Escuelas sin wifi

Radiestesia: ¿cómo obtenemos información cuando manejamos un péndulo o unas varillas?

Cada vez hay más profesionales de la salud integral que emplean el péndulo para obtener información valiosa que ayude a sus usuarios a sanar. Todos nos hemos preguntado cómo es que, a través de un péndulo o una varilla, nos «llegue» la respuesta a una pregunta que hemos formulado.  ¿Cómo funciona el método radiestésico y para qué sirve? Federico Santurino, experto geobiólogo y colaborador Bt, nos acerca al fenómeno radiestésico y nos explica su utilidad para crear espacios sanos.

Hoy, ya en el siglo XXI, la ciencia se ha enseñoreado de la verdad y todo lo que se afirme ha de ser comprobado científicamente. La Geobiología no ha sido ajena a este hecho y actualmente se reviste de sofisticados aparatos de medición y se apoya en pruebas científicas. No obstante, sobreviven técnicas antiguas que han demostrado su utilidad por sencillas, baratas y eficaces: le toca el turno a la Radiestesia.

Imagen de Federico Santurino Durán

Federico Santurino Durán

 

¿Qué es el método Radiestésico y para qué sirve?

Para situarnos en una primera aproximación diremos que la Radiestesia es una técnica que consiste en establecer una pregunta cuya respuesta sea sí o no, y realizando un vacío mental adecuado, detectar la respuesta, que de manera inconsciente llega al radiestesista, y se muestra en el sentido de giro de un péndulo, el movimiento de unas varillas, el temblor de la mano…etc., mediante la adopción previa de un código.

Antoine Luzy en su libro “Radiestesia moderna”, libro fundamental para aclarar el fenómeno radiestésico, declara: “A la caída de las civilizaciones antiguas, la Radiestesia sufrió un retroceso del que todavía no se han recuperado; en efecto, no han sabido situarla nuevamente en el lugar que lógicamente debe ocupar en la escala de los conocimientos humanos, al haber desdeñado sistemáticamente la acción mental del operador, la cual domina toda la Radiestesia”.

Y describe Luzy de forma magistral en la página 237 de su libro:

“El resultado de la búsqueda no se debe a la varilla o el péndulo, simples indicadores visuales de mis reflejos musculares, sino a mi vivo deseo de encontrar, voluntariamente formulado en mi interior. Una vez formulado mi deseo, y requerido mi instinto, o inconsciente, sólo me resta aguardar su respuesta, que me viene en forma de reacciones nerviosas o musculares de las que no tengo consciencia, pero reveladas por los movimientos del instrumento. Correctamente utilizada preguntaré sobre las energías del lugar, lo que hay oculto en el terreno o lo que nos viene del cielo”.

imagen de unas varillas de radiestesia

 

Mediante Sí o No, podemos preguntar casi cualquier cosa y hacer mediciones de profundidades, caudales, direcciones…etc.

Energías que afectan al ser humano

Vivimos en el planeta Tierra, planeta del sistema solar que gira en un brazo de nuestra galaxia espiral, la Vía Láctea, con 100.000 años luz de diámetro. Nuestra galaxia es una de las muchas que forman el grupo local de galaxias…y así en una espiral de espacios que produce vértigo. El mismo que nos llega si viajamos hacia el interior de nuestras células, átomos, partículas, quarks,…etc.

Recibimos energías del cielo y de la Tierra y las procesamos con nuestro increíble vehículo físico-energético-mental llamado cuerpo. Desechamos unas, transformamos otras y asimilamos sus nutrientes, para estar en armonía; es decir en salud.

El ser humano esta inmerso en el proceso evolutivo de los seres vivos y se ha adaptado a su entorno natural. Ha tenido tiempo para ello. Pero, últimamente los cambios que el ser humano ha introducido en su propio ambiente vital, hace que tenga que adaptarse a condiciones medioambientales artificiales intensas que se producen en un tiempo muy pequeño. Es por ello que la Geobiología ha de considerar también las modificaciones artificiales, introducidas por nosotros, en nuestro medio ambiente.

La Tierra recibe una poderosa influencia energética del Sol. También recibe energías del resto del cosmos de muy diferentes formas. El ser humano, por tanto, recibe multitud de energías de la Tierra que pisa, energías que a veces provienen de su núcleo más profundo y son modificadas en su trayectoria de salida a superficie y otras provienen de capas más superficiales.

El campo magnético producido por nuestro núcleo fundido, que en sus giros actúa como una dinamo, es modificado por la radiación solar proveniente del Sol y se comprime al recibir la radiación solar, dilatándose en el extremo opuesto. Sin este escudo protector nos freiríamos.

