Colaborador espontáneo

La Espagiria: crear medicamentos apoyándonos en la alquimia

Paracelso, médico alquimista del siglo XV, sostenía que el fin último de la alquimia no era producir oro sino crear medicamentos. Y eso es lo que hace la Espagiria. ¿Por qué un espagirista necesita ser astrólogo? ¿Por qué el spiritus mundi que posee un medicamento espagirista es tan potente y sanador? ¿En qué se parecen las flores de Bach y los medicamentos homeopáticos a los remedios espagíricos? ¿Puede la espagiria explicar por qué un medicamento homeopático a veces no funciona? Pedro Cano, naturópata espagirista y colaborador Bt, responde a estas cuestiones y te explica cómo crear una tintura espagírica: ¿tienes ortiga en casa?

 

imagen de pedro cano huelves

Pedro Cano, naturópata espagirista, vive y trabaja en Sevilla

 

En mi anterior colaboración estuve hablando de uno de los pilares de la tradición hermética: la astrología. En particular en su vertiente quizá más desconocida: el uso de la astrología como método de diagnóstico (astrología médica). Decía en el aporte anterior que la Tradición Hermética (de Hermes Trismegistos) se fundamenta en tres pilares fundamentales: la Alquimia, la Astrología y la Kábala. Quiero aclarar aquí que no soy cabalista y tampoco me denomino alquimista (denominación que muchos se adjudican en la actualidad con demasiada alegría).

Hoy voy a hablar de una de las formas de manifestación de la Alquimia: la espagiria, ciencia a la que algunos han llamado la medicina tradicional de occidente, más concretamente mediterránea. Pero siendo fieles a la verdad, decir esto de la espagiria es como afirmar que la medicina tradicional china consiste en poner agujas. Lo que realmente consideró la medicina tradicional de occidente es la medicina hipocrática, heredera directa de la medicina ayurvédica.

 

pedro en malaga

Pedro en el laboratorio espagirista

 

Pero es evidente que lo primero que he de hacer es explicar qué es la espagiria.

De forma concisa, puedo deciros que la espagiria es un sistema que, apoyándose en la Alquimia, permite producir medicamentos. Debemos su nombre a Paracelso, médico alquimista del siglo XV. En su opus paraminum nos dice:

“Por eso aprende la Alquimia, que de otro modo es llamada Espagiria, ella enseña a separar lo falso de lo justo”.

Es la primera vez que aparece esta denominación creada por él mismo, para diferenciar lo que es la Alquimia como Gran Obra de transmutación de la Alquimia medicinal.

De hecho, Paracelso sostenía que el fin último de la alquimia no era producir oro, idea muy común hasta nuestros días, sino producir medicamentos.

A pesar del paralelismo entre la espagiria y la farmacología moderna debemos tener en cuenta algunos importantes matices.

  • El primer matiz es que la espagiria es Alquimia. Es decir, produce remedios que actúan de forma simultánea sobre el cuerpo, la psique y el espíritu de la persona que los toma.
  • Otro matiz: el espagirista, es decir, aquel que realiza remedios espagíricos, dispone de “tecnología” que le permite cargar sus remedios de Energía Vital, Orgón, Prana, Ruh, Spiritus Mundi… O como quiera que queramos llamar al principio vital que emana del Creador y que anima todo lo creado.
  • Otro matiz más: la realización del remedio espagírico solo es posible usando la astrología. Es impensable un espagirista que no sea además astrólogo.

 

Solve et coagula

Solve et coagula

 

Para entender aún más las diferencias entre la espagiria y la farmacéutica vamos a enfocarnos principalmente en lo que se denomina espagiria vegetal y que sería muy parecida a la fitoterapia convencional.

