Parto respetado

Parto respetado: el arte de parir

¿Sabías que España sobrepasa con creces el número de cesáreas anuales recomendadas por la OMS? ¿En qué hospitales españoles puedes dar a luz de una forma respetada? ¿Por qué el Hospital de Manises (Valencia) tiene mención especial en este sentido? ¿Cuáles son las prácticas imprescindibles para que la mujer tenga un parto respetado? Veamos, de la mano de Valle Pérez Pastor, coach de embarazo, asesora de lactancia y porteo ergonómico, todas estas cuestiones. ¡Vamos a recuperar el arte de parir!

imagen valle perez coaching embarazo parto asesora lactancia asesora porteo sevilla colaboradora buenasterapias comunicacion integral saludable

Valle Pérez Pastor. Coach de embarazo. Sevilla

 

El avance de la medicina ha hecho particular mella en los partos fisiológicos. A la mujer no le benefician los protocolos médicos diseñados ante un parto ni el hecho de que la atención en ellos la protagonicen los ginecólogos en detrimento de la presencia activa de las matronas. Tampoco considero positivo el número excesivo de cesáreas que se llevan a cabo en nuestro país y el empleo generalizado de medicalización, como el uso de la oxitocina sintética. Por último, habría que revisar cuándo emplear la instrumentalización en los partos, que muchas veces es innecesaria.

Todas estas circunstancias están haciendo que el “arte de parir” se esté perdiendo junto con la confianza de las mujeres en este proceso, que tal como hemos dicho antes, es fisiológico y natural.

La OMS recomienda que no se sobrepase el 10% de cesáreas anuales  y en España hay una tasa aproximada del 20%, el doble de lo que nos recomienda. Creo que este dato debería ser considerado como alarma social. Solo hay una comunidad autónoma que cumple con la cifra de la OMS, el País Vasco (tasa de un 12,64%, según los datos de 2011 publicados por el Ministerio de Sanidad). Evidentemente, también hay países donde se realizan más cesáreas que en España, como es el caso de Austria, Suiza o Reino Unido. ¡Ya es hora de confiar en la sabiduría del cuerpo femenino y de permitir que la mujer elija cómo desea parir!

 

imagen valle perez coaching embarazo parto sevilla colaboradora buenasterapias sin miedo al parto

Parto respetado: el arte de parir. Imagen cedida por Valle Pérez, colaboradora BT

 

Michel Odent, ginecólogo francés, trabaja para que el parto se respete como proceso natural. Odent describe en sus libros (trece publicados y traducidos a más de veinte idiomas) que la sociedad en la que vivimos comete un grave error al medicalizar  el parto ya que de seguir así llegará un momento en que las hormonas presentes en todo el proceso del parto, incluso las de la concepción y alimentación del bebé, no funcionen de forma correcta  perjudicando a la mamá y al recién nacido. Leer artículos en español de Michel Odent

Os recomiendo ver este vídeo titulado “Las intervenciones en el parto”, donde se entrevista a Michel Odent (Chile, enero 2014).

 

 

Actualmente la mujer ve reducido su derecho de parir libremente para poder realizar el trabajo de parto por sí misma, pero también es cierto que aumenta el personal sanitario que se implica y trabaja día a día y codo con codo para que podamos dar a luz de una forma respetada. La Federación de Asociaciones de Matronas de España destaca la labor de los siguientes hospitales españoles en este sentido: Hospital Comarcal de Inca (Mallorca), el Hospital Sont Llàtzer (Palma de Mallorca), La Inmaculada (Almería), Santa Caterina (Gerona), La Plana (Castellón) y San Juan de la Cruz (Jaén).

Por su parte, la Asociación Española de Matronas de Madrid destaca la labor de  los hospitales 12 de Octubre, Infanta Leonor, Puerta de Hierro, Infanta Elena y Fuenlabrada como los más respetuosos con la mujer en la comunidad de Madrid.

Como mención especial estaría el Hospital de Manises (Valencia) que en su interior alberga una Casa de Partos, disponible para todas las mujeres que deseen tener un parto natural y que tengan un desarrollo de gestación normal sin complicaciones. En la sala de partos cuentan con bañera de dilatación, pelotas de pilates, lazadas favoreciendo que la mujer tenga total disponibilidad de movimientos.

