Tu sangre menstrual no es un desecho

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Tener una menstruación dolorosa, sinónimo de calvario para tantas mujeres, no es lo natural. Hay muchas razones por las que nos puede “doler” ser mujer.

Contamos ya, afortunadamente, con talleres donde mujeres enseñan a mujeres a reconciliarse con su menstruación (y con toda la profundidad que ello conlleva).

Sentir respeto y agradecimiento por nuestra sangre implica darle la mano a la alegría de ser mujer, con todo nuestro poder y energía creadora. 

Podemos ir hablándole a nuestras hijas de las bendiciones de la menstruación. Celebrar con ellas un ritual hermoso de adolescencia donde darle la bienvenida a una nueva etapa vital (Ver http://www.buenasterapias.es/ceremonias-laicas) . Comentarles que hay opciones saludables fuera de las compresas y tampones convencionales que ayudarían a mantener el Ph adecuado de sus vaginas (copa menstrual, esponjas marinas).

Que sepan que la alimentación adecuada, la fitoterapia sabia y la homeopatía son buenas aliadas para que la regla no duela ni perturbe su cotidiano… Las ayudaríamos a ser adultas felices reconciliadas con su ser femenino.

 

Fondo celeste con la frase: No estoy mala, estoy bendita

 

Hay “terapeutas menstruales” –así las llamo- que tienen claro que “Existen considerables evidencias de que las molestias que las mujeres sufren durante su período a menudo es probable que sean psicosomáticas más que fisiológicas, culturales más que biológicas, en su origen“. (Kate Millet)

¿Sabes que los sioux, lakotas y sénecas, por ejemplo, consideraban que cuando una mujer menstruaba era su momento del mes más poderoso física y espiritualmente? De hecho, las mujeres debían reposar en esos días (en un tipi especial), para que estuviesen concentradas en los planos espirituales adquiriendo sabiduría.

 

¿Tú descansas durante tu menstruación? ¿Te permites ir con más calma y más conciencia de ti?

 

Para el pueblo kogi, que habita en las montañas de Colombia, el mundo fue creado por la Gran Madre mientras menstruaba: su sangre es oro y ella permanece en la tierra, es fertilidad. Muchas otras tradiciones toman este ritual de sangrar durante la menstruación en la tierra como símbolo de reconexión con la Madre y donación de algo bueno y nutritivo.

En el libro “Ritos menstruales en las tradiciones históricas” Adriana Figueras sigue ilustrándonos al respecto:

 

“En la tradición egipcia, por ejemplo, la joven menstruaba sobre un poco de musgo de la orilla del río. Para los lamas tibetanos la primera menstruación de una joven era la medicina más potente de la comunidad. Se dice que el lunar rojo que las hindúes se pintan a la altura del entrecejo (en el tercer ojo) simboliza la visión que las mujeres adquirimos durante el sangrado menstrual. Actualmente los shuar (de la selva ecuatoriana) también mantienen un ritual que llaman pago a la tierra. Es un ritual complejo, con mucha preparación y que continúa con la construcción de un altar para recordar lo sagrado de ese momento. Cuando comienza la menstruación, se dejan gotas de sangre sobre todo el conjunto de ofrendas que muy cuidadosa y detalladamente hay que recoger con determinada intención y pedidos. Al rezar durante la ceremonia, se pide por la reconexión con la Madre Tierra y que el ciclo menstrual esté alineado con los ciclos mayores de la vida, de ese modo despertamos una memoria en el cuerpo que recuerda que está unido al resto de la naturaleza de una manera armónica, según palabras de un curandero shuar.”

 

En algunas comunidades nativas norteamericanas cuando estaban en tiempo de siembra invitaban a las mujeres en su tiempo lunar para que se movieran entre las plantas y derramaran su sangre. “Se sentaban sobre el suelo y la donaban directamente o la derramaban sobre musgos que luego depositaban sobre la tierra, para nutrirla y renovarla. Se acompañaban con esta canción:

Entrego esta sangre de vida a todas mis relaciones y abro mi matriz a la luz.