En la fitoterapia lo que nos indica la acción terapéutica de una planta medicinal son lo que conocemos como principios activos: flavonoides, alcaloides, taninos, etc. Sin embargo para la espagiria los principios activos son tres y siempre los mismos:

Mercurio, Azufre y Sal

Esta denominación nos remite a un pasado lejano en que los alquimistas estaban íntimamente ligados a los gremios de metalúrgicos, por lo que es muy frecuente que además de usar tecnologías parecidas, particularmente en la alquimia y en la espagiria mineral, adoptaron nombres de materias conocidas para denominar de forma simbólica determinadas manifestaciones en el macrocosmos y en el microcosmos con las que guardaban similitud. Según una ley Hermética ya conocida por todos:

“Lo que está más abajo es como lo que está arriba y lo que está arriba es como lo que está abajo. Actúan para cumplir los prodigios del Uno». (Tabula smaragdina, Hermes Trismegistos).

Siguiendo esta ley de similitud se estableció que todos los seres están compuestos en mayor o menor grado por tres principios que fueron denominados:

Mercurio: principio femenino de fluidez, de adaptabilidad, de penetrabilidad. Se relaciona también con todo lo sutil, lo volátil, lo intangible. En el ser humano sería el polo neurosensorial y en el mundo vegetal lo que permite que los principios curativos actúen en el lugar correcto de acuerdo a la influencia planetaria. Sería el principio intangible al que deben su acción los remedios homeopáticos y de la medicina floral del doctor Bach.

Azufre: Principio masculino de acción y combustión. Lo que provoca reacción y vitalidad a los cuerpos. En el ser humano sería el principio catabólico (metabolismo, digestión, generación de calor y energía defensiva) y en el mundo vegetal englobaría la mayoría de lo que para la farmacología serían principios activos en particular los aceites esenciales.

Sal: El componente mineral que todos los cuerpos poseen. Sería un principio anabólico, de sostenimiento de la estructura y de reparación de tejidos. En el mundo vegetal son las sales minerales de las plantas que además de ser muy útiles para el ser humano forman parte del secreto que los alquimistas denominan el “imán del espíritu universal” y que sería esa “tecnología” capaz de atraer energía vital de la que hablé con anterioridad.

De estos tres principios emanan los cuatro elementos: Fuego, Agua, Aire y Tierra.

Además responden a una dinámica frío- calor, humedad-sequedad común tanto en la medicina hipocrática como en la china y la ayurvédica.

Evidentemente por razones de espacio no voy a entrar en más razonamientos pero cuando hablemos de Alquimia y de Kábala me permitiréis explayarme un poco más en cosmogonía y en filosofía hermética.

Por último, la espagiria clasifica las plantas medicinales (también metales y gemas) en siete grupos, cada uno de ellos asociados a la influencia de un planeta de los que en astrología denominamos planetas personales, a saber, Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno.

Nicholas Culpeper, en su “THE ENGLISH PHYSICIAN” nos describe de la siguiente forma una planta, en este caso la consuelda menor (traducción libre):

 

consuelda

Consuelda menor. imagen: http://ichn.iec.cat/

 

 

“…Influencia y virtudes: está bajo el dominio de Marte, caliente, seco y colérico y atrae las acciones que Marte provoca en el cuerpo del hombre por simpatía, como la carne atrae el veneno de las víboras y al hierro el imán.

Mata a los gusanos, ayuda a la gota, calambres y convulsiones, provoca la orina y ayuda a todos los dolores en las articulaciones. Ayuda a todos los dolores fríos de la cabeza, el vértigo, enfermedades infecciosas, el letargo, el cólico del costado, las obstrucciones del hígado y del bazo, piedras en los riñones y la vejiga. Provoca los nacimientos, provoca el aborto, es excelente para los dolores de los tendones, la comezón, la piedra y el dolor de muelas, la picadura de los perros locos y bestias venenosas y purga con mucha suavidad…”

Un espagirista, por tanto, elegiría esta planta, o cualquiera que estuviese bajo la influencia de Marte (caliente y seco) para tratar cualquier enfermedad lunar (fría y húmeda) de acuerdo con los fundamentos de la medicina hipocrática más tradicional.

Esto es lo que Paracelso quería decir cuando escribió: el astro se cura con el astro… frase que ha servido para que algunos identifiquen a la espagiria como madre de la homeopatía.