 

imagen del nucleo de la tierra

Imagen: www.astroyciencia.com

Este escudo también nos protege de las radiaciones cósmicas que nos llegan del espacio en forma de partículas de alta energía y radiaciones de muchos tipos.

Desde el interior de la Tierra nos llega una compleja mezcla de radiaciones: una producidas por el interior y otras que, al atravesar la Tierra, a una cierta profundidad, son reenviadas a la superficie después de ser modificadas.

En el interior de la Tierra hay fallas, corrientes subterráneas de agua, venas de metales, huecos, cuevas, lagos, bolsas de petróleo, discontinuidades geológicas, etc. Todas modifican con diferentes intensidades y cualidades las energías que recibimos en la superficie.

Todas ellas nos afectan. Dependiendo de sus características e intensidad nos pueden beneficiar o dañar. Esto es lo que la Geobiología estudia, tratando de redescubrir conocimientos prácticos que fueron útiles para nuestros antepasados y utilizar descubrimientos modernos que nos ayuden a evitar o neutralizar efectos negativos y a buscar lugares que nos aporten vitalidad.

En artículos posteriores analizaremos las más importantes energías que nos afectan y el método de detectarlas y cuantificarlas. Te invito a leer  mi primer artículo en Buenasterapias, titulado «Geobiología, ¿casas que enferman?» Aquí. Y mi entrevista Bt titulada «Escuelas y guarderías sin wifi» Aquí. Conoce mejor a nuestro colaborador en su Ficha Profesional Buenasterapias.

¿Empleas el péndulo en tu trabajo saludable? ¡Cuéntanos para qué lo utilizas!

Salud Geoambiental: ¿vives en un hogar saludable?

Hay casas que sanan y casas que enferman. Las radiaciones naturales y las artificiales forman parte de nuestra vida cotidiana y es relativamente sencillo conseguir que tu casa y tu oficina sean espacios saludables. José Manuel López-Menchero Gonzálezgeólogo, geobiólogo y Asesor en contaminación electromagnética te da pistas para que empieces a gestionar la salud geoambiental de tus espacios cotidianos.

Si alguien nos preguntase qué entendemos por salud, la mayoría pensaríamos en “una ausencia de malestar o enfermedad”.

Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) una correcta definición sería: “El estado de bienestar físico, mental y social, con capacidad de funcionamiento, y no solo la ausencia de afecciones o enfermedades”. Incluso en 1992 un investigador amplió la definición de la OMS al agregar: “y en armonía con el medio ambiente”.

Los tiempos cambian y nuestro concepto de salud, más allá de cualquier definición, también está cambiando. Cuidamos de nuestro cuerpo proporcionándole un adecuado ejercicio físico, tratamos de llevar una alimentación equilibrada y de buena calidad, la higiene personal y nuestro bienestar emocional y psicológico cobran cierto protagonismo pero, ¿conocemos realmente los factores que influyen en nuestra salud?

 

imagen de antenas de telefonia movil

 

En Salud Geoambiental estudiamos los factores que provienen del exterior y que afectan a la salud de nuestros hogares y lugares de trabajo y, por tanto, a la salud de los seres vivos que los habitan.

¿Te sientes a gusto en tu casa?

¿Duermes y descansas bien por las noches?

Quizás el permanecer mucho tiempo en casa nos genera tensión o ansiedad. Continuamente estamos padeciendo trastornos de salud como migrañas, dolores de cabeza recurrentes o incluso enfermedades más serias que la medicina o las terapias no parecen solucionar. Tal vez estamos acostumbrados a padecer estas molestias, las consideramos normales o simplemente crónicas. Incluso nuestro médico o terapeuta, al no encontrar una respuesta, nos haya dicho que todo es psicológico.

Probablemente alguna vez hayamos sospechado que nuestra casa o nuestra cama constituyen factores de desequilibrio, sobre todo si cuando nos vamos de viaje o nos ausentamos temporalmente, los trastornos desaparecen o mejora nuestro estado de ánimo. Entonces, ¿cómo podemos saber si nuestra casa es realmente saludable?

Para determinar la calidad ambiental de nuestros hogares es preciso realizar un estudio de Salud Geoambiental. En dicho estudio, como primer objetivo, evaluamos los diversos factores físicos potencialmente peligrosos para la salud de nuestros hogares así como en sus proximidades.

