Dolor del miembro fantasma

Árbol de la Vida de la Kabala: el Tikún, misión de tu alma en esta existencia

¡Cuánta espiritualidad en las matemáticas!  Dice la Kabala que cada persona viene a esta existencia con un Tikún (la misión que elige el alma para evolucionar). ¿Cuál es tu Tikún? Si no conectas con él, puedes enfermarte ya que no materializas la plenitud que has venido a experimentar en la vida. Al Tikún lo intuyes porque cuando vives tu misión sagrada sientes verdadera paz en el corazón. Norah Barranco, colaboradora Bt, te cuenta algo sobre el Sentido de tu Vida. 

 

imagen de norah barranco, colaboradora buenasterapias, arbol de la vida de la kabala, registros akashicos, jaen, madrid, malaga, tikun

Norah Barranco. Socióloga. Árbol de la Vida de la Kabala

Hay una canción de Jorge Drexler que se llama Amar la trama más que el desenlace y creo que es la frase que mejor define este maremagnum en el que nos embarcamos cuando elegimos estar vivos.

Y en esa “trama” nos enredamos y nos encontramos, bajamos a los infiernos, tocamos fondo para luego ascender a lo más luminoso de nosotros mismos, para luego olvidarnos y volver a caer… Hasta que donde caemos es en la cuenta de que el manual de instrucciones de la Vida lo llevamos dentro y que, precisamente, escribirlo recordando quiénes somos, es una de las mejores ocupaciones que le podemos otorgar a los días.

Esa trama resulta que no es aleatoria, pero tampoco un guión cerrado. Me explico:

dice la Kabala que cada persona viene a esta existencia con un tikún (que viene a ser la misión de elige el alma para evolucionar), y que para cumplir ese tikún necesita experimentar algunas cuestiones, que se le hacen más o menos difíciles dependiendo de cómo se usen los demás recursos y potenciales que se trae puestos de fábrica o que ha desarrollado e integrado a lo largo experiencia vital. El caso es que en la constante elección (porque el libre albedrío es intocable, no se vayan a creer) de situaciones, personas y experiencias se nos va creando la trama necesaria para vernos cara a cara con nuestra verdadera esencia, desnuda de tonterías superficiales, y así afrontar lo que verdaderamente venimos a integrar.

No es tan complicado: traemos un tesoro dentro, pero como en los juegos, la literatura o el cine… lo importante no es el final, sino los mecanismos que ponemos en marcha para jugar a encontrar, no sólo el tesoro final, sino los miles de tesoros internos que nos van a acercar al cumplimiento de nuestro tikún. Que por cierto lo ha decidido el alma para evolucionar, no es una imposición sino una honesta elección.

¿Y cuál es nuestro tikún?

¡Ahí quería yo llegar!

Quizá sin usar esas mismas palabras, pero sí el mismo cuestionamiento, es la pregunta del millón desde tiempos ancestrales: ¿qué sentido tiene mi vida? Sería la pregunta. Pero igual el enfoque no nos crea más que nuevas preguntas, dudas, falsas creencias, inseguridades y hasta fanatismos. Yo he creído entender, en estos años de estudio y análisis, que igual habría que cambiar la pregunta para que la respuesta fuera menos desconcertante, quizá la pregunta sería menos incómoda así:  ¿cómo hago para darle sentido a mi vida? Porque al fin y al cabo quien tiene las herramientas de cambio en su mano es cada cual. Ahora, ¡cómo las uses es tu problema!

Y en ese sentido, una vez que se es consciente de la responsabilidad individual de cumplir el propio tikún (que por cierto cuanto más claro lo tienes más fácil te resulta, incluso sientes mucha más paz avanzando en esta vida sin despistarte en cuestiones baladís), es cuando empieza la acción consciente de dar el salto cuántico evolutivo que permite sanar esta vida (y otras anteriores o posteriores) en pos de la propia evolución y de la evolución humana en general…que se dice pronto.

Para facilitar este proceso de autoconocimiento y sanación, existe una herramienta que desde tiempos ancestrales nos acerca a la posibilidad humana de conectar todo el puzzle, interno y externo, para que el mapa del tesoro esté completo y la búsqueda resulte más fácil, se trata del Árbol de la Vida de la Kabala.