Sin embargo parten de enfoques terapéuticos radicalmente diferentes. La homeopatía parte del principio “similla similibus curantur…” es decir, lo semejante se cura con lo semejante. Hanneman, el creador de la homeopatía parte de una experiencia empírica: hay sustancias que en un individuo sano provocan síntomas similares a los que muestran determinadas enfermedades. Usando esa sustancia muy diluida, sería capaz de estimular la capacidad curativa del individuo que de forma natural eliminaría la enfermedad. La “vis natura medicatrix” de los hipocráticos.

Pongo un ejemplo muy conocido entre los homeópatas que es la ipecacuana. Usada en fitoterapia como provocador del vómito, administrada homeopáticamente trataría determinados tipos de náuseas.

Para la espagiria lo que ahí está actuando es lo que nosotros denominamos “principio mercurial” de la sustancia, es decir, la información energética sutil, no analizable por los métodos científicos modernos. Un espagirista no tiene ninguna duda que la homeopatía o la terapia floral de Bach (más cercana a la espagiria en sus planteamientos), funcionan.

Pero enseguida nos asalta una duda: ¿Por qué la homeopatía no funciona siempre?

Yo planteo dos hipótesis: la primera es que fue mal prescrita. Se requiere ser un homeópata muy experimentado y además muy buen médico para usar el remedio homeopático adecuado. Decía un buen amigo, Miguel Ángel Benavides, al que considero uno de los mejores homeópatas que conozco, que uno de sus maestros se consideraba nada más (y nada menos) que un médico con amplios conocimientos en homeopatía.

La segunda me remite a unos de los secretos espagíricos descritos anteriormente: El paciente no tenía energía suficiente para reaccionar al estímulo de la sustancia administrada.

Para la espagiria un remedio es completo si participa de su Mercurio: información, onda de forma; su Azufre: principios activos, sustancias reactivas, el fuego metabólico; su Sal: sales minerales y matriz cristalina que fija y transporta la información del Mercurio. Además de lo más importante: el remedio espagírico cede a la persona que lo toma el espiritus mundi que habíamos comentado que el espagirista es capaz de captar en la elaboración del remedio.

Para terminar esta primera aportación sobre un tema como veis muy amplio propongo para el que desee realizarlo un experimento espagírico: la creación de una tintura espagírica.

Como habíamos hablado de una planta de Marte, vamos a usar otra planta del mismo grupo pero muy fácil de conseguir:

la ortiga

Como su signatura es principalmente marcial, comenzaremos el proceso un martes. Efectivamente, los días de la semana corresponden a las siete fuerzas planetarias descritas anteriormente. ¡Premio para el observador perspicaz!

Las horas astrológicas asociadas a Marte corresponderían a la primera hora y a la octava contando desde el momento en que sale el sol por el horizonte.

Por tanto deberemos cortar la planta durante la primera hora de la salida del sol o a la octava hora después de la salida del sol. Mejor si aprovechamos el alba para realizar alguna oración o meditar antes de la recolección.

Añado aquí que un espagirista además buscaría un momento en que la posición astrológica de Marte fuese la de mayor dignidad, pero de eso ya hablaremos.

Una vez lavada, la picamos finamente y luego la machacamos en un mortero.

A continuación la ponemos en un recipiente que podamos tapar y vertemos sobre ella alcohol de vino de buena calidad. Puede valer un aguardiente de orujo de buena graduación aunque los espagiristas generalmente preferimos destilarlo nosotros mismos a partir de vino. Es lo que llamamos spiritus vini. Otra diferencia con la farmacia moderna; no nos vale cualquier alcohol etílico tipo ron o vodka. Ha de ser alcohol procedente del vino.

Debes dejar que el alcohol cubra la planta como un dedo por encima. Deja el recipiente en un lugar cálido durante 28 días y agítalo por la mañana y por la noche. Si lo pones al sol, tapa el recipiente con algo que impida que le den los rayos directos. Una vez terminados los 28 días filtra tu tintura de Marte y exprime el residuo para aprovechar todo el líquido que añadirás a lo filtrado.

Esa planta ya estrujada la pones en un plato metálico o sartén de hierro y la calcinas en un hornillo hasta someterla a cenizas. Una vez que las cenizas están bien blanqueadas, añádelas al recipiente donde tienes depositado el líquido y déjalo en sitio caliente durante otros 28 días agitando diariamente.

