WIFI en las escuelas, ¿un riesgo para nuestra infancia?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

¿Sabías que en Francia ya se ha prohibido el uso de wifi y dispositivos móviles en los espacios dedicados a la atención, descanso y actividades de los niños menores de 3 años? Desde las guarderías y las AMPAS de los colegios se puede trabajar para ir tomando conciencia de los problemas de salud que esta tecnología puede causar en nuestros jóvenes.  El Consejo de Europa nos insta a cuidar de nuestra infancia, especialmente en escuelas y aulas, dando preferencia a las conexiones a Internet por cable y regulando estrictamente el uso de teléfonos móviles por los escolares. José Manuel López Menchero -geólogo, geobiólogo y Coordinador de Escuela sin WIFI- aborda hoy este tema.

Y tú, ¿qué piensas?
imagen de José Manuel López Menchero

José Manuel López Menchero, geobiólogo y coordinador de Escuela sin WIFI

 

Las nuevas tecnologías están cada vez más presentes en la educación y son más demandadas por padres, profesores y alumnos. Todos sabemos la gran ventaja o comodidad que tiene utilizar el wifi: su movilidad y el dinamismo. Aunque a la hora de decantarnos por esta opción, ponemos en la balanza algo que para nosotros tiene mayor peso que esa movilidad y dinamismo: la salud de los niños.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), clasificó en Mayo de 2011 los campos electromagnéticos generados por móviles y wifis en la categoría “2B”; es decir, posible cancerígeno, lista en la que se incluyen otros productos claramente nocivos como el humo de los automóviles, el cloroformo, el humo de motores, vegetales macerados, herbicidas clorofenóxicos, el cloruro de metileno (utilizado como desengrasante, en farmacias o como plaguicida) y un largo etcétera hasta un total de 271 agentes que hasta la fecha no queremos oír ni nombrar en nuestras vidas.

En España existen unos 6 millones de niños con edades comprendidas entre 3 y 16 años que pasarán, a lo largo de su ciclo educativo, más de 10.000 horas en centros en los que, posiblemente, exista conexión wifi, con lo que serán sometidos durante este periodo particularmente vulnerable a un agente posiblemente cancerígeno.

En cuanto a la conectividad de nuestras escuelas, la práctica totalidad tiene conexión a internet. Respecto al tipo de conexión, parece ser que hay importantes variaciones por Comunidades Autónomas, pudiendo coexistir la conexión wifi y el cable. Es difícil cuantificar cuántas de ellas solo poseen wifi, aunque parece ser la opción más frecuente. Pienso que esta es una elección equivocada y que está dañando la salud y el bienestar de al menos algunos niños.

¿No hay manera de que los padres y madres puedan optar, ante la evidencia existente, por no exponer a sus hijos al wifi?

En mi opinión, los padres pueden, y deben, evitar la exposición de sus hijos a wifi, teléfonos inalámbricos DECT, consolas, etc., cuando están en casa y en los colegios donde tantas horas pasan porque la exposición prolongada a radiofrecuencias afectará negativamente a los niños.

En la actualidad, no existe evidencia de que los dispositivos inalámbricos (más divertidos de usar) sean más educativos que aquellos conectados por cable y que tienen la ventaja de no exponen a los niños a microondas pulsantes durante todo el día.

tics555

 

Debemos considerar el impacto que puede suponer en la salud, a medio y largo plazo, la utilización de dichas tecnologías. Ya existen suficientes evidencias científicas para considerar las radiaciones electromagnéticas emitidas por el dispositivo wifi como un riesgo potencial para la salud de nuestros hijos.

Así por ejemplo, según la Dra. Magda Havas: “los efectos sobre la salud van desde el insomnio hasta el cáncer pasando por un gran número de trastornos en nuestro organismo”, (Analysis of health and enviromental effects of proposed San Francisco earthlink wi-fi network, 2007).

Este es tan solo uno de los miles de estudios y testimonios que científicos y médicos de prestigio internacional están aportando sobre los efectos nocivos de las radiofrecuencias en los seres vivos.

Existen miles de documentos que se han realizado durante décadas y que documentan los efectos adversos para la salud y los efectos neurológicos (entre otros) de los campos electromagnéticos (EMF) y las radiofrecuencias (RFR) que pueden ejercer un efecto desorganizador de la capacidad de aprender y recordar y también puede desestabilizar el funcionamiento inmune y metabólico.

Esto hará que sea más difícil para algunos niños aprender.

Tenemos que dar un paso atrás y optar por tecnologías con cable o bien iniciar a nuestros hijos en este tipo de tecnologías en edades más tardías. Será más fácil tomar ahora una decisión más saludable que deshacer una decisión equivocada más tarde.

A continuación, como muestra, podemos ver una gráfica en la que se observa un rápido aumento del espectro autista diagnosticado en los últimos 20 años, el cual se acerca al aumento de la exposición a radiofrecuencias en los niños.