En el interior de nuestros hogares o espacios de trabajo podemos estar expuestos durante muchas horas a una multitud de campos de naturaleza electromagnética sin ser conscientes de ello: telefonía móvil, telefonía fija inalámbrica, routers WIFI, radares, instalaciones eléctricas, cables, electrodomésticos, tomas de enchufe, cableados en paredes, suelos y techos técnicos, líneas de alta y media tensión aéreas o enterradas, transformadores urbanos, materiales sintéticos, moquetas, cortinas, textiles, piezas metálicas utilizadas en camas y colchones y un largo etcétera forman parte de nuestro día a día y constituyen fuentes de emisión electromagnética.

En la última década ha aumentado de manera exponencial su uso y, aunque no se aprecie, sus efectos son acumulativos y pueden dañar la salud, especialmente la de los niños y jóvenes. Pero no hay que alarmarse ni renunciar a las facilidades y ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías. Conviene estar informado, reclamar cuando sea necesario, conocer las características de los aparatos y dispositivos del hogar y hacer un buen uso de ellos.

Como segundo objetivo en Salud Geoambiental, comparamos los resultados obtenidos en la evaluación realizada con las restricciones a las emisiones por radiación o variaciones de campo indicadas por la norma SBM 2008 del IBN (Instituto fur Baubiologie+Oekologie Neubeuern) que recomienda medidas de protección sanitaria frente a los contaminantes medio ambientales de carácter físico, químico y biológico y que contempla el principio de precaución establecido por diferentes convenios científicos independientes tales como la Convención de Salzburgo del año 2000, el informe Bioinitiative del año 2007 y su posterior revisión en el año 2012 y la Declaración de París del año 2009.

De este modo obtenemos un informe detallado de cómo, cuánto y dónde los niveles de radiación y los campos físicos analizados superan o no los umbrales considerados como saludables.

En la mayoría de los casos tomando unas simples medidas de protección o de “higiene Geoambiental” bastarán para que la salud de nuestros hogares se restablezca y por qué no, la nuestra.

Si deseas contactar con José Manuel, te facilitamos su número de contacto y su dirección de correo electrónico: 626471541 / josemanuel.lopez@enarmonia.info

enarmonia

 

 

 

 

 

 

 

 

Las mantas eléctricas y la electricidad sucia

El Dr. Samuel Milham y la Dra. Magda Havas ya la llaman “electricidad sucia”. Se refieren a la contaminación producida por la electricidad. Cada aparato que utiliza electricidad para funcionar emite a su alrededor campos electromagnéticos. Ellos son parte responsable de determinados problemas de salud. ¿Qué hacemos, por ejemplo, con tu manta eléctrica, que se queda prácticamente pegada a tu piel? ¿Qué dice la medicina ambiental al respecto?

En teoría, las mantas eléctricas deberían utilizarse para calentar la cama y luego apagarla. O usarlas localizadamente y por poco tiempo para aliviar ciertos dolores musculares y articulares.

Hay personas que sienten, a menudo, “frío interno”. Muchas de ellas usan la manta eléctrica todo el año. A menudo compran mantas que ocupan la totalidad del colchón. Dormir a diario siete u ocho horas con una manta eléctrica encendida no es bueno para tu salud.

No se trata de alarmarse con los efectos nocivos que estas mantas puedan regalarte; más bien se trata de ser conscientes de la cantidad de aparatos eléctricos con los que convivimos a diario y reducir nuestra exposición a ellos dentro de nuestras posibilidades.

Cuando un cuerpo se siente enfermo debe cuidarse especialmente y permanecer alejado no solo de la manta eléctrica sino de todos los aparatos que funcionen con electricidad. Las personas con ciertas condiciones médicas (diabetes, embarazo, marcapasos), los niños pequeños, las personas mayores o personas con parálisis no deben utilizar una manta eléctrica debido a que el cuerpo no siempre siente que se está sobrecalentando. Cuando aumenta la temperatura en una cama se pueden inhibir los patrones de sueño a largo plazo y dar lugar a un sueño poco reparador.

La Dra. Magda Havas, epidemióloga de la Universidad de Trent (Canadá) es una de las científicas expertas en contaminación electromagnética del mundo y en la enfermedad relacionada con ésta: la electrosensibilidad o EHS.

Nancy Wertheimer y Ed Leeper describen en American Journal of Epidemiology la relación que observan entre el cáncer infantil y la electrificación a la que estamos expuestos  en su artículo «Electrical Wiring Configurations and Childhood cancer«.

La Fundación Alborada -Centro de Medicina Ambiental- recomienda para mantener saludable tu dormitorio “No utilizar mantas eléctricas ni camas de agua porque los calentadores eléctricos que contienen emiten campos  electromagnéticos liberando tóxicos en el aire. Tampoco se recomiendan los radiadores eléctricos porque tienden a tostar el polvo y las partículas circulan por la habitación. Evitar en lo posible que los cables principales de la casa pasen por debajo del suelo del dormitorio”.