Me permito aquí guardarme un secreto espagírico, el de la captación del espíritu universal. Se lo comunicaré gustosamente al que una vez realizada la calcinación y antes de añadirla al líquido como he descrito anteriormente, me lo solicite.

Después de ese tiempo tendrás tu primera tintura espagírica y habrás iniciado tu camino como alquimista, si Dios quiere.

Esta tintura servirá de forma extraordinaria para la anemia (el hierro es el metal de Marte), impulso vital, capacidad emprendedora, expulsión de bilis y por tanto depuración hepática (la bilis es estimulada por la fuerza de Marte).

 Pedro Cano

Naturópata espagirista, director de Kepher, escuela de espagiria y fitoterapia mediterránea.

pedroespagiria@yahoo.es

Astrología médica, ¿extraordinaria herramienta en el campo de la medicina preventiva?

¿Sabías que hasta el siglo XVIII se observaba con normalidad que un médico estudiase astrología como parte de su formación y no era extraño encontrar universidades en que la astrología fuese asignatura obligada?  ¿Puede  un astrólogo competente  ver en tu mapa natal tu tendencia metabólica, tu capacidad inmunológica, el estado de tu equilibrio psíquico o tus dificultades para eliminar tóxicos? Pedro Cano Huelves, nuevo colaborador Bt, te explica hoy cómo funciona la Astrología Médica a la que considera una extraordinaria herramienta en el campo de la medicina preventiva.

Dicen los antiguos Filósofos que los tres pilares sobre los que sostiene todo el conocimiento Hermético (de Hermes, el Armenio) son la Alquimia, la Astrología y la Kábala. En este mi primer artículo en Buenasterapias hablaré sobre la Astrología Médica.

Entendemos por astrología médica o cosmodiagnosis el uso de la astrología como herramienta para investigar los posibles desencadenantes de una enfermedad, su pronóstico y el seguimiento de su tratamiento.

 

ASTROLOGIAMEDICA SI

 

La ciencia racionalista ha generado descrédito hacia la astrología, generalmente fundamentado en prejuicios que poco tienen que ver con una aplicación seria del método científico y de la mala utilización que de esta ciencia han hecho charlatanes y adivinos. Sin embargo, la historia nos demuestra que esta disciplina, tanto desde su aspecto médico como desde su aspecto predictivo, ha sido estudiada desde hace miles de años por las antiguas culturas madre de los que hoy conocemos como Tradición Perenne: caldeos en el creciente fértil, Khemet (Egipto), Alejandría en el Mediterráneo, los chinos desde la geomancia, el feng sui y la medicina taoísta, la tradición Snakya, inspiración de las escuelas pitagóricas y creadora del ayurveda y del yotish o astrología hindú, los Hakim musulmanes, los médicos y cabalistas hebreos, los grandes filósofos y alquimistas cristianos y me supongo aunque no tenga datos para ello, en Mesoamérica de la mano de los sabios astrónomos que crearon los calendarios mayas que tanto juego han dado en los últimos tiempos.

Hasta el siglo XVIII, momento en que se provoca un cambio de paradigma a nivel científico, religioso y filosófico, se observaba con normalidad que un médico estudiase astrología como parte de su formación y no era raro encontrar universidades en que la astrología fuese asignatura obligada.

El cambio de paradigma generó también un cambio de calificación respecto a lo que hasta ese momento se consideraba “científico”, lo que provocó que se eliminasen ciencias hasta ese momento altamente consideradas como la alquimia o la astrología.

El interés por el estudio de las antiguas ciencias no ha menguado y se ha mantenido de la mano de grupos iniciáticos más o menos esotéricos y a lo largo del siglo XX han aparecido numerosos autores que han mantenido encendida la llama del conocimiento astrológico y Hermético.

Esta ciencia en su rama diagnóstica se fundamenta en un viejo axioma atribuido a Hermes Trismegistus:

Lo que está más abajo es como lo que está arriba
y lo que está arriba es como lo que está abajo.
Actúan para cumplir los prodigios del Uno

O con palabras de Paracelso en su Paragranum:

«No existe un solo poder invisible en el cielo que no encuentre su principio equivalente en el íntimo cielo del hombre; lo que está arriba actúa sobre lo que esta debajo, y esto reacciona primero.»

