Tu pulmón, la melancolía y la medicina tradicional china

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

¿Por qué casi todos los grandes románticos del siglo XVIII y XIX padecían del pulmón, concretamente de tuberculosis y empeoraban sus males en otoño? ¡La Medicina Tradicional China tiene la respuesta! ¿Será que el pulmón, el sentido del olfato, los recuerdos que convocan los olores y la melancolía están estrechamente vinculados en esta estación del año? ¡¡Sí!! Javier Fernández, acupuntor y colaborador Bt, profundiza en estos apasionantes temas en su artículo de hoy.

 

Francisco-Javier-Fernández-Pachon

 

El Otoño, junto a la Primavera, es una de las estaciones que solemos llamar “bisagra” porque nos permite dar el paso desde el calor del verano al frío del invierno sin que nuestro cuerpo se resienta con tan brusco cambio. Nuestra energía orgánica responde al medio ambiente y a los cambios que en él se producen de una manera armónica. Es por eso que necesitamos este tiempo de adaptación para que la energía YANG, calor que recorre en verano nuestro cuerpo y que domina la actividad física vaya mutando y transformándose en el YIN, frío que será predominante en el Invierno.

El Otoño, aún siendo una estación lluviosa, se relaciona con la “sequedad” que ha generado el calor del verano. La naturaleza cambia su aspecto y ahora la tierra y las plantas se muestran más secas y las hojas de los árboles se caen porque han perdido su nutrición líquida.

Esta es la estación en que la energía del Elemento Metal está en plenitud. Para la Medicina China existen cinco elementos de la naturaleza que se relacionan a nivel físico con 2 órganos, en este caso con el Pulmón y el Intestino Grueso. Funcionalmente uno de ellos, en su acción respiratoria, recibe un elemento “seco”, el aire y el otro se encarga de extraer en el proceso digestivo los últimos restos de nutrientes líquidos, realizando una función de “secado” del bolo alimenticio. A nivel orgánico nuestra piel también puede presentar signos de sequedad puesto que la piel se relaciona con el Pulmón.

Vemos aquí la gran carga ideológica que se esconde detrás de la sencillez con que la Medicina China relaciona los 5 elementos de la Naturaleza, en este caso el Metal con el Otoño y la sequedad y la relación que mantienen a nivel orgánico con los órganos que se encargan de funciones “secas”: Pulmón e Intestino Grueso.

El Pulmón, con su función respiratoria, es el artífice del principio y el final de la vida. Nacemos con una inspiración y morimos con una espiración. Pero la función respiratoria es algo más, significa capacidad energética, nutritiva y mental.

Energética puesto que un buen nivel de energía depende de una buena oxigenación de la musculatura, en Medicina China se le llama al Pulmón el maestro de la energía;

Nutritiva porque la energía nutricia que aportan los alimentos depende necesariamente de los aportes del oxígeno para su combustión;

Mental porque el gran consumidor de oxigeno del cuerpo es nuestro cerebro sin el cual rápidamente dejaría de funcionar, ocasionando su carencia lesiones irreversibles.

El Pulmón también produce una energía en el centro del pecho, que se le llama Torácica y que se encarga, junto con el Corazón de promover la circulación sanguínea. Muchas de las arritmias que se padecen tienen su origen no en problemas de Corazón sino en el Pulmón.

 

imagen: www.esencialnature

imagen: www.esencialnature

 

El Otoño es por excelencia una estación romántica, a veces melancólica en relación directa con los recuerdos que, de manera instantánea, son traídos a nuestra mente por los olores. Quién no ha percibido un olor a bizcocho o pan recién horneados y le han venido al momento recuerdos de su niñez; o tal vez aquel perfume de nuestro primer amor que, de nuevo percibido, nos devuelve a las experiencias vividas en nuestra adolescencia.

Es por ello que el Pulmón se relaciona a nivel funcional con el sentido del olfato, con la nariz y por esta particularidad que hemos mencionado con la emoción del RECUERDO. A veces cuando el pulmón enferma, ese recuerdo se vuelve MELANCOLÍA e incluso TRISTEZA. Aparece aquí el aspecto patológico o negativo que toda emoción lleva implícita y el vínculo tan estrecho que existe entre la enfermedad y la emoción. Y buena prueba de ello la encontramos en los grandes románticos del siglo XVIII y XIX que casi todos padecían del pulmón, concretamente de tuberculosis.

