Microondas

Campos electromagnéticos de alta frecuencia: ¡aprende a utilizar tu móvil!

¿Por qué el líquido amniótico no es compatible con el uso de un teléfono móvil? ¿En qué consiste el “efecto Campana” que se produce cuando uso el móvil dentro de un vehículo? ¿Por qué debemos prescindir de los interfonos para bebés electrónicos? ¿Cómo evitar la  “Telefonía Pasiva”? ¿Para qué comprar un teléfono móvil con antena externa extensible? José Manuel López-Menchero, geólogo y geobiólogo, te ofrece una información valiosísima en este artículo de hoy. Y te comparte 19 pautas saludables para que te cuides de los campos electromagnéticos de alta frecuencia.

En mi primer artículo me propuse introduciros en el campo de la Salud Geoambiental como área de conocimiento que estudiaba, entre otros, los factores físicos procedentes del exterior que afectaban a la salud de nuestros hogares y lugares de trabajo y por tanto a la salud de los seres vivos que los habitaban con el fin de conocer algo más el medio que nos rodea y en el que desarrollamos nuestra vida diaria.

En esta nueva entrega nos centraremos en uno de los factores físicos que más nos preocupan tal vez por el tratamiento que se le hace en prensa, por el creciente uso desmesurado que estamos haciendo de él, o en definitiva, por el desconocimiento general que tenemos de su funcionamiento y de la forma en que interacciona con nuestro cuerpo.

Vamos a hablar de los campos electromagnéticos de alta frecuencia.

Las ondas electromagnéticas constituyen la base de la tecnología de la información.

En la última década hemos sido testigos del creciente aumento de teléfonos móviles, antenas de telefonía en las azoteas de nuestras casas, teléfonos inalámbricos, routers WIFI, emisoras de radio y televisión digitales…, que utilizan como base tecnológica radiaciones electromagnéticas de alta frecuencia.

En nuestra vida diaria también nos encontramos con radiaciones de alta frecuencia junto a las pantallas y ordenadores, aparatos electrónicos y juguetes infantiles teledirigidos. Son especialmente intensas junto a las antenas colocadas cerca de la cabeza de radioteléfonos así como en el entorno cercano de los interfonos para bebés electrónicos. Incluso en las líneas de alta tensión se pueden medir ondas electromagnéticas en la magnitud de las altas frecuencias a distancias de algunos cientos de metros.

Una fuente de radiaciones conocida es el horno microondas. Dentro del horno la radiación es tan alta que los tejidos se cuecen. No hay ningún aparato que no tenga fugas de radiación. Muchos hornos de microondas utilizados en el comercio y la industria presentan fugas de radiaciones debidas a la falta de estanqueidad y cierres de puertas defectuosos.

Casi nadie de los responsables ha sacado a colación hasta ahora la cuestión de las consecuencias biológicas y ecológicas de la omnipresente radiación de altas frecuencias y año tras año se continúan ampliando las redes y cada vez hay más emisoras.

 

CONSEJO DE EUROPA

El 27 de mayo de 2011 la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) pide a los gobiernos que adopten todas las medidas razonables para reducir la exposición a campos electromagnéticos.

Según los parlamentarios, los gobiernos deberían “para los niños en general, y especialmente en las escuelas y las aulas, dar preferencia a las conexiones a Internet por cable, y regular estrictamente el uso de teléfonos móviles por los escolares en las escuelas “, y dar información y realizar campañas de sensibilización sobre los riesgos de los posibles efectos nocivos biológicos a largo plazo sobre el medio ambiente y la salud humana, especialmente “Dirigidos a los niños, adolescentes y jóvenes en edad de procrear”.

Los gobiernos deberían “replantearse las bases científicas de los actuales estándares establecidos para los campos electromagnéticos por la Comisión Internacional de Protección de Radiación No Ionizante”, que tiene serias limitaciones” y se deben aplicar niveles tan bajos como sea razonablemente posible (Principio ALARA).

wifi

La resolución aprobada destaca el hecho de que “el principio de precaución debe ser aplicable cuando la evaluación científica no permite que se adopten medidas con la suficiente certeza frente a los riesgos “y se subraya que” la cuestión de la independencia y la credibilidad de los conocimientos científicos es crucial “para lograr una evaluación transparente y equilibrada de los posibles impactos negativos sobre el medio ambiente y la salud humana.

Por otra parte, la Asamblea señala que el problema de los campos electromagnéticos y las ondas y las posibles consecuencias para el medio ambiente y la salud, tiene un claro paralelismo con otras cuestiones de actualidad, tales como la concesión de licencias de medicamentos, productos químicos, pesticidas, metales pesados o los organismos modificados genéticamente . Por lo tanto, pone de relieve que la cuestión de la independencia y la credibilidad del acervo científico es fundamental para llevar a cabo una evaluación transparente y equilibrada de los posibles impactos negativos sobre el medio ambiente y la salud humana.

 

ELECTROBIOLOGÍA

El cuerpo humano está compuesto por una gran cantidad de partículas cargadas o polarizadas eléctricamente: se encuentran en el agua del tejido corporal. Hay cargas eléctricas en las paredes de las células y movimientos iónicos de partes cargadas de átomos y moléculas.

Los campos de alta frecuencia actúan sobre estas partículas: las cargas se desplazan bajo su influencia; las moléculas y los iones se orientan dentro de un campo que cambia constantemente. Pueden iniciar una actividad recíproca (resonancia) con la frecuencia aplicada. Mediante la radiación de microondas, por ejemplo, las moléculas de agua fuertemente polarizadas comienzan a rotar y la radiación se convierte en calor. Es posible asimismo que se vean afectados los sensibles enlaces por puentes de hidrógeno en células y membranas.

Estos efectos hacen que el cuerpo absorba las radiaciones de alta frecuencia.

En la actualidad la ciencia considera que sólo la potencia de la radiación absorbida por el cuerpo determina el efecto biológico de la radiación de altas frecuencias. Una magnitud básica reconocida mundialmente para medir los efectos térmicos es la tasa de absorción específica SAR. Sin embargo, la SAR solamente tiene en cuenta la cantidad de energía de alta frecuencia transmitida como energía térmica.

 

estres.electromagnetica03

Efecto térmico de los teléfonos móviles

Pero al examinar la alta frecuencia habría que tratar no solo el efecto térmico (generación de calor) sino el efecto no térmico ya que existen suficientes estudios que nos alertan de los efectos a nivel del sistema cardiovascular, en el sistema nervioso, en el sistema inmunológico, en el sistema endocrino, en el aparato respiratorio y reproductor.

