Papeles medicinales

Papeles Medicinales, Papel de Armenia: desodorar, desinfectar, purificar

Hay olores tercos con efectos antibactericidas: limpian y purifican nuestra casa u oficina. Olores delgados y dulces: convocan momentos espirituales. Fragancias afrodisíacas: incitan al combate amoroso. Hablamos hoy de los Papeles Medicinales y te invitamos a probar el Papel de Armenia y el de Eritrea, perfectos para desodorar y desinfectar los ambientes. Eran preparados por boticarios especializados y se empleaban periódicamente en casas húmedas, hospitales, tiendas de campaña, internados… son auténticas fumigaciones por combustión y te regalan un agradable perfume.  

El papel de Armenia es ecológico y ya podía conseguirse en 1885. Era un desodorante desinfectante muy conocido en el siglo XVII. Auguste Ponsot a finales del siglo XIX copió una buena idea de su viaje por el Imperio Otomano. En Armenia observó  que la gente perfumaba y purificaba sus casas quemando una resina natural con perfume balsámico-vainilla: el Benjuí. De regreso a  Francia, el boticario Henri Rivier le ayudó a solubilizar la oleorresina en el alcohol pariendo la tintura de Benjuí con la que embebía posteriormente un soporte de celulosa debidamente tratado.

El papel de armenia tiene propiedades antisépticas, debido al alto contenido de ácido benzoico que posee (aproximadamente el 25%). Dicen de él que tiene propiedades esotéricas: alejaría de los espacios todo tipo de adversidad y/o negatividad.

El benjuí es un árbol de aproximadamente 10 metros de altura, originario de los bosques del sudeste asiático de países como Laos, Vietnam, Malasia, Indonesia. Su resina es expectorante, astringente, antiséptico pulmonar, diurético, cicatrizante y despigmentante, estimulante natural, calmante y sedante. Puedes usar el benjuí por dentro y por fuera. Está presente en pomadas, jabones, tinturas, aceite esencial. En el mercado hay muchos productos cosméticos que tienen benjuí en su fórmula.

El Papel Aromático de Eritrea, por su parte, se prepara con treinta y cinco resinas y bálsamos diferentes procedentes del Cuerno de África y de Asia. ¡Puedes usar ambos papeles para perfumar armarios y cajones!

Los inciensos y las velas aromáticas ecológicas son una buena opción para cuidar de los espacios donde habitamos, meditamos, estudiamos o trabajamos. Debemos tener precaución con los inciensos que no son de calidad y con los que contienen sustancias tóxicas para el organismo porque perjudican las vías respiratorias altas y bajas.

imagen de un incienso ardiendoLos  niños, embarazadas y personas alérgicas deben cuidarse de productos sospechosos.  Todos los que venden en los bazares chinos son perjudiciales para tu salud.

imagen de un incienso ardiendoEl benceno, el formaldehido y los ftalatos, entre otros, pueden estar presentes en estos artículos de baja calidad. Ya sabemos que las leyes de secreto comercial hacen que las marcas no estén obligadas a especificar  en sus etiquetas todos los componentes de inciensos, velas y perfumes varios.

Hay inciensos ayurvédicos ecológicos, artesanales y de comercio justo (Scents of India)  que son fantásticos.  Un paquete de 12 varitas cuesta, en tiendas on-line,  2.60 euros. Uno de ellos, el «Sensual», está elaborado con pachuli, geranio e Ylang Ylang.

De los inciensos, los más recomendables son los japoneses y tibetanos; generalmente no emplean sticks de madera para sujetarlo.  El auténtico incienso japonés es de muy buena calidad y se nota, evidentemente, en su precio. El incienso tibetano suele ser más asilvestrado, de aromas más intensos y frescos.  El incienso de India es el más consumido en España y el que más riesgo tiene de contener aceites químicos.

Tú que empleas inciensos en tu vida cotidiana, ¿cuáles nos recomiendas por su calidad y aroma?