De la antigua división del cielo zodiacal en 12 partes iguales, desarrollada desde las culturas mesopotámicas y de la observación del movimiento de las dos luminarias (sol y luna ) y los cinco planetas visibles sin uso de sofisticadas tecnologías, se crea un paralelismo anatómico dividiendo al ser humano en 12 zonas anatómicas reflejo de las celestes y gobernadas por lo que conocemos como los siete planetas personales: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

 

http://earthstation1.simplenet.com

 

Estas fuerzas planetarias, a su vez manifestación armónica de las cualidades arquetípicas del Uno, en su manifestación en el organismo humano devienen en funciones fisiológicas, glandulares, psíquicas… y su influencia sobre los cuatro elementos repartidos en lo que conocemos como triplicidades configura lo que en la medicina humoral se conoce como temperamentos hipocráticos.

Leí en alguna parte una analogía que he hecho mía que sostiene que el ser humano naciente no adquiere sus características por la configuración del cielo en el momento de su nacimiento sino que el cielo se muestra de una forma determinada en el momento del nacimiento de ese ser para mostrar cómo ha sido diseñado. En ese mapa de navegación personal, está escrito todo lo que la persona encarnante necesita saber para aprovechar de forma adecuada las dificultades y las facultades que le han sido proporcionadas para su aprendizaje vital en este ciclo.

Un astrólogo competente podrá establecer cuáles son las cualidades y las dificultades con que el individuo objeto de estudio cuenta y le podrá aconsejar sobre las áreas de su vida o a aspectos de su carácter, su vocación, su vida social y familiar que habrá de reforzar o cuidar para llevar una vida plena. De la misma manera, las reglas de interpretación de la astrología aplicadas a la práctica de la medicina se transforman en una extraordinaria herramienta en el campo de la medicina preventiva y en el diagnóstico de enfermedades.

El mapa natal de la persona nos informa sobre su constitución natal, su tendencia metabólica, su vitalidad, su capacidad inmunológica, el estado de su equilibrio psíquico, la tendencia a somatizar procesos emocionales mal resueltos, dificultades en la eliminación de tóxicos, debilidad o fortaleza constitucional, etc…

El estudio de lo que en astrología conocemos como progresiones o direcciones simbólicas permite inferir la edad a la que probablemente puedan aparecer debilidades orgánicas que favorezcan determinadas enfermedades. Es de notar que es cierto que el mapa natal nos muestra los materiales con los que contamos para construir nuestra vida pero debemos tener presente que desde ese preciso momento en adelante los planetas siguen su curso creando nuevas figuras geométricas, nuevas realidades energéticas que siguen influyendo sobre nosotros en lo que la astrología estudia como tránsitos. El estudio de cómo el planeta en su movimiento natural interactúa con lo que conocemos como planeta radical, es decir, el que estaba en una situación determinada en el momento de nuestro nacimiento, nos permite no solo afinar respecto al pronóstico sino, especialmente en el caso de los tránsitos de la luna, hacer un seguimiento de la evolución de la enfermedad, ayudándonos a prever posibles agravamientos que aconsejen variaciones en la dosificación del remedio.

Recurriendo otra vez a Paracelso:

«O sea, debe juzgar a la medicina según los astros, para comprender a los astros superiores y a los inferiores. Como la medicina no tiene validez si no es del cielo, ésta debe derivar del cielo…

Por ejemplo, todo aquello que respecta al cerebro es conducido al cerebro por la Luna, aquello que respecta al bazo fluye hacia este punto con los medios de Saturno, todo lo que respecta al corazón es portado hacia éste con los medios del Sol. De esta manera los riñones son gobernados por Venus, el hígado por Júpiter, la bilis por Marte«.

