humble.

 

Los pescados que consumimos llegan al mercado cada vez más parasitados por las malas prácticas de captura y evisceración en alta mar. ¿Sabías que en España en 2010, el 61% de las merluzas, el 81% del bonito y el 95% de los bacaladitos estaban parasitados? Hoy  aprenderás a consumir el pescado crudo o “poco hecho”, los boquerones en vinagre  caseros, los ahumados en frío y los marinados. Sabrás también cómo cocinar con seguridad al horno o preparar a la plancha piezas gruesas de pecado y qué hacer con el microondas…