Sr. Robert Saint John

Técnica metamórfica: ¡tu padre y tu madre están en el pie!

Tu madre, en el talón;  tu padre, en el dedo gordo. ¿Sabías que Robert St. John, creador de la Técnica Metamórfica, descubrió que las personas con problemas en los talones tienen una relación dificultosa con su madre? Nuestro colaborador, José Manuel Mongango, nos adentra hoy en la memoria que registran tus pies …

No hay mejor manera de empezar este artículo que nombrando al creador de esta terapia, al Sr. Robert Saint John (1914-1996), y agradecerle este legado tan profundo y transformador que nos ha dejado: LA TÉCNICA METAMÓRFICA.

imagen de Robert St. John

Robert St. John se dedicó inicialmente a la naturopatía, pero desarrolló la Técnica Metamórfica a partir de sus investigaciones con la reflexología, con esos microsistemas que tenemos en nuestro cuerpo y que reflejan nuestro organismo interno en determinadas áreas del cuerpo: los pies, las manos, las orejas, los ojos…

La reflexología comienza a estudiarse a partir del siglo XX, llamándose inicialmente “Terapia de Zonas”, descubierta por el doctor norteamericano William Fitzgerald.

Robert St. John se dedicó a estudiar varios planos de la reflexología podal de aquel entonces, llegando a la conclusión de que existían algunas diferencias entre ellos, pero que todos eran válidos puesto que, independientemente del plano utilizado, todos daban buenos resultados a nivel terapéutico, y esto le llevó al razonamiento siguiente: si utilizando cualquiera de ellos se conseguían excelentes resultados en los tratamientos, debe ser que no se trata de un punto concreto, sino más bien de una zona refleja a tratar.

Todas estas investigaciones parten de su inconformidad con lo que existía a nivel de terapias naturales en aquel momento, lo que le condujo a indagar profundamente en la reflexología, y crear así su propio plano reflejo del pie, centrándose en la correspondencia de una zona del pie con la columna vertebral, que es nuestro eje, por donde discurre nuestro sistema nervioso central, el equilibrio óseo del cuerpo.

Sus observaciones, guiadas de su “intuición”, le llevaron a fijarse más en el aspecto psicológico y emocional de la persona, ya que, como he mencionado anteriormente, por la columna vertebral se encuentra el sistema nervioso central, pero en lugar de una zona refleja concreta trató al conjunto completo de vértebras, como vemos en la imagen destacada del artículo.

 

Imagen del Mapa del esquema prenatal segun la tecnica metamorfica

Mapa del esquema prenatal. Técnica metamórfica

 

Analizando los casos de varios pacientes desde esa la mirada psicológica-emocional, se dio cuenta de que existen dos aspectos esenciales que nos afectan a todos: la aferencia y eferencia.

La aferencia  es el movimiento de información que recogemos del exterior para interiorizarlo neuronalmente, y la eferencia es llevar hacia fuera la información que queremos expresar justamente de lo que hemos recogido del aspecto aferente. Las personas con autismo son un ejemplo, aunque extremo, del aspecto aferente, y las personas con Síndrome de Down lo son del eferente.

Un equilibrio entre la aferencia y eferencia es la clave para vivir lo más armónicamente posible, aunque estemos oscilando en algunos momentos más hacia un lado que hacia otro.

Robert St. John trató a personas sanas físicamente, con autismo, con síndrome de Down, con patologías diversas, y en todas conseguía grandes resultados notables y muy satisfactorios.

Tras analizar por separado las distintas áreas de su plano de reflexología, observó que las personas con problemas en los talones tenían una relación dificultosa con su madre, es decir, a un nivel interno tenían limitaciones para cuidar o ser cuidado, dejarse acompañar, tener receptividad, incluso para posicionarse en la vida. Y como no podía existir un nuevo ser sólo con una madre, indagó en la zona paterna, y la situó en el dedo gordo del pie, que correspondía internamente con un desequilibrio en la autoridad de la persona, y también con el derecho a ser él mismo.

Obviamente en la distancia entre el talón y el dedo gordo del pie tenía que haber algo más, ya que era donde se encontraba la columna vertebral en reflexología y la línea de unión entre el padre y la madre. En ese espacio Robert Saint John pudo encontrar en sus investigaciones el periodo gestacional, un patrón de tiempo que junto a la zona materna y paterna, da origen al “Esquema Prenatal”, ya explicado en mi primer artículo.

Este gran hallazgo que descubrió Robert St. John y que al principio denominó “Terapia Prenatal”, es lo que desarrolló con su práctica, y pasó a llamarse como la conocemos hoy en día, TÉCNICA METAMÓRFICA.

Las sesiones con la Técnica Metamórfica no sólo trabajan a nivel mental, emocional y de comportamiento; por correspondencia, teniendo en cuenta estas pautas, también influimos en un cambio a nivel físico, ya que verdaderamente las fortalezas y debilidades que se producen en nuestro Esquema Prenatal nos darán o no predisposión a síntomas y enfermedades en nuestra manifestación para la vida como ser humano.

 

imagen de una mariposa. Técnica metamórfica

Técnica metamórfica. De la oruga a la mariposa

 

«Mientras exista VIDA, hay posibilidad para la un nuevo RENACER»