(Paragranum)

Quiero hacer notar un detalle importante del texto de Paracelso. Nos dice que el médico debe juzgar la medicina según los astros superiores (es decir, la fuerza planetaria celeste como manifestación del arquetipo correspondiente) y los inferiores, es decir, las funciones orgánicas que por ley de correspondencias se relaciona con la fuerza superior y, por lo tanto, el arquetipo que representa. A continuación no dice que la Luna, o Saturno o Venus gobiernen nuestro cerebro, nuestro bazo (y huesos), nuestros riñones, sino que canalizan todo aquello que los concierne. Este matiz es sumamente importante porque de ahí podemos inferir que no es el planeta el provocador de nada, sino el canalizador de la fuerza arquetípica correspondiente.

Es habitual que la astrología médica se apoye en la espagiria en cuanto al tratamiento, aunque no necesariamente. Tanto la fitoterapia, la homeopatía, la homo toxicología o cualquier otro sistema terapéutico tiene su aplicación en la astrología médica y son numerosos los investigadores que han desarrollado esquemas o tablas asociando zonas anatómicas (signos) y funciones (planetas) con flores de Bach, homeopatía, gemas usadas como joyas curativas (gemoterapia) o como remedios espagíricos o basmas ayurvédicos, sales de Schüssler

¿Alguien piensa que es casual que tanto los primeros remedios de Bach como las sales de Shüssler sean 12? De la misma forma que resulta curioso ver la similitud entre las primitivas clasificaciones homeopáticas: psora, sicosis y sífilis con las tendencias sintomáticas primarias asociadas a los signos cardinales, fijos y mutables, enormemente parecidos a su vez a los doshas ayurvédicos o a los humores hipocráticos…

Mismos conceptos, mismas verdades, diferentes formas de contarlas y de nombrarlas. Este es un mapa más, no el mejor ni el único pero si útil y probado. Mil monjes, mil religiones, decía el Budha.

Parafraseándolo, podría decir, mil médicos, mil formas de curar…

Registros Akáshicos: guía y ayuda para sanar relaciones conflictivas

¿El Universo tiene memoria? ¿Y si esa memoria estuviese a tu disposición si la requieres? Casi todos necesitamos, en cierto momento de la vida, comprender nuestra biografía para trascenderla, conectar con nuestra inocencia, con la paz del corazón y con el perdón. Reyes Lamprea, consultora y formadora en Registros Akáshicos, comenta hoy en su artículo de colaboración espontáneo:

“A través del acceso a nuestro Registro Akáshico podemos encontrar Guía, ayuda e información de Seres de Planos Superiores de Conciencia y tenemos la posibilidad de trascender situaciones y sanar traumas”. 

 

¿Qué es el Campo Akáshico?

El Campo Akáshico se hace presente en todo lo que existe, resuena con todo lo que sucede y conecta cada átomo de vida. Se trata de un campo inteligente y vivo.

Tiene que ver con el Campo Universal de Energía,  al que todos estamos conectados en todo momento, registrando nuestros pensamientos, sentimientos, emociones y acciones, impregnándolo de la “vibración” dominante en nosotros. Es una extensión de nuestra propia historia más allá de nuestra percepción inicial. Nos conecta con el Vórtice de Creación y es una libre y amplia puerta de acceso hacia el conocimiento y recuperación (sanación, inocencia, autoimagen), hacia la paz y el perdón (auto-perdón). Es un acceso fuera del tiempo con incidencia en el tiempo según nuestro nivel de libertad interna. Puede accederse en cualquier momento, lugar y situación al Campo Akáshico para muy distintas cuestiones, acciones e intenciones.

 

¿Qué son los Registros Akáshicos?

El Registro Akáshico es aquella esfera del Campo Akáshico protegida en dimensiones Superiores de Conciencia con el fin de facilitar el  proceso de Conciencia durante la vida y entre vidas. Su vibración es altísima y es necesario elevar la vibración para acceder a dicha esfera.

A través del acceso a nuestro Registro Akáshico podemos encontrar Guía, ayuda e información de Seres de Planos Superiores de Conciencia. También podemos trascender situaciones, sanar traumas, elevar nuestra vibración, y un sinfín de opciones a descubrir a través del proceso de la conexión consciente, del auto-descubrimiento y de la elevación de la vibración.