Gran parte de estos estudios podemos consultarlos en el Bioinitiative Report 2012, una revisión de 1.500 estudios científicos realizada por 26 expertos internacionales en la materia detallando el impacto de las radiaciones artificiales en nuestra salud. Es difícil creer que haya tanta documentación al respecto y que determinados círculos sigan negando la evidencia.

 

¿QUÉ PUEDO HACER PARA MINIMIZAR TODOS ESTOS RIESGOS?

 Como prevención ante los riesgos de la contaminación electromagnética y demás radiaciones presentes en nuestro entorno, podemos resumir una serie de medidas que nos ayudarán a vivir en un entorno más saludable.

  • Restringir el uso de móviles a niños jóvenes y mujeres embarazadas.
  • Los teléfonos inalámbricos de uso doméstico (DECT) utilizan tecnología pulsada emitiendo, tanto el auricular como su base, ondas digitales relativamente intensas y pulsadas. Las estaciones de base emiten a pleno rendimiento sin parar aunque no se esté utilizando. Desecha los teléfonos inalámbricos que utilicen esta tecnología y sustitúyelos por teléfonos con cable o bien inalámbricos con tecnología FULL ECO-DECT.
  • Limita el uso del router WIFI y desconéctalo cuando no lo utilices, sobre todo a la hora de dormir o bien sustitúyelo por un acceso a la red con cable.
  • Limita el número y la duración de las comunicaciones a un máximo de 6 minutos, que es el tiempo que necesita nuestro organismo para auto regularse. Y cambiar regularmente el teléfono de oído al hablar para repartir la radiación.
  • Utiliza dispositivos manos libres como el auricular con cable o el propio altavoz del teléfono, o enviar mensajes en lugar de realizar llamadas para mantener el teléfono móvil a más de 20/30 cm del cuerpo. Ten en cuenta que los auriculares inalámbricos Bluetooth emiten igualmente radiaciones de microondas.
  • En ningún caso hay que aproximar el teléfono a menos de 2 cm de la cabeza cuando hablemos por él y, sobre todo, no presionarlo nunca contra la oreja cuando no oigamos al comunicante.
  • Al llamar o recibir una llamada espera a que se establezca completamente la comunicación del teléfono con la estación base (normalmente menos de 3 segundos), porque durante el proceso de búsqueda de la mejor antena el teléfono emite a la máxima potencia de radiación.
  • No lleves nunca el teléfono móvil cerca del cuerpo en los bolsillos, fundas de cinturón o brazaletes incluso en modo en espera. Utiliza bolsos o mochilas, siempre lo más alejado posible de la cabeza, corazón o sistema urogenital.
  • No utilices el móvil en lugares públicos o si estás a menos de un metro de otras personas para evitar irradiar involuntariamente a terceros, sobre todo niños, disminuyendo así el impacto de la “Telefonía Pasiva“.
  • Bajo ningún concepto permitas el uso del teléfono móvil a menores de 15 años. Durante las fases de crecimiento, con menor masa de tejidos, la interacción de las radiaciones se incrementa exponencialmente, particularmente en relación al cerebro, a la apertura de la Barrera Hematoencefálica, a la cadena de los ovarios, etc.
  • Desaconseja la utilización de un teléfono móvil a una persona mayor y a toda persona en estado de debilidad (las radiaciones pueden debilitar aún más el organismo y el sistema inmunológico), así como a las mujeres embarazadas (el líquido amniótico, en el cual se desarrolla el embrión, es un medio que facilita la absorción de las radiaciones artificiales de Alta Frecuencia que generan los móviles).
  • Utiliza el móvil sólo en zonas con cobertura óptima y nunca en lugares cerrados o en movimiento como el coche, autobús, metro, avión, tren, ascensor, sótanos (subsuelos), túneles, etc. En estos casos el teléfono multiplica la potencia para intentar no perder la conexión con la estación base (antena de telefonía móvil) o para buscar constantemente las estaciones base más próximas.
  • Cuando utilices el móvil dentro de edificios, hay que acercarse a las ventanas para obtener mejor cobertura y disminuir así el nivel de radiación del terminal.
  • No utilices el teléfono dentro de un vehículo ni con manos libres, incluso si está parado. En un espacio metálico cerrado se produce el “efecto Campana” que multiplica al máximo los efectos de las radiaciones debido a las reflexiones (rebotes) sobre todos los pasajeros.
  • Adquiere un teléfono móvil con una Tasa de Absorción Específica sobre los tejidos humanos (índice SAR) cuyo valor sea el más bajo posible, por debajo de 1 W/Kg en la cabeza (consulte el manual del terminal). Es preferible comprar un teléfono móvil con antena externa extensible, aunque sea menos estético, porque difunde la señal de modo óptimo y a menor potencia que los que tienen la antena integrada (oculta). En caso de duda elegir siempre el teléfono de menos potencia.
  • No es aconsejable la utilización de un móvil si tenemos elementos metálicos en la cabeza del tipo amalgamas, prótesis, aparatos dentales, placas, tornillos, clips, piercings, pendientes, … Este consejo debe extenderse también a los usuarios con muletas o con sillas de ruedas metálicas, con el fin de evitar todo tipo de reflexiones, refracciones, amplificaciones, puntos calientes, resonancias, reemisiones pasivas, etc… Así como a las personas que reciban una inyección que contenga uno o más coadyuvantes con derivados vacunales metálicos.
  • Realiza el máximo número de llamadas posible con teléfonos fijos con cable, que además la mayoría de las veces son gratuitas e ilimitadas, incluso las internacionales a través de Internet. Y limita el uso del teléfono móvil exclusivamente para emergencias.
  • Apaga siempre el móvil por la noche y no lo dejes nunca en las mesillas o cerca de las camas ya que incluso en modo espera el móvil se conecta a la antena enlace de la estación base y emite radiación por fases. Una buena acción es activar el desvío de llamadas al teléfono fijo cuando estemos localizados en casa.
  • No utilices el móvil nunca para jugar ni dejárselo a los niños para que jueguen ni para que escuchen música. El terminal emite continuamente radiaciones GSM, WiFi,…, aunque no estemos hablando.

