Tomar el sol es anticancerígeno, antibactericida y antianémico

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Con el discurso del miedo nos han hecho temer al Sol, como si fuera enemigo de nuestra salud. Solo debemos saber cómo acercarnos a él. ¿Sabías que el gazpacho es un protector solar natural? ¿Y que hay clínicas que se construyen a más de 1500 m de altura  sobre el nivel del mar? Esa altitud permite que los pacientes reciban una cantidad de rayos ultravioletas mucho mayor de lo que es posible en niveles más bajos de la atmósfera. El Dr. Rafael Méndez Cobos profundiza en este tema en su artículo de colaboración de hoy. 

 

Imagen del Dr. rafael mendez cobos

Dr. Rafael Méndez Cobos

 

La falta de luz solar en el organismo guarda relación con los trastornos del sueño, la depresión e incluso con el envejecimiento y el cáncer. Cada persona tiene un reloj biológico que regula  la producción  y liberación de melatonina de la glándula pineal. La melatonina ayuda a dormir y se produce más de noche (durante el sueño) que en el resto del día. Esta hormona está ligada a la producción de  la serotonina (neurotransmisor que nos hace “sentirnos bien”).

La melatonina, además de ser un poderoso antioxidante,  contribuye a que el sistema inmune funcione correctamente y reduce el impacto del envejecimiento a la vez que impide el crecimiento de células cancerosas.

Para captar melatonina nada mejor que tomar la luz solar al amanecer y al atardecer. Los médicos de la Grecia clásica decían que sus enfermos se podían beneficiar de la exposición moderada de la luz solar. En el siglo X Avicena, un erudito y medico persa,  comentaba los beneficios que reportaba tomar el sol con moderación.

En Europa fueron los franceses  los que comprobaron el efecto antirraquitismo  del sol (Vitamina D). Esta vitamina provoca puentes en las bases del ADN y así impide la replicación bacteriana. Los baños solares  tienen un claro efecto bacteriostático. El sol también posee un efecto antianémico, porque favorece  el aumento en la síntesis de hematíes, leucocitos y plaquetas.

El sol es más importante para la salud de lo que piensan muchos profesionales sanitarios. El mejicano Arturo Solís ha divulgado recientemente que la melanina (pigmento de la piel)  transforma el agua celular (aquella que rodea a las células) en iones, hidrógeno y electrones libres, que proporcionan energía a los corpúsculos celulares. No es hasta el siglo XX que el médico islandés, N.R. Finsen (1860-1904), recibió el Premio Nobel de Medicina por sus investigaciones acerca del efecto de la luz solar sobre la salud.

Un discípulo del Premio Nobel N.R. Finsen, el Dr. Rollier, conociendo el papel tan importante que juega la luz solar en el buen funcionamiento del organismo, se encargó de montar clínicas a más de 1500 m de altura  sobre el nivel del mar, una altitud que permite que sus pacientes reciban una cantidad de rayos ultravioletas mucho mayor de lo que es posible en niveles más bajos de la atmósfera. El Dr. Rollier utilizó con éxito  tratamientos para la tuberculosis, raquitismo, viruela, lupus vulgaris (tuberculosis cutánea), heridas e incluso quemaduras.

Rollier comprobó que los baños solares a primera hora de la mañana junto a una buena dieta alimentaria aportaban los mejores resultados. Curiosamente se percató de que los pacientes que llevaban gafas de sol  no se curaban de la tuberculosis.

Algunas reglas para tomar correctamente los baños solares

  • Debemos saber que los mejores protectores solares son los alimentos ricos en carotenoides, licopenos: zanahorias , calabaza, melón , tomates, manzana , etc. Tomar dos vasos al día de  zumo de zanahoria y manzana sería una buena opción. Los factores de protección química están bajo sospecha, además de contaminar mares, ríos y lagos. Podemos utilizar el aceite de germen de trigo como factor de protección entre 15-20.  Otras opciones: el aceite de sésamo, el de aguacate o la tradicional manteca de karité

 

imagen de un cuenco con gazpacho

El gazpacho, protector solar

 

 

  • Es importante no tomar el sol entre las 11:00 y las 17:00 hr
  • No quedarse quieto mientras se toma un baño solar
  • Beber mucha agua o infusiones sin azúcar
  • Protegerse la vista con gafas de sol
  • La helioterapia deja de ser curativa cuando sentimos cansancio, prurito en la piel, manos hinchadas, conjuntivitis, sofoco, calor, etc. En estos casos, es el momento de dejar la exposición corporal al sol y bañarnos o ducharnos
  • Para terminar el baño podemos hidratar la piel con aloe vera,  jugo de pepino o yogur natural.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×