En el Registro Akáshico se encuentra todo aquello de tal significado para nuestro espíritu como para ser “Registrado”. Durante nuestra vida presente podemos acceder a aquellos momentos que quedaron “grabados” por su importancia. En las situaciones más cotidianas también se encuentran experiencias significativas para nuestro espíritu.

Tanto en el acceso al Campo Akáshico desde nuestra vida cotidiana como desde el acceso al Registro Akáshico, abrimos un nuevo camino más consciente, creativo e ilimitado en el ejercicio de nuestra existencia.

 

¿Cómo accedemos a la conciencia akáshica?

La conciencia Akáshica tiene que ver contigo, con la forma en que sientes tu presencia en este mundo, con la explicación interna que das a tu experiencia espiritual más allá de este mundo. Comprendiendo con ello más profundamente tu propia existencia y el resto de la existencia. Es una vía de experimentación más allá del razonamiento, que es la utilización humana de tu mente y tus pensamientos.

 

Al participar conscientemente de los aspectos invisibles de tu ser realizas un camino que te lleva hacia una vida completada con tu parte corporal y tu parte espiritual. Dentro de los aspectos espirituales accederás a las decisiones internas libres de los condicionantes personales, encontrando una vía anexa a la “habitual”, provocando nuevas aperturas de oportunidades, ideas, encuentros y experiencias en tu vida.

Imagina una montaña donde existe un túnel que podrías entender como el paso que habitualmente se utiliza para pasar al otro lado de una experiencia (reflexión, razonamiento, ecuaciones de pros y contras, convenientes e inconvenientes, oportuno o inoportuno, adecuado e inadecuado, aprobado o no por otros, etc,), este es el camino del túnel labrado a lo largo de años por muchas personas, incluidas tu y yo.

Un día en que no tienes tanta prisa por llegar al otro lado de una experiencia (vivirla), reconoces un pequeño camino anexo rodeando la montaña y decides caminar un poco por él. De esto te hablo. Puedes utilizar para vivir a veces el túnel y a veces este otro camino. El túnel es amplio y durante el paso por él sólo puedes ver el túnel, a los que te acompañan en el túnel y el principio y final del mismo (pasado y futuro). A través del camino que rodea la montaña tienes una vista panorámica (PRESENTE).

 

¿Por qué es trascendental vivir el ahora?

El momento PRESENTE o AHORA es el acceso a la Experiencia Pura, necesitándose un gusto por la libertad para habitar en presente. En Presente la experiencia no tiene fin ni principio pues forma parte integrante de muchos instantes unidos por el hilo del paso del espíritu por la experiencia humana. Habitando el momento presente, fuera de horarios, deberes y obligaciones accedemos a una conexión interna con nuestra auténtica esencia espiritual, encontrando la valía, la inteligencia, el amor incondicional por nosotros y por los demás, el aprecio profundo por todo lo que existe, la experiencia de la paz, la dicha y el agradecimiento. El poder de hacer, de ser y de trascender el tiempo y la personalidad.

 

¿A qué le llamamos «personalidad»?

La personalidad es la “autoimagen” creada por nosotros, por las personas que hemos amado y de las que hemos “interpretado” una parte de nosotros. También es el resultado de nuestras “lealtades” con personas, vivencias y compromisos pasados. Tiene que ver con una forma de amor “condicionado” a la forma de amor que hemos conseguido comprender de la inmensa cantidad de estímulos recibidos durante nuestra vida.

 

Al experimentar traumas durante la vida se conforman en tu conciencia, en tu energía, en tu cuerpo, en tus emociones y en tus pensamientos “rasgaduras”, corazas, bloqueos, incapacidades, apegos, hábitos, etc., que limitan  tu capacidad de vivir plenamente.

Un proceso sencillo y amoroso para superar el aspecto de creerte quien hasta ahora te has creído es TRASCENDER LA PERSONALIDAD. Pues es en tu personalidad, tu ego, donde se guardan las heridas, como en la carcasa de tu móvil se registran los golpes. Y es “soltando” tu personalidad, respirando y trascendiendo quién crees que eres como liberas las heridas (traumas) registrados por tu “carcasa”.