 

En la mayoría de los casos adoptando estas simples medidas de protección o de “higiene Geoambiental” bastarán para que la salud de nuestros hogares se restablezca y por qué no, la nuestra.

José Manuel López-Menchero González

Geólogo y Geobiólogo. Asesor en contaminación electromagnética y geobiología. En armonía Salud Geoambiental

imagen de jose manuel lopez menchero

enarmonia                                                                                                                       

Macrobiótica: tu alimento afecta a tu campo energético y tus emociones

¿Qué tienen en común Isabel Preysler y Alejandro Sanz? ¡Que respetan una dieta macrobiótica! Raquel es  hija de Mati Navas, especialista en Macrobiótica y nuestra entrevistada de hoy. A Raquel le diagnosticaron una “enfermedad rara”. Nos comenta Mati que “El médico la sentenció a 5-6 años de calidad de vida aceptable. Entonces empezó mi búsqueda desesperada para encontrar algo que pudiera ayudar a mi hija”.

Conoce de primera mano cómo se resolvió la salud de Raquel,  los alimentos recomendados para el Otoño, los orígenes de la macrobiótica, sus principios fundamentales, sus beneficios, en qué se diferencia de las dietas vegetariana y vegana y los inconvenientes de cocinar con vitro y microondas.

Mati Navas es directora de La Crisálida, Instituto Macrobiótico (Sevilla, 2008). Diplomada en Magisterio y en Nutrición y Dietética, se formó como consultora en Medicina Oriental Macrobiótica, en las escuelas reconocidas por el Instituto Internacional Kushi de Boston, de Madrid (Escuela de Vida) y Lisboa (IMP Instituto Macrobiótico de Portugal).

 

B.T: ¿A quién le debemos los principios de la Dieta Macrobiótica? (a partir de ahora D.M.)

La macrobiótica busca el equilibrio físico y mental a través de la dieta. La raíz del término Macrobiótica se halla en las palabras griegas y sánscritas: «Makros» que significa «grande». «Maka» que expresa «maravillosa». Biótica que proviene de «Bios» , que quiere decir «vida» y denota una manera de vivir. Resumiendo: Vivir un estilo de vida ordenado, responsable, equilibrado que nos permita alcanzar la longevidad con salud.

El primer registro conocido del vocablo Macrobiótica se encuentra en el ensayo del griego Hipócrates, titulado «Aire, agua y lugares» datado hace unos 2.400 años, donde lo emplea para referirse a las personas longevas y sanas. Este inconmensurable sanador, cuya terapéutica concede un papel primordial a la dietética, es tenido por el padre de la medicina occidental, cuyos miembros todavía se gradúan universitariamente como médicos alopáticos recitando el juramento hipocrático.

En sus obras «Alimentos», y «Medicina y Tradiciones» declara lo siguiente:

• «Que tu alimento sea tu principal medicina».

• «El pan (describe con insistencia) se elaborará con granos que mantengan su envoltura, ya que contiene los nutrientes básicos que nos alejarán de las enfermedades». (Hoy correspondería al pan integral biológico.)

• «Para alimentarse de forma equilibrada y vivir en salud es preciso consumir cebada, avena y trigo», que eran los cereales más cultivados en los territorios gobernados por Grecia.

Hipócrates no cesa en toda su obra de orientarnos sobre la forma natural y equilibrada de alimentarse para vivir macrobióticamente.

Herodoto, Aristóteles, Galeno, Platón y otros clásicos también utilizaban la voz Macrobiótica para describir un estilo de vida responsable y sano que giraba alrededor de una dieta moderada, cuyo resultado era la mejora de la salud y el logro de la longevidad sin lacras físicas, mentales ni espirituales.

Durante siglos los pueblos se mantenían sanos y fuertes con los productos naturales que obtenían de sus campos o de las tierras cercanas, incluidas las plantas sanadoras, el agua pura y el aire ozonificado, rebosante de iones negativos. Quienes se alimentaban siguiendo el dicho: Come de todo un poco, con sosiego, masticando y ensalivando los alimentos, seguían los principios dietéticos de la Macrobiótica. El naturismo clásico con más de dos milenios a sus espaldas tiene una completa biblioteca de obras que tratan sobre alimentación humana, donde el espíritu macrobiótico ronda por doquier.

Después de Hipócrates y varios clásicos de la Antigüedad griega, y tras el alemán Hufeland, y el japonés SagenIshizuka, es también su discípulo japonés NyoitiSakurazawa, que toma el sobrenombre de Georges Ohsawa, quien le da pleno sentido a la palabra Macrobiótica. La emplea por primera vez en el texto de su popular obra «Macrobiótica Zen», publicada en inglés por el Centro Ignoramus de Japón en 1960.

 

PLATO DE COMIDA MACROBIOTICA

 

Hasta su muerte en 1966, a la edad de 73 años, Ohsawa dedicó su vida entera a aproximar Oriente y Occidente utilizando la filosofía y la dietética. Difundió el estilo de vida macrobiótico con pasión predicando con el ejemplo. Dio unas 6.000 conferencias, seminarios y cursillos. Atendió a miles de enfermos en más de 30 países. Publicó cerca de 2.000 artículos y más de 300 volúmenes.

Sembró con rigor, pero generosamente, los granos de arroz de sus convicciones macrobióticas, que no eran otras que llevar al mayor número posible de seres humanos la libertad, la paz, la salud, la felicidad. Sus ideas movieron y siguen moviendo inversiones incalculables en numerosos campos relacionados con la alimentación.

Después que él, su discípulo MichioKushi continuó con su trabajo de difusión de la macrobiótica por toda Europa y América. De alguna manera fue él el que abrió las ideas de la alimentación macrobiótica con estilo más japonés a una dieta más mediterránea y abierta, más con el estilo de la alimentación sabrosa y poco espartana que practicamos aquí pero preservando los principios básicos.

Todos ellos insistieron en que los cimientos nutricionales de la Macrobiótica actual, como defendía Hipócrates y millones de sanadores a lo largo de la historia, están constituidos por los cereales en grano integrales biológicos, es decir, obtenidos ecológicamente mediante maquinaria y técnicas agrarias limpias, no invasivas, respetuosas con la variopinta vida de la tierra y su medio ambiente, sin manipulación genética, ni pesticidas, herbicidas, abonos químicos, aguas contaminadas, etc.

