dieta macrobiotica

El ayuno y la ingesta de agua en la dieta macrobiótica

¿Cenas tarde? Si haces la digestión en postura horizontal generas putrefacciones y tóxicos indeseables en tu organismo. ¿En qué consiste el ayuno nocturno y cuáles son sus efectos saludables? ¿Beber mucha agua puede debilitar nuestros riñones? ¿Sabías que el cloro del agua que bebes destruye la vitamina E, altera la flora intestinal y es un factor de riesgo en el cáncer? ¿Por qué el tratamiento del agua con fluoruro hace que perder peso sea más difícil y es ilegal en Suecia, Dinamarca y Holanda? ¿Cómo y cuándo necesitamos beber? En esta entrevista a Mati Navas, experta en Macrobiótica, encontrarás las respuestas…

 

B.T.: ¿La macrobiótica recomienda los ayunos? ¿Qué beneficios recibimos ayunando?

En la macrobiótica no se recomiendan los ayunos, entendiendo estos por pasar uno o varios días sin comer. Cuando ayunamos de esta manera exponemos a nuestro cuerpo a una situación extrema y a un esfuerzo extremo. En los ayunos así entendidos nos quedamos desvitalizados, cansados y sin la energía necesaria para abordar nuestras tareas cotidianas, y cuando por fin tenemos el permiso de alimentarnos vamos a estar tan desbocados que será difícil mantener una dieta equilibrada. No es bueno pasar así de un extremo a otro. Estos ayunos se promueven muchas veces con la intención de eliminar toxinas y depurarnos.

Pero hay formas mejores de conseguirlo. Lo primero que tenemos que hacer si queremos limpiar nuestro cuerpo de los excesos de una etapa anterior es respetar a diario el ayuno nocturno.

Este ayuno consiste en cenar temprano y dejar pasar un mínimo de dos a tres horas sin comer ni beber antes de acostarnos (y mejor si son más). Así el cuerpo no tendrá que hacer la digestión en postura horizontal, lo que hace que la digestión sea muy lenta y se produzcan en ella putrefacciones y tóxicos indeseables. De esta manera la noche se aprovecha realmente para lo que está, que es para el descanso y la regeneración celular. Tendremos a diario entre 12 y 14 horas de ayuno y cuando respetas este ayuno te levantas por la mañana como nuevo, descansado y con mucha vitalidad, con buen apetito, y con la piel hasta ¡sin arrugas!

Después si nuestra intención es depurarnos mantendremos una dieta macrobiótica que haga más hincapié en este objetivo y poco a poco, sin grandes esfuerzos y de manera constante y duradera lo vamos a ir consiguiendo.

Pensarás que esta propuesta es bastante difícil en nuestra cultura española, pero si te fijas bien en toda Europa se hace de esta manera pues la hora de la cena está entre las cinco y las seis de la tarde, y me atrevería a decir que en todo el mundo. Somos el país donde se cena más tarde, una mala costumbre.

 

B.T.: ¿De dónde obtenemos la energía para trabajar y seguir con nuestras tareas cotidianas si no comemos?

Nuestro organismo dispone de tres tipos de depósitos diferentes de material combustible a los que recurre cuando es necesario:

El más abundante es la grasa del tejido adiposo. Tiene una capacidad ilimitada de almacenamiento. Este depósito se produce a partir de la grasa y de los carbohidaratosque tomamos en nuestra dieta. Se utiliza para realizar una actividad normal que no sea excesiva.

Otro depósito importante es el glucógeno muscular que se almacena en los músculos. Este depósito tiene una capacidad de almacenaje limitada. Las células utilizan estos depósitos como fuente rápida de energía. Y para mantener esfuerzos intensos.

Otro depósito es glucógenos que se almacena en el hígado a partir de los carbohidratos de la dieta. El nivel de almacenamiento de glucógeno es muy limitado y se encarga de mantener el nivel de glucosa en la sangre para evitar una hipoglucemia. Esta es la energía que se consume primero cuando ayunamos. En estos procesos de almacenado y utilización tienen un papel muy importante la función pancreática que tiene que funcionar perfectamente.