Son consejos especialmente dirigidos a hogares donde vive una persona diagnosticada con enfermedad ambiental, sensibilidad química o exposición a pesticidas, pero resultan muy útiles para todos como medicina preventiva.

Os recomendamos el libro «Dirty Electricity: Electrification and the Diseases of Civilization«, del Dr. Samuel Milham.

 

electrucidad sucia

 

Entrevistas Buenasterapias relacionadas:

Título: «Escuelas sin wifi«. Entrevistado: Federico Santurino, experto en Geobiología y Feng Shui.

http://www.buenasterapias.es/archives/5650

Título: «Leche de vaca y osteoporosis«. Entrevistado: Dr. Rafael Méndez Cobos. En esta entrevista, el Dr. Méndez explica, entre otros temas,  por qué resulta tan perjudicial para la salud usar un microondas en vez de un horno tradicional.

http://www.buenasterapias.es/archives/1187

manta electrica

Escuelas y guarderías sin wifi

¿Qué es más dañino para el organismo, un móvil pegado a la oreja diez minutos, un ordenador con wifi a 200 metros o una antena de telefonía móvil encima de mi piso o al lado de mi casa? ¿Por qué se prohíbe fumar en lugares públicos y sin embargo se permite el wifi en hoteles, bares, restaurantes, cafeterías, guarderías, colegios e institutos? ¿Por qué tu hijo no debe permanecer tantas horas en el cole con el wifi permanentemente funcionando?

Federico Santurino,  nuestro entrevistado de hoy,  es experto en Geobiología  (energías de la Tierra que están presentes en tu casa), Contaminación electromagnética por wifi, antenas de móvil, líneas eléctricas, aparatos… y  en Feng Shui (el arte-ciencia de armonizar las energías de un lugar para mejorar la salud humana).

Imagen de Federico Santurino, experto en Geobiología

 

Trabaja actualmente en el IES Santa Aurelia de Sevilla. Con sus alumnos adolescentes habla a menudo de la salud geoambiental. Los chicos valoran que su profesor les explique los  problemas que se derivan del uso del móvil o del wifi.

 

B.T: En Escuelas sin wifi calculan que hoy, en España,  hay unos 6 millones de niños -con edades comprendidas entre 3 y 16 años- que pasarán, a lo largo de su ciclo educativo, más de 10.000 horas en el colegio. Si en estos centros  existe conexión wifi en vez de conexión por cable, ¿cómo podría afectar a la salud de nuestros hijos?

El wifi puede afectar al desarrollo cerebral de los niños según un encuentro de expertos reunidos en la sede de la Unión Europea en Madrid en el 2012.

El wifi afecta interfiriendo en las comunicaciones nerviosas y en las comunicaciones entre la célula y su entorno; por lo que afecta al sistema nervioso, al sistema inmunitario; es decir, altera la concentración, provoca  fatiga, falta de atención, stress y disminución de las defensas ante enfermedades. Hay innumerable cantidad de estudios científicos que avalan esto.

 

B.T: ¿Hay escuelas en Andalucía que hayan tenido conexión wifi y por razones de salud pública hayan regresado a la conexión por cable?

Yo conozco un Instituto en Sevilla que ha eliminado el wifi porque en el grupo de docentes  había profesores con problemas de electrosensibilidad. Me consta que hay muchos colegios que han considerado la cuestión. Yo lo he propuesto en mi Instituto sin mucho éxito. La conexión por cable es más segura y no daña.

 

B.T: ¿Qué es más dañino, un móvil pegado a la oreja diez minutos, un ordenador con wifi a 200 metros o una antena de telefonía móvil encima de mi piso o al lado de mi casa?

Depende del tiempo de exposición y la intensidad de la señal que recibes. A igual tiempo de exposición lo más dañino es el teléfono inalámbrico, después el móvil y la antena de telefonía móvil cercana y por último el wifi; pero el wifi y la antena están siempre emitiendo.

 

B.T: Si mi vecino tiene wifi y no lo desconecta por la noche, ¿me puede afectar?

Sí. Pero si lo desconectas no emite y no afecta.

 

B.T: ¿Cómo nos protegemos frente a esta situación?

No teniendo wifi en nuestra casa y detectando la intensidad que llega a tu casa de otros usuarios. Pueden emplearse protectores para disminuir la contaminación electromagnética en casa o en la oficina pero antes hay que evaluar bien la situación.

