Limpieza ecológica

Beneficios de los iones negativos, la «vitamina del aire»

Vivimos en una atmósfera sana cuando el aire que respiramos está en equilibrio y la proporción adecuada para ello es de 1 ion positivo por 4 iones negativos. ¿Sabías que los vientos secos y los días de luna llena producen iones positivos, poco favorables para la salud? ¿Y que el agua en movimiento (fuente, cascada) o la función clorofílica de las plantas generan iones negativos, buenos para tu organismo? Julia Rodríguez Peralta nos habla en este artículo de colaboración sobre la necesidad de rodearnos de iones negativos. ¡Todos a la playa!

 

foto colaborador julia rodriguez

Julia Rodríguez Peralta, gerente de Limonnela, Sistema verde de limpieza

 

¿Habéis oído hablar alguna vez  de los beneficios de los iones negativos, esa maravilla de la naturaleza? También se les conoce como «la vitamina del aire” por los beneficios tan espectaculares que nos aportan a todos los seres vivientes del planeta, desde las personas pasando por los animales y plantas.

El aire contiene, como bien sabéis, polvo atmosférico, iones pesados (smog) y moléculas de nitrógeno, oxigeno, vapor de agua, dióxido de carbono, etc. Estas moléculas dan lugar a los iones, que dependiendo de su carga eléctrica pueden ser iones positivos o negativos.

Iones negativos o Iones saludables

Qué alegría de buen tiempo para ir a la playita, al monte y disfrutar de la linda naturaleza, de los bosques y ríos. ¿Por qué nos sentimos tan bien y relajados en estos lugares? Pues algunos dirán, por el paisaje, por los colores, por los olores, también por la luz y el aire puro que respiramos.

En este último punto, es donde nos vamos a detener, pues ahora toca hablar de los iones negativos que están presentes en la atmósfera que nos rodea.

Los iones negativos, son iones con carga eléctrica negativa, de ahí su nombre. Además de los múltiples beneficios que nos aportan son necesarios para la vida en el planeta. Al ser partículas incoloras e insípidas, no las podemos apreciar, pero sus efectos son evidentes, el bienestar es evidente.

Según el Journal of Applied Microbiology, en un estudio presentado en la edición de 1987 se demostró que los iones negativos no presentan efectos secundarios adversos.

Para que os hagáis una idea, se considera una  atmósfera sana cuando el aire que respiramos está en equilibrio. Para ello la proporción adecuada es de 1 ion positivo por 4 iones negativos.

 

julia bosque

 

Los iones negativos del aire se producen en la naturaleza de forma espontánea. Nombro algunos ejemplos:

– por el agua en movimiento de fuentes, cascadas, el agua del mar (Efecto Lenard)

– por descarga eléctrica de los rayos

– por la función clorofílica de las plantas

– por emisión natural de la radiactividad de la tierra

Los iones negativos, los absorbemos por la piel y por la respiración y los efectos maravillosos más conocidos son: relajación, bienestar,  reducción del estrés, aumento del rendimiento corporal y psíquico, mejoran la memoria y la concentración, sueño profundo, fortalecen el sistema inmunológico, mejoran el metabolismo, mejoran la epidermis al oxigenarla más, mejoran el asma y las condiciones respiratorias.

Iones Positivos o iones poco saludables

Estamos hablando de la naturaleza y como bien sabéis, todo elemento tiene su opuesto, que en nuestro  caso, son los iones positivos o también conocidos como “iones de la contaminación”.

Los fenómenos naturales que los  producen son:

  • Los vientos secos
  • la acción de los rayos ultravioleta del sol
  • los días húmedos o polvorientos
  • cuando la luna está más próxima a la tierra (luna llena).

Hoy en día, con el desarrollo y crecimiento tecnológico estamos contribuyendo gravemente a la mayor producción de estos iones positivos, que tanto nos perjudican.

El desequilibrio iónico en la atmósfera lo tenemos servido con la contaminación ambiental, que producen nuestras grandes urbes.

Para no irnos tan lejos ¿Quién no tiene en casa electrodomésticos, aire acondicionado, TV, ordenadores, wifi, etc . Pues eso, la mayoría. Estos aparatos son contaminantes de iones positivos.