La casa de partos abrió sus puertas en 2014 y ha recibido más de 300 solicitudes, incluso de mamás fuera de la Comunidad Valenciana, lo que destaca el interés que ha despertado. El porcentaje de partos naturales sin epidural en el Hospital de Manises representa ya el 7% del total de los atendidos en el centro​​ respecto al perfil de las mamás.

Recientemente han realizado un informe en base a los 10.000 nacimientos atendidos en el hospital desde su apertura y se destaca un cambio de tendencia: las nuevas mamás superan la treintena, están informadas sobre la maternidad y el parto, saben qué opción analgésica elegirán y están mucho más concienciadas sobre la importancia de la lactancia materna.

Más allá de la Casa de Partos, también cabe destacar que Manises cuenta con un protocolo de atención humanizada al parto desde su apertura: no se realizan episiotomías sistemáticas y tampoco se administra oxitocina si no es necesario. Recientemente, el centro ha incorporado el yoga como parte del proceso de preparación al parto para aquellas mujeres que lo desean. La “humanización” en la atención al parto de Manises llega, inclusive, cuando por motivos médicos debe hacerse una cesárea. En todos los casos se permite que la mujer esté acompañada y se evitan protocolos innecesarios.

En Andalucía se implantó un protocolo general de parto natural en 35 hospitales. El Proyecto de Humanización de la Atención Perinatal, se inició en 2006 y promueve un modelo de atención más humanizado y respetuoso para este momento tan importante. Uno de sus avances destacados es la instalación de bañeras de dilatación en siete de los centros participantes: Hospital de Poniente en El Ejido (Almería), Hospital Costa del Sol en Marbella (Málaga), Hospital Materno Infantil Carlos Haya (Málaga), Hospital Universitario San Cecilio en Granada, Hospital Inmaculada en Huércal-Overa Almería, Hospital Infanta Margarita en Cabra (Córdoba) y Hospital San Juan de la Cruz en Úbeda (Jaén).

Creo que es importante que sepamos cuáles son algunas de las prácticas imprescindibles para que la mujer tenga un parto respetado.

  • La mujer tiene el derecho de elección en todo el proceso de parto y respeto hacia sus opiniones (dentro de un margen de seguridad)
  • Evitar procesos innecesarios, como pueden ser los enemas, el cual cada vez se utiliza mucho menos.
  • La mujer tiene derecho a estar acompañada por quien ella elija en todo el proceso.
  • Dejar que la mujer pueda ingerir alimentos y líquidos siempre que lo desee.
  • Reducir al mínimo los tactos vaginales.
  • No romper la bolsa.
  • Dar información sobre alternativas a la analgesia epidural.
  • Dejar libertad de movimientos y de postura tanto durante la dilatación como durante la expulsión.
  • No usar episiotomías.

Los beneficios que obtiene tanto la mujer como el bebé cuando se respetan sus tiempos, sus ritmos y su naturaleza son incalculables. Te comparto algunos de ellos:

  • La madre se siente fuerte y segura de sí misma, se siente tranquila de saber que todo sigue su curso y que pronto verá a su bebé.
  • Si la madre se siente tranquila y segura, todas las hormonas que funcionan en el parto trabajarán de forma óptima, sin interrupciones innecesarias, el cuerpo sabe perfectamente que hacer en cada momento del trabajo de parto.
  • La recuperación tras el parto es mucho más fácil y rápida.
  • Si el bebé ha tenido un nacimiento respetado y se siguen respetando sus necesidades una vez ha nacido colocándolo encima del pecho de su madre, por ejemplo, su respiración será calmada, regulará su temperatura mucho antes. Está demostrado que el test Apgar tiene mejor puntuación cuando el bebé se encuentra encima de su madre que cuando no lo está.
  • Hay un menor índice de estrés post nacimiento. El bebé se encuentra en alerta normal las primeras horas de vida para lograr mamar y así poder alimentarse.

Otro vídeo que os recomiendo titulado “Parto Respetado”. En él Anabel Carabantes, matrona que asiste partos en casa y con experiencia también como matrona en hospitales públicos, explica qué es un parto respetado, por qué es tan importante el momento del parto y que este se lleve a cabo de una forma respetada, tanto para el bebé, para la madres (y padres) y para la profesional.

 

 

Por ultimo me gustaría compartir cuándo debería usarse la instrumentalización en el parto. Según Sara Cañamero, matrona del centro Maternatal, el uso de instrumentación está indicado en estos casos:

  1. a) Indicaciones maternas:

Patología materna grave u otras situaciones que, contraindiquen la maniobra de valsalva (pujo en apnea): patología cardiaca severa, crisis hipertensivas, miastenia gravis, retinopatía proliferativa, malformaciones vasculares cerebrales….