 

Sobre al Agua que bebemos…
B.T.: ¿Qué cantidad de agua debe tomarse al día si respetas una dieta macrobiótica?

Aunque el agua es un buen diurético natural un exceso de líquidos debilita a lo largo del tiempo nuestros riñones por el exceso de trabajo que supone para ellos.

Definir la cantidad de agua que debemos tomar es muy difícil porque una de las característica de la alimentación macrobiótica es que se ajusta a las características de cada persona, al lugar donde vive y al ejercicio físico que realiza. Dependerá pues de las necesidades de cada organismo en particular. El mejor indicativo del agua que debemos beber es la sed.

Con una alimentación macrobiótica estándar, abundante en cereales integrales y legumbres cocinadas con abundante agua, verduras, frutas, caldos, sopas, infusiones entre horas, baja cantidad en proteínas animales y poca sal, apenas sí se tiene sed.

De todas formas, es más lógico disminuir la cantidad de sal y de comidas concentradas pobres en agua, que aumentar la cantidad de agua a tomar. Cuando las personas pierden la capacidad de sentir este indicador de la sed, por ejemplo algunas personas mayores, se recomienda seguir una dieta más jugosa  y beber entre horas.

 

B.T.: ¿Recomendáis el empleo de filtros de agua a vuestros consultantes? Ya sabemos que el agua del grifo tiene, entre otros, metales pesados y bacterias nocivas para la salud.

El agua que llega a nuestras casas está tratada, no tiene microorganismos vivos pero sí los trae muertos y también algunos contaminantes como puedes ser los nitratos y el cloro y a veces barro que observamos en los depósitos de algunos filtros.

 

imagen de un manantial

Mati Navas recomienda beber agua de manantial. Imagen: elpoderdelalimento.com

 

El cloro del agua es un agente oxidante muy potente que destruye la vitamina E, altera la flora intestinal y es un factor de riesgo en el cáncer.

Es recomendable el agua de manantial o el uso de filtros de buena calidad para el agua del grifo si la usamos para beber o cocinar ya que a la larga nos puede evitar problemas de salud que acarrean sus contaminantes, como he explicado anteriormente.

 
B.T.: ¿Qué efectos nocivos para el organismo produce el flúor que se añade al agua que bebemos?

Según Paul Pitchford en su libro “Sanando con cereales integrales” nos dice “Muchas son las pruebas que se han efectuado con fluoruro en las aguas; algunas indican una mejoría en los dientes mientras que otras muestran un efecto aún peor. Como resultado de las investigaciones en Europa, el tratamiento del agua con fluoruro es ilegal en Suecia, Dinamarca y Holanda. Alemania y Bélgica han descontinuado sus experimentos con fluoruro en la población humana y Francia y Noruega no han encontrado evidencia suficiente para garantizar una fluorización dela agua. En realidad la mayoría de las pruebas son difíciles de interpretar puesto que el contenido mineral del agua misma es uno de los factores decisivos.”

 

Imagen: www.hogarutil.com

Imagen: www.hogarutil.com

 

Como propiedades indeseables de la fluorización, continúa diciendo, tenemos:

Inhibe la función correcta de la glándula tiroides y los sistemas enzimáticos. Esto hace que la reducción de peso sea más difícil.

Daña el sistema inmunológico. Los padecimientos serios que pueden presentarse son escleroderma, lupus y varias formas de artritis. Al final las probabilidades de cáncer y otras condiciones degenerativas, se elevan.

El fluoruro en el agua pública frecuentemente existe en cantidades de una parte por millón. Según los principios de la medicina homeopática, esta concentración puede ser un patógeno de alta potencia cuando se usa con regularidad.

El flúor es un elemento altamente oxidante, por lo que hay que tener mucho cuidado si se ingiere como complemento ya que puede provocar un envejecimiento prematuro.

 

B.T.: ¿Beber agua entre comidas ayuda o dificulta la digestión?