Los efectos más comunes  de la presencia de estos iones en tu organismo son: depresión e irritación, dolores de cabeza, insomnio, cansancio,  enfermedades respiratorias, disminución de la actividad sexual, malestar general…

Cierto que a estas alturas forman parte de nuestras vidas, pero debemos de ser conscientes de los problemas que nos puedes acarrear y buscar alternativas para aminorar los efectos perjudiciales sobre nuestra salud ambiental.

Tomemos el hábito de desenchufar los aparatos mientras no los usemos. Abrir las ventanas para ventilar las estancias, utilizar las lámparas de sal de roca, que emiten iones negativos, etc.

Ya por curiosidad os comparto algunos artículos que están basados en la emisión de iones negativos y que tenemos más a mano: las lámparas de sal de roca , las duchas ecológicas, la ecobola  para lavadoras, el cepillo de diente iónico , los aparatos de  purificadores de aires, ionizadores para coches, pulseras, etc.

Dicen que cualquier cosa en exceso es perjudicial para la salud…¡menos en el caso de los iones negativos!

 

  • Lee este otro artículo de colaboración de Julia en Buenasterapias:

Título: “La limpieza ecológica: tu hogar libre de tóxicos

http://www.buenasterapias.es/archives/9976

Extracto:

¿Un hogar libre de tóxicos? Se puede. ¡Olvídate de la lejía, el amoníaco, el desengrasante y los ambientadores! ¿Sabías que si prescindes de ellos te ahorras respirar sustancias sintéticas contaminantes que flotan en el aire  y acaban depositándose en tus órganos internos?

En la tienda online de Limonnela, Sistema Verde de Limpieza, podéis encontrar gran parte de estos productos saludables generadores de iones negativos. http://limonnela.ecarty.com/public 

 

 

 

 

 

La limpieza ecológica: tu hogar libre de tóxicos

¿Un hogar libre de tóxicos? Se puede. ¡Olvídate de la lejía, el amoníaco, el desengrasante y los ambientadores! ¿Sabías que si prescindes de ellos te ahorras respirar sustancias sintéticas contaminantes que flotan en el aire  y acaban depositándose en tus órganos internos? Julia Rodríguez Peralta, nueva colaboradora Buenasterapias, es especialista en limpieza ecológica. Con ella sabrás que la limpieza verde está a tu alcance y que cuida de la salud de tu familia, mascotas y plantas.   

¡Cuéntanos tus trucos caseros para limpiar naturalmente! 

 

foto colaborador julia rodriguez

Julia Rodríguez Peralta

 

¿Limpiamos o contaminamos?

Gran pregunta que nos debe hacer reflexionar. Por muchos es sabido que, la producción de químicos sintéticos ha ido creciendo de manera vertiginosa en las últimas décadas. Un dato ilustrativo es que en 1930 la producción estaba en 1 millón de toneladas, lo que hoy son más de 800 millones. Lo realmente preocupante es que ni un 1% han sido, adecuadamente, evaluados por los organismos competentes. Lo que evidencia que los efectos negativos sobre los seres vivos están aún por conocerse.

Carlos de Prada, uno de los periodistas medioambientales más reconocidos de nuestro país y autor del libro Anti-Tóxicos, nos anima a poner en entre dicho los límites legales de infinidad de sustancias permitidas.

Una parte considerable de estas sustancias sintéticas contaminantes los encontramos flotando en el aire del interior de nuestros propios hogares e inevitablemente acabamos  por respirarlos y llevarlos a nuestros órganos internos.

La EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) defiende que la calidad del aire interior es uno de los 5 riesgos más fuertes para la salud; pueden representar un riesgo real para la salud, particularmente de los grupos más vulnerables, como las mujeres embarazadas, los niños y las personas asmáticas”.

 

¿Dónde se encuentran estos químicos tóxicos?

Pues en productos básicos de higiene, alimentación, menajes, pinturas, barnices o productos de limpieza que encontramos en los supermercados o grandes almacenes. Este último es el que más nos interesa por el tema que estamos tratando: Los productos de limpieza nocivos.

 

¿Cuáles son?