Esto se podría evitar si enseñamos a las mujeres gestantes a realizar pujos en exhalación con activación de transverso. Modificamos la postura en el expulsivo, favorecemos el movimiento para que sea el propio bebé que al encontrar los diámetros de la pelvis materna vaya descendiendo a través de la misma.

  1. b) Indicaciones fetales:

Cuando existe sospecha de pérdida de bienestar fetal y condiciones para asistir al parto por vía vaginal.

  1. c) Progresión inadecuada del parto:
  • En pacientes nulíparas definimos progresión inadecuada del parto cuando la segunda fase del mismo es de más de 3 horas con anestesia loco-regional y de más de 2 horas sin anestesia loco-regional.
  • En pacientes multíparas definimos progresión inadecuada, cuando la segunda fase del parto es de más de 2 horas con anestesia loco-regional y de más de 1 hora sin anestesia locoregional.

En estos casos es fundamental asegurar que hay una adecuada dinámica uterina y en los casos en los que no haya sospecha de pérdida de bienestar fetal, se puede ser flexible en el límite de tiempo de expulsivo siempre que se evidencie progresión (hasta 4 horas en pacientes nulíparas con anestesia locoregional).

Es justo esta última indicación la que da “manga ancha” para acortar los periodos de expulsivo, ya que en muchos centros y profesionales no respetan los tiempos recomendados para el descenso del bebé y su nacimiento. Una vez que la mujer está en completa hay veces que no tenemos paciencia en este punto del parto, entran las prisas y no se respetan a la madre y al bebé.

Vamos a tener en cuenta que ninguna indicación es absoluta y siempre se debe considerar cada caso de manera individualizada.

Lo que sí está claro para mí es que el hecho de que la naturaleza siga su curso siempre tiene ventajas y beneficios con independencia de que “lo natural” no esté de moda como ya he oído muchas veces. ¡Lee, pregunta, investiga, pide consejo y escúchate a ti misma!

Valle Pérez Pastor

Coach de Embarazo, asesora de lactancia y de porteo ergonómico

Mi web: Sin miedo al parto

Contacto: 625 683 787

Parto respetado, un regalo para ti y tu bebé

Dice Michel Odent: “Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer”. Y para ello la mujer necesita estar informada y formada. El embarazo y el parto respetados son regalos que te brindas, que benefician a tu cachorro y mejoran a la humanidad. Valle Pérez, coach de embarazo y parto y madre de dos hijos, rescata tres errores comunes relativos al parto y plantea soluciones para evitarlos. Te recomienda, además, lecturas amorosas y varios documentales.

Sorteamos el libro “Tu bebé libre de tóxicos“, de Yolanda Jordán. Solo tienes que compartir este artículo en Facebook (haciendo un comentario para que tu nombre quede registrado). El sábado 5 de marzo comunicamos quién ha sido el ganador/a. ¡Suerte!

 

imagen valle perez coaching embarazo parto sevilla colaboradora buenasterapias sin miedo al parto

Parto respetado. Valle Pérez. Coaching de Embarazo y Parto. Sevilla

 

El primer parto que tuve no fue tal y como lo había deseado durante mis 39 semanas de embarazo: acabé con analgesia epidural, bolsa rota y un miedo que no me dejaba ni pensar. Me sentía bloqueada. ¿Dónde estaba la seguridad que imaginé que tendría en ese momento? No estaba tan preparada como yo creía…

Fue con mi segundo bebé donde descubrí el coaching y apliqué sus enseñanzas y técnicas en mi embarazo para sentirme tranquila en mi día a día, para llegar a tener una conexión total con mi hijo. Entonces sí viví con confianza plena los nueve meses de gestación y el momento de mi parto feliz. Me sentí segura y llena de amor por el bebé que estaba a punto de nacer.

Sin darme cuenta había creado intuitivamente un método propio. Decidí hacer cambios en mi vida y elegí un trabajo diferente al que tenía. Mi pasión era ayudar a los demás, y me centré en las mujeres como yo, que también habían pasado por un embarazo con miedos, que no disfrutaban todo lo que le habían contado especificar más, que se sentían perdidas ante el nuevo cambio en sus vidas. ¿Por qué no utilizar mi aprendizaje para ayudar a otras embarazadas? Con valentía di el salto vital y ahora quiero contarte, en mi primer artículo, los errores que cometí en mi parto. Me gustaría que los evitaras. El parto es un acto de amor, no debería ser un tiempo lleno de miedos donde seas incapaz de disfrutar.