Los cereales son los últimos vegetales en aparecer. Sus minúsculos granitos contienen la memoria genética de toda la diversidad vegetal que les precedió. En la cadena de la evolución animal acontecida durante millones de años, el hombre es el último en surgir. Nuestros genes son la síntesis de toda la diversidad genética animal que existe y existió.

Los cereales integrales son semillas vivas, con capacidad para germinar y crear una nueva vida y todo ese potencial nosotros también lo adquirimos cuando consumimos una dieta basada en cereales integrales.

 

imagen de diversos cereales

Imagen: blogs.glamour.es

 

Cereales y Macrobiótica forman una entidad inseparable. Actualmente cada vez más personas se acercan a la macrobiótica buscando una nueva forma de vivir y alimentarse, de sentir y encontrarse, en una corriente de “lo natural” que emerge con fuerza en nuestro mundo desordenado. Son cada vez más los profesionales que se dedican a enseñar y profundizar en la dieta macrobiótica haciendo que evolucione para adaptarse a cada región, incluyendo así sus productos tradicionales y su sello propio. Así surge nuestra deliciosa dieta macrobiótica mediterránea con el sabor de la cocina de nuestras abuelas, a fuego lento, como las cosas buenas de la vida.

Tengo que citar que la información de esta respuesta la he obtenido del experto en macrobiótica Pedro Navarro Tordecillas.

 

B.T: ¿Cómo y cuándo descubres que esta dieta está hecha para ti?

Comencé a practicar la dieta macrobiótica hace ya diez años. Mi hija Raquel había sido diagnosticada de miastenia gravis, una enfermedad rara, neuromuscular crónica y cuyo tratamiento en la medicina alopática es sólo sintomático. El médico que nos dio la noticia la sentenció a 5-6 años de calidad de vida aceptable. Entonces empezó mi búsqueda desesperada para encontrar algo que pudiera ayudar a mi hija. Mi intuición me decía que tenía que ser en el campo de la alimentación, que ahí estaba la clave. Entonces contacté con el director del Instituto Macrobiótico de Portugal, Francisco Varatojo, que ahora es gran amigo y con el que tuvimos una consulta. Ahí comenzó mi aprendizaje en esta área, que supuso un descubrimiento de tal magnitud que me hizo enamorarme de esta filosofía a la que debo la salud de mi hija y mi vida.

Mi hija y yo comenzamos a practicar juntas porque yo la acompañé siempre comiendo con ella y así pude experimentar todo por lo que ella pasaba. Fue increíble ver su mejoría y también sentir yo misma cómo con la comida me transformaba, tenía mejor vitalidad, más optimismo, más alegría, se afinaban todos mis sentidos, sentía más placer al paladar…

Me abrió los ojos a una comprensión del mundo y de la salud que nunca había sospechado. Estoy muy agradecida.

 

B.T: ¿Por qué nos enfermamos?

Desde el punto de vista de la medicina oriental la enfermedad es el lenguaje de nuestro cuerpo para advertirnos de que algo no funciona bien en nuestro estilo de vida, que engloba la forma en que usamos nuestros cuerpos físico, mental y emocional, y no es un fallo casual de funcionamiento del cuerpo. Es el intento del cuerpo de seguir funcionando en unas condiciones que no son las adecuadas. En este sentido es la amiga que necesitamos para rectificar nuestro camino, pues ella nos va a ir indicando la dirección a seguir en cada caso.

Macroclasecocina

B.T: ¿Cuáles son los principios fundamentales de la D.M.?

La macrobiótica es mucho más que una simple dieta, es una filosofía y un estilo de vida que tiene como objetivo último ayudar a las personas a ser más íntegras, saludables y responsables, y consecuentemente también a construir una sociedad más pacífica y espiritual.

Macroclasecocina

La cocina macrobiótica es de suma importancia en esta filosofía, más no es el único factor, y sus principios relativamente simples hacen que esta forma de alimentación sea extraordinariamente versátil, sabrosa y saludable.

La cocina macrobiótica maneja la misma base conceptual que la medicina oriental (conceptos como yin y yang y la teoría de los cinco elementos se utilizan para entender el efecto energético de los alimentos).

En este enfoque no se consideran únicamente los nutrientes de los alimentos, sino también su energía. Nos referimos a cómo la energía del alimento nos afecta directamente en nuestro campo energético, en nuestra vitalidad, en nuestras emociones. El cuerpo siempre busca un equilibrio energético y aquí la macrobiótica nos enseña cómo conseguirlo de manera saludable. La comida se convierte en una importante herramienta para potenciar la salud y el bienestar físico.

La cocina macrobiótica es en esencia una cocina natural, los ingredientes que utiliza son alimentos “como los ofrece la naturaleza”: cereales integrales, algas marinas, legumbres y proteínas vegetales, pescado, semillas, aceites de primera presión en frío y no refinados, verduras y frutas ecológicas y de la estación son la base de la dieta.

 

imagen de una ensalada de legumbres

 

Por otro lado, no hay alimentos prohibidos, todos se usan con criterio y el sentido común que da la cocina tradicional practicada por cientos de años en las civilizaciones más prósperas.

 

B.T: ¿Qué beneficios se obtienen, en general, si la respetamos?

Desde luego que hay muchos factores que determinan el bienestar físico y emocional de una persona y entre los más importantes se encuentran la alimentación, la calidad del aire que respiramos y del agua que bebemos, la calidad de nuestras relaciones personales, el nivel de estrés y por supuesto nuestras emociones. Pero hay una cosa clara, aunque algunos de ellos no podemos manejarlos pues nos vienen de alguna manera impuestos, la alimentación es un pilar básico de nuestra salud que está por entero bajo nuestra responsabilidad.

Con lo que comemos se fabrica nuestra sangre, que es la encargada de nutrir a todas las células de nuestro cuerpo. Las células constituyen todo nuestro ser, nuestros órganos, nuestros tejidos, nuestros huesos, nuestro sistema nervioso y todo lo que somos. Así que la calidad de nuestra sangre determina nuestro físico de arriba a abajo. Y la buena noticia es que tanto la sangre como todas y cada una de las células de nuestro cuerpo tienen la capacidad de regenerarse periódicamente.

Pongamos unos ejemplos: en sólo 10 días se renueva nuestra linfa, en 4 meses se renueva toda nuestra sangre y en 7 años se renuevan todas las células de nuestro cuerpo disfrutando así de ¡¡un cuerpo totalmente nuevo!!