Beber mucha agua durante las comidas puede entorpecer la digestión ya que los jugos gástricos se “aguan” y pierden eficacia a la hora de actuar sobre los alimentos. Por lo tanto es mucho mejor beber líquidos entre horas. Esto no quiere decir que no bebamos nada durante las comidas, ¡por supuesto que no! Las comidas macrobióticas son jugosas y llevan sopas, infusiones en el postre y la comida cocinada con sus salsas y su caldo. Pero vamos a procurar evitar consumir muchos alimentos muy salados o secos que nos den mucha sed al comer pues si bebemos demasiado se podría entorpecer el proceso digestivo.

 

B.T.: ¿La macrobiótica contempla la ingesta de agua de mar para restablecer la salud del organismo? ¿Qué opinas de la Terapia Marina?

No se contempla esta práctica ya que los minerales del mar se añaden a la comida con el uso moderado de la sal marina sin refinar.

Desconozco las terapias marinas pero en mi opinión no hay verdades absolutas, tampoco en la macrobiótica. Otras terapias pueden ser apropiadas si la persona lo considera oportuno puesto que abogamos siempre por una salud responsable.

 

B.T.: ¿Puedes recomendarnos libros para una novata en macrobiótica?
imagen de la portada del libro nutricion energetica y salud

Imagen: informacionporlaverdad.blogspot.com

  • El libro de la macrobiótica. Michiokushi
  • Alimentación yin yang. Raquel Magen Luque
  • Nutrición energética y salud. Dr. Jorge Pérez- Calvo Soler
  • La cocina de Aveline. Avelinekushi con Alex Yack
  • El regreso del hombre de sal. Martín Macedo
  • La nueva cocina energética. Montse Bradford
 
B.T.: ¿Y algún vídeo imprescindible para entender la propuesta macrobiótica?
  • Alimentación macrobiótica y salud. Mati Navas.
  • Macrobiótica. Martín Macedo.

Ver AQUÍ todos los vídeos recomendados por Mati Navas.

Otras entrevista realizadas a Mati Navas:
  • Título: Macrobiótica: tu alimento afecta a tu campo energético y a tus emociones

Extracto:

¿Qué tienen en común Isabel Preysler y Alejandro Sanz? ¡Que respetan una dieta macrobiótica! Raquel es  hija de Mati Navas, especialista en Macrobiótica y nuestra entrevistada de hoy. A Raquel le diagnosticaron una “enfermedad rara”. Nos comenta Mati que “El médico la sentenció a cinco o seis años de calidad de vida aceptable. Entonces empezó mi búsqueda desesperada para encontrar algo que pudiera ayudar a mi hija”.

 

  • Título: ¿Cómo alimentar a tu hijo desde la dieta macrobiótica?

Extracto:

En la Dieta Macrobiótica no hay alimentos prohibidos, pero desaconsejan el azúcar, el cacao y los lácteos. ¿Por qué? ¿En qué beneficia a los niños merendar “ligero” y cenar temprano? ¿Qué ocurre cuando vestimos a nuestros hijos con ropa sintética? ¿Cómo perjudican los colchones de muelles a nuestra infancia? Mati Navas, especialista en Macrobiótica, responde a estas cuestiones y comparte dos desayunos, dos meriendas y dos cenas saludables además de pautas de higiene personal para nuestra infancia.

http://www.buenasterapias.es/archives/8820

Entrevista Bt relacionada:

Título: ¡El ayuno cura! ¿Qué le ocurre a tu organismo cuando ayuna?

Entrevistada: Maya Maelys, experta en Ayunoterapia y Senderismo.

Extracto:

¿Por qué cuando ayunamos nos sentimos poderosos y llenos de energía? ¿Sabías que Francia cuenta con 30 centros y 60.000 inscritos a la Federación de Ayuno y Senderismo? ¿Y que aproximadamente dos millones de alemanes ayunan caminando cada año? ¡El Ayuno cura!  Se ha respetado en todos los tiempos y culturas. ¿Qué le ocurre a tu cuerpo cuando ayunas? Maya Maëlys te lo explica en esta entrevista de hoy.

http://www.buenasterapias.es/archives/691

¿Cómo alimentar a tu hijo desde la Dieta Macrobiótica?