 

La confianza

Resulta fundamental para una experiencia de vida plena y satisfactoria, y más aún para el acceso profundo, placentero, auténtico y pleno a los Registros Akashicos/ Campo Akáshico. Casi todos los principiantes necesitan superar las pruebas de la confianza, y conforme las superan adquieren una mayor y más admirable dirección de su vida.

Todo proceso de confianza es un proceso de valor, aprecio y gratitud. Aprender a confiar en ti es aprender a reescribir tu historia.

 

Aprendimos a vivir desde el esfuerzo…

El esfuerzo es la unión de una acción y su contrario.

Es Acción más Resistencia.

Básicamente es un miedo que interfiere en tu habilidad natural de realizar cualquier tarea fácilmente.

ESFUERZO= Acción + Resistencia

 

Espíritu, ser y alma

El Espíritu es la Esencia. Impregna toda vida, todo lo existente y por su cualidad pura viviente lleva en sí la Matriz de Creación.

Todo existe en espíritu, entendido también como energía.

El espíritu no impone límites, no cuenta con el yo y el tú, expresa el “somos”.

El Espíritu Santo es Expresión viviente de la Fuente, Dios, Padre-Madre, Creador.

El Espíritu es Vida, Conciencia y Amor.

Las distintas expresiones de Espíritu buscan el experimentarse a sí mismas. Esto es el Ser.

El Ser es una expresión “individual” del Espíritu conectada con el todo.

El Ser es Espíritu en esencia. Para su experiencia humana cuenta con la “tecnología del alma”.  El Alma es un apoyo dado al espíritu que quiso experimentarse a sí mismo.

El espíritu es el que mantiene al ser humano conectado a la vida humana.

El alma es tecnología espiritual capaz de “Recuperar” toda vivencia del Ser a lo largo de todas sus vidas. Está conectada a la persona mientras vive su experiencia humana y retorna con el espíritu al abandonar la vida humana, regresando en la próxima.

 

¿Cuál es la relación entre Registro Akáshico y la Ley de la Atracción?

La Ley de Atracción nos conecta con todo aquello que es afín a nosotros, a nuestra energía.

Cada vez que “registramos” algo, a través de nuestras emociones, pensamientos o acciones queda gravado y vivo en el Campo Akáshico, que nos conecta con todo lo demás, por esto, si yo siento que soy rechazada, el CAMPO me va a conectar con aquello en lo que vibro, y me va a traer todas las experiencias que yo siga “llamando” para seguir siendo rechazada.

Esto sucede porque “nos novemos” en ciertos hábitos que están muy instalados en nosotros y que se mantienen ahí por nuestro OBSERVADOR.

La forma más rápida y efectiva que conozco de atraer a nuestra vida aquello que realmente nos gustaría experimentar es a través del proceso del REGISTRO DE LA VIDA.

 

¿Qué es y cómo trabaja el «Observador» en tu vida?

El observador es tu “voz interna”, es quién te cuenta lo que está pasando, son tus ojos, tu piel, todos tus sentidos, es el conjunto de lo que percibes y tu forma de sentirlo, pensarlo y actuarlo.

 

El observador es aquella parte interna de ti que hace que tu vida sea un infierno o una delicia.

Es una parte crucial de tu persona y tiene que ver con tu estado de conciencia, tus elecciones, tu ambiente, crianza, lealtades, etc.

Para conocer a tu “observador” sólo tienes que oírte, escuchar tus pensamientos cuando sucede algo, cuando estás tranquila/o, cuando piensas en algo, cuando te enfrentas a alguna situación… Te va a hablar sobre cómo ve a las otras personas, sobre cómo ve los asuntos de salud, dinero, relaciones, proyectos, situación actual.

Puedes incluso ver la forma en que ve a tu persona a través de una meditación y con esa intención.

Cuando ves la forma en que tu observador te ve no puedes más que comprender que tal como te ve es como propicia tu comportamiento. Si te crees un conejo comes zanahorias.

Puede realizarse un importante avance personal si “mejoramos” nuestro observador.

 

B.T: Os recomendamos la lectura de esta entrevista Buenasterapias a Reyes Lamprea. ¿Su título? “Mujeres emprendedoras: ¡empleo con corazón!

http://www.buenasterapias.es/archives/681