 

B.T: ¿Hay algún país en el mundo que tenga prohibido la conexión wifi en las escuelas?

Que yo sepa, no.

 

B.T: ¿Qué dice la legislación europea y la OMS sobre el wifi?

El informe Reflex de la Unión Europea recomienda revisar los niveles de exposición y adoptar el principio de precaución. La OMS ha dicho públicamente que afecta a la salud humana. Pero, no solo ellos, innumerable cantidad de científicos de primer orden  y organismos médicos han denunciado la peligrosidad de las radiaciones… pero hay muchos intereses de multinacionales… y políticos…y otros…

 

B.T: Jenaro García, fundador de la empresa española Gowex, pensaba que estaba creando ciudades “inteligentes y sostenibles” conectadas sin cables a Internet y afirmaba que el nanochip cerebral con wifi podría sustituir al móvil en el futuro. ¿Sus ventajas? Según él liberaría al usuario de cargar con dispositivos en las manos, permitiría entender a otra persona con distinto idioma -ya que  accederíamos a Internet para una traducción automática mientras se conversa-   o  nos facilitaría llamar directamente a un taxi o conocer el estado de tráfico de las calles de la ciudad… ¿Qué piensas tú al respecto?

Lo primero es que el primer microchip se lo conecte él durante varios años y hagamos estudios clínicos de cómo afecta. Lo segundo es que las ciudades no son “inteligentes”;  los que podemos serlo somos nosotros si no llegamos al grado de  deficiencia mental expresada en el comentario del señor arriba citado.

Un nanochip cerebral deja el control de mi cerebro a las posibilidades del chip que te explican y no te explican . ¿Por qué entrego mi libertad cerebral a las manipulaciones del chip de una empresa o un gobierno? Está expresado en muchos libros y películas de ciencia ficción: LA MÁQUINA DEBE ESTAR AL SERVICIO DEL HOMBRE Y NO DEBE CONTROLAR MIS LIBERTADES.

 

B.T: En Zaragoza el Ayuntamiento ofrece a los ciudadanos 462 puntos de conexión wifi repartidos por la ciudad para que te conectes en la calle, edificios públicos, plazas, y todo ello con un precio muy ajustado. En Barcelona más de lo mismo, 448 puntos de conexión. Los kioscos wifi tienen en Sevilla 24 horas de conexión gratis para todos los usuarios… ¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Quién pone los límites aquí?

Mejor harían en ofrecer más parques, disminuir la contaminación en las ciudades y ofrecer puntos de conexión por cables  que no afectan a nadie. Están contaminando electromagnéticamente nuestro hábitat. ¿Por qué se prohíbe fumar en lugares públicos y se permite el wifi?

¿Quién pone los límites? Los límites los ponemos nosotros. Según dice nuestra constitución la Soberanía reside en el pueblo. Falta conciencia y conocimiento.

 

B.T: Consejos prácticos para los usuarios que deseen protegerse, en la medida de lo posible, de la contaminación ambiental…

Primero no te agobies, eso aumenta el problema. Afronta las limitaciones con calma y estrategia.

– No uses el móvil mucho y protégete de la radiación de tu móvil.

– No tengas wifi en tu casa: conexión por cable.

– No entres en bares con wifi o sepárate de la antena emisora. Habla con los dueños para decirles que es una contaminación y sería mejor conexión por cable.

– Utiliza teléfonos inalámbricos full eco dect que no emiten. No dejes tu inalámbrico fuera de la base.

– Pasea por los parques y ve a la Naturaleza

 

B.T: Recomiéndanos algunos libros para profundizar más en estos temas. ¿Y algún documental o vídeo?
  • En You Tube:  Joan Carles ofrece muchos y buenos vídeos con charlas sobre electrocontaminación y radiaciones
  • La página de GEA (Asociación de Estudios Geobiológicos)
  • El documental “Zona de sombra” en You tube

 

Os recomendamos este vídeo de 5 minutos de duración titulado «Escuelas sin wifi» (vealia TV). Escucharás las opiniones del Dr. Joaquín Fernández (Medicina Interna), de Jesús María Sánchez (Presidente de CEAPA) y del Dr. Miguel Solans (Médico de Atencion Primaria), entre otras.

 

Federico Santurino y Jesús G. López de la Osa forman el equipo Kanyu. Trabajando en armonía utilizan la geobiología y el feng shui para conseguir que vivamos en casas que sanan y no en casas que enferman. Dan charlas, asesoran personalmente sobre los temas expuestos arriba y ofrecen  soluciones adaptadas a las necesidades de sus clientes. ¡Los dos son Colaboradores Buenasterapias!