Cuando una persona cambia su estilo de alimentación a la macrobiótica las consecuencias se dejan notar de manera bastante rápida. Muchas personas experimentan una mejoría notable en sólo 10 días, y en el caso de enfermedades serias, muchas de ellas dan un giro total en 4-8 meses (que es el equivalente de 1-2 renovaciones de la sangre). En todos los casos, absolutamente todos, la persona experimenta una mejoría en su calidad de vida: aumenta la vitalidad, se equilibran las emociones, aumenta la visión positiva de las cosas, se equilibra el peso y mejora el aspecto físico.

Y en el plano más sutil, las personas se vuelven más confiadas, más tranquilas y relajadas, más seguras de sí mismas, ven que aumenta su autocontrol y su fuerza de voluntad y se afinan los sentidos física y metafóricamente hablando, esto es, vemos con más claridad las cosas importantes de la vida y empezamos a desarrollar nuestro potencial para vivir el presente y ser más felices. ¿No merece la pena intentarlo con un premio tan estupendo? y es que es mucho lo que podemos obtener “sólo” cambiando algunos de nuestros hábitos.

 

B.T: ¿Cuáles son los “inconvenientes” de la dieta macrobiótica? A veces parece que seguir la D.M. no es muy compatible con la vida que llevamos. Da la impresión de que hay que dedicarle demasiado tiempo a la cocina y sus menesteres…

Nuestra sociedad moderna dónde la productividad y el beneficio económico dirigen la vida, ha ocasionado que la cocina moderna sea rápida, barata (también en calidad) y ¡vuelta y vuelta listo en 1min! Cada vez hay más productos en el mercado más industrializados, más precocinados, más congelados que buscan que el consumidor “pierda” menos tiempo en la cocina y ocasione mayores beneficios. Para esto es fundamental la información confusa sobre alimentación y la idea cada vez más arraigada entre las personas de que cocinar es algo que no tiene valor porque la salud no está relacionada con la comida.

 

En contraposición la macrobiótica realza el valor y el efecto en nuestra salud de los alimentos naturales, cultivados de forma ecológica (sin transgénicos, sin productos químicos y respetando su ciclo natural), así como los estilos de cocción tradicionales (a fuego lento, con platos caseros, con mimo en los cortes y con “amor”). La cocina macrobiótica requiere más dedicación: desde la elección de los ingredientes que a veces no se encuentran en todas las tiendas hasta la elaboración de los platos. Esto supone ir un poco “contra corriente” en los hábitos que tiene la mayoría de la población. Pero afortunadamente hay cada vez más personas que despiertan y eligen una alimentación responsable, a pesar de ese esfuerzo. En cuanto al tiempo de elaboración de los platos no estamos hablando de un esfuerzo que no sea igualmente comparable al de la cocina casera, también elaborar un buen puchero, una buena tortilla de patatas o cualquier otro plato tradicional lleva su tiempo.

 

Por otro lado la macrobiótica te da las herramientas para entender el efecto de las comidas en nuestro cuerpo y nuestras emociones. Este conocimiento te hace una persona más libre para tomar decisiones con todas sus consecuencias. Las personas que entienden bien y practican la filosofía macrobiótica son personas capaces de adaptarse a cualquier situación y “alimentarse” bien, a través de la comida y por supuesto ¡de los amigos y de la vida! Una persona que deja de relacionarse con otras porque no practican la macrobiótica no ha entendido nada de esto.

 

B.T: Alimentos prohibidos para la dieta macrobiótica…

En la dieta macrobiótica no hay alimentos prohibidos porque se entiende que ningún alimento es bueno o malo en sí. Tampoco es una dieta vegana o vegetariana, estas son algunas de las opciones disponibles dentro de toda la variedad, esto quiere decir que uno puede optar por practicar una macrobiótica carnívora o quizás una vegetariana, según el gusto.

Lo que es importante y marca la diferencia con respecto a otras dietas es que establece las pautas y la frecuencia de consumo para que los alimentos nos produzcan salud y bienestar. Para que nos entendamos, todo el mundo entiende que la fruta es muy saludable, pero si sólo nos alimentáramos de fruta padeceríamos graves carencias nutricionales y al final enfermaríamos. En este sentido nos enseña qué alimentos son de consumo regular o diario y cuales debemos consumir en ocasiones. Y no sólo atendiendo a las características nutritivas de los alimentos, sino también al efecto energético que producen en nosotros y a la condición de la persona que los consume. Así por ejemplo la alimentación de un niño y de un adulto son distintas, o la de una embarazada, la de un oficinista o de un deportista. Todos admiten ajustes que consideran su situación.

 

B.T: ¿Hay formas de cocinar que no recomiendes a tus usuarios? ¿Qué opinión te merecen los microondas y la vitrocerámica en nuestras cocinas?

Vamos a considerar las diferentes técnicas de cocinar los alimentos desde la más saludable a la menos. Lo ideal sería cocinar nuestros alimentos a fuego de leña, pues la energía del fuego que se transmite al alimento y así a nuestro cuerpo es la más limpia, la más potente y la más sabrosa.

 

macrofuego

Imagen: mevoydecasarural.com

 

Pero claro, la vida moderna no nos permite tener cocinas a leña en casa, así que podemos optar por la siguiente opción mejor que es cocinar a fuego de gas. Los alimentos cocinados de esta manera aportan más vitalidad y dinamismo, más sabor y energía. Esto lo saben todos los grandes cocineros de los grandes restaurantes del mundo, en todas sus cocinas se usa fuego, o bien de leña o de gas, ninguno cocina con vitro.

 

Después tenemos opciones menos aconsejables, todas han colonizado las cocinas de las familias modernas desde hace menos de 30 años y todas son con diferencia peores que las dos primeras opciones. La vitrocerámica, que cocina los alimentos con calor eléctrico, y la inducción que utiliza un campo magnético alternante para calentar el alimento, aportan una energía muy desordenada y caótica, menos dinámica que la energía viva del fuego.

Pero la peor de todas es sin duda la cocina al microondas, pues el calor generado en el alimento no es transmitido desde el interior al exterior sino justo al revés, las microondas consiguen que las partículas del alimento se friccionen causando así un calor que se transmite desde dentro hacia afuera. A parte de que se ha demostrado que este estilo de cocción puede desnaturalizar algunas proteínas y nutrientes es que proporciona un calor que no es duradero, un calor que realmente no consigue calentarnos por dentro, que se pierde con facilidad. Por no entrar a considerar el efecto perjudicial en nuestra salud que el contacto con microondas pueden provocar.