 

imagen valle perez coaching embarazo parto sevilla colaboradora buenasterapias sin miedo al parto

Parto Respetado. Valle Pérez. Coaching de embarazo y parto. Sevilla

 

Vamos a identificar cuáles son esos errores que no te van a permitir disfrutar de tu parto para que cuando llegue todo esté en orden y como tú te mereces.

 

  • Falta de información: La información es poder, y ¡qué mejor que una mujer poderosa en su parto!, en el momento único y más bonito que va a vivir sin ninguna duda. ¿Crees que ya tienes toda la información que necesitas para propiciar un parto feliz? En los últimos años el aumento de búsquedas por internet sobre este tema es bastante significativo. Emplea en tus búsquedas por la red los términos: “parto/embarazo respetado” o “parto/embarazo natural”. Te ayudará a dar con la información correcta. Igualmente, es bueno que apuntes todas las dudas que te vayan surgiendo durante el embarazo, ten a mano siempre una libreta para anotar todo lo que se te ocurra. Así el día que te toque consulta con tu matrona podrás hacerle todas las preguntas necesarias para quedarte tranquila.

 

  • No conocer las fases del parto: Otro de los errores más frecuentes en el momento del parto es no conocer las fases que vas a atravesar, los hechos que se consideran “normales” o no dentro de cada fase. Esta falta de conocimiento puede crearte inseguridad a la hora de parir. Es importante que conozca qué posibles sensaciones y emociones sentirás en cada fase para integrarlas.

Durante el preparto -la primera fase- vivirás la dilatación pasiva y la dilatación activa. Aquí el dolor de las contracciones se hace eco y empezamos a notar cómo suben y bajan, como si fueran una ola en el mar. Cada vez somos más conscientes de que el momento del alumbramiento se acerca y tenemos una mezcla de emociones y sentimientos encontrados: alegría, miedo, ansiedad por la llegada de ver a tu bebé, etc.

En la fase activa del parto -donde las contracciones cada vez son más notables- debes optar por tener una actitud mental positiva, que puedes potenciar durante tu embarazo. Es muy importante utilizar técnicas de relajación para conectar contigo misma y con tu bebé. Es el momento de concentración que debes aprovechar para evadirte del dolor y pensar en tu bebé, sentir las contracciones como la carretera que te conduce a verlo y tocarlo. También es importante que tengas la elección de estar en la postura con la que te encuentres más cómoda, facilitando el control de la intensidad de las contracciones.

En la tercera fase del parto pasarás por el momento expulsivo. Vuelven a mezclarse emociones y sentimientos pues la llegada del bebé es inminente y el deseo de tenerlo en nuestros brazos cada vez es mayor. Es probable que unos minutos/segundos antes de empezar con los pujos te entre bastante sueño, es normal, no te preocupes, el cuerpo necesita retomar energías para afrontar este momento con fuerzas.

En la última fase del parto, la del alumbramiento, hay oxitocina al 100% por todo tu cuerpo, sentirás amor y felicidad por partes iguales y entonces te darás cuenta que no hay amor más grande que el que puedes sentir por tu hijo.

 

  • Creer que el parto es un acto médico: El parto es un acto fisiológico. ¡Llevamos pariendo millones de años! Desde que los partos se atienden en hospitales han dejado de ser algo fisiológico y han pasado a ser algo controlado y médico. Se interfiere en el parto con medicamentos -en la gran mayoría de los casos innecesarios- llegando también a provocar cesáreas evitables y a emplear instrumentalización innecesaria. La OMS nos aporta datos, por ejemplo, sobre la episiotomía en España. Los parámetros normales establecen que hubiese un porcentaje de entre el 10% y 30% y aquí rondan el 73 %. Casi el 90 % de partos en hospitales (cada vez son más los hospitales que se preocupan por que la mujer sea parte activa del parto y se respeten sus deseos) tienen un protocolo que debe seguirse: mujer tumbada en la cama sin opción al movimiento, uso de epidural y oxitocina sintética. Si se evitaran estas situaciones no se estancarían el 90% de los partos y se reducirían la utilización de cesáreas, fórceps y un largo etcétera.