En la Dieta Macrobiótica no hay alimentos prohibidos, pero desaconsejan el azúcar, el cacao y los lácteos. ¿Por qué? ¿En qué beneficia a los niños merendar «ligero» y cenar temprano? ¿Qué ocurre cuando vestimos a nuestros hijos con ropa sintética? ¿Cómo perjudican los colchones de muelles a nuestra infancia? Mati Navas, especialista en Macrobiótica, responde a estas cuestiones y comparte dos desayunos, dos meriendas y dos cenas saludables además de pautas de higiene personal para nuestra infancia.

Ésta es la segunda parte de la fantástica entrevista que publicamos en septiembre donde Mati Navas explicaba las bases de la Dieta Macrobiótica.

imagen de mati navas

Mati Navas en su intervención durante las I Jornadas Andaluzas de Alimentación Inteligente (Sevilla)

 

Mati Navas es directora de La Crisálida, Instituto Macrobiótico (Sevilla, 2008). Diplomada en Magisterio y en Nutrición y Dietética, se formó como consultora en Medicina Oriental Macrobiótica, en las escuelas reconocidas por el Instituto Internacional Kushi de Boston, de Madrid (Escuela de Vida) y Lisboa (IMP Instituto Macrobiótico de Portugal).

 

BT: ¿Hay alimentos prohibidos para la infancia macrobiótica?

En la macrobiótica no hay alimentos prohibidos. Podemos decir que hay alimentos poco aconsejables para ciertas situaciones, o quizás alimentos que hay que tomar con mucha moderación. Pero en un buen conjunto de alimentos no estropea la salud el que un día nos tomemos algo menos saludable, lo que cuenta al fin y al cabo es la alimentación en su conjunto.

La infancia es un periodo muy especial de la vida. Los cuerpos de los niños están en continuo cambio y crecimiento y es entonces donde acaban de formarse los órganos, las capacidades intelectuales, se determinan las primeras conexiones neuronales… Es de alguna manera la etapa de la vida en la que sentamos las bases de lo que luego será nuestro cuerpo y su potencial real. Así que no hay que explicar mucho más el que en esta etapa es muy importante que ofrezcamos a los niños una alimentación de la mejor calidad, para que puedan desarrollarse y crecer en la mejor posible opción dentro de lo que delimita su constitución genética.

Por eso se desaconsejan, por ejemplo, todos los alimentos que sobreexcitan el sistema nervioso y que son adictivos, como el azúcar o el cacao, los refrescos cafeinados y los refrescos industriales. También toda la bollería industrial, por la mala calidad de sus grasas hidrogenadas y la cantidad de aditivos químicos que poseen. Los alimentos industriales, precocinados, enlatados, por su falta de frescura y su peor condición nutritiva, además de por la cantidad de aditivos químicos que se les añaden.

Se desaconseja además atiborrar a los niños, tal y como son las directrices pediátricas actuales, a productos lácteos pues el contenido en caseínas y lactosa producen atasco y grandes cantidades de mucosidades que tienden a acumularse en las vías respiratorias y son fuente además de muchas alergias, problemas de la piel y estreñimiento.

Aconsejamos alimentar a los niños con alimentos vivos y frescos como los cereales integrales ecológicos, ricos en fibra y en hidratos de carbono polisacáridos fuente de una enorme energía que proporcionarán a los niños mucha vitalidad y buen talante. Nos referimos a arroz, mijo, cebada, centeno, trigo, amaranto, avena, maíz y trigo sarraceno en todas sus variedades (en grano, en pastas, en pan, crepes, bollería…)

También deben estar presentes en su dieta, por supuesto las frutas y las verduras ecológicas, fuente de buenas vitaminas y libres de pesticidas químicos y otros productos de dudosa salubridad. Los frutos secos de buena calidad, los aceites de primera presión en frío y no refinados, las algas que aportan tantos minerales y los productos ricos en proteínas, como los que son ricos en proteínas vegetales tal y como legumbres, tofu, tempe y seitán, y también una pequeña cantidad de productos animales: carnes, pescado y frutos del mar, lácteos y huevos. Por supuesto cocinados de manera rica, atractiva y divertida para los niños, que comer sano no está reñido con el disfrute en la mesa.

