Sal refinada

Baños de sal marina: agua de mar para todos

Muchos de vosotros ya habéis sustituido la sal refinada por sal marina para cocinar. Os lo agradecerá mucho vuestro organismo. La sal refinada no es buena para la salud. Es cloruro de sodio al que en muchas ocasiones le añaden flúor y/o yodo, antiapelmazantes, estabilizantes… 

Quizá ahora os apetezca emplear la sal gorda marina para daros baños depurativos. ¡Mira cuántos beneficios te aporta! 

Ten precaución y lee la composición de la sal que vas a comprar.

En algunas ocasiones -y en envases muy estéticos- como muestran estas imágenes, quieren venderte «Sal Sana» con esta lista de añadidos químicos. ¡Hasta un «secuestrante» (tartrato monopotásico E-336i) te vas a comer!:

 

bote sal texto

 

20140313_074150

 

BENEFICIOS DE UN BAÑO CON SAL MARINA

  • Ayudan a combatir el cansancio y por su efecto relajante mantienen a raya el estrés y la ansiedad
  • Alivia los dolores articulares
  • Notarás como tu piel se hidrata y el cabello se torna suave. De hecho, el agua de mar es muy eficaz para el acné y otras afecciones de la piel por poseer propiedades antibactericidas
  • Para hacer limpiezas nasales profundas, puedes emplear una lota con agua y sal marina. Puedes emplearlo también para la limpieza bucal y ocular, para hacer gárgaras y desinfectar pequeñas heridas
  • La sal marina desintoxica el organismo y ayudamos al buen funcionamiento de los riñones, hígado y pulmones. Cuando entramos en el agua caliente, los poros de la piel se dilatan y nuestro organismo libera grasas, acido úrico y amoníaco. Un baño de sal ayuda a alcalinizar el cuerpo.

 

Si vives cerca del mar puedes ir directamente a las salinas y comprar la sal. En Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) hay depósitos de sal marina donde puedes adquirir sacos de 25 kilos de sal pura (sin añadidos químicos) por unos 5 euros. Estos sacos te servirán no solo para cocinar sino para regalarte estos baños curativos fantásticos.

Quince minutos de baño con agua caliente son suficientes para aliviar tus dolores de espalda y de cuello. Lo ideal, 2 kilos de sal gorda por baño. Puedes hacerlo una vez a la semana, cada quince días o una vez al mes. Y finalizamos con una ducha de agua fría o tibia.

Hay sal marina pura disponible en algunos supermercados. Solo tienes que ver la etiqueta del producto para comprobar que carece de químicos indeseables.

Os recomendamos la lectura de estos dos libros de Mariano Arnal.   Él preside la Fundación Aquamaris, donde encontrarás contenidos muy valiosos para enamoraros de la sal marina. 

 

Imagen de la prtada del libro Talasoplaya, de mariano arnal

 

 

Imagen de la portada del libro Lamejor sal, de mariano arnal

 

Más información sobre la sal refinada y la sal marina:

«La sal de mesa, puro veneno». Discovery de Salud

http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=804

Artículo «Manifiesto de médicos a favor del agua de mar como fuente de salud y vida«. Fundación Aquamaris.

http://www.aquamaris.org/manifiesto-de-medicos-a-favor-del-agua-de-mar-como-fuente-de-vida-y-salud/

Artículo de Mati Navas (especialista en nutrición macrobiótica): «Sal marina: ¿amiga o enemiga de nuestra salud

http://www.biotienda.net/salud/192-la-sal-iamiga-o-enemiga-de-nuestra-salud.html