El parto debe ser respetado como una fase más de la sexualidad de la mujer. Con esto no digo que el parto no deba alumbrarse en una hospital, pero sí las situaciones de intervención que se dan en la mayoría de los casos. Hay varias asociaciones que luchan contra la violencia obstétrica, como El parto es nuestro.

Entonces ¿la mujer que se encuentra de parto necesita realmente todas las técnicas que se realizan actualmente en los hospitales? Pues la gran mayoría no. Si queda un pequeño porcentaje de mujeres que realmente sí tiene problemas en el parto, entonces es cuando el personal sanitario debe actuar para ayudar a la embarazada.

El ambiente ideal para que el parto transcurra con normalidad es en un lugar tranquilo, sin ruidos que puedan despistar a la mujer de su concentración, con una compañía consciente siempre que ella lo necesite. En definitiva, un lugar que le transmita calma, calidez y comodidad. El parto no es una enfermedad, por lo tanto no debe ser tratado como tal.

Comienza a sentirte fuerte, empoderada y tranquila, se parte activa de tu parto, consciente de cada fase, de cada momento y disfruta de ello. Tu bebé necesita una mamá que se sienta bien para recibirlo de la mejor manera posible, sólo se nace una vez.

Para terminar, te recomiendo estas lecturas:

– “La revolución del nacimiento. Partos respetados, nacimientos más seguros”. Isabel Fernández del Castillo

 

imagen: elblogalternativo.com

imagen: elblogalternativo.com

 

– “Parir sin miedo: el legado de Consuelo Ruiz Vélez-Frías”

 

imagen portada libro parir sin miedo legado consuelo ruiz

imagen: amazon.es

 

– “La vida fetal, el nacimiento y el futuro de la Humanidad”, de Michel Odent

 

imagen portada libro michel odent vida fetal nacimiento futuro humanidad

 

DOCUMENTALES

Especial Día de las Madres sobre el Parto Respetado (I parte)

Información y reflexión sobre el parto respetado en tanto derecho de las mujeres embarazadas y sus parejas a elegir como desean vivir su experiencia del parto. Juan Manuel Fernandez y Natalia del Valle comparten en este programa extractos del documental: El Derecho a Elegir.

 

 

Especial Día de las Madres sobre el Parto Respetado (II Parte)

 

Valle Pérez

Coach de Parto y Embarazo. Sevilla

Mi web: Sin Miedo al Parto

Parir en casa: el parto es nuestro

“Actualmente existe un encarnizamiento diagnóstico con las mujeres embarazadas. Entran sanas a la consulta y salen enfermas y angustiadas… Si en tu casa hay un techo, agua caliente, mínimo de dos metros cuadrados y máximo de 45 minutos de un hospital (ideal menos de 30), tu hogar es apto para parir”. Entrevistamos a Inma Marcos, comadrona desde 1996. Ayuda a las mujeres a parir en casa desde 2001.

 

imagen de inma marcos, comadrona. parir en casa, parto natural

Inma Marcos, comadrona apasionada del parto natural, digno y respetado y de la lactancia materna

 

Si viviésemos en Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Holanda o Australia podríamos elegir libremente darle la bienvenida a nuestro bebé en el hogar. En estos países el estado se encarga de los gastos pues considera que la evidencia científica actual demuestra que los partos en casa a mujeres de bajo riesgo son igual de seguros que en los hospitales y además más económicos y satisfactorios para las familias.

 

B.T.: Inma, ¿qué perfil de mujeres se pone en tus manos?

Las mujeres que atiendo suelen tener estudios altos, son mujeres acostumbradas a buscar información y que tienen las ideas claras. Existe el prejuicio de que tanto las comadronas que nos dedicamos al parto en casa como las mujeres que asistimos son hippies alternativas, pero solo una minoría de clientas darían ese perfil.

 

B.T.: ¿Cómo viven los hombres la experiencia del embarazo, el parto y la crianza?

Detrás de una gran mujer suele haber un gran hombre. La mayoría de las veces las parejas de estas mujeres llegan un poco más tarde que ellas a la conclusión de que lo mejor es el parto en casa. El deber de proteger a su familia les hace sufrir, pero después del nacimiento se convierten en firmes defensores del parto en casa. Dan a luz con ellas, son un puntal durante el proceso, incluso en el sentido literal de la palabra.