Las patologías relacionadas con el Pulmón tienen su mayor proliferación en el Otoño y cubren una amplio abanico de enfermedades que son de difícil tratamiento y de evolución lenta y que algunas veces pueden hasta cronificarse, como es el caso del asma bronquial o de las rinitis alérgicas. Suelen afectar a las vías respiratorias altas produciendo síndromes de obstrucción y estancamiento de mucosidades en garganta y senos nasales. El síntoma más característico de las enfermedades del Pulmón es la tos y la más habitual, que es padecida por la mayoría de las personas, el resfriado común.

Aunque no acaban aquí las implicaciones del Pulmón en otras afecciones orgánicas puesto que, como antes nombramos, el Pulmón mantiene una estrecha relación con la piel, por lo que en la aparición de eccema, urticaria y prurito (picor) hay que pensar en que el órgano Pulmón de alguna manera está relacionado con ello.

 

CHILE

imagen: www.theclinic.cl

 

En referencia a la alimentación que es propicia para esta época del año, decir que el sabor por excelencia que “nutre” al Pulmón es el picante, aunque no se puede abusar de él porque podemos obtener el efecto contrario. Cada uno de los órganos de nuestro cuerpo se ve beneficiado por un sabor, pero cuando la ingesta de ese sabor es excesiva el órgano se puede ver dañado alterando la función que le es propia.

En otoño las verduras mas recomendables son: cebolla, ajo, rábano y puerro. También coliflor, repollo, esparrago, calabacín y lechuga. En los cereales el arroz integral cocido con ajo, aceite y poca sal. Las legumbres una vez por semana. En las carnes el pollo, una vez por semana a la plancha. El pescado blanco, tomado a la plancha o cocido dos veces por semana. Huevos cocidos, uno solo a la semana. Lácteos: leche desnatada y quesos frescos. Frutas: manzana y pera. No son recomendables: dulces ni bebidas alcohólicas.

Ya hemos visto la estrecha relación entre Otoño, Pulmón y enfermedades bronquiales y de vías respiratorias, por lo que es recomendable ir siempre bien abrigados y con la garganta cubierta.

 

 

 

6 thoughts on “Tu pulmón, la melancolía y la medicina tradicional china

  1. Pedazo de articulo. Me ha encantado el enfoque en relación a la medicina china. Un 10 de 10. 🙂

  2. Raquela Jimeno San Juan says:

    Estimado David, nos alegra que este artículo de nuestro colaborador te haya gustado. Las terapias naturales y, en concreto la MTC, puede ayudarnos mucho a alejar la tristeza de nuestro cotidiano. Y este hecho es, definitivamente, una muy buena noticia!

  3. Desconocía muchas de las propiedades del ajo y la cebolla hasta que un doctor me recomendó hacer con eso un té para el alivio de las vías respiratorias, el cual también contenía limón y buganvilias. Estaba un poco incrédulo al principio porque no me receto ningún medicamento, pero funciona de maravilla, se me fue en el instante la descongestión y la garganta ya no picaba. Excelente remedio.

  4. Raquela Jimeno San Juan says:

    Gracias, estimado lector, por tu aportación. Y feliz 2015!

  5. Luis Rubio Sánchez says:

    Como nutricionista que soy, no estoy muy de acuerdo con los alimentos del otoño en particular, pero en general, estos alimentos son buenos comerlos todo el año, siempre que la persona que los come, los tolere adecuadamente.
    Comparto con los lectores que los lácteos hay que eliminarlos totalmente de la dieta por la contaminación en la mayoría de los niveles nutricionales. La leche animal es para cada uno de los hijos de su misma especie.
    Con respecto a las carnes, aunque no somos carnívoros, solo recomendaría las carnes de animales libres pero en poca cantidad y solo a la plancha o al horno.
    Respecto a los animales del mar, sobre todo los que viven por el suelo, están todos contaminados con metales pesados, y los que se comen a éstos, también se contaminan.
    Los cereales y legumbres que sean integrales y genéticamente NO modificados.
    En definitiva, recomiendo una alimentación crudívora ecológica (si es posible) en un 80%, y el resto, de otros alimentos variados, (mejor si son de procedencia vegetal).
    Esta es mi opinión y respeto la opinión de todos.
    Un saludo cariñoso a todos los que participan en las terapias naturales.

  6. Raquela Jimeno San Juan says:

    Gracias, Luis, por aportar tu criterio y tu experiencia en nuestro espacio. Nos alegra saber de tu respeto por todos los que somos y estamos. Feliz mes de septiembre.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×