Por otro lado también está muy de moda la comida congelada. Es importante entender que tenemos un cuerpo físico y un cuerpo energético que están unidos y que tenemos que alimentar. La ciencia ha descubierto que nuestro cuerpo físico necesita de ciertos nutrientes para que pueda funcionar bien, pero también nuestro cuerpo energético necesita de alimento. Y su alimento es el campo energético vibracional de todos los alimentos que ingerimos. Este es el motivo de que aún no se haya descubierto ninguna píldora que pueda sustituir una comida de verdad. Si comiéramos a base de píldoras nos moriríamos.

Y esta es la explicación de que la comida fresca nos sienta mejor, también la que ha sido cocinada y preparada con amor, pues toda esa energía la recoge el alimento y luego podemos sentirla. Cuando congelamos los alimentos los sometemos a un frío extremo, las paredes de las células estallan al aumentar su volumen de líquido y algunas proteínas se desnaturalizan. Ya no pueden ser más alimentos vivos, aunque luego los calentemos al comerlos. Es fácil hacer la prueba, come durante un mes sólo de alimentos congelados y verás tu vitalidad caer en picado…

Necesitamos agua, tierra, fuego y aire para estar conectados con la naturaleza, con nuestra esencia. El fuego nos aporta calor, dinamismo, alegría, pasión… ¿qué mejor que poner el fuego en cada bocado?

 

Casos prácticos

B.T: Nos vamos de senderismo y preparo mi mochila. Imaginemos que durante el paseo nos quedamos incomunicados durante tres días. ¿Qué alimentos deberíamos llevar en nuestras mochilas para mantenernos bien nutridos este tiempo? ¿Por qué?

Bueno, en realidad si me ajusto a tu pregunta te diré que podemos comer por tres días cualquier cosa o ni siquiera comer nada para mantener la salud. Nuestro cuerpo tiene normalmente las reservas de todo para hacer frente a una situación de carencia por unos pocos días. Pero si quiero llevar una buena mochila de senderismo pondría unos sushis de arroz integral con verduras que me aporten una buena fuente de energía con hidratos de carbono de absorción lenta, y también de vitaminas.

 

imagen de tofu frito con salsa agridulce

Imagen: www.cocinothai.com

 

Un platillo de algún alimento rico en proteínas que me hiciera aguantar bien el desgaste de la marcha, como un poco de tofu frito, o unas legumbres en ensalada. Fruta para el aporte de la frescura y las vitaminas, barritas de frutos secos para el buen aporte de grasas y de reserva energética en caso de cansancio o de frío. Y yo no me complicaría mucho más.

 

B.T: Estamos en Otoño. Nuestro cuerpo debe adaptarse a él tras el verano. ¿Qué alimentos e infusiones se recomiendan en este periodo para ayudarnos a hacer el cambio de estación sin desequilibrios energéticos y físicos?

En el verano la energía del ambiente es muy vibrante y caótica, hace mucho sol y calor, que nos secan y nos contraen y para equilibrar nos apetece expandirnos, refrescarnos y activarnos, así nuestra vida es más social, salimos y entramos con horarios más desordenados y hacemos más cosas divertidas. Tomamos muchas ensaladas, zumos, helados, frutas, comidas ligeramente cocinadas, como a la plancha, menor cantidad de comida y de productos animales. Así nos ayudamos a estar activos y frescos.

En medicina oriental se considera que hay cinco estaciones, la que se añade es el Verano Tardío, que es la estación de transición entre el verano más ardiente y el frío otoño. En el verano tardío el tiempo empieza a cambiar, los días se hacen más cortos, ya no hace tanto calor, y toda la naturaleza habla de recogimiento. En el campo ya no se ven tantos bichitos en acción, los árboles empiezan a perder las hojas, algunos animales comienzan a recolectar el alimento para la hibernación… Y a nosotros nos va apeteciendo lo mismo ¿no? Vamos saliendo un poco menos, vamos haciendo los planes para “la vuelta al trabajo”, los propósitos de gimnasio, de vida más ordenada… Así que tendremos que ayudarnos con nuestra comida para conseguir el propósito de ir calentándonos ligeramente, relajándonos y cerrándonos para estar bien preparados para la llegada de los fríos grandes y la humedad del otoño.Si hacemos una adecuada transición al verano tardío después vamos a poder empezar el otoño con mejor pie, evitando los resfriados y las gripes propios de la estación.

En macrobiótica estudiamos que en cada estación hay una pareja de órganos del cuerpo que se trabajan más activamente. En el verano tardío estos órganos son el bazo y el páncreas, que necesitan de la Energía Tierra y del sabor dulce para activarse y funcionar en equilibrio. Así que aquí la pauta será:

ir reduciendo la cantidad de fruta, que nos enfría, los zumos y los helados, ir reduciendo la cantidad de ensaladas y de aceites crudos, e ir aumentando poco a poco las sopitas, los guisos con más calor, la cantidad de algas para remineralizarnos, dando prioridad a las verduras dulces de la estación que tienen una poderosa energía tierra, como la calabaza, la zanahoria, los boniatos… los cereales que aportan dulzor como el mijo, y las frutas de la estación que podemos empezar a tomar en ricas y dulces compotas.

Cocinar al vapor es la mejor opción

Puedes empezar este verano. Descarta el microondas, las sartenes de teflón  y las ollas a presión. Cocina sin grasas -bueno para cuidar tu peso y el de los tuyos- y valora el bien más preciado de la buena mesa: que tus alimentos mantengan todos sus nutrientes intactos.

Merece la pena cambiar de hábitos, sobre todo cuando resulta tan sencillo como apostar por estas económicas cajas de bambú.

¡Añádele a tus platos aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal marina y especias al gusto! ¿Qué más se puede pedir?

 

 

Leche de vaca y osteoporosis

Al Dr. Rafael Méndez Cobos no le gusta el azúcar refinado, la leche de vaca, la olla a presión, el mercurio, la margarina, el agua de grifo y el horno microondas.  ¿Por qué te recomienda la dieta vegana, el ayuno, los baños solares sin crema, el agua mineral y el ajo?  ¡Adelante, rompe mitos y malos hábitos!