Mientras en un hospital los hombres no saben bien dónde meterse para no molestar, en casa son el sostén de su mujer. Muchas mujeres necesitan colgarse a peso del cuello de su hombre y dejarse caer para empujar. Eso les ayuda mucho.

 

B.T.: Si una mujer quiere traer a su bebé al mundo en casa y la pareja no, ¿qué hacemos?

Es trabajo de la mujer conseguir que su marido se informe y la acompañe en sus decisiones. Es ideal que la decisión esté tomada antes de embarazarse para no tener que vivir el embarazo luchando y angustiada. Sucede lógicamente porque cada miembro de la pareja tiene un proceso y evolución diferente en cuanto a considerar el parto en casa, es normal que no estén a la par. Pero el amor y respeto mutuo pueden ayudar a que él se informe y apoye a su mujer en la decisión finalmente.

 

B.T.: Todavía hay muchas personas que piensan que parir en casa es peligroso. ¿Qué puedes decir al respecto?

Cuando pares en casa con profesionales estás atendida por comadronas bien formadas que llevan un equipo adecuado y solo te asisten si eres una mujer sana, bien alimentada y en unas condiciones higiénicas normales. No estamos hablando de un parto en una cabaña africana donde los humanos comparten espacio con animales, donde las comadronas no tienen formación ni equipo y donde las mujeres sufren malnutrición, anemia severa, paludismo, embarazo en la pubertad, pelvis reducidas debido a la malnutrición en la infancia, etc.

 

imagen de un parto natural cedida por Inma Marcos

Parir en casa. Imagen cedida por Inma Marcos

Si en tu casa hay un techo, agua caliente, mínimo de dos metros cuadrados y máximo de 45 minutos de un hospital (ideal menos de 30), tu hogar es apto para parir. La evidencia científica ha demostrado que parir en casa cuando tu embarazo es normal y de bajo riesgo y eres atendida por comadronas certificadas que llevan un equipo adecuado es igual de seguro que parir en el hospital y mucho más satisfactorio para las familias, y con mejores resultados de morbilidad (menos secuelas dolorosas e intervenciones).

B.T.: Alguna anécdota que hayas vivido en tu trabajo…

Hace unos meses asistimos a una mujer cuyo trabajo de parto parecía lento e irregular. Era un cuarto hijo; en el tercero sus comadronas no llegaron a tiempo, así que decidimos quedarnos y esperar. En un momento dado propusimos al marido que estimulara de algún modo la secreción de oxitocina natural (por ejemplo, estimulación sexual), mientras nosotras estábamos en el piso de debajo de la casa. Simplemente la besó intensamente y ello provocó que el parto sucediera con mucha rapidez. A los diez minutos del beso su hija estaba en el mundo. Una hora y media después del nacimiento la placenta aún no había salido, y ella no tenía contracciones. Le volvimos a pedir al papá que la besara y la placenta alumbró inmediatamente.

 

B.T.: ¿Hay estadísticas sobre el número de mujeres que paren en casa en España?

No están hechas a gran escala (sí a pequeña escala) pero es un proyecto de la asociación española “Nacer en Casa” y del grupo de comadronas que asisten partos en casa en Cataluña.

 

B.T.: Estados Unidos -tras un descenso de los nacimientos en casa entre 1990 y 2004- ha experimentado un aumento del parto domiciliario del 29% (de 2004 a 2009) ¿Qué está pasando en España? ¿Hay comunidades autónomas más abiertas a esta opción?

En España está sucediendo un aumento del número de los partos en casa que notamos las comadronas que estamos dedicadas a ello. Aunque últimamente con el tema de la crisis hay una decaída.

La comunidad donde más partos en casa se asisten y más comadronas por metro cuadrado hay es Cataluña. Existen otras comunidades donde no hay comadronas que asisten partos en casa como por ejemplo Castilla y León, o hay tan pocas que las mujeres quedan sin asistencia o bien algunas comadronas de otras comunidades viajan hasta sus casas.

 

B.T.: La OMS recomienda que el bebé sea amamantado por la madre hasta los seis meses… ¿Qué piensas de esta recomendación?

Lo recomienda la OMS, Unicef, la Academia Española de Pediatría, entre otras. Y la recomendación exacta no es esa. Se recomienda amamantar de forma exclusiva (solo pecho y nada más que pecho) hasta los 6 meses y a partir de ahí seguir amamantando como mínimo por dos años o más (según deseos del hijo y de la madre) combinando con la introducción de nuevos alimentos. Creo que es una recomendación muy buena y basada en la evidencia científica de que es lo mejor para los bebés.