Gracias a la sistematización, análisis, actualización, recopilación y profundo estudio de Jaime Villarrubia, tenemos acceso a una Kabala Aplicada y Práctica que se está extendiendo por el mundo con la intención de que cada cual conozca su propio tikún con todos sus extras, bloqueos, crisis, potenciales, talentos y maestrías.

Basada en las matemáticas y la lengua hebrea,  elabora un mapa conceptual de la vida de cada ser humano capaz de ofrecer respuestas a las grandes preguntas que nos hacemos desde el principio de los tiempos.

Este “mapa” enlaza aspectos personales a nivel físico, mental, emocional y espiritual y con ello nos permite configurar una visión de cómo manejarlos para lograr una mejora en nuestros objetivos vitales y de cómo vivirlos de la manera más sana posible.

¿Y eso cómo se hace? A través de una sesión de interpretación de nuestro árbol, que previamente se ha realizado en base a operaciones matemáticas. La sesión dura entre hora y media y dos horas, se graba en audio para escucharla más de una vez e integrar la información que en un primer momento se nos escape. Y dado que el mapa es de cada cual, la responsabilidad de aprovechar dicha información también lo es. (Para más información búscame en el mapa solidario de Buenasterapias)

Una herramienta ancestral, redefinida para  acceder a su lado práctico y su aplicación directa en la vida cotidiana, que se abre al ser humano tras milenios de estar en la esfera de lo oculto. Toda una experiencia de autoconocimiento para verdaderamente “amar la trama… más que el desenlace”.

Gracias a Senai Rubio por sus enseñanzas.

Norah Barranco

Socióloga, Arteterapia, Directora del Programa radiofónico saludable Échate un Ojito (UniRadio Jaén), Maestra de Reiki, Registros Akáshicos, Árbol de la Vida de la Kabala.

670 700 256

Extracto:

Fue en el libro “Moby Dick” donde encontré una reveladora definición del Dolor del Miembro Fantasma (DMF) en la voz del capitán Ahab: “hay sólo una pierna para el ojo, pero dos para el alma”. En las narraciones infantiles encontramos ejemplos de personas con amputaciones: el soldadito de plomo, el padre de la princesa Brave, el niño del flautista de Hamelín, casi todos los piratas… En los referentes literarios y cinematográficos posteriores los personajes amputados son tratados con bastante menos amabilidad que en los cuentos: en su mayoría son los “malos” de la película. Resulta curioso que, en ninguna de las referencias anteriores, se hable del dolor del miembro fantasma…

Artículos de Colaboración Bt de Norah:

 

¿Qué es y cómo se trata el dolor del miembro fantasma?

Dice Norah Barranco, nuestra entrevistada de hoy,  que fue en el libro “Moby Dick” donde encontró una reveladora definición del Dolor del Miembro Fantasma (DMF) en la voz del capitán Ahab: “hay sólo una pierna para el ojo, pero dos para el alma”. En las narraciones infantiles encontramos ejemplos de personas con amputaciones: el soldadito de plomo, el padre de la princesa Brave, el niño del flautista de Hamelín, casi todos los piratas…

En los referentes literarios y cinematográficos posteriores los personajes amputados son tratados con bastante menos amabilidad que en los cuentos: en su mayoría son los «malos» de la película. Resulta curioso que, en ninguna de las referencias anteriores, se hable del dolor del miembro fantasma. Quizá viste el capítulo 12 de la novena temporada de Anatomía de Grey (2005), una de las raras excepciones donde sí se trataba este dolor.

Norah  nos comparte que tras la amputación de su pierna sentía que no era la cicatriz lo que más le dolía, ni tan siquiera la imagen asimétrica de su cuerpo. Lo que de verdad le hacía sufrir era el dolor del miembro fantasma. «Es algo tan absurdo, duele lo que no está… y duele una barbaridad. No hay analgésico que lo calme, ni cambio de postura, ni Reiki alguno…va por libre y duele cuando quiere».

Fue el médico norteamericano Silas Weir Mitchell (1829-1914) quién acuñó este término. Ejercía en el hospital Lane (Filadelfia) y allí se trataron a muchos soldados amputados de la Guerra de Secesión. Observando a estos soldados heridos registró que la mayoría de ellos habían desarrollado poco después de su operación extrañas experiencias sensoriales a las que el doctor llamó «fantasmas».

 

BT: ¿Quien fue y quién es ahora Norah Barranco?