 

B.T.: El azúcar blanco roba el calcio de nuestros huesos…

Así es. El azúcar blanco (refinado) es un ladrón de calcio y de vitaminas, sobre todo del grupo B. Al ser un producto procesado químico (sacarosa) para su digestión- metabolización necesita de manganeso-calcio-vitaminas-agua.

 

El azúcar le roba el calcio a tus huesos

El azúcar le roba el calcio a tus huesos

 

Los niños que toman al día más de 24 gramos de azúcar blanca (en todas sus presentaciones: chocolate, ketchup, golosinas, yogur, galletas, pasteles, mermeladas, leche) tendrán huesos más débiles y los huesos largos (fémur y húmero principalmente) también serán más largos. Este hecho provocará que a partir de los cincuenta años o antes estas personas sean osteoporóticos con patologías óseas importantes.

 

B.T.: La leche de vaca, mejor para los terneros…

El ser humano es el único animal del planeta que no se desteta. Los demás mamíferos en cuanto le salen los dientes en sus mandíbulas, dejan de mamar. Además las proporciones de la leche de vaca con respecto a la humana son tremendas. Es como ponerle a un coche de gasolina, gasoil. La leche humana contiene un 8% de proteína (humana) y la de vaca un 22% de proteína (animal). Y la diferencia en hidratos de carbono (azúcares) es aún mayor. Así que es lógico que haya tantas alergias, tanta mucosidad, tanto cansancio y estreñimiento en la población infantil y adulta. Entre los niños y mayores los hay que toman leche como si fuera agua.

La leche puede que sea un buen negocio para los laboratorios farmacológicos, por la cantidad de enfermedades que causan. Además no podemos olvidar a esas pobres vacas tabuladas, con un cubo de basura (con hormonas) debajo de su cabeza.

Es mejor -en todos los sentidos- tomar leche (batido) de avena. Entre otras razones porque el calcio que lleva la avena sí se absorbe, cosa que no ocurre con la leche de vaca, que roba calcio del hueso en vez de fortalecerlo. ¿Por qué detectamos tanta osteoporosis en la población occidental si somos grandes consumidores de lácteos?

 

B.T. La fruta mejor antes de comer o con el estómago vacío

La fruta debe tomarse siempre con el estómago vacío, nunca de postre. En cambio sí se puede tomar piña o papaya de postre por ser proteínicas (ayudan en la digestión de las proteínas). Pero ninguna otra fruta después de las comidas, puesto que fermentarán, darán gases, retardarán la digestión e incluso engordarán. ¡Las frutas en ayunas y entre horas! Y cada vez una sola variedad, nada de macedonias.

 

B.T. Debemos beber 2 litros de agua al día para mantener la salud en condiciones óptimas…

Sí, debemos beber agua mineral y no agua de la red. El organismo necesita entre 1,5 y dos litros de agua diariamente, para reponer las pérdidas propias de la fisiología orgánica. Al agua no la sustituye otro líquido.

 

Bebe agua aunque no tengas sed

 

 

Si alguien bebe cuatro cañas de cerveza (que lleva un 98% de agua) por la tarde-noche, se despertará probablemente con sed, puesto que el alcohol que lleva deshidrata. Pongo este ejemplo como lo puedo poner con los tés que llevan teína o cafés, que también deshidratan. Por tanto el agua es insustituible. Las personas mayores pierden la sensación de sed y en cambio no pierden el apetito, que en muchos casos va en aumento. Por tanto hay que estar pendiente de la ingesta de agua de nuestros mayores.

 

B.T. Cocinar al vapor es más sano que hacerlo con la olla a presión…

Por supuesto siempre hay que procurar cocinar al vapor. Las altas temperaturas de cocción (caso de la olla a presión) son nocivas para la salud, puesto que cuando excedemos de 15O grados, los alimentos se desnaturalizan y en su composición se presentan benzopirenos, producto del sobrecalentamiento. No ocurre esto cuando cocinamos al vapor, que va a mantener gran parte de los nutrientes de los alimentos que hayamos puesto a cocinar.

 

Cocinar al vapor es la opción más saludable para nuestro organismo

Dile sí a la cocina al vapor…

 

B.T. El ajo es un antibiótico natural que pierde sus propiedades si lo cocinamos o freímos…

¡Ajo frito o hervido, ajo perdido! El ajo contiene un antibiótico natural (disulfuro de alilo), que respeta la flora saprofita intestinal, al contrario que el resto de antibióticos químicos. El ajo debemos tomarlo crudo con pan o en ensaladas, bien picado. Para su mejor digestión, podemos tomar un trozo de papaya natural, e incluso eliminar así el olor característico de dicho bulbo.

 

El ajo frito o hervido pierde todas sus propiedades curativas

El ajo frito o hervido pierde todas sus propiedades curativas

 

Para las amigdalitis y faringitis, está muy indicado colocar un diente de ajo pelado en la boca, sin tragar y mantener entre 20 y 30 minutos. Repetir esta operación dos veces al día. Es sorprendente cómo alivia la disfagia (dolor al tragar), la inflamación e infección.

 

B.T. Un zumo de frutas y/o verduras debe beberse recién hecho pues en media hora pierde gran parte de sus propiedades al oxidarse…

Efectivamente. Los zumos y jugos de frutas y verduras deben ingerirse inmediatamente después de haber sido licuados o exprimidos. Aconsejo la trituradora-masticadora de la Dra. Budwig, por ser la que obtiene en condiciones óptimas la fruta y la verdura exprimida, sin apenas oxidación. Mientras que en las licuadoras normales, las cuchillas a gran velocidad oxidan y desvirtúan las propiedades de los vegetales (frutas y hortalizas).

 

B.T. El mercurio es perjudicial para la salud…

No se debe tocar nunca este líquido sin protección, y mucho menos jugar tocándolo con las manos. Las amalgamas que colocan los dentistas para obturar la caries dental llevan en su composición un 50% de mercurio. Por tanto este tóxico emitiría vapores durante décadas mientras comemos alimentos calientes o simplemente mientras masticamos sobre la superficie de este metal.

 

Es conveniente eliminar todas las amalgamas de forma controlada y que lo haga un experto odontólogo en la extracción de este veneno. Muchas patologías crónicas son debidas a las amalgamas de mercurio: migraña, astenias, dispepsias, artritismos, caídas del cabello, atopias, etc.