 

imagen de un bebé mamando

Imagen de www.victoriapenafiel.com

 

B.T.: Haz una crítica de los aspectos más urgentes que habría que cambiar o (o incluso evitar) en temas relacionados con la mujer, el embarazo, el parto y la crianza.

Es una pregunta demasiado abierta y amplia. Puedo decirte que lo primero que habría que cambiar es el paradigma: la visión de lo que es una mujer embarazada y un parto. Actualmente existe un encarnizamiento diagnóstico con las mujeres embarazadas. Ellas entran sanas a la consulta y salen enfermas y angustiadas. Cuando no les encuentran la tensión alta han engordado demasiado, o el bebé no crece suficiente o crece demasiado, o tienen poco líquido o tienen demasiado…

El parto se considera un acto quirúrgico, un acto peligroso, toda mujer se considera parto de alto riesgo hasta que demuestre lo contrario (después de parir, claro). Habría que evitar la cultura del “por si acaso”, que utiliza innecesariamente toda la tecnología en los partos de bajo riesgo y al final consiguen que se conviertan en partos de alto riesgo.

 

Con respecto a la crianza, nuestra sociedad opina que criar bien a un bebé es dejarlo llorar y no atenderlo inmediatamente; no dormir con él, no amamantarlo a demanda, no llevarlo en brazos la mayor parte del tiempo… Y es justo lo contrario.

En Reino Unido -hace 20 años- era impensable que en sus hospitales ocurriera lo que ocurre hoy: se pare en habitaciones donde las máquinas están escondidas tras puertas de armarios de madera y sólo se sacan si se necesitan, las mujeres pueden parir en la posición que les vaya mejor, no se les pone vía endovenosa y se les pide permiso para realizarles cualquier acción, como por ejemplo un tacto vaginal. ¡No debemos perder la esperanza!

Aún así, el parto en casa es otra cosa:

“El parto natural más respetado hospitalario no se parece a un parto en casa. Yo misma, Inma Marcos, en el caso hipotético de que estuviese atendiendo un parto fisiológico en hospital ya llevaría un uniforme que me da un estatus de poder sobre la mujer que atiendo. Ellos han firmado un consentimiento al entrar donde dice que yo les puedo hacer lo que crea conveniente. En casa la mujer manda, yo solo soy una invitada al evento. Por otro lado el ambiente silencioso, caldeado y con luz tenue de tu propio hogar, es difícil de copiar en un hospital donde las puertas se abren sin pedir permiso previo, la gente entra y sale, hace mucho frío y las luces son intensas…”.

 

B.T.:  Más ventajas de parir en casa…

 

  • Tú decides quien está presente
  • Tus otros hijos pueden estar
  • Disminuyen las intervenciones
  • Menor posibilidad de cesárea. Disminuye del 25% (o más según hospitales) al 3% en casa
  • Menor posibilidad de episiotomía. Disminuye del 30-70% (según hospitales) al 0% en casa
  • La filosofía es de respeto absoluto incluso para  con la bolsa de las aguas. En las estadísticas anteriormente citadas un 7% de los bebés nacieron dentro de su bolsa
  • Tampoco hay prisas para la salida de la placenta. Si no hay sangrado se espera a que esta de signos de desprendimiento
  • El cordón se pinza cuando está completamente colapsado, de forma que no se ejerce ninguna acción sobre él. A menudo se procede al clampaje cuando la placenta está ya fuera. De este modo y de acuerdo con la evidencia científica el bebé recibe toda la sangre y reservas de hierro que le son propias y se previene la anemia en el primer año de vida
  • Tu bebé está contigo piel con piel desde el primer momento y no es separado, ni siquiera si hubiera que reanimarlo
  • Tu bebé empieza a mamar por si mismo cuando está preparado en la primera hora después del parto.
  • Muchas mujeres que han parido en casa opinan que lo mejor de todo es pasar la primera noche juntos en la cama los tres: Padre, madre y recién nacido
  • Postparto inmediato: La comadrona permanece durante dos a cuatro horas en la casa. Realiza la primera exploración del recién nacido sobre la madre y lo pesa. Valora los posibles daños sucedidos en el periné y si los hay decide con la madre si se sutura o no. No debe marcharse hasta que el bebé ha iniciado de forma satisfactoria la lactancia materna, la madre ha orinado sin problemas y la matriz está bien contraída