Pues todos aquellos que habitualmente adquirimos en cualquier comercio o grandes superficies.  Casi todos estos productos que se usan para la limpieza son tóxicos y muy contaminantes:

La  lejía, amoníaco, sulfumán, disolventes, ambientadores, desatascadores, abrillantadores de metales, insecticidas, etc.

Según estudios realizados estos productos  contienen numerosos compuestos altamente nocivos para nuestra salud, en particular, sustancias cancerígenas (como el benceno y el formaldehído), alérgenos, irritantes o elementos que pueden afectar al sistema reproductivo, como almizcles artificiales y ftalatos.

Mucho cuidado con los cloros y amonios. Atención, ya que, si por sí solos son tóxicos  al  mezclarlos la toxicidad se puede disparar.

La lejía, tan familiar para muchos, es de los productos más usados en nuestros hogares y también de los más dañinos. Los gases que emana irritan las vías respiratorias y los ojos. Sin embargo, es menos conocido el efecto que produce al entrar en contacto directo con la piel: a través de los poros llega el componente tóxico al riego sanguíneo, como consecuencia la sangre se acidifica lo que puede desencadenar en problemas articulares y, con el tiempo, en la artrosis.

Otro producto que nos traiciona por el olfato son los ambientadores. En un análisis llevado a cabo en España por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) sobre los ambientadores se concluyó que 23 de los 32 productos estudiados eran “muy malos” y deberían prohibirse.

“Al contrario de lo que se nos hace creer, los ambientadores y perfumes para el hogar no purifican el aire, sino que lo contaminan al emitir sustancias claramente tóxicas”, afirma el director de BEUC (Organización Europea de Consumidores), Jim Murray.

Podemos reemplazar muchos de estos productos  por preparados ecológicos, seguros y eficaces.

 

Conclusión:

No estamos enseñados en el manejo de las sustancias químicas y, por ser habituales en nuestros hogares, parece que todo vale.

Con todo ello queremos llegar a que nuestra salud y la de nuestros seres queridos (personas, mascotas y plantas)  esta potencialmente expuestas a enfermar. Según diversas investigaciones  los efectos pueden ir desde un simple dolor de cabeza o mal estar, a depresiones, asma, alergias, afecciones de la piel, fibromialgia, SMQ, cáncer, etc.

No hay que olvidar que hay químicos que el organismo no elimina  y, por tanto se  pueden ir  acumulando en los distintos órganos y causar dolencias a largo plazo. La alternativa está en nuestras manos. La investigación en este sentido está avanzando porque la demanda también es mayor, al igual que  la preocupación por la conservación del medio ambiente.

 

La limpieza verde es posible. ¿Por dónde empezar?

En primer lugar, hay que cambiar el chipla limpieza no huele. Cuando decimos que algo huele a limpio es porque lo relacionamos con el olor que desprenden los productos normalmente perfumados con  fragancias sintéticas muy perjudiciales.

Podemos reemplazar muchos de estos productos  por preparados ecológicos, seguros y eficaces que se comercializan en tiendas especializadas , muchas online.

Otra opción es la de fabricar tus propios productos naturales, como limpiacristales, friegasuelos, multiusos, desengrasantes, ambientadores, etc. Sólo necesitas materiales tan básicos como:

 

  • Vinagre de vino blanco. Elimina el moho, las bacterias y los gérmenes.
  • Bicarbonato sódico. Se usa para desodoriza, pule superficies y es un agente limpiador natural.
  • Zumo de limón. Tiene cualidades antibacterianas y antisépticas, es un blanqueador natural y controla los olores.
  • Aceite de oliva. Sirve para pulimentar y nutrir la madera.
  • Sal. Es un abrasivo para fregar y desodorizar.
  • Agua oxigenada. Ideal para eliminar las bacterias y el moho.
  • Jabón de Castilla. Es el jabón natural, hecho con aceite de oliva y sosa cáustica,
  • Aceite esenciales. Usa tus fragancias favoritas para perfumar.

 

B.T: Julia estará presente en el Mercado Saludable de las III Jornadas Andaluzas de Alimentación Inteligente (23 de mayo, Cortijo del Alamillo). Allí conocerás sus propuestas, podrás consultarle tus dudas y, si lo deseas, llevarte a casa productos saludables de limpieza verde.