Norah Barranco es el resultado de 42 intensos años en una montaña rusa vital, desde que a los veinte me diagnosticaran un cáncer hasta ese momento en que mi vida dio un giro espectacular a partir de la amputación de mi pierna izquierda. Hasta entonces había ejercido como socióloga y docente para numerosas instituciones. Centros penitenciarios, áreas de juventud, colectivos inmigrantes y gitanos, entre otros, habían sido los lugares en los que desarrollé mi trabajo. Pero fue la enfermedad la que dio un giro inesperado a mi vida …y a mi profesión.

A partir del diagnóstico de un tumor en mi pierna izquierda comienzo una búsqueda de sanación que me lleva a experimentar y conocer numerosas terapias complementarias, que me permiten liberarme de antiguas expectativas sobre mí y sobre la vida. A partir de ese momento la búsqueda se vuelve encuentro, porque van apareciendo de manera progresiva justamente los mensajes que necesito para seguir adelante. Entre ellos la kábala, que a través del consejo de un médico, me lleva a la drástica decisión de cambiar mi nombre, para así cambiar mi vibración y con ello poder optar a una especie de segunda oportunidad en mi vida, y sí: perdí la pierna, pero sigo viva y sana.

Tras la amputación, justo en ese momento de perder totalmente el control de mi vida, es cuando se intensifica ese encuentro constante. Es el estudio del Árbol de la Vida de la Kabala el que aparece para clarificar mi difusa espiritualidad, para marcar el ritmo de aprendizaje vital que transcurre en paralelo al Máster de Investigación en Arte, Música y Educación Estética de la Universidad de Jaén. ¿Cómo llegan ambos a mi vida? Sin comerlo, ni beberlo, de manera inesperada… pero como agua de mayo.

Norah cambia de vida, de aspecto, de chip y de frecuencia…pero sobretodo se reconstruye de otra manera, de la que mejor le viene, de la que se puede, a ritmo lento como la nueva cadencia al caminar.

Ahora escribo sin expectativas, disfruto de los pequeños y grandes placeres, crío a mi hija, hago sesiones de apertura de registros akásicos e interpreto el árbol de la vida de las personas que deciden estar en un proceso de apertura a la vida, a la sanación y a sí mismos  tratando de arrojar luz sobre las zonas que se bloquean …por el propio uso  de  vida.

No puede existir mayor metáfora del vivir que este aprender a caminar de nuevo estrenando nombre, actitud, estado civil, inquietudes, proyectos, ilusiones, juegos, risas, complicidades, compañeros de viaje, coche, palabras… Todo ello sumado a lo que quedó de la criba: amigos incondicionales repartidos en el mundo y cerca siempre; amigos cercanos de amor profundo; mi familia; mis recursos propios y prestados; las estrategias de supervivencia basadas en el profundo amor a la vida; los juegos de palabras del destino sonriéndome pese a todo; la sonrisa que busca seducir y que encuentra espejos que devuelven una imagen amable. Más habitable todo, hasta las palabras… Todo llega, de todo se sale… y un día, de repente… ¡amanece!

 

BT: ¿Qué  es el Dolor del Miembro Fantasma?

En ese proceso paralelo, y que aparece tras la amputación, hay un factor determinante que me hace parar el ritmo vital a mínimos (además de mi divorcio, claro está), se trata del Dolor del Miembro Fantasma.

Un dolor tan intenso como absurdo, porque es el dolor del miembro que no está, de la pierna ausente, un dolor neuropático que en algunas ocasiones llega a ser paralizante y que está asociado al propio estado de ánimo. El desamor del cuerpo hacia lo que se ha ido, hacia el miembro que ya no está. Se puede enmascarar el dolor pero sus raíces son mucho más profundas y adentrarse en ellas nos lleva a una cuestión básica: la propia autoimagen del paciente y su adaptación a la nueva situación.

Fue a raíz del estudio del Máster, antes citado, cuando entré en contacto con las distintas dimensiones del arte como herramienta sanadora y decido investigar sobre cómo afecta el cambio del foco de atención a la intensidad del dolor. Durante ese proceso paralizante, en el que numerosas terapias y tratamientos habían arrojado escasos resultados, había experimentado mejoría cada vez que me sentaba a escribir… y resulta que funcionaba: donde está tu atención está tu energía, así que cambiar el lugar de la atención facilitó una considerable mejoría.

Y es que el dolor fantasma, como todos los dolores neuropáticos, tiene un amplio componente emocional, y el arte (ya lo decía Aristóteles) “sana el alma para sanar el cuerpo”.