 

imagen de panes hechos con cereales integrales

Pan con cereales integrales. Imagen de Paco Aznar

 

En nuestra dieta moderna hemos perdido la conexión real con la verdadera dieta humana, practicada por nuestra especie durante miles de años, en la que primaban los cereales, las legumbres, las verduras y las frutas como alimentos base y en menor cantidad todos los alimentos animales. Desde la industrialización hemos podido criar animales para el consumo humano en grandes cantidades (y en unas condiciones poco dignas para ellos), de manera que su consumo se ha popularizado y ha tomado relevancia en nuestra dieta. Pero cada vez más somos conscientes de que el abuso de productos animales tiene que ver con acidez en la sangre, cantidad de tóxicos acumulados, cantidad de antibióticos y otros aditivos, lo que a la larga nos produce muchos problemas, que van desde el estreñimiento hasta el cáncer.

En la macrobiótica comemos de todo, pero con mesura y dando prioridad de nuevo a los alimentos base para nuestra especie, tal y como nos enseña nuestra dentadura de animales omnívoros, preferentemente moledores de cereales, semillas y verduras.

Y yendo un poco más allá haré aquí una reflexión para todos. Vivimos en un planeta sobrepoblado en donde la mayor parte de la población humana pasa hambruna y una pequeña parte de los países del norte vive en el exceso, un exceso que nos lleva en muchos casos a problemas serios, como la obesidad, la diabetes o el cáncer. En este mundo rico dedicamos gran parte de los recursos de la tierra a criar al ganado que luego surtirá nuestros hábitos alimenticios desproporcionados y desconectados del orden natural.

Con los recursos de grano y agua que se necesitan para conseguir 500gr de carne de vaca pueden comer 50 personas. Por no entrar en detalle de la contaminación que el ganado criado en grandes cantidades y para estos fines deja en los ríos y la tierra. Desde luego que es para pensarlo, está en nuestra mano, en nuestra decisión de cada día, tres veces por día, seguir alimentando esta locura o retomar la cordura por el bien de la humanidad y del planeta.

Si alimentamos a diario a nuestros niños con los alimentos de la mejor calidad, ocasionalmente podrán comer de todo, para integrarse en todas las situaciones que ellos tengan que vivir con normalidad siendo uno más. Me refiero a cumpleaños, cuando van a comer fuera de casa, de vacaciones… Es bueno que transmitamos a los niños de que la comida es para disfrutarla, y que ellos pueden participar de todo lo que haya para comer y poco a poco irles enseñando a elegir. Con el tiempo su paladar también se irá afinando y ellos mismos podrán decidir lo que comen o no. Si algo no nos gusta mucho a nosotros que lo consuman pienso que es mejor explicarlo que imponerlo. El niño se tiene que sentir libre y disfrutar con gusto la comida también en sus relaciones sociales.

 

BT: ¿Un desayuno macrobiótico ideal?

Hay muchas opciones buenas de desayuno para los niños, y en la macrobiótica también el desayuno se adapta a las estaciones del año, siendo más ligero y refrescante en el verano y más caliente y nutritivo en el invierno. Lo que es verdad es que siempre el desayuno va con cereal integral, que es el alimento que más hidratos de carbono de absorción lenta nos suministra y por tanto una energía más duradera para poder rendir bien durante toda la mañana.