 

Para eliminar metales pesados como el mercurio es conveniente practicar sauna finlandesa tres veces por semana. Está demostrado que con una sudoración profusa y mantenida se eliminan los metales pesados. Está indicado también tomar comprimidos de clorellla, y tomar cilantro en las ensaladas. Los medicamentos homeopáticos Lycopodium, Nux vómica y Berberis -entre otros- colaboran en la expulsión del organismo del venenoso mercurio.

 

B.T. Las grasas trans (margarina) son nocivas para el organismo…

Los ácidos grasos insaturados que llevan las grasas trans (margarina, bollería industrial, comidas envasadas y sobre todo las rosquillas fritas) se forman cuando se procesan los aceites vegetales para hacerlos sólidos. A esto se le llama hidrogenación de una grasa. Son nocivas, dado que retrasan el crecimiento de los niños y la maduración cerebral. La presencia de grasa trans en el organismo puede llevar a construir hormonas y membranas celulares defectuosas.

 

La margarina no es saludable. Tiene grasas trans

 

Sabemos que determinadas carnes y lácteos llevan ácidos grasos trans de forma natural. Algunos supermercados alemanes han prohibido la venta en sus establecimientos de grasa trans. Están contraindicadas para la salud cardiovascular, puesto que aumentan el colesterol, los triglicéridos. Y son hepatotóxicas (esteatosis grasa).

 

B.T. El ayuno rejuvenece tu cuerpo…

El ayuno rejuvenece el organismo. La naturaleza ayuna, los animales ayunan. El ser humano tiene también la pasividad de vivir de sus reservas. Ayunar es dejar de comer, dejar de masticar, pero en cambio no significa dejar de beber zumos, jugos, caldos vegetales y agua en gran cantidad. De esta forma con el ayuno conseguiremos perder peso y eliminar residuos metabólicos (toxinas). En una palabra, limpiarnos de sustancias tóxicas.

 

El ayuno adelgaza, desintoxica, depura, repara la piel y previene el envejecimiento

 

Para nosotros el ayuno más satisfactorio y recomendable es el “Ayuno Terapéutico Buchinger“. Consiste en tomar infusiones, zumos de frutas, jugos de verduras y agua. Conseguimos óptimos resultados a la hora de adelgazar, de desintoxicar, depurar, reparar la piel y prevenir el envejecimiento rejuveneciendo.

 

B.T. El horno tradicional es más sano que el microondas…

Más sano que el microondas es cualquiera….. El microondas es temible por ser perjudicial para la salud. Al desnaturalizar las moléculas de los alimentos, se convierten en sustancias hostiles y no reconocibles para nuestro organismo. Cualquier buen alimento que se introduzca en un horno microondas pierde todos sus efectos salutíferos. Y lo peor es que estamos ingiriendo elementos tóxicos, así que malnutren el organismo , lo carga de toxinas , creando cantidades ingentes de radicales libres. En Suiza está prohibido escribir públicamente en contra del microondas. Pero de Suiza, no me sorprende ya… casi nada.

El horno tradicional es recomendable siempre que no exceda la temperatura en su interior de 120 grados, aunque tenga que permanecer más tiempo, dependiendo del alimento a hornear. Las temperaturas más altas son nocivas, puesto que al quemar el alimento producen sustancias peligrosas y perjudiciales para la salud, entre otras el benzopireno.

 

B.T. Tomar el sol 20 minutos al día sin protección solar fortalece nuestros huesos…

El sol tiene una acción psico-euforizante (antidepresiva), es decir, contribuye a la producción de endorfinas gracias a la acción de los rayos lumínicos solares, que una vez captados por la retina en relación directa con el eje cortico-hipotalámico, hace que los fotones activen -a través de la glándula pineal- los procesos bioquímicos de la vida. La insolación aumenta la amplitud respiratoria, aumenta el tono muscular, mejorando el rendimiento y la potencia. También la luz del sol activa la elaboración de los hematíes y de la hemoglobina.

 

 

El sol es un antiséptico-antibiótico extraordinario para la piel. Los Rayos UVB de la luz solar transforma la dehidrocolesterina (provitamina subcutánea) en vitamina D-3. El tomar baños de sol, regulamos el metabolismo del calcio mediante la vitamina D. También tomar el sol nos exacerba la libido, al promover movilizaciones hormonales. Podemos decir con toda certeza que la Helioterapia (terapia por el sol) es uno de los agentes ANTICANCERÍGENOS más potentes, pero eso si tomamos el sol sin protección solar (sin cremas).

 

Las mejores horas para tomar el sol sin efectos nocivos son las primeras horas de la mañana y al caer la tarde. Los baños solares ayudan a nuestro organismo a fabricar sustancias anticancerígenas, como son el interfieran y la interleuquina. Hay mucho menos cáncer de colon entre las mujeres que toman el sol de forma conveniente y moderada.

Las exposiciones deben ser breves y de acuerdo con la piel de cada persona. Una persona morena soportará más cantidad de insolación que una de piel clara y ojos claros, y así sucesivamente hasta llegar a una persona albina que deberá tener muchísimo cuidado en el momento que se exponga a los rayos solares.

 

B.T. La dieta vegetariana es recomendable

Sí, es recomendable. No obstante, el vegetariano es generalmente ovolactovegetariano, es decir, que come huevos y lácteos. Entonces padecerá los inconvenientes propios de la leche (ladrona de calcio) y deberá saber que consumir huevos que no sean ecológicos también es poco saludable. Es más completa la dieta a base de cereales integrales, semillas, legumbres, frutos secos, verduras cocinadas al vapor o crudas; esta sería la dieta vegana.

 

Los huevos ecológicos tienen un código numérico que empieza por el número 0

Los huevos felices comienzan su código numérico con un 0

 

Bien administrados los alimentos no tiene por qué haber carencia alguna de nutrientes (ni de aminoácidos, proteínas y vitaminas). Creo que las deficiencias nutricionales se dan más en las personas que comen pescado, carne y lácteos, aunque estén en su peso. Que las personas veganas estén delgadas no significa en absoluto que estén mal alimentadas. Con la dieta vegana se curan muchas de las enfermedades de hoy.

 

Si lo deseas, pincha aquí y consulta los libros escritos por el Dr. Méndez Cobos hasta la fecha:

 

Portada del libro "Adelgaza comiendo: recetas más listas que el hambre", del Dr. Rafael Méndez Cobos

 “Adelgaza comiendo: recetas más listas que el hambre”.