En mi proceso de investigación sobre este dolor encontré explicaciones que hablan de la imagen que en nuestro cerebro hay del cuerpo y como él sigue enviando mensajes al miembro que no está y éste vuelve en forma de dolor, otras que hablan de la afectación de las terminaciones nerviosas de la zona que son cortadas, otras de plasticidad neuronal, otras de cómo energéticamente la pierna sigue estando aunque físicamente no y por ello se refleja su ausencia en el dolor… vamos, todas ellas hablan del desamor en toda regla. Pero es en el libro “Moby Dick” donde encuentro una reveladora y descriptiva definición del capitán Ahab: “hay sólo una pierna para el ojo, pero dos para el alma”.

 

BT: ¿Cuál es el discurso de la medicina convencional sobre éste y cómo lo tratan?

Desde la medicina alopática se trata de paliar el dolor con medicación convencional, desde analgésicos, hasta hipnóticos, antidepresivos e incluso morfina, pero una vez más nos quedamos en la superficie. Se puede enmascarar el dolor pero sus raíces son mucho más profundas y adentrarse en ellas nos lleva a una cuestión básica: la propia autoimagen del paciente y su adaptación a la nueva situación. Tras las explicaciones sobre terminaciones nerviosas y elementos puramente fisiológicos no queda otra que aceptar que nada de eso es lógico cuando hablamos de un miembro ausente. Quizá el dolor del miembro fantasma sea el más representativo de los dolores neuropáticos y su estudio sea una demostración de la subjetividad de todos los dolores y su asociación holística a todos los aspectos del paciente…porque ¿quién no tiene un dolor fantasma de algún tipo?

 

BT: ¿Cuándo duele ?

Duele ante estados de ansiedad, duele cuando aparece la tristeza, cuando hay variaciones metereológicas…exactamente que cualquier otro dolor de alma se transforma en dolor corporal. Pero la sensación fantasma tiene una función, no el dolor sino la sensación, la percepción de que aún está la pierna es un mecanismo de defensa del propio organismo para mantener el equilibrio físico y homeostático, así como para mantener cierta “paz” en los mandatos del cerebro. Sentir que está, aunque no sea cierto, nos recuerda que estuvo y que sabemos manejarnos en el mundo.

 

BT: ¿Cómo se supera esta experiencia?

¿Superarlo? Es como la vida misma, a veces duele más, otras menos, pero aparece cuando menos lo esperas para frenar el ritmo, para llamar la atención, para permitir que la reconstrucción vital no se haga de cualquier manera. Y, tal como en la vida, cada cual tiene su catálogo de recursos para afrontar los dolores y los bajones. En mi caso es escribir, entrar en la realidad virtual propia que supone la narrativa me lleva a estados de paz que se proyectan en la desaparición del dolor…cosas de la creatividad curativa.

Pero también el control de la ansiedad, la natación, la acupuntura, la lectura, los amigos, jugar, la diversión… son elementos que trabajan directamente sobre nuestro estado de ánimo de forma que a mí me sana mi propio catálogo… Eso sí: cada cual tiene el suyo.

 

BT: Has entrado en contacto con otras personas a las que les han amputado miembros. ¿Hay similitud en la manera de vivir el DMF independientemente de la edad, la cultura, el contexto familiar, etc.?

He estado en contacto con personas con amputación de todo el mundo, gracias a las redes sociales y tras la publicación de “En busca de la sirenidad”. Hay un nexo común con respecto al dolor: el sentimiento de pérdida y el apoyo externo juegan un papel fundamental. La capacidad de resilencia de cada persona, la exclusión o inclusión social, la valoración de la autoimagen, la creatividad, la motivación para nuevos proyectos o la capacidad de normalizar la vida influyen de manera poderosa en la percepción del Dolor del Miembro Fantasma (y me temo que de todos los dolores, incluido el desamor). De modo que las variables culturales, de edad, etc.  podrían ser estudiadas pero con la base de esos parámetros como elementos que desarrolla o no cada individuo.

 

imagen de la portada del libro de norah barranco totulado "en busca de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a traves de la escritura

 

BT: Todos tenemos limitaciones… ¿Cómo aprender a vivir plenamente?

A lo largo de estos últimos años he encontrado a personas que tienen muchos más límites y cárceles mentales con dos piernas que las personas que conozco con una.