Entrego, entrego, entrego, entrego; abro mi matriz a la luz. (Brooke Medicine Eagle)

Seguro que habréis leído, quizá hace muchos años “Las Voces del desierto”, de Marlo Morgan (escritora y médico estadounidense). Allí describe perfectamente cómo la chamana de una tribu australiana acumulaba los coágulos de sangre de las mujeres y los guardaba en un tubito. Tras unos días, del tubo se extraía una pasta negra y espesa que se usaba para curar heridas, pies llagados, quemaduras, etc.

 

¿Has tocado alguna vez con tus manos la sangre de tu menstruación? ¿Has jugado con ella? ¿La has probado?

 

Las terapeutas menstruales consideran que tirar la sangre de la menstruación es un “gesto de ignorancia” por nuestra parte. La sangre no es un desecho y no debe ser tratado como tal. Usar la copa menstrual, las esponjas marinas o las compresas de tela para facilitar esa recolección te daría la posibilidad de usar la sangre en determinados momentos.

La artista Vanessa Tiegs pintó “Menstrala”, 88 obras realizadas con su fluído menstrual como tributo a su esencia femenina. En este vídeo podréis ver parte de sus obras. Duración 1:33.

 

 

Erika Irusta cuenta en su web http://www.elcaminorubi.com qué hace con su sangre menstrual:

“Nuestra sangre menstrual, antes de que la ciencia corroborase lo que nuestras cazadoras- recolectoras sabían, muchas mujeres la utilizaban para las tratar las heridas y los traumatismos, para fertilizar la tierra (danzaban las jovencitas con largas faldas- sin bragas- entre los campos. De ahí el origen de estas faldas con vuelo y los bailes en círculo de nuestras danzas populares), para tratamientos de belleza y un sin fin de usos regenerativos y nutritivos. Como veis tirarla al cubo de la basura o por la taza de WC es una pérdida de recursos. Por ello os propongo alguno de los usos que yo le doy y os animo a sumar los que vosotras le estáis dando ya (todos con óptimos resultados). Algunos son:

  • Abonar las plantas (frutales, ornamentales, comestibles)

Para ello disuelvo en medio litro de agua la sangre de mi copa menstrual (llenada hasta la mitad). Si tu copa está a rebosar, disuélvela en un litro de agua. Con ello conseguimos revivir hasta las plantas más moribundas (vemos que el tabú menstrual sobre marchitar las plantas no se cumple en absoluto). Además de esto, le estamos dando información a nuestras plantas (comestibles) de lo que necesita nuestro cuerpo, con lo que los tomates de esa tomatera abonada con mi sangre aportan los nutrientes que yo necesito. No son nutrientes estándar, son totalmente personalizados.

  • Dar volumen y brillo al pelo

Con el agua fría donde las compresas de tela han estado en remojo (también vale la sangre de la copa diluida en agua). Después de lavarme el pelo, utilizo esta agua. Voy frotando el cuero cabelludo con un suave masaje con la yema de los dedos y dejo actuar durante 5 minutos. Después aclaro bien, con agua fría. Puedo utilizar una mascarilla si deseo, pero no es necesaria. Os diré que no huele a nada si aclaráis a conciencia (aunque el olor, cargado de feromonas, estimula nuestra pituitaria y la de nuestro entorno).

  • Mascarilla facial impurezas

Con el agua de las compresas (también vale la sangre de la copa diluida en agua). Con arcilla verde (cada una con la arcilla que mejor le vaya a su piel y problema) y agua menstrual. Me la aplico como cualquier mascarilla y la dejo hasta que se ha secado. Después elimino con agua y ¡listo!

Por el momento éstos son los usos que yo le he dado. Me consta que para las heridas puede hacerse una pasta con los coágulos conservados pero no sé la receta, pues ha de llevar un tratamiento para que no se oxide ni le afecten las bacterias”.

Os recomiendo este artículo y la lectura de los comentarios al mismo:

Mancho y me doy asco: menstruación, tabúes y patriarcado

http://ventepakamchatka.wordpress.com/2012/09/09/mancho-y-no-me-doy-asco-menstruacion-tabues-y-patriarcado/

Y la lectura de esta entrevista Buenasterapias a Mónica Felipe- Larralde titulada “El útero, clave del poder femenino”:

http://www.buenasterapias.es/archives/1177

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×