20130214-autism-rf-time

 

Existen muchos factores que contribuyen al aumento de los trastornos del espectro autista (que incluye un mejor diagnóstico) pero aunque los factores conocidos se tienen en cuenta un aumento rápido todavía se observa que es debido a “causas desconocidas”. Este aumento es similar al aumento de la exposición de los niños a los teléfonos inalámbricos DECT, wifi en el hogar, consolas y ahora el uso de los teléfonos móviles.

 

Desde Europa llevan tiempo avisando…

El Consejo de Europa, en su Resolución 1815 acordada el 27 de mayo de 2011 en comité permanente, pidió a los gobiernos que adoptasen todas las medidas razonables para reducir la exposición a campos electromagnéticos.

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), reunida en Kiev en Comité Permanente, solicitó a los Gobiernos europeos que “tomasen todas las medidas razonables para reducir la exposición a campos electromagnéticos, especialmente a las frecuencias de radio de los teléfonos móviles “, y en particular la exposición de los niños y jóvenes que parecen estar en mayor riesgo de sufrir tumores cerebrales “.

Según los parlamentarios, los gobiernos deberían “para los niños en general, y especialmente en las escuelas y las aulas, dar preferencia a las conexiones a Internet por cable, y regular estrictamente el uso de teléfonos móviles por los escolares en las escuelas”, y dar información y realizar campañas de sensibilización sobre los riesgos de los posibles efectos nocivos biológicos a largo plazo sobre el medio ambiente y la salud humana, especialmente “Dirigidos a los niños, adolescentes y jóvenes en edad de procrear”.

A raíz de las propuestas del ponente (Jean Huss, Luxemburgo, SOC), la Asamblea pidió a los gobiernos que proporcionasen información sobre los riesgos potenciales para la salud de las DECT que emiten radiaciones semejantes a los teléfonos móviles, monitores de bebés y otros aparatos domésticos que emiten de forma continua ondas de pulso, si todos los equipos eléctricos se dejan permanentemente en estado de alerta. Se recomienda “el uso de cable, telefonía fija en casa o, en su defecto, modelos que no emitan de forma permanentemente ondas de pulso “.

Los gobiernos deberían “replantearse las bases científicas de los actuales estándares establecidos para los campos electromagnéticos por la Comisión Internacional de Protección de Radiación No Ionizante “, que tiene serias limitaciones” y se deben aplicar niveles tan bajos como sea razonablemente posible (Principio ALARA).

La resolución aprobada destacó el hecho de que “el principio de precaución debía ser aplicable cuando la evaluación científica no permitiera que se adoptasen medidas con la suficiente certeza frente a los riesgos y se subrayó que” la cuestión de la independencia y la credibilidad de los conocimientos científicos era crucial “para lograr una evaluación transparente y equilibrada de los posibles impactos negativos sobre el medio ambiente y la salud humana”.

Nuestros vecinos de Francia el 29 de enero de 2015 aprobaron, aunque con muchos recortes y matices ambiguos, la proposición de ley que presentó, hace dos años, el grupo ecologista-los verdes. La propuesta de ley es la nº531 y se presentó a la Asamblea Nacional, en diciembre de 2012 por Laurence Bee, diputada del grupo Val-de-Marne . En esta propuesta se propusieron puntos muy controvertidos, como la obligatoriedad de que todos los equipos que emitieran radiaciones electromagnéticas incorporasen una advertencia de los riesgos, eliminar el wifi en las escuelas o crear zonas especificas sin radiación para las personas con electrosensibilidad. Finalmente la ley aprobada el 29 de enero no recogió muchos de estos puntos, ya que a su paso por el senado sufrió muchos recortes. Aún así los verdes defendieron la aprobación pues suponía un paso adelante en materia de protección y de aplicación del principio de precaución y suponía un primer paso para reducir los niveles de exposición a radiaciones electromagnéticas artificiales.

Al final los puntos clave se consiguieron en la protección de las futuras generaciones. Prohibición del uso de wifi y dispositivos móviles “en los espacios dedicados a la atención, descanso y actividades de los niños menores de 3 años”. No aprobaron la propuesta de retirar el wifi en las escuelas pero sí que debería ser desactivado cuando no estuviesen en uso, por lo que finalmente se podría reducir el tiempo de exposición de los niños. En todos los anuncios de telefonía se deberían incluir recomendaciones del uso de dispositivos, como los auriculares, que redujesen la exposición en la cabeza. El gobierno se comprometió a presentar a la Asamblea un estudio sobre el problema de las personas con electrosensibilidad en el plazo de un año.

En Francia ya existe mucha conciencia social de estos temas. La exposición habitual media de la población se encuentra en torno a 1 V/m– voltio por metro- pero aún existen muchas zonas donde se superan los 10 V/m. Recordemos que los límites en la mayor parte de países de la Unión están entre los 41 a 61 V/m en función de la frecuencia y estos límites se alejan mucho de los 0,6 V/m que diferentes grupos de científicos están recomendando no superar.

 

¿A qué esperamos nosotros para actuar?

Súmate al resto y di ¡NO AL WIFI EN MI COLEGIO!

http://www.escuelasinwifi.org/

José Manuel López-Menchero González

Geólogo, Geobiólogo y Coordinador de Escuela sin WIFI.

 enarmonia

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×