Se aprende a vivir plenamente en cualquier circunstancia cuando te perdonas la vida, cuando rebajas el nivel de exigencia, cuando te tratas con amor, cuando te permites abrirte a nuevas experiencias, cuando te apasionas, cuando te ríes, cuando te das un revolcón de vez en cuando, cuando entiendes la excepcionalidad de cada ser humano y te incluyes en el lote como excepcional, cuando te adaptas a llevar un ritmo más lento para mirar mejor el paisaje… pero sobretodo cuando amas la vida… sin cálculo, ni mesura para transformar con ello los porqués en para qués.

BT: ¿Podrías valorar  el apoyo que se recibe en las redes y en qué temas se trabaja más para conseguir paliar los desajustes que a todos los niveles puede causar la pérdida de un miembro?

En las redes sociales se pueden encontrar grupos de todo tipo. Desde los que abogan por el derecho a la sexualidad plena (Deseo sexual y discapacidad), a los que hablan más sobre intercambio de experiencias respecto al uso de prótesis y novedades sobre ellas, los que muestran fotografías o vídeos de personas con amputación haciendo cosas grandiosas como bailar, escalar, surf, desfilar, practicar deportes o criar a sus hijos,  hasta los que acaban de llegar al mundo de los cojos y se sienten menos solos en el mundo gracias a  la acogida de personas que ya han vivido su proceso.

Hay mucho de ayuda mutua, mucho de empatía y mucho de amor… también hay personajes que tratan de ridiculizar a las personas con discapacidad, pero eso es lo de menos… me temo que los colectivos que han vivido situaciones límite tiene el listón en otro sitio y ya no lo salta cualquiera… bastante tenemos con no caernos.

Ir a Amputados sin Fronteras (Facebook) AQUÍ

Amputados España (Facebook) AQUÍ

Amputados Internacional (Facebook) AQUÍ

Amputados Conozcamos Más (Facebook) AQUÍ 

Amputados por el Mundo (Facebook) AQUÍ

 

La muerte y el aprendizaje de un duelo

Ya sabéis que Norah Barranco, colaboradora Bt, reconstruyó su vida atravesando dos duelos importantes: despedirse de su pierna izquierda y, simultáneamente, de su pareja. ¡Vamos a hablar de la pasión por la vida, del Ave Fénix, del regalo del presente!   «De la pérdida a la pasión» es el sincero artículo que nos comparte hoy esta Mujer de Ojos Grandes. Norah es socióloga, maestra de Reiki y canalizadora energética a través de los Registros Akáshicos. 

«Cuando afrontamos el dolor de la pérdida, cuando somos capaces de aislar la emoción amorosa y transformarla en agradecimiento a quien se ha marchado, no somos conscientes de que uno de los regalos que se nos hace en ese acto es el presente. Ante el duelo inevitable nos cabe la opción del miedo, o la opción del amor… pero no digo exclusivamente amor a quien ya no está. No. Además hablo del amor a la propia vida«.

 

Si fuese infinito el camino (que lo es, pero no lo sabemos con fórmulas matemáticas… aún), si no hubiese fecha de caducidad en nuestro envase corporal, no seríamos capaces de transformar nada, no seríamos capaces de crear cada segundo de nuestra vida para superar los obstáculos que se nos ponen delante, no habría pulsión de vida. Y es que el recordatorio de la finitud humana es la crisis que nos despierta para resituar la escala de prioridades.

Algo así como “si no hay pulsión de muerte, no hay pulsión de vida” (vamos lo que se ha llamado desde Freud “eros y thanatos”), porque no existiría búsqueda de la belleza, no existiría la búsqueda de la sanación, no existiría el contacto humano porque no tendríamos la necesidad de compartir el tiempo limitado… El “ya nos veremos” se podría convertir en siglos y así no hay quien se conecte a la esencia fundamental que compartimos los seres vivos.

Hasta ahí bien. Sólo que cuando estamos inmersos en el dolor, porque se nos acaba de ir alguien, a ratos sentimos que se ha liberado del cuerpo y a ratos tenemos ganas de gritar con desmedida ira que no es justo, no es justo y no es justo. Y tan legítimo es un momento como el otro, porque amar, lo que se dice amar a otro ser humano, implica tal energía que nos renueva por dentro y por fuera… y cuando se cierran las puertas del vagón a la otra vida, nuestro ser humano más humano se desgarra en una metáfora de todo lo que existe. Sí, como dice Jorge Drexler: “todo se transforma, pero la responsabilidad de cada ser humano es asumir la posibilidad de encontrarse a sí mismo desde el amor incondicional, esté en el estado que esté”.