En los desayunos caben los zumos, la fruta, las tostadas, las tortitas, los churros, magdalenas y bizcochos de buena calidad, las compotas, los patés, el tofu…

imagen de una tarta de limon y yogur

Tarta de limón y yogur. Imagen cedida por el Instituo Macrobiótico La Crisálida

 

Así por ejemplo podemos proponer las siguientes dos opciones:

 

  1. Bebida de “café de cereales” con leche de arroz y crema dulce de arroz con compota de manzana y ralladura de limón, espolvoreada de piñones y pasas, y para quien guste un poco de canela. Este podría ser un desayuno más invernal.
  1. Bebida de choco-algarroba elaborada con leche de avena y una cucharadita de harina de algarroba, y tortitas de maíz a la plancha untadas con paté de tofu a la albahaca. De acompañamiento una pieza de fruta de temporada y unas semillas tostadas de girasol. Este sería un desayuno más de verano.

 

BT: ¿Y qué tal para merendar?

Realmente hay muchísimas opciones de merienda para los niños. Otra vez las adaptamos a las estaciones. Y siempre proponemos meriendas ligeras que luego permitan una cena tempranito. Si los niños cenan temprano y van a dormir dejando pasar un tiempo entre la cena y el momento del descanso, su cuerpo se va a recuperar mejor de noche, su sueño será más profundo y a la mañana siguiente se levantarán más frescos y preparados para hacer un buen desayuno nutritivo que les cubra bien sus actividades de la mañana.

En los desayunos caben los bocadillos nutritivos, la bollería, la fruta, los pasteles de fruta al horno, las galletas, las natillas, las tartas de galleta, los hojaldres, los zumos…Bueno, aquí van sólo dos ideas:

  1. Un zumo de manzana, zanahoria y apio, acompañado de un pedazo de bizcocho casero.
  1. Infusión de anís y bebida de arroz, con yogurt acompañado de una compota de fruta de temporada.

 

BT: Llega la hora de cenar…

De nuevo me pones en una tesitura, realmente la cocina macrobiótica es muy variada y lo que aquí voy a ofrecer es sólo un par de ejemplos de las muchas opciones que tenemos.

 

imagen de una sopa de miso

Sopa de miso. Imagen cedida por el I.M. La Crisálida.

 

Bueno, aquí van dos ideas para que os hagáis una idea.

  1. Sopita de miso con arroz integral, verduras y garbanzos, y decoración de cebollino. Este es un plato muy completo. De acompañamiento una ensalada de col rallada y chucrut. Y de postre unas natillas de amasake.
  1. Crema de verduras dulces y un plato combinado con un pedazo de pastel de mijo y coliflor, y unos filetes de tofu a las finas hierbas, y un poco de ensalada de verduras escaldadas con rúcula, con rabanitos y semillas de lino. De postre una compota de manzana con canela.

 

BT: ¿Nos recomiendas algunas pautas de higiene personal para potenciar la salud infantil?

Hay muchas sustancias nocivas que ingerimos que entran en nuestro cuerpo no sólo por la boca, también por el aire que respiramos. Es importante elegir productos que están en contacto con nosotros, o bien en nuestro cuerpo, o bien en la casa que eviten esas sustancias.

Por ejemplo vamos a elegir una cosmética infantil ecológica y sin sustancias de dudosa salubridad como los parabenos, en los champús y jabones de los niños, en las cremas hidratantes o las cremas de sol. Evitaremos también colonias de aromas artificiales y optaremos por perfumes naturales elaborados sólo a partir de aceites esenciales.

En la casa podemos usar productos de limpieza ecológicos, libres de aromas químicos y menos contaminantes para el medio ambiente.

La ropa de los niños es mejor que sea de fibras naturales, como el algodón, el lino, la lana o la seda, que permiten una mejor transpiración y además no se cargan con iones negativos interfiriendo en el correcto funcionamiento energético de los meridianos del cuerpo.

A la hora de dormir podemos evitar los colchones de muelles, pues se cargan con campos magnéticos que puede alterar nuestra energía y nuestro descanso a largo plazo. Así podemos elegir látex natural, u otros colchones elaborados con fibras naturales, como la de coco.

 

BT: ¿Hay algún cuento o guía infantil para colegios que explique a los niños las bendiciones de la DM?

¡No conozco ninguno!, pero sería un interesante proyecto para trabajar…