 

Ese duro recordatorio de qué es vivir, que se nos planta en jarras delante cuando nos encontramos con una pérdida, es el motor de la pasión por la vida y es entonces cuando apasionarnos en cada segundo se vuelve el motor sanador que nos permite llevar a cabo nuestro más íntimo deseo de buscarnos a nosotros mismos y afrontar la propia evolución.

Quiero dedicar estas líneas  a mis amados Matías Cobo y Eva Benavides, por ser motor de pasión y vida, tanto mientras estaban aquí como ahora que se acaban de ir.

 

Otros artículos de colaboración de Norah en Buenasterapias:

«Arteterapia: crear para crearnos»

http://www.buenasterapias.es/archives/6939

«El Jazz y la sanación»

http://www.buenasterapias.es/archives/4754

 

Entrevista Bt  relacionada:

«La Tanatología y el buen morir«. Entrevistada:  Pamela Sniezhkin, tanatóloga clínica formada en la Asociación Mexicana de Tanatología

http://www.buenasterapias.es/archives/6792

 

¿Qué aprendiste o recordaste tú en tu duelo? ¿Cómo fue tu reconstrucción?

 

B.T: Os recomendamos la lectura del libro de Norah: «En búsqueda de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a través de la escritura«. ¡Conocerás de primera mano el poder de la Arteterapia para sanar esos dolores que, a veces, nos visitan para mostrarnos cuánto poder,  belleza y ternura llevamos dentro!

 

imagen de la portada del libro de norah barranco totulado "en busca de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a traves de la escritura

Arteterapia: crear para crearnos

“El Experimento de Manchester demostró que los pacientes vinculados a programas de realidad virtual sentían cómo el dolor que sufrían desaparecía progresivamente al someter a su cerebro a otras experiencias que en su realidad cotidiana no tenían la necesidad de afrontar”. Lo mismo ocurre con la Arteterapia. Nuestra colaboradora, Norah Barranco, es una enamorada del verbo “Artesanar”. Hoy te pregunta: ¿Cómo puedes conocerte mejor, buscando o experimentando?

 Si has estado en contacto con la Arteterapia y quieres compartir tus descubrimientos con nosotros, nos encantaría escucharte. ¡Aprendemos de ti y contigo!

 

Imagen de Norah Barranco

Norah es socióloga, maestra de Reiki, canalizadora de la apertura de Registros Akhásicos y escritora

 

Desde numerosas disciplinas y corrientes espirituales he escuchado mil veces que lo importante es “buscar quién realmente eres”. Y en ello estamos todos, en una búsqueda permanente de nuestro ser, que en ocasiones nos genera dudas sobre el propio proceso de búsqueda. Y digo yo ¿a ver si va a ser que desde el pensar es bastante complicado saber quién eres porque la mente y las creencias contaminan ese descubrimiento?

Entonces, ¿cómo lo hacemos? Últimamente me encuentro en mis sesiones de apertura de los Registros Akáshicos con esta diatriba y suele suceder que se resuelve con una respuesta esperanzadora: mejor que buscar es experimentar, observándonos en esa experimentación. Así resolvemos la duda de quiénes somos, esencialmente porque cada día es una oportunidad para crearnos en nuestra mejor versión. Algo así como volvernos artesanos de nuestra propia existencia.

En este proceso personal el estímulo de la creatividad se vuelve fundamental para desarrollar la capacidad de autosanarnos. En mi concreto proceso de búsqueda de alivio para el dolor del miembro fantasma (que no deja de ser el desamor del cuerpo ante un miembro que ha desaparecido, y todos tenemos algún tipo de dolor fantasma) encontré el vínculo con la creatividad a través de la escritura. Y es que la neuroplasticidad del cerebro se puede convertir en la mejor aliada para generar nuevas respuestas a problemas antiguos.

Fue el descubrimiento del Experimento de Manchester -en el que los pacientes eran vinculados a programas de realidad virtual-  el que me dio la respuesta necesaria para validar mi hipótesis. Cuando los pacientes eran expuestos a una realidad virtual de la que eran protagonistas, sentían como el dolor desaparecía progresivamente al someter a su cerebro a otras experiencias que en “su realidad cotidiana” no tenían la necesidad de afrontar. Las nuevas cristalizaciones neuronales eran capaces de generar respuestas sanas al mismo dolor de siempre. Realidad virtual, como suena, pero ¿y qué si no es la narrativa o la experiencia artística de cualquier índole? Una oportunidad de crear un mundo paralelo al de la rutina con respuestas armonizadoras para el cuerpo, la mente y las emociones.

Se nos abre el campo creativo en el momento que dejamos de resistirnos a acceder a él por temor a la respuesta ajena. Mejor crear para uno mismo y luego ya se verá, partiendo de la aceptación de la libertad interior individual. Es, quizá esa, una forma de redescubrirnos que se convierte en recrearnos, y el término por sí sólo lo dice todo, porque crear es una conexión con el amor a lo que se hace y esa labor se vuelve sanadora en sí misma.

Quizá esa sea la clave fundamental de la arteterapia que, a través de externalizar dolores o de sustituir su presencia en nuestra vida por la creación de cualquier tipo de objeto artístico, vamos conectando con la capacidad de trasladar esa experiencia a la propia vida a través de los nuevos canales que se han abierto en nuestro cerebro. Crear para crearnos, una oportunidad que reside dentro de cada cual.

 

imagen de la portada del libro de norah barranco totulado "en busca de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a traves de la escritura

 

El libro “En busca de la sirenidad”, del que soy autora, ahonda en el planteamiento de este artículo de manera sistemática y detallada.

B.T: Ya sabes, tus testimonios con la Arteterapia nos interesan. ¡Aprendemos de ti y contigo!

El dolor del miembro fantasma se supera con Arteterapia

¿Qué es el dolor del miembro fantasma? Hoy viernes 7 en Jaén se presenta el libro:

En busca de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a través de la escritura”. A Norah Barranco, la autora, le amputaron su pierna izquierda hace unos años.

Simultáneamente, se estaba divorciando de su pareja. Con estos dos duelos decidió reconstruir su vida.

Se acercó al dolor de su miembro fantasma, tan familiar para todas las personas que han sufrido una amputación. Es éste un estado denso y extraño que se mezcla con ansiedad y tristeza por la pérdida de una parte de tu cuerpo.

 

Tomaba 17 medicamentos para mantener el dolor a raya. Y de repente se dio cuenta de que solo cuando se sentaba a escribir era capaz de aislar el dolor neuropático que tanto la limitaba. Se dedicó a la escritura con disciplina férrea, cuatro horas diarias. Y vio la grandeza de la Arteterapia aplicada a su vida personal. En su trabajo de reconstrucción personal la ayudaron numerosos terapeutas.

 

Se acercó a su dolor físico sabiendo que estaba sanando otros dolores emocionales inherentes a una crisis vital que le mostraría lo que verdaderamente es hoy día: una mujer serena, alegre, creativa, generosa, solidaria y sabia.

 

Por aquel entonces ingresó en el Máster Oficial de Investigación en Arte, Música y Actividades Estéticas de la Universidad de Jaén. Allí sintió que la espiritualidad, la creatividad y la sanación caminan parejas y se apoyan mutuamente. Y el libro que presenta hoy fue su trabajo Fin de Máster.

 

En busca de la sirenidad o el arte de eludir el dolor del miembro fantasma a través de la escritura” es, según palabras de Norah, una novela de amor a la vida. “Con él me he quitado las máscaras, he mostrado mi fragilidad, mi vulnerabilidad y me he encontrado con la Fortaleza. He encontrado la verdadera libertad, una actitud mental y emocional que me permite ser quien soy sin limitación alguna. Solo cuando el ego se disuelve resurge el Ave Fénix y te regala la alegría de ser y estar desde la comprensión amorosa”.

 

Norah es Colaboradora Buenasterapias. ¡Vaya suerte la nuestra! Conócela mejor en su Ficha Profesional Buenasterapias aquí y escúchala en su programa de radio “Échate un ojito” (Uniradio Jaén). En esta ocasión no es ella la que entrevista, sino la entrevistada. Habla de su libro… Su intervención comienza en el minuto 17:14.

http://uniradio.ujaen.es/programas/%C3%A9chate-un-ojito/podcast/%C3%A9chate-un-ojito-13

Presentación del libro:

Universidad de Jaén, Edificio Zabaleta, Salón de Grados

20:30 horas

¿Dónde podemos adquirirlo?

En Amazon y en Editorial Socialart